-A +A

¿Carismáticos de dos Vertientes?

El sábado 31 de julio tendrá lugar un encuentro "de alabanza y adoración a Dios" entre carismáticos católicos y pentecostales protestantes. El marco de la reunión lo brindará la Universidad Católica Argentina. Resulta interesante indagar quién hace posible esta reunión entre fieles de la Iglesia católica y seguidores de un movimiento que la Conferencia Episcopal Latinomericana (CELAM) calificó como una de las sectas más activas en la región, en su documento "Las Sectas en America Latina".

Escribe Carlos Benigni

"Los principios del ecumenismo, cuando no se comprenden en su genuino sentido católico,
favorecen la opinión de que en la práctica es igual pertenecer a cualquiera de las denominaciones cristianas".

Mons Héctor Aguer

"Un encuentro singular entre católicos carismáticos y evangélicos de impronta pentecostal se realizará el sábado próximo en la Universidad Católica Argentina (UCA). No se tratará de un cónclave de teólogos o especialistas para tratar aspectos doctrinales. Buscará ser una reunión de alabanza y adoración a Dios uno y trino, encuadrable en lo que puede denominarse "ecumenismo espiritual", en el cual la primacía se da a la unión en la oración".

Así comienza la insólita nota de La Nación del pasado 26 de julio, firmada por el columnista religioso Jorge Roullion. Parece que desde la publicación efectuada por el CELAM en la década del ochenta del libro "Las sectas en América Latina" prologado por el entonces presidente del organismo, Mons. Antonio Quarraccino, hasta la fecha ha corrido mucha agua bajo el puente. En la obra mencionada, en efecto se ubica a los "pentecostales" como una de las ramas más activas del fenómeno sectario en nuestro continente. Pero ahora la misma Pontificia Universidad Católica les abre sus puertas, eso sí, conjuntamente con los "carismáticos.

La cosa viene de "arriba"

Nos parece que, dados los graves problemas que tienen nuestra Iglesia y nuestra Patria, agregar a la agenda este "encuentro ecuménico" tan original no es una idea que tenga demasiados impulsores locales. Y de hecho algo así parece desprenderse de la nota cuando afirma que "La idea de este encuentro -un "puente" entre ambas vertientes- germinó en julio de 2003, en una visita al país de Matteo Calisi, que durante once años fue vicepresidente del Servicio de la Renovación Católica Carismática Internacional, con sede en el Vaticano. Profesor de música en Bari, casado y con dos hijos, Calisi es fundador de la Comunidad de Jesús, cuya actuación en Buenos Aires acaba de aprobar el arzobispo Jorge Bergoglio, y de la cual han venido ya algunos misioneros laicos. Calisi será orador de fondo del encuentro, en el cual darán testimonios, entre otros, el pastor Norberto Saracco y el padre jesuita Alberto Ibáñez Padilla, y tendrá un mensaje".

Un ecumenismo de lo más peligroso

A quienes con paciencia seguimos los derroteros del "ecumenismo" en nuestra Patria desde hace tiempo, siempre nos llamó la atención que los principales representantes del protestantismo que tomaban parte en los "encuentros" eran los provenientes de las -en la Argentina- microscópicas denominaciones históricas que en general se habían demostrado bastante respetuosas de la tradición y la mayoría católicas de nuestra sociedad. Pero esta inclusión de representantes de los grupos que más han hecho para "arrancarle" feligreses a la Santa Iglesia, nos llena de estupor.

Otro elemento que agrava la cuestión es que sean los "carismáticos" los encargados de darles las "bienvenida" a estos "pentecostales". Las severas advertencias que cada tanto circulan sobre los "carismáticos" muestran el peligro de lo que se está haciendo. Cualquier no "iniciado" que concurra desprevenido a una "misa carismática" verá la diferencia fenomenológica con cualquier otra misa. Pero si concurre a una celebración "pentecostal" curiosamente comprobará la similitud con una "misa carismática". Esa identidad fenomenológica entre ambas manifestaciones los lleva en muchos casos a buscarse. Y sabemos de algunos miembros de la "renovación carismática", que en caso de no poder concurrir a una "misa carismática", prefieren una "celebración pentecostal" a una misa católica no carismática. ¿Será esta la interpretación de que "el Espíritu sopla donde quiere"?

En estos tiempos de apostasía y sincretismo religioso, de poco sirven las reiteradas alertas sobre las acción de las sectas formuladas por alguns de nuestros Obispos y por el mismo Santo Padre, si se fomenta la confusión entre los más débiles.

Seguramente los organizadores del "encuentro" rechazarán la calificación de los "pentecostales" como "secta". Al respecto nos parece interesante concluir con dos citas de la intervención de Mons Héctor R. Aguer en la Reunión Plenaria de la Pontificia Comisión para América Latina, en marzo del año pasado. Allí pone en guardia contra el riesgo de "una estrategia pastoral destinada a detener la expansión de las sectas y por otra parte nuestra incorporación a una especie de ecumenismo supraconfesional que se proponga afianzar la identidad cristiana básica de católicos y no católicos. Los principios del ecumenismo, cuando no se comprenden en su genuino sentido católico, favorecen la opinión de que en la práctica es igual pertenecer a cualquiera de las denominaciones cristianas... Una respuesta pastoral al problema de la difusión de las sectas no puede eludir, en mi opinión, la cuestión acerca de la recuperación de la identidad católica de nuestros pueblos, de la recreación, en el nuevo escenario del continente de una cultura cristiana".

]]>La Nación]]>

Twittet

Marcelo González

Las cosas pasan en montón y a gran velocidad. Los días se suceden casi sin que los podamos contar. Gran excitación entre los que siguen los acontecimientos de la Iglesia en este Centenario cargado de esperanzas sobrenaturales frente a una realidad que destroza todas las esperanzas humanas. Nos tienta el error de anticiparse a la Providencia.

Editor y Responsable

Varias veces, desde estas páginas hemos pedido a los católicos más tradicionales, a los que desde el tradicionalismo solemos llamar "conservadores" o, en la Argentina más comunmente "línea media", un reconocimiento de la virtudes de Mons. Marcel Lefebvre. Y también de la obra providencial que su instituto realiza en el mundo entero.

Editor y Responsable

El 11 de febrero de 1858, Bernadette, una niña de catorce años, recogía leña en Massbielle, en las afueras de Lourdes, cuando acercándose a una gruta, un viento la sorprendió y vio una nube dorada y a una Señora vestida de blanco, con sus pies descalzos cubiertos por dos rosas doradas, que parecían apoyarse sobre las ramas de un rosal, en su cintura tenia una ancha cinta azul, sus manos juntas estaban en posición de oración y llevaba un rosario.

Editor y Responsable

El 29 de enero de 2017, Mons. Bernard Fellay otorgó una entrevista a un programa de radio de una cadena independiente de Francia. Durante ese breve diálogo el Superior General de la FSSPX respondió algunas preguntas que dieron pie a interpretaciones en el sentido de un cercano final de las largas negociaciones para una regularización canónica.

Marcelo González

Francisco envía un vídeo al Super Bowl. ¿Para qué? Para elogiar las virtudes naturales del deporte, precisamente allí donde, si algo está ausente, es el deporte. En el Evangelio se describe esta forma de prédica con una expresión dura: “dar perlas a los cerdos”.

Prof. Roberto de Mattei

Contra la evidencia, poco se puede argumentar. La mano tendida por el papa Bergoglio a la Fraternidad San Pío X es la misma que cae en estos días sobre la Orden de Malta y sobre los Franciscanos de la InmaculadaEl asunto de la Orden de Malta ha concluido con la rendición incondicional del Gran Maestre y la vuelta al poder de Albrecht von Boeslager y del poderoso grupo alemán al que representa.

P. José María Mestre Roc FSSPX

El elemento primordial de la justicia original era la gracia sobrenatural, de la que se derivaban los dones preternaturales. Perdida la justicia original, el pecado original ha de tener como elemento principal la privación de esa misma gracia, de la que se deriva el desorden en que quedan nuestras facultades como consecuencia de esta privación.