Bergoglio y el equilibrio inestable

Panoramix decía ayer nomás

Comentario Druídico: Bergoglio es una combinación de ambas: en lo estratégico es un jugador de ajedrez. En lo táctico, un improvisado o un repentista. Tiene un genio particular para combinar estas aparentemente contradictorias actitudes. Busca su objetivo, no informa a nadie sobre lo que tiene planeado hacer, pero además hace muchas cosas para reforzar la idea de que no tiene objetivos. Por ejemplo, actúa de un modo totalmente espontáneo (movido a veces por broncas o resentimientos personales y otras por inesperados ataques de generosidad) en una cantidad de pequeñas cuestiones cotidianas, las que llevadas a la vidriera mundial del Sumo Pontificado adquieren una resonancia enorme. Allí quedan todos perplejos.

En esto suele cometer sus grandes errores. Como el que cita el autor, o aquel en la que dice que llegaría a trompear a quien hubiese ofendido a su madre. O que se deben dar unos chirlos a los niños díscolos. De estos aprietos sale airoso por ahora gracias al escudo protector de la popularidad.

Como en él convive un hombre de formación tradicional con un converso a las ideas de la más radical modernidad, no es raro que afloren ciertos atavismos algunas veces, cuando se deja llevar por la espontaneidad. 

Pero sus objetivos están planificados, aunque sólo él los conozca. Su ambivalencia es parte de su estrategia de juego.

A Bergoglio nadie sabe por que puerta esperarlo, porque él decide por qué puerta va a salir a último momento y nadie más que él lo sabe, con frecuencia ni siquiera él mismo. Pero nadie debe engañarse sobre ciertos objetivos que has sido constantes en su vida: el poder, sin duda, lo ha fascinado desde siempre.

Hoy "el poder", en su concepción, consiste en mantenerse en un campo gravitacional neutro donde distintas fuerzas de atracción lo tratan de arrastrar en sentidos opuestos. Y él pilotea esas fuerzas para flotar en un espacio en el que se siente cómodo y seguro: la popularidad.  

Cualquier tropiezo, inclusive uno menor, puede iniciar el desequilibrio de estas fuerzas tan trabajosamente combinadas, y llevarlo al desastre a la velocidad de un meteoro. Sea que se consuma por fricción en la caída, o que llegue a estrellarse contra la tierra.

Cualquiera sea el tiempo que esto dure, es previsible el desenlace, y será -una vez que se desencadene- muy rápido.

Ver el artículo comentado aquí

Twittet

Marcelo González

Ciertamente tendrán que lidiar con parientes y amigos. Con presiones de algunos sacerdotes. Siempre se puede vencer esta hostilidad con mansedumbre, y si hemos encontrado el campo donde está escondido el tesoro, ¿no vamos a vender todo lo que tenemos para comprarlo?

P. Jean-Michel Gleize

Un Papa hereje, la pérdida del Oficio Papal... ¿Son los comentarios de San Roberto Belarmino sólo opiniones? El padre Gleize analiza esta cuestión en una serie de seis artículos.

Editor y Responsable

La Medalla Milagrosa es uno de los sacramentales de la Iglesia. Es una representación física de una realidad espiritual. Desde su introducción, la Medalla Milagrosa ha sido reconocida por ser una poderosa fuente de atracción de las gracias de Dios sobre la humanidad, incluso en forma de milagros.

Editor y Responsable

En un día como hoy, hace 18 años, un grupo de personas rezaba el rosario ante la Santísima Virgen de Luján en el Santuario Nacional argentino, en el día de Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa. Se realizaba también una Consagración de la obra que se estaba fundando, Panorama Católico. En ese momento, en formato revista en papel. 

Editor y Responsable

Al cumplirse 50 años de la Missa Normativa, el primer experimento sujeto a aprobación oficial, aunque rechazado por el sínodo de los obispos, este artículo recuerda a la "bestia primigenia", lo primero que salió de la mente del masón arzobispo Bugnini con el respaldo de Paulo VI. 

Marcelo González

El siguiente texto es tan verdadero como verosímil el lector lo quiera considerar.

Editor y Responsable

No es posible hablar de "las dos caras de Francisco", él ha superado largamente esta metáfora. Francisco tiene múltiples caras, y uno de los momentos en los que se pueden observar es cuando recibe a personas o los regalos que estas personas le ofrecen. Claro que es imposible establecer un juicio a partir de un gesto.