Al Gran Maestre que condona sus deberes

Se bajó en la primera y se rindió en la segunda

Hace días el ex Gran Maestre de la Orden de Malta se presentó, a pesar de las órdenes papales, a la conferencia en la que se iba a elegir a su sucesor, siendo él mismo un candidato elegible. Más aún, teniendo, según parece, un alto grado de popularidad entre los caballeros. El había sido obligado a renunciar por presiones directas del papa, que lo citó pasando por sobre su autoridad (la del Gran Maestre) y abusando de la suya (la del Papa) le mandó dimitir sin más. Algunos sostuvimos la esperanza de que el renunciado fuese a volver por sus fueros en esta reunión. Más aún cuando se lo conminó al destierro contra todo derecho, con una infamante recomendación de que se abstuviera de asistir y a pesar de ello se presentó a la elección. Pero allí gentilmente se puso del lado de su deponedor, a su vez demoledor de la Orden, Francisco. La pequeña pieza retórica que sigue fue dedicada a su primera renuncia y guardada por prudencia, con la esperanza de que en su intención estuviese la de restituir el derecho y apoyar la buena causa. Pero como demostró más de lo mismo, creemos se puede, sin cargo de conciencia, condenar en vez de condonar su falta:

 

Al (ex) Gran Maestre de Malta

 

Con don de caballero y alta fama

Juzgó prudente defender razón

Honrosa y propia de cabal varón

Que el bien discierne y el bien proclama.

 

Pues este siglo lo plebeyo ama

Y desprecia al de noble corazón.

Juzga vano el sostener reputación,

Honor y sangre y fe si se la infama.

 

Mas poco resistió este caballero,

Y honró menos aún a La Valeta;

Pues tras renuncia y sumisa retirada,

 

Si sangre dio, habrá sido en transfusión:

Honor rindió con rauda voltereta,

Caballero vino y se fue con don.

Twittet

Marcelo González

Ningún lector regular de Panorama Católico puede dudar de mi posición ante Francisco, el papa Bergoglio. Y esto no lo digo porque mi opinión tenga alguna importancia, sino solo para orientar a quien tenga ganas de leer lo que sigue.

P. José María Mestre Roc FSSPX

La divina Providencia no había acabado la obra encargada a los pastorcitos. La Virgen dijo a Lucía que, «con el fin de prevenir la guerra, vendré a pedir la consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón y la comunión reparadora en los primeros sábados de mes». Recordemos, pues, las principales comunicaciones con que el Cielo pidió a Sor Lucía ambas cosas.

 

Marcelo González

Como en todo el orbe católico los grandes santuarios marianos convocan multitudes, se necesita al menos estar prevenido. Si el 13 de mayo próximo se reuniesen en Fátima dos millones de personas (en realidad no cabrían) eso no haría más verdaderas las apariciones, ni más urgentes los mensajes.

Marcelo González

Lo bueno de estar allí cuando hay poca gente y menos distracciones es percibir con impactante evidencia que no hay nada extraordinario que ver en orden a la naturaleza. Es un destino que defrauda a quien no va con espíritu sobrenatural. 

Marcelo González

Con un pie ya en el estribo para ira a visitar los lugares sagrados de Fátima, quisiera compartir con los amigos de Panorama Católico unos apuntes escritos a vuelo de pluma. Son reflexiones sobre la figura de Francisco Marto, el vidente varón de Fátima.

Editor y Responsable

Los que piensan que «han vencido» son los neomodernistas fieles a la línea (si así puede llamarse) de los padres fundadores de la «nouvelle théologie» o «nueva teología» y, especialmente, a la línea (tortuosa y oscura) trazada por el jesuita Henri de Lubac y por el ex-jesuita Hans Urs von Balthasar. «Se exaltan los exponentes de la nueva teología como si fueran ellos la piedra angular de la Iglesia» escribió con razón el pensador don Julio Meinvielle.

Marcelo González

La primera impresión, impresión cada vez más difundida, es la de una catástrofe en vías de empeorar, si cabe esta posibilidad. No son ya solamente los católicos que militan en el así llamado “tradicionalismo” ni los que comúnmente se reconocen “conservadores”. Ahora hasta sus aliados le temen.