Actualidad Eclesial

En estos días vemos con interés primero, luego con sorpresa, la repercusión que alcanzó en cierto ambiente, y la gran cantidad de personas que parecieron adscribir a la teoría de Antonio Socci, postulada en su libro “Non e Francesco”, sobre la invalidez de la elección de Bergoglio como papa. Adscripción que fue más bien un deseo que una adhesión a su argumento, apenas conocido o francamente ignorado.

Las autoridades romanas siguen sin tomar en cuenta nuestras críticas del Concilio porque les parecen secundarias e incluso ilusorias, frente a los graves problemas a los que se enfrenta la Iglesia hoy. Estas autoridades comprueban claramente la crisis que sacude a la Iglesia al más alto nivel —ahora entre cardenales—, pero no conciben que el Concilio mismo pueda ser la causa principal.

Muchos, quizás, hallen pretencioso lo que escribo aquí. Yo creo que debo decirlo, porque es un testimonio de lo que he visto y vivido a lo largo de casi 45 años. Soy testigo y protagonista (irrelevante, por cierto) de esta época y no puedo callar mis impresiones. Para decirlo en términos al uso en la política argentina: vienen por todo. Están decididos a borrar la Fe de la faz de la tierra. No los soviets, ni los islámicos, sino la secta neomodernista clerical.

Nuestro Seminario diocesano ha dado excelentes frutos reconocidos por recientes cartas laudatorias de la Santa Sede en al menos tres oportunidades durante el pontificado anterior, por los Obispos que nos han visitado y, últimamente, por los Visitadores Apostólicos. Toda sugerencia hecha por la Santa Sede en relación a mejoras sobre el modo de llevar adelante el Seminario, se han cumplido fielmente.

Mientras estaba aturdido todavía por la noticia de la inminente remoción del cardenal Raymond L. Burke, el catolicismo más conservador y tradicionalista de Estados Unidos – e históricamente más “papista” – ha sufrido un posterior mazazo con el nombramiento del nuevo arzobispo de Chicago.

"El Evangelio no es un museo, no es un código penal, no es un código de doctrinas y mandamientos. Es una realidad viviente en la Iglesia y nosotros tenemos que caminar con todo el pueblo de Dios y ver cuáles son sus necesidades. Algunos cardenales temen que haya un efecto dominó y que, si se cambia un punto, todo colapse."

...al Papa mismo se lo preguntamos y él nos respondió que una persona casada por la Iglesia, que se haya divorciado y se haya vuelto a casar por lo civil, no puede acceder a los sacramentos. Dijo el Papa que "esto lo estableció Jesucristo y el Papa no lo puede cambiar".

La Santa Sede ha comunicado el encuentro entre el Card. Müller y Mons. Fellay con el siguiente texto: 

La reunión de hoy entre el Card. Müller y Mons. Fellay, cuya realización comunicó escuetamente la FSSPX, es uno de esos hechos que al hombre de a pie que sigue la situación de la Iglesia le presentan interrogantes.  Lo primero que viene a la cabeza de un tradicionalista, esté o no alineado con la FSSPX es ¿para qué?

Este martes 23 de septiembre de 2014, Mons. Bernard Fellay, Superior General de la Fraternidad San Pío X, se reunió con el Cardenal Gerhard Ludwig Müller, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la fe. Lo acompañaban los Padres Niklaus Pfluger y Alain-Marc Nély, 1° y 2° Asistentes Generales de la Fraternidad.

Distribuir contenido