¿Carismáticos de dos Vertientes?

El sábado 31 de julio tendrá lugar un encuentro "de alabanza y adoración a Dios" entre carismáticos católicos y pentecostales protestantes. El marco de la reunión lo brindará la Universidad Católica Argentina. Resulta interesante indagar quién hace posible esta reunión entre fieles de la Iglesia católica y seguidores de un movimiento que la Conferencia Episcopal Latinomericana (CELAM) calificó como una de las sectas más activas en la región, en su documento "Las Sectas en America Latina".

Escribe Carlos Benigni

"Los principios del ecumenismo, cuando no se comprenden en su genuino sentido católico,
favorecen la opinión de que en la práctica es igual pertenecer a cualquiera de las denominaciones cristianas".

Mons Héctor Aguer

"Un encuentro singular entre católicos carismáticos y evangélicos de impronta pentecostal se realizará el sábado próximo en la Universidad Católica Argentina (UCA). No se tratará de un cónclave de teólogos o especialistas para tratar aspectos doctrinales. Buscará ser una reunión de alabanza y adoración a Dios uno y trino, encuadrable en lo que puede denominarse "ecumenismo espiritual", en el cual la primacía se da a la unión en la oración".

Así comienza la insólita nota de La Nación del pasado 26 de julio, firmada por el columnista religioso Jorge Roullion. Parece que desde la publicación efectuada por el CELAM en la década del ochenta del libro "Las sectas en América Latina" prologado por el entonces presidente del organismo, Mons. Antonio Quarraccino, hasta la fecha ha corrido mucha agua bajo el puente. En la obra mencionada, en efecto se ubica a los "pentecostales" como una de las ramas más activas del fenómeno sectario en nuestro continente. Pero ahora la misma Pontificia Universidad Católica les abre sus puertas, eso sí, conjuntamente con los "carismáticos.

La cosa viene de "arriba"

Nos parece que, dados los graves problemas que tienen nuestra Iglesia y nuestra Patria, agregar a la agenda este "encuentro ecuménico" tan original no es una idea que tenga demasiados impulsores locales. Y de hecho algo así parece desprenderse de la nota cuando afirma que "La idea de este encuentro -un "puente" entre ambas vertientes- germinó en julio de 2003, en una visita al país de Matteo Calisi, que durante once años fue vicepresidente del Servicio de la Renovación Católica Carismática Internacional, con sede en el Vaticano. Profesor de música en Bari, casado y con dos hijos, Calisi es fundador de la Comunidad de Jesús, cuya actuación en Buenos Aires acaba de aprobar el arzobispo Jorge Bergoglio, y de la cual han venido ya algunos misioneros laicos. Calisi será orador de fondo del encuentro, en el cual darán testimonios, entre otros, el pastor Norberto Saracco y el padre jesuita Alberto Ibáñez Padilla, y tendrá un mensaje".

Un ecumenismo de lo más peligroso

A quienes con paciencia seguimos los derroteros del "ecumenismo" en nuestra Patria desde hace tiempo, siempre nos llamó la atención que los principales representantes del protestantismo que tomaban parte en los "encuentros" eran los provenientes de las -en la Argentina- microscópicas denominaciones históricas que en general se habían demostrado bastante respetuosas de la tradición y la mayoría católicas de nuestra sociedad. Pero esta inclusión de representantes de los grupos que más han hecho para "arrancarle" feligreses a la Santa Iglesia, nos llena de estupor.

Otro elemento que agrava la cuestión es que sean los "carismáticos" los encargados de darles las "bienvenida" a estos "pentecostales". Las severas advertencias que cada tanto circulan sobre los "carismáticos" muestran el peligro de lo que se está haciendo. Cualquier no "iniciado" que concurra desprevenido a una "misa carismática" verá la diferencia fenomenológica con cualquier otra misa. Pero si concurre a una celebración "pentecostal" curiosamente comprobará la similitud con una "misa carismática". Esa identidad fenomenológica entre ambas manifestaciones los lleva en muchos casos a buscarse. Y sabemos de algunos miembros de la "renovación carismática", que en caso de no poder concurrir a una "misa carismática", prefieren una "celebración pentecostal" a una misa católica no carismática. ¿Será esta la interpretación de que "el Espíritu sopla donde quiere"?

En estos tiempos de apostasía y sincretismo religioso, de poco sirven las reiteradas alertas sobre las acción de las sectas formuladas por alguns de nuestros Obispos y por el mismo Santo Padre, si se fomenta la confusión entre los más débiles.

Seguramente los organizadores del "encuentro" rechazarán la calificación de los "pentecostales" como "secta". Al respecto nos parece interesante concluir con dos citas de la intervención de Mons Héctor R. Aguer en la Reunión Plenaria de la Pontificia Comisión para América Latina, en marzo del año pasado. Allí pone en guardia contra el riesgo de "una estrategia pastoral destinada a detener la expansión de las sectas y por otra parte nuestra incorporación a una especie de ecumenismo supraconfesional que se proponga afianzar la identidad cristiana básica de católicos y no católicos. Los principios del ecumenismo, cuando no se comprenden en su genuino sentido católico, favorecen la opinión de que en la práctica es igual pertenecer a cualquiera de las denominaciones cristianas... Una respuesta pastoral al problema de la difusión de las sectas no puede eludir, en mi opinión, la cuestión acerca de la recuperación de la identidad católica de nuestros pueblos, de la recreación, en el nuevo escenario del continente de una cultura cristiana".

]]>La Nación]]>

Twittet

Marcelo González

Leemos en Adelante la Fe un interesante artículo del Dr. César Félix Sánchez que complementa otro, reproducido en Panorama Católico. Recomendamos la lectura de ambos. A su vez nos trajo a la curiosidad recordar qué había publicado sobre estos temas tiempo atrás, en la era de la "gran esperanza benedictina". Y nos parece prudente rememorarlo. El autor peruano recorre hacia atrás el barroso camino de Francisco. Resulta que, como siempre sostuvimos, hace mucho tiempo que la derrota papal está enfangada. 

Marcelo González

Lo más pornográfico que leí en mi vida es el libro “Teología Moral para Seglares” de Royo Marín. La parte contra sexto. Me creó una verdadera incomodidad. Las personas bien criadas tenemos una repugnancia natural por lo indecente, lo obsceno. Pero estamos fuera de época, porque lo obsceno se hace público todo el tiempo

Marcelo González

El caso de Alfie Evans, como otros, aunque no tan resonados, hace emerger una realidad que no todos advierten, por fuerza de hábito y atavismo: la vida se ha convertido en la variable de ajuste del mundo moderno, posmoderno o lo que sea. Del mundo de hoy. Si queremos un mundo mejor, no podemos estar fijándonos en un niño más o menos.

Editor y Responsable

Publicado hoy en un portal de gran alcance, este artículo supone una gran victoria para los que luchan contra la legalización del aborto en la Argentina. Allí se da cuenta del resultado de la exposición de Mónica del Río, incansable batalladora en estos temas, que es nada más ni menos que el reconocimiento oficial del Ministerio de Salud de la Nación sobre las cifras reales de muerte por abortos registrados en el país en 2016. Fueron 31 casos. Y de estos 16 que se describen como "abortos no especificados". 

Adelante la Fe

¿No fue durante ese pontificado que notorios y confesos homosexuales a quienes Montini conocía personalmente fueron elevados al episcopado, circunstancia que llevaría a incluso un circunspecto neocón poco sospechoso de cualquier integrismo como George Weigel a reconocer el desgobierno y absoluta incuria a la hora de nombrar a obispos ineptos moralmente durante ese pontificado?

Marcelo González

Uno tiene la impresión, al leer la declaración final y habiendo repasado las entrevistas y los resúmenes de las conferencias, que estos clérigos quieren dar un paso adelante con el pie derecho en la restauración de la Iglesia. Pero a la vez se pisan el zapato con el pie izquierdo.

Editor y Responsable

Hoy 7 de abril ha tenido lugar en Roma la muy esperada conferencia “Iglesia Católica, ¿adónde vas?”. La conferencia fue inspirada por el cardenal Carlo Caffarra (uno de los cuatro cardenales de las dubia), que falleció el pasado septiembre. Al final de la conferencia se publicó una Declaración Final en el nombre de los participantes, religiosos y seglares.