Bergoglio y el equilibrio inestable

Panoramix decía ayer nomás

Comentario Druídico: Bergoglio es una combinación de ambas: en lo estratégico es un jugador de ajedrez. En lo táctico, un improvisado o un repentista. Tiene un genio particular para combinar estas aparentemente contradictorias actitudes. Busca su objetivo, no informa a nadie sobre lo que tiene planeado hacer, pero además hace muchas cosas para reforzar la idea de que no tiene objetivos. Por ejemplo, actúa de un modo totalmente espontáneo (movido a veces por broncas o resentimientos personales y otras por inesperados ataques de generosidad) en una cantidad de pequeñas cuestiones cotidianas, las que llevadas a la vidriera mundial del Sumo Pontificado adquieren una resonancia enorme. Allí quedan todos perplejos.

En esto suele cometer sus grandes errores. Como el que cita el autor, o aquel en la que dice que llegaría a trompear a quien hubiese ofendido a su madre. O que se deben dar unos chirlos a los niños díscolos. De estos aprietos sale airoso por ahora gracias al escudo protector de la popularidad.

Como en él convive un hombre de formación tradicional con un converso a las ideas de la más radical modernidad, no es raro que afloren ciertos atavismos algunas veces, cuando se deja llevar por la espontaneidad. 

Pero sus objetivos están planificados, aunque sólo él los conozca. Su ambivalencia es parte de su estrategia de juego.

A Bergoglio nadie sabe por que puerta esperarlo, porque él decide por qué puerta va a salir a último momento y nadie más que él lo sabe, con frecuencia ni siquiera él mismo. Pero nadie debe engañarse sobre ciertos objetivos que has sido constantes en su vida: el poder, sin duda, lo ha fascinado desde siempre.

Hoy "el poder", en su concepción, consiste en mantenerse en un campo gravitacional neutro donde distintas fuerzas de atracción lo tratan de arrastrar en sentidos opuestos. Y él pilotea esas fuerzas para flotar en un espacio en el que se siente cómodo y seguro: la popularidad.  

Cualquier tropiezo, inclusive uno menor, puede iniciar el desequilibrio de estas fuerzas tan trabajosamente combinadas, y llevarlo al desastre a la velocidad de un meteoro. Sea que se consuma por fricción en la caída, o que llegue a estrellarse contra la tierra.

Cualquiera sea el tiempo que esto dure, es previsible el desenlace, y será -una vez que se desencadene- muy rápido.

Ver el artículo comentado aquí

Twittet

Adelante la Fe

¿No fue durante ese pontificado que notorios y confesos homosexuales a quienes Montini conocía personalmente fueron elevados al episcopado, circunstancia que llevaría a incluso un circunspecto neocón poco sospechoso de cualquier integrismo como George Weigel a reconocer el desgobierno y absoluta incuria a la hora de nombrar a obispos ineptos moralmente durante ese pontificado?

Marcelo González

Uno tiene la impresión, al leer la declaración final y habiendo repasado las entrevistas y los resúmenes de las conferencias, que estos clérigos quieren dar un paso adelante con el pie derecho en la restauración de la Iglesia. Pero a la vez se pisan el zapato con el pie izquierdo.

Editor y Responsable

Hoy 7 de abril ha tenido lugar en Roma la muy esperada conferencia “Iglesia Católica, ¿adónde vas?”. La conferencia fue inspirada por el cardenal Carlo Caffarra (uno de los cuatro cardenales de las dubia), que falleció el pasado septiembre. Al final de la conferencia se publicó una Declaración Final en el nombre de los participantes, religiosos y seglares.

Marcelo González

No que sea un descubrimiento, sino más bien una verdad que cada tanto se nos impone con una evidencia que aplasta. Nos consideramos buenos cristianos y con razón. Porque en un tiempo de persecución y apostasía estamos del lado de la Iglesia y tratamos de ser fieles a Cristo.

Editor y Responsable

Margarita Barrientos, nacida en Añatuya, Santiago del Estero, la diócesis más pobre del país, expresa estas sorprendentes impresiones. Su educación, en el interior profundo de la Argentina, la muestra heredera de la Fe tradicional y asoma en su modo de expresarse. Pero también es importante recordar quienes fueron los obispos de su ciudad, cabeza del obispado, durante su vida.

 

Juan Lagalaye

La primera Misa en el actual territorio argentino fue celebrada en el Domingo de Ramos del 1520, circunstancia litúrgica que entonces asignaba de manera peculiar el reconocimiento de la Realeza de Nuestro Señor Jesucristo.

Editor y Responsable
- Vamos a manifestarnos por los que no tienen voz.- A elevar nuestra súplica y nuestros cantos por los que no pueden hacerlo aún.- No vamos a pedir un debate, ni a simplemente hacer número para que se tenga en cuenta.- Vamos como católicos, apostólicos y romanos, a plantar bandera y rezar a Dios Nuestro Señor para que ilumine o a nuestros gobernantes.