Actualidad Eclesial

No me refiero a la encíclica, que toma título del poema de San Francisco de Asís,Laudato Sii (Loado seas), me refiero al mismo poema. Por cierto, no está en latín, está escrito en umbro.

Se viene la encíclica ecológica. Si algo faltaba en el repertorio temático del “magisterio moderno” era esto, compulsar los conflictos del hombre con la naturaleza, pero lejos, muy lejos de las preocupaciones clásicas. Hoy se trata de alertar sobre el “medio ambiente”, como si fuese un tema con entidad teológica.

La Santa Sede nombra a Mons. Fellay "juez" de un sacerdote de la FSSPX por una causa que se caratula entre los "delitos graves". 

No es necesario extenderse mucho para comprobar el estado de crisis en el que se encuentra nuestra Santa Madre Iglesia. Sin embargo, en estos últimos tiempos un cierto número de indicios inquietantes nos llevan a pensar que entramos en una fase todavía más intensa de desórdenes y confusión.

Por prematuro que parezca al fiel de a pie, el nuevo cónclave está en marcha. Los grandes electores operan mucho antes de que el papa agonice. Y más aún, en estos tiempos en que la "renuncia" de Benedicto y la anunciada posible renuncia de Francisco los mantiene en alerta rojo todo el tiempo.

¿Por qué no hablar de la finalidad religiosa del dolor, que es, en definitiva, el camino al Cielo del cual tampoco el papa les habla a los niños enfermos, y de los grados de amor al sufrimiento cuyos ejemplos vivos y patentes se han dado en toda la historia cristiana por medio de la acción transformadora de la gracia divina

Mons. Lozano fue protagonista de un bloque del programa de Nelson Castro "El Juego Limpio". Allí el periodista, notorio "francisquista" trató de lograr opiniones críticas hacia la oposión argentina, haciendo pie en las declaraciones del episcopado sobre la "farandulización" de los políticos.

El clero progresista no puede ser menos. El documento que acaban de elaborar en una reunión en la Pontificia universidad Gregoriana de Roma, con la participación de los "obispos del Rin" será conocido pronto, aunque por razones de decoro los ejemplares se venderán en bolsas negras... Suponemos. A juzgar por el tono de los contenidos que Sandro Magister adelanta aquí.

El papa Francisco ha nombrado al padre dominico Timothy Radcliffe radicalmente liberal y pro-homosexual como consultor para el Consejo Pontificio para la Justicia y la Paz.

¿Por qué el clero oficialmente ha asumido que debe trabajar para “promover la erradicación de la pobreza” cuando su deber es promover la salvación de las almas? ¿Por qué ha asumido esta convicción materialista de que el paraíso está o debe estar en la tierra, como piensan los liberales o los marxistas?

Distribuir contenido