Actualidad Eclesial

Atesoro la experiencia de haber vivido con sacerdotes que estuvieron en las prisiones estalinistas y en los campos y que no obstante permanecieron fieles a la Iglesia. Durante el tiempo de persecución, ellos llevaron adelante con amor su deber sacerdotal de predicar la doctrina católica así, llevando una vida digna en imitación de Cristo, su Divino Maestro.

La fama es puro cuento, dice el tango "Mi vieja Viola". Y Francisco lo va aprendiendo.

Los más activos son los cardenales, los obispos y los teólogos que quieren innovar la doctrina y la praxis de la Iglesia sobre el matrimonio y la homosexualidad. Pero en el primer lote de los elegidos para el próximo sínodo son mucho más numerosos los defensores de la tradición 

El sentimiento une, religa, la razón separa. Podemos identifica el sentimiento con la fe, y ésta se ve reducida a meras emociones que encuentran en su mensaje de salvación política y en sus propios sacramentos la esperanza ante el vacío moral en un porvenir mejor.

La espantosa noticia de la entrevista de Francisco con una “pareja” en la que el “varón” es una mujer transexual, conocida hace horas, es un indicio más, aunque brutal, de que los tiempos se aceleran a una velocidad que tal vez siquiera sospechamos.

El Papa criollo advirtió a los veinte nuevos cardenales que creará dentro de tres semanas que "sean humildes" y eviten "hacer fiestas" que insinúen "el espíritu mundano" porque -sostuvo en el texto- eso"aturde más que tomarse una grapa en ayunas".

Pero algunas pueden decirlo. Y ésas son  las células nerviosas. ¡Desdichadas células nerviosas! ¡Infelices células nerviosas, cuyo único oficio es transmitir al cerebro y dende a todo el cuerpo, que el cuerpo anda mal!

Y si no transmiten, están muertas.

A mediados de noviembre próximo pasado, el Califa Abu Bakar Al Baghdi, que se instaló cerca de la frontera turca, entre Siria e Irak, anticipó que “la marcha triunfante de los mujaheddin llegará hasta Roma”. 

Quizá los historiadores del mañana recordarán que en 2014, en la plaza de San Pedro, se bailaba el tango mientras los cristianos eran masacrados en Oriente y la Iglesia estaba al borde de un cisma. Esta atmósfera de ligereza e inconsciencia no es nueva en la historia.

Porque si por vuestra negligencia viene un lobo y os arrebata una sola oveja, ya no seréis dignos de la recompensa que Dios ha reservado para vosotros. Y después de haber sido flagelados despiadadamente por vuestras faltas, seréis abrumados con las penas del infierno, residencia de muerte.

Distribuir contenido