¿Debemos hacernos protestantes?

Francisco lleva al extremo lo que el Concilio comenzó

Los actos conjuntos luterano-católicos que tendrán lugar el 31 de octubre y 1º de noviembre próximos parecen inspirados en una novela apocalíptica. Allí Francisco reconocerá que Lutero fue un verdadero reformador de la Iglesia, que tenía razón en sus tesis y que la formación del protestantismo fue una "medicina" para la Iglesia que debemos agradecer. Por eso conviene recordar algunos de los tantos textos de quienes nos advirtieron sobre esto hace casi 50 años. 

***

 

Satanás ha logrado verdaderamente un gol­pe maestro: logra hacer condenar a quienes conservan la fe católica por aquéllos mismos que debieran defenderla y propagarla.

Ya es tiempo de encontrar de nuevo el sen­tido común de la fe, de reencontrar la verda­dera obediencia a la verdadera Iglesia, ocul­ta bajo esa falsa máscara del equívoco y la mentira. La verdadera Iglesia, la Santa Sede verdadera, el Sucesor de Pedro, los Obis­pos en cuanto sometidos a la Tradición de la Iglesia, no nos piden y no pueden pedirnos que nos volvamos protestantes, marxistas o comunistas. Ahora bien, se podría creer al leer ciertos documentos, ciertas constitucio­nes, ciertas circulares, ciertos catecismos que se nos pide que abandonemos la verdadera Fe en nombre del Concilio, de Roma, etcétera.

Debemos negarnos a volvernos protestan­tes, a perder la Fe y a apostatar como lo hizo la sociedad política después de los errores difundidos por Satanás en la Revolución de 1789. Nos rehusamos a apostatar, aunque fuera en nombre del Concilio, de Roma, de las Conferencias Episcopales.

Permanecemos adheridos, por sobre todo, a todos los Concilios dogmáticos que han de­finido a perpetuidad nuestra Fe. Todo cató­lico digno de este nombre debe rechazar todo relativismo, toda evolución de su fe en el sentido de que lo que ha sido definido solem­nemente por los Concilios en otros tiempos dejaría de ser válido hoy y podría ser modi­ficado por otro Concilio, con mayor razón si es tan sólo pastoral.

La confusión, la imprecisión, las modifica­ciones de los documentos sobre la Liturgia, la precipitación en la aplicación, demuestran bien a las claras que no se trata de una re­forma inspirada por el Espíritu Santo. Esta manera de obrar es de tal modo contraria a las costumbres romanas que obran siempre "cum consilio et sapientia". Es imposible que el Espíritu Santo haya inspirado la definición de la Misa según el artículo VII de la Consti­tución y aún más inaudito que se haya sen­tido la necesidad de corregirla enseguida, lo que es una confesión de chapucería en la más importante realidad de la Iglesia: el Santo Sacrificio de la Misa.

La presencia de los protestantes para la reforma litúrgica de la Misa, es preciso con­fesarlo, establece un dilema al cual parece difícil escapar. Su presencia significaba o que estaban invitados a reajustar su culto se­gún los dogmas de la Santa Misa o que se les preguntaba lo que les desagradaba en la Misa Católica para evitar que se dejara pre­sente una expresión dogmática que ellos no podían admitir. Es evidente que esta segunda solución es la que fue adoptada, cosa incon­cebible y ciertamente no inspirada por el Es­píritu Santo.

Cuando se sabe que esta concepción de la "Misa normativa" es la del Padre Bugnini y que él la impuso tanto al Sínodo como a la Comisión de Liturgia, se puede pensar que hay Roma y Roma, la Roma eterna con su fe, sus dogmas, su concepción del Sacrificio de la Misa y la Roma temporal influenciada por las ideas del mundo moderno, influencia a la que no ha escapado el propio Concilio —el cual, a propósito y por la gracia del Espí­ritu Santo quiso ser únicamente pastoral.

Santo Tomás se pregunta en la cuestión de la corrección fraterna si conviene que se la practique a veces con los Superiores. Con todas las distinciones útiles, el el Doctor Angélico responde que se la debe practicar cuando se trata de la Fe.

Ahora bien, ¿quién puede con toda con­ciencia decir que hoy en día la Fe de los fie­les y de toda la Iglesia no está amenazada gravemente en la Liturgia, en la enseñanza del catecismo y en las instituciones de la Iglesia?

Léase y reléase a San Francisco de Sales, San Roberto Bellarmino, San Pedro Canisio y Bossuet y se hallará con asombro que te­nían que luchar contra los mismos falsos procedimientos. Pero esta vez el drama ex­traordinario consiste en que estas desfigu­raciones de la Tradición nos vienen de Roma y de las Conferencias Episcopales; si uno quie­re por consiguiente guardar su Fe tenemos que admitir sí que algo anormal pasa en la administración romana. Debemos, por cier­to, sostener la infalibilidad de la Iglesia y del Sucesor de Pedro, debemos también ad­mitir la situación trágica en que se encuen­tra nuestra Fe católica por las orientaciones y los documentos que nos vienen de la Igle­sia; la conclusión vuelve a lo que decíamos al comienzo: Satanás reina por el equívoco y la incoherencia, que son sus -medios de com­bate y que engañan a los hombres de poca Fe.

Mons. Marcel Lefebvre: El Golpe Maestro de Satanás

Twittet

Tales afirmaciones se oponen al dogma que afirma que la religión católica es la única religión verdadera (cf. Syllabus, proposición 21). Se trata de un dogma, y lo que se le opone se llama herejía. Dios no puede contradecirse a sí mismo.

Marcelo González

En estos meses, desde su visita a Chile, Irlanda y con la publicación de los desastres morales que afloran en todas partes, curiosamente siempre relacionados con conocidos, protegidos o favorecedores de Francisco, su posición se ha vuelto sumamente delicada. Tal el caso de la impresionante protección que brindó a Mons. Zanchetta, ex obispo de Orán, Salta,cuyos detalles se pueden conocer en este artículo

Marcelo González

Henchidos de toda injusticia, malicia, codicia, maldad, llenos de envidia, homicidio, riña, dolos, malignidad; murmuradores, calumniadores, aborrecedores de Dios, indolentes, soberbios, fanfarrones, inventores de maldades, desobedientes a sus padres; insensatos, desleales, hombres sin amor y sin misericordia. Y si bien conocen que según lo establecido por Dios los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen en los que las practican.

Marcelo González

"Hoy, 25 de Noviembre, queremos salir a proclamar a Cristo como Rey de nuestras vidas y de nuestra sociedad. Frente a las numerosas negaciones e intentos de hacer desaparecer la Fe en Jesucristo, salimos hoy a las calles para cantar la Gloria de Nuestro Señor, para reconocerlo frente al mundo: Él es nuestro Salvador, Él es nuestro Señor, Él es nuestro Rey."

Marcelo González

La restauración católica será por la vía del culto y del reinado social de Nuestro Señor Jesucristo. Dios ha resguardado el sacerdocio y el culto por medio de una obra minúscula en sus orígenes que hoy es de importancia crucial para el destino del catolicismo. La restauración que debemos realizar día a día se nutre del fruto de ese resguardo.

Editor y Responsable

Y 335º aniversario de la liberación de Viena del asedio turco: recordando la liberación de Viena.

Sofía González Calvo

la Peregrinación pone en lugar principal el conocimiento y amor a la misa tradicional. La misa se convierte en el centro de los tres días de peregrinación. Misa de campaña, rezada bajo la lluvia y el frío, sobre el suelo de barro. Acompañada de cánticos en latín y castellano que ayudan a la devoción. La devoción era otro elemento patente entre los caminantes.