18 Años de la Fundación de Panorama Católico

El día de la Medalla Milagrosa de 1999

En un día como hoy, hace 18 años, un grupo de personas rezaba el rosario ante la Santísima Virgen de Luján en el Santuario Nacional argentino, en el día de Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa. Se realizaba también una Consagración de la obra que se estaba fundando, Panorama Católico. En ese momento, en formato revista en papel. Luego siguió la página web en 2001/2. Las posibilidades económicas se agotaron en 2005 y continuamos solo en la Web.

Nuestro primer objetivo, allanar el camino para la Misa y los sacramentos tradicionales, en ese tiempo fuertemente prohibidos de hecho, se ha ido cumpliendo. 

También, despertar conciencias sobre la crisis de la Iglesia. En este aspecto, agradezco a Dios el ver la cantidad de publicaciones que trabajan en este sentido en lengua española. No sólo para suavizar las consecuencias del Concilio sino, lo que verdaderamente puede ayudar a la solución de esta crisis, aclarar que el problema ES el Concilio y toda su deriva, sin distinción de hermenéuticas.

Finalmente, ante lo que parecía inevitable, llegar a las consecuencias extremas de esos falsos prinicipios que introdujo en la Iglesia el Concilio, algo que hoy vivimos, despertar y sostener la resistencia católica a todos los errores doctrinales y a todos los abusos y al desmadre litúrgico

Es nuestro propósito seguir en lo mismo, con los medios que tengamos a disposición, con la gracia de Dios.

Aquí estamos pues, vivos, en nuestra mínima expresión, con la esperanza de crecer nuevamente, cuando Dios lo quiera, si lo quiere.

A todos nuestros amigos y también a los lectores ocasionales les pedimos una oración por este propósito. 

Marcelo González

Twittet

Adelante la Fe

¿No fue durante ese pontificado que notorios y confesos homosexuales a quienes Montini conocía personalmente fueron elevados al episcopado, circunstancia que llevaría a incluso un circunspecto neocón poco sospechoso de cualquier integrismo como George Weigel a reconocer el desgobierno y absoluta incuria a la hora de nombrar a obispos ineptos moralmente durante ese pontificado?

Marcelo González

Uno tiene la impresión, al leer la declaración final y habiendo repasado las entrevistas y los resúmenes de las conferencias, que estos clérigos quieren dar un paso adelante con el pie derecho en la restauración de la Iglesia. Pero a la vez se pisan el zapato con el pie izquierdo.

Editor y Responsable

Hoy 7 de abril ha tenido lugar en Roma la muy esperada conferencia “Iglesia Católica, ¿adónde vas?”. La conferencia fue inspirada por el cardenal Carlo Caffarra (uno de los cuatro cardenales de las dubia), que falleció el pasado septiembre. Al final de la conferencia se publicó una Declaración Final en el nombre de los participantes, religiosos y seglares.

Marcelo González

No que sea un descubrimiento, sino más bien una verdad que cada tanto se nos impone con una evidencia que aplasta. Nos consideramos buenos cristianos y con razón. Porque en un tiempo de persecución y apostasía estamos del lado de la Iglesia y tratamos de ser fieles a Cristo.

Editor y Responsable

Margarita Barrientos, nacida en Añatuya, Santiago del Estero, la diócesis más pobre del país, expresa estas sorprendentes impresiones. Su educación, en el interior profundo de la Argentina, la muestra heredera de la Fe tradicional y asoma en su modo de expresarse. Pero también es importante recordar quienes fueron los obispos de su ciudad, cabeza del obispado, durante su vida.

 

Juan Lagalaye

La primera Misa en el actual territorio argentino fue celebrada en el Domingo de Ramos del 1520, circunstancia litúrgica que entonces asignaba de manera peculiar el reconocimiento de la Realeza de Nuestro Señor Jesucristo.

Editor y Responsable
- Vamos a manifestarnos por los que no tienen voz.- A elevar nuestra súplica y nuestros cantos por los que no pueden hacerlo aún.- No vamos a pedir un debate, ni a simplemente hacer número para que se tenga en cuenta.- Vamos como católicos, apostólicos y romanos, a plantar bandera y rezar a Dios Nuestro Señor para que ilumine o a nuestros gobernantes.