Bergoglio y el equilibrio inestable

Panoramix decía ayer nomás

Comentario Druídico: Bergoglio es una combinación de ambas: en lo estratégico es un jugador de ajedrez. En lo táctico, un improvisado o un repentista. Tiene un genio particular para combinar estas aparentemente contradictorias actitudes. Busca su objetivo, no informa a nadie sobre lo que tiene planeado hacer, pero además hace muchas cosas para reforzar la idea de que no tiene objetivos. Por ejemplo, actúa de un modo totalmente espontáneo (movido a veces por broncas o resentimientos personales y otras por inesperados ataques de generosidad) en una cantidad de pequeñas cuestiones cotidianas, las que llevadas a la vidriera mundial del Sumo Pontificado adquieren una resonancia enorme. Allí quedan todos perplejos.

En esto suele cometer sus grandes errores. Como el que cita el autor, o aquel en la que dice que llegaría a trompear a quien hubiese ofendido a su madre. O que se deben dar unos chirlos a los niños díscolos. De estos aprietos sale airoso por ahora gracias al escudo protector de la popularidad.

Como en él convive un hombre de formación tradicional con un converso a las ideas de la más radical modernidad, no es raro que afloren ciertos atavismos algunas veces, cuando se deja llevar por la espontaneidad. 

Pero sus objetivos están planificados, aunque sólo él los conozca. Su ambivalencia es parte de su estrategia de juego.

A Bergoglio nadie sabe por que puerta esperarlo, porque él decide por qué puerta va a salir a último momento y nadie más que él lo sabe, con frecuencia ni siquiera él mismo. Pero nadie debe engañarse sobre ciertos objetivos que has sido constantes en su vida: el poder, sin duda, lo ha fascinado desde siempre.

Hoy "el poder", en su concepción, consiste en mantenerse en un campo gravitacional neutro donde distintas fuerzas de atracción lo tratan de arrastrar en sentidos opuestos. Y él pilotea esas fuerzas para flotar en un espacio en el que se siente cómodo y seguro: la popularidad.  

Cualquier tropiezo, inclusive uno menor, puede iniciar el desequilibrio de estas fuerzas tan trabajosamente combinadas, y llevarlo al desastre a la velocidad de un meteoro. Sea que se consuma por fricción en la caída, o que llegue a estrellarse contra la tierra.

Cualquiera sea el tiempo que esto dure, es previsible el desenlace, y será -una vez que se desencadene- muy rápido.

Ver el artículo comentado aquí

Twittet

Marcelo González

"Hoy, 25 de Noviembre, queremos salir a proclamar a Cristo como Rey de nuestras vidas y de nuestra sociedad. Frente a las numerosas negaciones e intentos de hacer desaparecer la Fe en Jesucristo, salimos hoy a las calles para cantar la Gloria de Nuestro Señor, para reconocerlo frente al mundo: Él es nuestro Salvador, Él es nuestro Señor, Él es nuestro Rey."

Marcelo González

La restauración católica será por la vía del culto y del reinado social de Nuestro Señor Jesucristo. Dios ha resguardado el sacerdocio y el culto por medio de una obra minúscula en sus orígenes que hoy es de importancia crucial para el destino del catolicismo. La restauración que debemos realizar día a día se nutre del fruto de ese resguardo.

Editor y Responsable

Y 335º aniversario de la liberación de Viena del asedio turco: recordando la liberación de Viena.

Sofía González Calvo

la Peregrinación pone en lugar principal el conocimiento y amor a la misa tradicional. La misa se convierte en el centro de los tres días de peregrinación. Misa de campaña, rezada bajo la lluvia y el frío, sobre el suelo de barro. Acompañada de cánticos en latín y castellano que ayudan a la devoción. La devoción era otro elemento patente entre los caminantes.

Marcelo González

Si Bergoglio es depuesto, si acaso esto es posible, se lo debería acusar por su evidente intención de heretizar. Pero los cardenales sobrevivientes de las famosas dubia siguen dudando. Entiendo que políticamente esta circunstancia es más eficaz, pero si queremos restaurar la santidad del Pontificado y de los miembros de la Iglesia y limpiar su Rostro inmaculado necesitamos algo más que política.

Marcelo González

Pasó algo maravilloso, que no todos han entendido. El pueblo argentino, democráticamente se alzó contra la oligarquía mundial abortista. El pueblo argentino reaccionó, como dijo el periodista Mariano Obarrio, actor principal en esta victoria, y produjo otra Reconquista, como en las Invasiones Inglesas. Es un hecho político extraordinario, como lo fue Malvinas o 2001.

Marcelo González

Mañana puede ocurrir un milagro. Pero, a decir verdad, el milagro ya ocurrió. El pueblo argentino, generalmente apático salvo en cuestiones relativas a su bienestar o seguridad, se levantó contra la conspiración internacional abortista que busca reducirnos a la miseria moral absoluta.