Aclarando la confusión de la Sra. Eden / Clarifying Ms. Eden's Confusion

Considero que debo dar una versión en inglés del artículo que tanta polémica produjo

A propósito del confuso revuelo que levantó la nota de la periodista norteamericana Dawn Eden, del que damos cuenta en otra parte, algunos amigos me proponen aclarar mi posición sobre el Holocausto.

Soy enemigo de las aclaraciones cuando lo que se ha dicho es suficientemente claro. Es decir, cuando aclarar oscurece. Pero también soy consciente de que el tema es mediáticamente complicado y más allá de las intenciones de la Sra. Eden, temo que si no se hace un esfuerzo de comprensión, se termine fogoneando una polémica estéril.

Por lo tanto, aclaro, o más bien reitero que yo tengo la convicción de que el Holocausto (entiéndase, la muerte de millones de judíos en campos de concentración, o camino a ellos, durante la Segunda Guerra Mundial) es un hecho de incontrastable historicidad. Quedan en el terreno académico -del que me abstengo porque no soy historiador- otros aspectos.

Pero como el propósito de Panorama Católico es la defensa de la Fe, reitero que quienes dicen que “no se puede ser católico y negar el holocausto” dicen algo erróneo. Y quienes dicen que “no se puede ser católico y aceptarlo” dicen algo igualmente erróneo. Porque lo que se opine sobre el tema no es materia de Fe. Otros aspectos ya fueron tratados en el artículo original.

 

Clarifying Ms. Eden's Confusion

Regarding the confusing turmoil created by the note of American journalist Dawn Eden, which we mention elsewhere, some friends have asked me to clarify my position on the Holocaust.

I am an adversary of clarifications when what was said is sufficiently clear. That is, when clarifying obscures things. But I am also conscious that the subject is mediatically complex and, above the intentions of Ms. Eden, I am afraid that, if an comprehension effort is not made, sterile polemics end up being stoked.

For this reason, I clarify, or rather I reiterate that I am convinced that the Holocaust (that is, the death of millions of Jews in concentration camps or on their way to them during the Second World War) is a fact of uncontested historicity. Other aspects - of which I cannot speak, because I am no historian - remain in the academic sphere.

But since the purpose of Panorama Católico is the defense of the Faith, I reiterate that those who say that "one cannot be a Catholic and deny the holocaust" affirm something erroneous. And that those who
say "one cannot be a Catholic and accept it" affirm something equally erroneous. Because whatever one says about the subject is not a matter of Faith. Other aspects were treated in the original article.

 

See English version here

 

Twittet

Marcelo González

Hace algunos meses, en preparación de este año del Centenario de Fátima escribí un texto titulado “Francisco a Vuelo de Pluma”. Quisiera ahora reflejar en éste las impresiones que me ha causado una larga lectura de textos y trabajos dedicados a la mayor y más longeva de los videntes de la Cova da Iría en 1917.

El mensaje de Fátima es, sí, un mensaje de amor, pero a la vez y por lo mismo es un mensaje de rigor, de severidad, de seriedad. Después de la aparición, los pastorcitos de Fátima dejaron de jugar. Dejemos entonces de jugar.

Editor y Responsable

¿A quién se le ocurre convocar una jornada de oración a lo largo de toda su frontera, apenas 3000 kms.? ¿A quién se le ocurre anunciar que un millón de personas va a responder a ese llamado? 

Editor y Responsable

¿Es que perdió su rumbo
la nave de la Iglesia? ¿Es que a porfía
se nos ha puesto a andar de tumbo en tumbo
ebria y alzada la marinería?

Marcelo González

Lo único claro es la confusión.

Prof. Roberto de Mattei

La Correctio filialis no es sino la punta de un inmenso iceberg de descontento por la desorientación que impera actualmente en la Iglesia. 

Editor y Responsable

¿Por qué hacemos esto? Lo hacemos porque hay evidencias científicas indiscutibles y, además, porque Nuestro Señor Jesucristo fue un niño por nacer, formado virginalmente por la acción del Espíritu Santo en el seno de la Virgen María.