-A +A

Efecto Francisco: no a la Misa Tradicional en Costa Rica

Lo que se viene...

El papa "párroco del mundo" aplica sus hábitos de gobierno a la jurisdicción universal. Claro, no siempre él personalmente, no siempre de un modo directo. En esto el "efecto Francisco" multiplica los hechos y garantiza la repetición de dichos hábitos.

]]>Rorate Caeli acaba de publicar (en inglés) un comentario interesante sobre esta forma de proceder]]> (en la que nos menciona, lo que agradecemos). Pero el caso que traemos a referencia sucede en Costa Rica, donde un grupo de fieles, esforzadamente y con los derechos reconocidos por el papa Benedicto en Summorum Pontificum se pusieron bajo la protección del Arzobispo de San José, ciudad capital. 

Es admirable y a la vez penoso que ellos, los laicos, hayan debido proveer paramentos, sacerdotes y hasta el entrenamiento o formación litúrgica de los oficiantes... el reino del revés. La Iglesia ofrece la liturgia a los seglares, no a la inversa. 

Así y todo, ahora se les ha prohibido. Escuchemos el relato de los hechos, increíbles en tiempos normales, pero en los que corren, por desgracia, habituales.

 

El motivo de este comunicado es dar a conocer de forma resumida la situación en Costa Rica, particularmente en la Arquidiócesis de San José,  en relación con la Santa Misa de Siempre, también llamada Misa Tridentina, Misa Tradicional en Latín o Forma Extraordinaria del Rito Romano.

Una Voce Costa Rica, miembro de la Foederatio Internationalis Una Voce, agrupación con aprobación de la Santa Sede, ha venido trabajando en los últimos años para que todos los católicos de Costa Rica puedan disfrutar de aquello que en la carta que acompaña al Motu Proprio Summorum Pontificum de S.S. Benedicto XVI se le llamó:“un tesoro precioso que hay que conservar”.

Desde finales de 2010, en aquel entonces como Agrupación San Pío V y hoy en día como Una Voce Costa Rica, contactamos a varios sacerdotes diocesanos que se encontraban muy interesados en aprender a celebrar la Santa Misa y que se motivaron más cuando comprobaron que era una iniciativa seria, y que la misma era impulsada en su mayoría por jóvenes. Desde un inicio consideramos muy importante poner nuestro proyecto bajo el cuidado pastoral de nuestro señor Arzobispo (Su Excelencia Hugo Barrantes) y por ello le contactamos y pedimos una audiencia, la cual tuvo lugar a finales de 2011. El Señor Obispo fue breve. Básicamente nos conoció y nos dijo que buscáramos a sacerdotes interesados. Eso hicimos y unos tres meses después solicitamos una segunda reunión donde le  presentamos un listado de sacerdotes, al mismo tiempo que le notificamos que teníamos todos los implementos básicos para la celebración (Misal, Sacras, etc). El Señor Obispo en esa misma reunión designó al Padre German Rodriguez (Párroco en las afueras de San José) como supervisor para todo lo relacionado a la Misa.

Iniciamos ensayos junto con los sacerdotes interesados para aprender a celebrar la Santa Misa. Luego de muchos días y mucho tiempo invertido uno de ellos (el Padre Jose Pablo Tamayo) se sentía completamente preparado para celebrar y así procedimos a tener la primera Misa, en la Iglesia La Merced (donde nos encontrábamos ensayando). Desde ese momento empezaron los problemas con varios sectores del clero, al punto que no teníamos sitio para celebrar (ni aún cuando celebrábamos de forma totalmente privada). Se nos dijo que La Merced era solamente para ensayos y no para Misas reales, y así la que sería nuestra segunda Misa se canceló minutos antes de iniciar. Fue ahí cuando el Padre German nos facilitó un altar lateral en su parroquia siempre y cuando fuera en día sábado y a puerta cerrada. Nadie debía enterarse de lo que ahí ocurría, al grado que inclusive fuimos amonestados una vez por llevar mucha gente (en su mayoría amigos y familiares). También se nos pidió que no diéramos a conocer fotos. Inicialmente pensamos que la diócesis quería prudencia y tener seguridad de que la Misa se estaba celebrando correctamente (lo cual es una preocupación válida y sabia, que cualquier persona con amor a la liturgia debería tener). Pasaron los meses, existía una perfección en la forma de celebrar, comprobada inclusive por un sacerdote de la Fraternidad Sacerdotal de San Pedro (Padre Kenneth Fryar, FSSP ) y la situación no cambió.  Tampoco tuvimos nunca el privilegio de tener presente en dichas Misas al Padre German, delegado del Obispo y párroco de esa iglesia, pues él se retiraba a sus labores cuando iniciábamos.  

Luego de varios meses y viendo que habían muchos fieles interesados pero que no se les permitía asistir, solicitamos por medio de una carta al Padre German Rodriguez que se nos permitiera celebrar de forma pública al menos todos los domingos del mes, y en una Iglesia en la ciudad capital, y no en las afueras como hasta el momento se había dado (para facilidad de todos los fieles que venían de todo el país). También expresamos que podría perfectamente ser a una hora donde no hubiera Misa para no afectar así los horarios que ya existían. Nunca recibimos respuesta a esta carta. Volvimos a solicitar al menos dos veces más y tampoco recibimos respuesta. Al no haber comunicación efectiva con el sacerdote delegado del Arzobispo, decidimos de nuevo volver a contactar directamente a Monseñor Hugo Barrantes. Lo tratamos de contactar por medio de cartas (de las cuales tenemos copia sellada) al menos tres veces sin recibir respuesta alguna. En enero 2013 entregamos de forma personal (un miembro de Una Voce Costa Rica viajó al Vaticano) el expediente detallado y completo de todas las cartas y demás pruebas a la Pontificia Comisión Ecclesia Dei. A mitad de año (ya con el Papa Francisco) el señor Leo Darroch, Presidente de la FIUV, tuvo una reunión en la Comisión Ecclesia Dei y confirmó que tenían nuestro expediente. Hasta el día de hoy (Marzo 2014) no tenemos respuesta alguna ni del Arzobispo, ni de Ecclesia Dei, ni de ninguna otra autoridad. También a finales de Agosto, cuando asumió las riendas de la diócesis el nuevo Arzobispo, Monseñor José Rafael Quirós, le contactamos y de nuevo jamás obtuvimos respuesta alguna a nuestras cartas.

De forma general también hemos sido testigos del como ningún párroco se atreve a autorizar la Santa Misa sin el permiso expreso del señor Arzobispo, aún cuando tienen el permiso general que otorga la ley de la Iglesia (desde Quo Primum Tempore hasta Summorum Pontificum). Tampoco ningún sacerdote, con la excepción de uno, se atreven a celebrar el rito tradicional si no existe autorización del Arzobispo, aún cuando la ley de la Iglesia es enfática al decir que no se requiere de ningún permiso de ningún superior.

Cabe mencionar que antes de la primera reunión con el Señor Obispo, un sacerdote de 

Ecclesia Dei, el Padre Mark Withoos, había visitado el país en sus vacaciones por invitación de varios fieles tanto de nuestra agrupación como del exterior. La Santa Misa que él celebraría fue cancelada a última hora, y luego de una reunión con el Arzobispo se le confirmó que solo podría celebrar en privado y sin la participación de los fieles que habían sido originalmente invitados a la que habría sido una Misa pública.

Debido a todo lo anterior los fieles en Costa Rica no pueden gozar por medio de la arquidiócesis del tesoro espiritual que es la Santa Misa de Siempre, tesoro que tienen derecho de recibir, tesoro que no puede ser prohibido por ningún arzobispo, creándose así un estado de necesidad escandaloso y sin precedentes en la historia de la arquidiócesis. En nuestro país existe una prohibición silenciosa, de facto, contra la Misa que vivieron todos los santos, desde San Gregorio Magno, a San Francisco de Asís, al Cura de Ars, y culminando con el Padre Pío. Una Voce Costa Rica seguirá luchando para que las normas y leyes de la Iglesia se cumplan en nuestro país, teniendo siempre en mente que la ley suprema de la Iglesia es la salvación de las almas.

Hacemos de las palabras de San Atanasio nuestra esperanza:

“Que Dios os consuele. He sabido que no sólo os entristece mi exilio, sino sobre todo el hecho de que los otros, es decir los arrianos, se han apoderado de los templos por la violencia y entre tanto vosotros habéis sido expulsados de esos lugares. Ellos, entonces, poseen los templos. Vosotros, en cambio, la tradición de la Fe apostólica. Ellos, consolidados en esos lugares, están en realidad al margen de la verdadera Fe, en cambio vosotros, que estáis excluidos de los templos, permanecéis dentro de esa Fe. Confrontemos pues qué cosa sea más importante, el templo o la Fe, y resultará evidente desde luego, que es más importante la verdadera Fe. Por tanto, ¿quién ha perdido más, o quién posee más, el que retiene un lugar, o el que retiene la Fe? El lugar ciertamente es bueno, supuesto que allí se predique la Fe de los Apóstoles, es santo, si allí habita el Santo. Vosotros sois los dichosos que por la Fe permanecéis dentro de la Iglesia, descansáis en los fundamentos de la Fe, y gozáis de la totalidad de la Fe, que permanece inconfusa.Por tradición apostólica ha llegado hasta vosotros, y muy frecuentemente un odio nefasto ha querido desplazarla, pero no ha podido; al contrario, esos mismos contenidos de la Fe que ellos han querido desplazar, los han destruido a ellos... pero, repito, cuanto mayor es el empeño de éstos por dominar la Iglesia, tanto más están fuera de ella. Creen estar dentro de la verdad, aunque en realidad están excluidos de ella, prisioneros de otra cosa, mientras la Iglesia, desolada, sufre la devastación de estos supuestos benefactores”

(Extracto de la Carta de San Atanasio a los Católicos que Sufrían en Manos de los Herejes Arrianos)

San Pío V, rogad por nosotros.

San Pío X, rogad por nosotros.

---

Debido a la prohibición de-facto contra la Misa de Siempre, los Católicos interesados en nuestro país también pueden buscar ayuda espiritual y los Sacramentos por medio de la recién fundada misión de la noble Fraternidad Sacerdotal San Pío X (]]>más información aquí]]>).

 

Fuente: ]]>Una Voce, Costa Rica]]>

 

Comentarios

Adelante hermanos que el

Adelante hermanos que el triunfo es de Cristo y Nuestra Senora! Desde Miami estamos con ustedes.

CARTA DE SAN ATANASIO

He leido esta carta, al final de todo el comentario sobre la "Misa de siempre", y he de reconocer que me ha entristecido que quieran comparar a la Iglesia con los arrianos, sacando de contexto una carta que no encuadra para nada con el caso. La obediencia al Papa es un signo de Dios. La desobediencia no. Yo, personalmente, respeto y aprecio todos los carismas de la Iglesia, como lo que son: dones del Espitiru Santo, para su esposa. Pero siempre en obediencia al Papa. Los protestantes entraron en desobediencia y  cada vez estan mas lejos de la Iglesia y ...

¿tambien de Dios?....no sere yo quien juzgue, pues para eso ya esta El. Unidad y no division. Eso es de Dios. Si Dios lo quiere, saldra adelante, si no, obediencia.

En Cristo y Maria unidos en la oracion.

El famoso e infame "permiso"...

Realmente es absurdo que se insista en "pedir permiso" para celebrar la Misa tradicional cuando todos sabemos que NO se necesita dicho "permiso". ¿ Porqué o para qué andar solicitando el infame "permiso" ? Renten un local o construyan una capilla propia y asunto arreglado.  Si el Obispo dice algo, remitanlo a Roma y ya.

Misa Tradicional


No hay que pedir permiso, ya que pareceria que todos tienen derechos, menos nosotros.

No haga clic