Argentinos por los Chicos

Marcha por la Familia Argentina el 13 de julio

Después de que se lanzara con toda virulencia la propuesta de la ley de homomonio (o putimonio) en el Congreso Nacional argentino, y pasara casi al galope por la Cámara de Diputados, la pelea se da ahora en Senadores.

La actitud oficial de la Iglesia ha sido hasta ahora tibia. Poca presión política, declaraciones vagas o argumentaciones que no pasan del plano natural.  O meramente legal.  Es cierto, la aprobación de esta ley infringiría gravemente la Constitución Nacional, y ciertamente el Código Civil, con connotaciones legales inpredecibles. Pero esta línea argumentativa no puede ser la principal objeción en boca de los obispos. Ellos son los sucesores de los Apóstoles, los representantes de Cristo a la cabeza de cada una de las iglesias particulares que están bajo su cuidado pastoral.

Frases tan lavadas como (quienes promueven el matrimonio entre homosexuales, aunque sean católicos y aún sacerdotes) “no representan el sentir de la Iglesia”  desaniman al más fervoroso militante. Por otro lado, ante las convocatorias a manifestarse en contra, hasta hace poco tiempo los obispos argentinos han permanecido en silencio o han recomendado abstenerse, prohibiendo, por cierto, cualquier representación oficial de la Iglesia en dichos actos. El resultado ha sido el protagonismo de los evangélicos, que con su característico fervor militante, llevaron la bandera de esta causa en los primeros escarceos públicos.

Es probable que Roma haya hecho saber a la Conferencia Argentina de Obispos que le desagradaba tanta pasividad, y ahora los prelados, aún los que hace poco se oponían, permiten y hasta alientan la participación de católicos en las audiencias públicas y en las manifestaciones.

Gracias a esto y a la resolución de los católicos más fervorosos, se está organizando una manifestación para el día 13 de julio, que será amplia, aunque dirigida por organizaciones católicas y con banderas católicas.

La Convocatoria vía Facebook se extiende notablemente. ¿Querrá algún obispo u obispos ponerse a la cabeza de este movimientos de seglares? Veremos. En general miden cada paso y la intrepidez no caracteriza a nuestros prelados. Dios quiera que sea este momento, esta frontera más allá de la cual ya no quedan muchas benderas más que entregar al enemigo de Cristo, que sea esta oportunidad la que motive a algún obispo a asumir la representación orgánica del rechazo a este horroroso engendro moral y legal.

Ciertamente, no tengo muchas esperanzas, así de rígido es el cerrojo que ata las decisiones individuales de los prelados argentinos al esquema burocrático de la Conferencia Episcopal. En definitiva, a la voluntad de su miembro más influyente.

Sin embargo, un solo desafío a este sistema casi sectario pondría por tierra las dos décadas de inmovilismo y por los cielos las esperanzas de una feligresía ansiosa de ser dirigida en la lucha por sus jefes naturales.

Twittet

Marcelo González

La restauración católica será por la vía del culto y del reinado social de Nuestro Señor Jesucristo. Dios ha resguardado el sacerdocio y el culto por medio de una obra minúscula en sus orígenes que hoy es de importancia crucial para el destino del catolicismo. La restauración que debemos realizar día a día se nutre del fruto de ese resguardo.

Editor y Responsable

Y 335º aniversario de la liberación de Viena del asedio turco: recordando la liberación de Viena.

Sofía González Calvo

la Peregrinación pone en lugar principal el conocimiento y amor a la misa tradicional. La misa se convierte en el centro de los tres días de peregrinación. Misa de campaña, rezada bajo la lluvia y el frío, sobre el suelo de barro. Acompañada de cánticos en latín y castellano que ayudan a la devoción. La devoción era otro elemento patente entre los caminantes.

Marcelo González

Si Bergoglio es depuesto, si acaso esto es posible, se lo debería acusar por su evidente intención de heretizar. Pero los cardenales sobrevivientes de las famosas dubia siguen dudando. Entiendo que políticamente esta circunstancia es más eficaz, pero si queremos restaurar la santidad del Pontificado y de los miembros de la Iglesia y limpiar su Rostro inmaculado necesitamos algo más que política.

Marcelo González

Pasó algo maravilloso, que no todos han entendido. El pueblo argentino, democráticamente se alzó contra la oligarquía mundial abortista. El pueblo argentino reaccionó, como dijo el periodista Mariano Obarrio, actor principal en esta victoria, y produjo otra Reconquista, como en las Invasiones Inglesas. Es un hecho político extraordinario, como lo fue Malvinas o 2001.

Marcelo González

Mañana puede ocurrir un milagro. Pero, a decir verdad, el milagro ya ocurrió. El pueblo argentino, generalmente apático salvo en cuestiones relativas a su bienestar o seguridad, se levantó contra la conspiración internacional abortista que busca reducirnos a la miseria moral absoluta.

Editor y Responsable

Declaración de Mons. Lefebvre del 21 de noviembre de 1974. "Nos adherimos de todo corazón, con toda nuestra alma, a la Roma católica guardiana de la fe católica y de las tradiciones necesarias al mantenimiento de esa fe, a la Roma eterna, maestra de sabiduría y de verdad" ...