El Coleccionista de Huesos (The Bone Collector)

Un policial de suspenso. Asesino serial que deja pistas complejísimas para que la policía se anticipe a su próximo crimen. Solo un especialista es capaz de descifrar estas pistas, pero yace cuadriplégico y ha decidido suicidarse con la ayuda de su médico. El caso le devuelve el deseo de servir.

Linc Rhyme (Denzel Washington) ha sido un policía brillante en todo. Gran investigador, docente y escritor destacadísimo, aunque algo excéntrico. Héroe de la fuerza policial, que en parte lo admira, en parte lo envidia y en algunos casos, lo odia. Su carácter tiránico y la soberbia de su trato humilla a los demás, pero su genio deslumbra. Solo tiene amigos incondicionales o enemigos. Se concibe a sí mismo como un ser superior y a su altura no llegan las críticas ni las consideraciones hacia el prójimo.

Sin embargo yace cuadriplégico en una cama a causa de un accidente. Solo tiene uso de la parte superior del torso, un dedo de su mano y la cabeza, lúcida como siempre. Su salud empeora y llegará -tarde o temprano- al estado vegetativo. Por eso ha presionado a su médico para que los ayude a "morir dignamente".

Pero entre la decisión y la ejecución ocurre un asesinato extraño, de los que solo Linc puede tener intuiciones ciertas. El cuerpo de la víctima es descubierto por una mujer policía Amelia Donaghy (Angelina Jolie) y su pericia para perimetrar el lugar del delito y recoger pruebas despierta en él el deseo de conocerla y de que sea ella la ejecutora de las investigaciones que en su postración ya no puede realizar. El será el cerebro, ella el cuerpo.

Los crímenes se suceden con un patrón muy extraño, pero es evidente que el asesino quiere ser rastreado. Toda la investigación está llena de tecnología criminalística, muertes aparentemente sin sentido, suspenso, crueldad (el asesino tiene una mente brillante y perversa)... un gran rompecabezas que hora a hora cobra nuevas víctimas. Pero su objetivo criminal último, su víctima final será la más cruel de todas. El desenlace devuelve a Linc el deseo de vivir y de reconciliarse con el mundo.

Si a uno le gusta el género, el filme resulta entretenido y llega a producir una cierta tensión y suspenso, efectos difíciles cuando se ha filmado tanto sobre el tema. Naturalmente, además de porqué, todos queremos saber quién es el asesino. Este no es el punto más fuerte del guión. Con un poco de imaginación quedan muy pocos candidatos, casi solo dos, a mitad del filme. Pero como uno es demasiado obvio... Sin embargo, como entretenimiento, vale la pena.

Hay que estar, no obstante, preparado para escenas truculentas: cuerpos mutilados, muertes espantosas. Por otro lado, la mujer policía vive con su novio, como es de rigor en estos tiempos y hay alguna una breve escena indecorosa. El lenguaje forense es algo rudo a la hora de describir ciertos hechos. Definitivamente no es para niños. Para adolescentes mayores, previa revisión paterna –cada persona es un mundo- a criterio. No prevalece, por cierto, la procacidad, pero sí está presente el oscuro mundo de la perversión sádica. Aunque queda claro que el malo es malo, sin atenuantes.

Recomendación: Solo para adultos amantes de los policiales, y adolescentes mayores con las reservas ya hechas.

Dirigida por Phillip Noyce
Autor Jeffery Deaver (novela)
Jeremy Iacone (guión cinematoráfico)
Elenco:
Denzel Washington .... Lincoln 'Linc' Rhyme
Angelina Jolie .... Amelia Donaghy
Queen Latifah .... Thelma
Michael Rooker .... Capitan Howard Cheney
Mike McGlone .... Detective Kenny Solomon
Luis Guzmán .... Eddie Ortiz
Leland Orser .... Richard Thompson
John Benjamin Hickey .... Dr. Barry Lehman
Bobby Cannavale ... Steve, el novio de Amelia.
Ed O'Neill .... Detective Paulie Sellitto
Richard Zeman .... Tte. Carl Hanson
Olivia Birkelund .... Lindsay Rubin
Gary Swanson .... Alan Rubin
Año: 1999
Duración: 118 min
País: EE.UU.
Idioma: Inglés
Color: Color (DeLuxe)

Volver a la Portada

Twittet

Tales afirmaciones se oponen al dogma que afirma que la religión católica es la única religión verdadera (cf. Syllabus, proposición 21). Se trata de un dogma, y lo que se le opone se llama herejía. Dios no puede contradecirse a sí mismo.

Marcelo González

En estos meses, desde su visita a Chile, Irlanda y con la publicación de los desastres morales que afloran en todas partes, curiosamente siempre relacionados con conocidos, protegidos o favorecedores de Francisco, su posición se ha vuelto sumamente delicada. Tal el caso de la impresionante protección que brindó a Mons. Zanchetta, ex obispo de Orán, Salta,cuyos detalles se pueden conocer en este artículo

Marcelo González

Henchidos de toda injusticia, malicia, codicia, maldad, llenos de envidia, homicidio, riña, dolos, malignidad; murmuradores, calumniadores, aborrecedores de Dios, indolentes, soberbios, fanfarrones, inventores de maldades, desobedientes a sus padres; insensatos, desleales, hombres sin amor y sin misericordia. Y si bien conocen que según lo establecido por Dios los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen en los que las practican.

Marcelo González

"Hoy, 25 de Noviembre, queremos salir a proclamar a Cristo como Rey de nuestras vidas y de nuestra sociedad. Frente a las numerosas negaciones e intentos de hacer desaparecer la Fe en Jesucristo, salimos hoy a las calles para cantar la Gloria de Nuestro Señor, para reconocerlo frente al mundo: Él es nuestro Salvador, Él es nuestro Señor, Él es nuestro Rey."

Marcelo González

La restauración católica será por la vía del culto y del reinado social de Nuestro Señor Jesucristo. Dios ha resguardado el sacerdocio y el culto por medio de una obra minúscula en sus orígenes que hoy es de importancia crucial para el destino del catolicismo. La restauración que debemos realizar día a día se nutre del fruto de ese resguardo.

Editor y Responsable

Y 335º aniversario de la liberación de Viena del asedio turco: recordando la liberación de Viena.

Sofía González Calvo

la Peregrinación pone en lugar principal el conocimiento y amor a la misa tradicional. La misa se convierte en el centro de los tres días de peregrinación. Misa de campaña, rezada bajo la lluvia y el frío, sobre el suelo de barro. Acompañada de cánticos en latín y castellano que ayudan a la devoción. La devoción era otro elemento patente entre los caminantes.