Clásicos. Carrozas de Fuego (Chariots of Fire)

 

Nos hemos cruzado recientemente con esta bella película del año 1981 que nos deleitó tanto cuando la vimos en el cine, como varios años después en video y ahora en DVD. Su banda musical, famosísima, todavía se escucha con frecuencia. Es una pieza clásica, que logra transmitir el sentido del esfuerzo heroico y la alegría que emana de la plenitud del corazón, tan bien encarnada por el deportista cristiano que protagoniza el filme.

 

 

Es el año 1924 y los deportistas británicos se preparan para competir en los juegos olímpicos en Francia. Un grupo de jóvenes corre por la playa. Se entrenan con esfuerzo. Pero en el rostro de uno de ellos se ve el placer inconmensurable de un esfuerzo distinto, uno que no tiene que ver con los músculos ni la voluntad. Se ve un atleta como el que San Pablo nos describe en sus epístolas. Hay algo especial en ese corredor. Y esto mientras aún van pasando los títulos...

Plenitud del corazon es lo que se puede percibir en Eric Liddel (Ian Charleson), el atleta de Dios, que corre porque Dios lo ha hecho rápido y encuentra en la competencia un modo de corresponder a la voluntad divina. "Creo que Dios me ha hecho para un propósito, pero también me ha hecho rápido. Y cuando corro, siento el placer de Dios". Quiere ganar los 400 metros, pero su mayor deseo es dar gloria a Dios poniendo en evidencia sobre la pista que corre porque esa es ahora Su voluntad. Luego dedicará su vida a la propagación de la Fe, como misionero.

Su figura se contrapone a la de Harold Abrahams (Ben Cross) un joven miembro de la burguesía británica acomodada, que no puede insertarse en los círculos de la alta sociedad por su condición de judío. Es echado de la universidad por transgredir la norma deportiva que impide tener entrenadores particulares. En realidad no se lo quiere allí porque no ha habido judíos entre los alumnos por muchos siglos. La figura más fácil de interpretar en él es la del perseguido que se abre camino ante los obstáculos del prejuicio y la injusticia.

En realidad ambos deportistas transgreden las normas, ha dicho un crítico. Uno se entrena con un coach profesional, lo que era muy mal visto en aquellos tiempos olímpicos. El otro tiene un recurso sobrehumano que le da mayor velocidad y resistencia. Como si corriera llevado por un ángel.

Ambos se enfrentan más en sus enfoques de la vida que en el deseo de disputarse la gloria. Ambos triunfan, finalmente, de alguna manera. Pero si vemos el filme desde una perspectiva más teológica, de estos dos personajes centrales, uno podría figurar la alegre plenitud del Nuevo testamento mientras que el otro el rigor de la ley del Viejo Testamento. Y no parece desacertado este enfoque. Porque la gloria deportiva es para uno el modo de agradecer la gracia de la Fe y de confesarla a mismo tiempo. Y para el otro una forma de subir un escalón hacia una meta que no lo satisface, porque el triunfo le acarrea amargura y desazón. Uno llega exultante, el otro cabizbajo. Uno muere misionero, el otro rico empresario deportivo. Uno tiene todo lo que desea, el otro desea todo lo que no tiene y ni siquiera sabe definir qué es.

A Abrahams le faltó la Fe cristiana para apagar su anhelo, un agua que sacia definitivamene.

Al joven Eric Liddel le faltó la plenitud de la fe católica, puesto que era protestante. Una falla que Dios habrá sabido suplir...

Apta para todo publico, recomendable para niños mayores, adolescentes y adultos.

Dirigida por
Hugh Hudson

Guión
Colin Welland

Elenco

Nicholas Farrell .... Aubrey Montague
Ben Cross .... Harold Abrahams
Nigel Havers .... Lord Andrew Lindsay
Ian Charleson .... Eric Liddell
Daniel Gerroll .... Henry Stallard
Ian Holm .... Sam Mussabini
John Gielgud .... Master de Trinity
Lindsay Anderson .... Master de Caius
Nigel Davenport .... Lord Birkenhead
Cheryl Campbell .... Jennie Liddell
Alice Krige .... Sybil Gordon
Dennis Christopher .... Charles Paddock
Brad Davis .... Jackson Scholz
Patrick Magee .... Lord Cadogan
Peter Egan .... Duke of Sutherland
Duración: 123 min
País: Reino Unido
Idiomas: Inglés / Francés
Color: Color

Volver a la Portada

Twittet

P. José María Mestre Roc FSSPX

Toda culpa, grave o leve, tiene que ser necesariamente expiada, o por la penitencia o por el castigo divino. El arrepentimiento es ya un castigo. Castiga, pues, tus pecados si buscas la misericordia de Dios. No hay medio: o los castigas tú o los castigará El.

Editor y Responsable

Un gran número de católicos se encuentra preocupado por la evolución del Vaticano. Las discusiones en torno a la exhortación postsinodal Amoris Laetitia o los ataques contra el celibato sacerdotal en vista del sínodo anunciado en la Amazonía dejan a los fieles perplejos.

Editor y Responsable

Las políticas «pro familia» no son un gasto, sino una inversión en el futuro. Además, es una necesidad económica. Por ejemplo, el sistema de pensiones. Si tenemos menos hijos, van a trabajar pocas personas y, por tanto, no contribuirán a este sistema, que colapsará.

Marcelo González

Es un tiempo, el presente, de silencio y expectativa. Un tiempo de víspera. De vigilancia y contemplación serenas, para no alarmar el espíritu. Estas reflexiones no tienen otra pretensión que invitar a una prudencia serena para no perder de vista lo que ya sabemos: el triunfo es de Jesucristo.

Editor y Responsable

En estos días recientes los anglicanos se superaron a sí mismos en materia de innovación teológica. El Sínodo (autoridad teológica suprema del anglicanismo) discutió un tema novísimo: la validez del bautismo en caso de cambio de sexo.

Marcelo González

Uno tras otro, los hechos que produce la agenda de Francisco y los escándalos que estallan en derredor de su persona nos superan, debemos confesarlo. Este es un pontificado insalubre. Si los tiempos no se abrevian, terminaremos todo muertos o dementes. Por uno u otro motivo.

Antonio Caponnetto

Gracias te doy Dios mío porque siendo un grumete me has dejado ser parte de esta fiel romería...