Advertencia a los tradicionalistas: dejemos de jugar

Homilía durante la misa por los 100 años de Fátima

" ... El mensaje de Fátima es, sí, un mensaje de amor, pero a la vez y por lo mismo es un mensaje de rigor, de severidad, de seriedad. Después de la aparición, los pastorcitos de Fátima dejaron de jugar. Dejemos entonces de jugar.

“Sí, tenemos que repetírnoslo en primer lugar a nosotros los sacerdotes. La Virgen nos dijo “Rezad y haced penitencia por los pecadores”. La Fraternidad San Pio X recibió una gracia de preservación en este tiempo de prevaricación y nosotros, sus sacerdotes, quizás no terminamos de tomarlo en serio.

“Padres de familia, quizás tampoco ustedes terminan de tomarse en serio la paternidad. Cuantos papás están perdiendo el tiempo con Internet, cuantas mamás yendo de aquí para allá, cuando la educación de los hijos exige tanta dedicación. La Virgen dio una lección de cómo educar a los hijos. Su pedagogía con los pastorcitos, tan amorosa pero tan exigente, o mejor: tan amorosa y por eso mismo tan exigente -pues la realidad es severa-, no es una pedagogía extraordinaria para niños visionarios, es ejemplo para todos los papás y mamás. Una mamá tiene que poder decirles a sus hijos: “No temas, mi corazón será tu refugio y el camino que te llevara a Dios”. Si los papás tienen un amor generoso y providente con sus hijos, podrán ser exigentes con sus defectos de niños, educándolos para Dios, pues los tiempos no permiten otra cosa.

“Queridos jóvenes, no pueden perder el tiempo como tantos lo pierden, descuidarse con la curiosidad, ser católicos y hasta decirse defensores de la Tradición mientras se toman la tercera y cuarta cerveza.

“Queridas jovencitas, cuantas de ustedes están hechas unas cotorritas charlatanas por cuanta vía les ofrece el celular, pintaditas como papagayos y tentadas por las modas inmodestas, que son las que más abren camino al abismo que aterrorizó a los pastorcitos de Fátima. Jacinta sabía gracias a la Virgen que estas modas estaban por llegar y así, pequeñita y todo como era, advertía con palabras mucho más serias que las nuestras.

“Dejemos entonces de jugar. Los tiempos son muy serios, seamos más serios, el amor verdadero es serio. Entonces recemos, recemos más, que no nos falte ningún día rezar el Santo Rosario y que no faltemos a ninguna Misa de las que podamos ir. Y hagamos penitencia, la penitencia sobre todo del deber de estado que, si lo tomamos en serio, es constante y muy grande. Y vendrán ciertamente más calamidades, porque el mundo no sólo no se ha convertido, sino que ha seguido cada vez peor, pero no temamos, pues tenemos el refugio del Inmaculado Corazón."

Homilía por los 100 años de Fátima

Padre Alvaro Calderón, FSSPX

Twittet

Marcelo González

Sin la pretensión de ser literal en las citas, quisiera resumir algunas de las palabras y conceptos que Mons. Bernard Fellay expresó en su extendida conferencia el domingo 8 de octubre, como culminación de una jornada celebratoria de los 40 años del viaje de Mons. Lefebvre a la Argentina.

Marcelo González

Hace algunos meses, en preparación de este año del Centenario de Fátima escribí un texto titulado “Francisco a Vuelo de Pluma”. Quisiera ahora reflejar en éste las impresiones que me ha causado una larga lectura de textos y trabajos dedicados a la mayor y más longeva de los videntes de la Cova da Iría en 1917.

Editor y Responsable

¿A quién se le ocurre convocar una jornada de oración a lo largo de toda su frontera, apenas 3000 kms.? ¿A quién se le ocurre anunciar que un millón de personas va a responder a ese llamado? 

Editor y Responsable

¿Es que perdió su rumbo
la nave de la Iglesia? ¿Es que a porfía
se nos ha puesto a andar de tumbo en tumbo
ebria y alzada la marinería?

Marcelo González

Lo único claro es la confusión.

Prof. Roberto de Mattei

La Correctio filialis no es sino la punta de un inmenso iceberg de descontento por la desorientación que impera actualmente en la Iglesia. 

Editor y Responsable

¿Por qué hacemos esto? Lo hacemos porque hay evidencias científicas indiscutibles y, además, porque Nuestro Señor Jesucristo fue un niño por nacer, formado virginalmente por la acción del Espíritu Santo en el seno de la Virgen María.