Bergoglio y el equilibrio inestable

Panoramix decía ayer nomás

Comentario Druídico: Bergoglio es una combinación de ambas: en lo estratégico es un jugador de ajedrez. En lo táctico, un improvisado o un repentista. Tiene un genio particular para combinar estas aparentemente contradictorias actitudes. Busca su objetivo, no informa a nadie sobre lo que tiene planeado hacer, pero además hace muchas cosas para reforzar la idea de que no tiene objetivos. Por ejemplo, actúa de un modo totalmente espontáneo (movido a veces por broncas o resentimientos personales y otras por inesperados ataques de generosidad) en una cantidad de pequeñas cuestiones cotidianas, las que llevadas a la vidriera mundial del Sumo Pontificado adquieren una resonancia enorme. Allí quedan todos perplejos.

En esto suele cometer sus grandes errores. Como el que cita el autor, o aquel en la que dice que llegaría a trompear a quien hubiese ofendido a su madre. O que se deben dar unos chirlos a los niños díscolos. De estos aprietos sale airoso por ahora gracias al escudo protector de la popularidad.

Como en él convive un hombre de formación tradicional con un converso a las ideas de la más radical modernidad, no es raro que afloren ciertos atavismos algunas veces, cuando se deja llevar por la espontaneidad. 

Pero sus objetivos están planificados, aunque sólo él los conozca. Su ambivalencia es parte de su estrategia de juego.

A Bergoglio nadie sabe por que puerta esperarlo, porque él decide por qué puerta va a salir a último momento y nadie más que él lo sabe, con frecuencia ni siquiera él mismo. Pero nadie debe engañarse sobre ciertos objetivos que has sido constantes en su vida: el poder, sin duda, lo ha fascinado desde siempre.

Hoy "el poder", en su concepción, consiste en mantenerse en un campo gravitacional neutro donde distintas fuerzas de atracción lo tratan de arrastrar en sentidos opuestos. Y él pilotea esas fuerzas para flotar en un espacio en el que se siente cómodo y seguro: la popularidad.  

Cualquier tropiezo, inclusive uno menor, puede iniciar el desequilibrio de estas fuerzas tan trabajosamente combinadas, y llevarlo al desastre a la velocidad de un meteoro. Sea que se consuma por fricción en la caída, o que llegue a estrellarse contra la tierra.

Cualquiera sea el tiempo que esto dure, es previsible el desenlace, y será -una vez que se desencadene- muy rápido.

]]>Ver el artículo comentado aquí]]>

Twittet

Marcelo González

Don Davide (con acento en la a), o sea el P. Pagliarani, es el nuevo Superior General de la FSSPX. Mucha gente se pregunta de dónde salió. ¿Qué significa esta promoción inesperada de un cura raso a la máxima jerarquía? Otros, menos informados todavía, señalan un desorden inaceptable: ¿desde cuándo un simple presbítero va a ser superior de obispos? Estos lefebristas están todos locos.

Marcelo González

Se percibe un cierto temblor de mitras. El optimismo y la componenda comienzan a desdibujarse. Parece que no alcanza con dejarles el campo libre y ponerse a un costado. Cuando ocupen el campo vendrán a degollar a los que estén mirando resignados al discurrir inevitable de los tiempos. Es de manual: los tibios le venden la soga a los revolucionarios, que los van a linchar con esa misma soga (Lenin dixit).

Editor y Responsable

En pocas palabras: Pilatos era un pagano, o sea que había en él semillas de verdad, y de hecho se interesó en el tema, porque le preguntó a Jesús “¿qué es la verdad?” Y Jesús no le contestó. No le contestó… no quiero criticar, pero… Encima después lo amenazó con mandarle no se cuántas legiones de ángeles. Tampoco Pilatos podía dejar que atropellen así como así su autoridad. El tema es complejo. Jesús no se dejó ayudar, puso peros todo el tiempo.

Editor y Responsable

Pagaba poco porque era una fija. El caballo del comisario. Sorprende por sabido. Muchos no terminaban de creer que este personaje, abismalmente por debajo de los requisitos básicos para ocupar el cargo, podría finalmente ser elevado a esta dignidad. Una verdadera indignidad. Aguer, a su lado, es San Pío X. No es una comparación exagerada. Lo sería si le quitáramos “a su lado”.

El líder cocalero Evo Morales, presidente -con aspiraciones a la eternidad- de la República de Bolivia acaba de felicitar el neocardenal designado por Francisco, nacido, criado y ejercido en esa tierra altiplana. Se trata de Mons. Toribo Ticona, retirado ya y gozando de la paz familiar con su esposa, hijos y nietos.

Prof. Roberto de Mattei

Querer convertir a aquella Iglesia valerosa, dispuesta siempre a vivir al pie del cañón, en una sociedad de cobardes que viven escondidos por vergüenza o por pusilanimidad, sería un ultraje a su virtud. Eran plenamente conscientes de su deber de conquistar el mundo para Cristo, de transformar según la doctrina y la ley del Divino Salvador la vida privada y la pública, donde debía nacer una nueva civilización, surgir otra Roma sobre los sepulcros de los dos Príncipes de los Apóstoles. Y lograron su objetivo.

Juan Lagalaye
Hace dos meses, en esta misma página, aludí a la fundación de la Argentina, señalándola en la primera misa celebrada en su actual territorio -Bahía San Julián- el Domingo de Ramos del 1520. Hoy, en la fiesta de la Santísima Trinidad, entiendo que es necesario evocar la fundación de nuestra ciudad ubicándola en la circunstancia litúrgica en que lo fue en el 1580 y que de de ella recibió el nombre, auspicio que a pesar de todas sus miserias mantiene vigencia.