-A +A

¡El Horror!

De todos los candidatos impensables, Jorge Mario Bergoglio es quizás el peor. No porque profese abiertamente doctrinas contra la fe y la moral, sino porque, a juzgar por su actuación como arzobispo de Buenos Aires, la fe y la moral parecen haberle sido indiferentes.

Enemigo jurado de la misa tradicional, no ha permitido sino parodias en manos de enemigos declarados de la liturgia antigua.  Ha perseguido a todo sacerdote que se empeñó en usar sotana, predicar con solidez o que se haya interesado en la Summorum Pontificum.

Famoso por la inconsistencia (a veces ininteligibilidad de sus alocuciones y homilías), dado al uso de expresiones vulgares, demagógicas y ambiguas, su magisterio no puede decirse que sea heterodoxo sino inexistente por lo confuso.

Su entorno en la Curia de Buenos Aires, salvo algunos clérigos, no se ha caracterizado por la virtud de sus acciones. Muchos están gravemente sospechados de inconducta moral.

No ha perdido ocasión de realizar actos en los que cedió la catedral a judíos, protestantes, islámicos, e incluso a elementos sectarios en nombre de un diálogo interreligioso imposible e innecesario. Son famosas sus reuniones con los protestantes en el estado de espectáculos Luna Park, donde reiteradamente, junto con el predicador de la Casa Pontificia Cantalamessa, ha sido “bendecido” por pastores protestantes, en un acto de culto común donde en la práctica dio por válidos ciertos poderes sacramentales de los telepastores.

Esta elección es incomprensible: no es políglota, no tiene experiencia curial, no brilla por su santidad, es flojo en doctrina y liturgia, no ha combatido ni el aborto ni el matrimonio homosexual, no tiene modales para honrar el Solio Pontificio. Nunca se ha jugado por nada más allá de permanecer en posiciones de poder.

Realmente, no puede ser lo que Benedicto haya querido para la Iglesia. Y no parece tener ninguna de las condiciones para continuar su obra.

Dios ampare a la Iglesia. Nunca se puede descartar, por humanamente difícil que parezca, la posibilidad de una conversión... y sin embargo, el futuro nos causa terror.

Twittet

Editor y Responsable

La liberación del hombre por la pasión de Cristo convino tanto a la misericordia como a la justicia divinas.

Marcelo González

Después de la declaración de Mons. Fellay, al término de una reunión de Superiores Mayores de la FSSPX, se dio a conocer un comunicado que reprodujimos sin comentarios. El texto parece suficientemente claro. Aunque los en días posteriores se conocieron diversas interpretaciones. A propósito de lo cual Mons. Fellay predicó una homilía de carácter doctrinal explicitando lo que en la brevedad del comunicado aparece como enunciado.

Editor y Responsable

 

"Por eso predijo ese mismo Dios que vendrían a tierra los dioses múltiples y falsos y mandó derrocar sus ídolos. Porque nada hay que haga a los hombres tan insociables y perversos en su conducta como la imitación de esos dioses", San Agustín

 

Editor y Responsable

Se anunció oficialmente el lanzamiento de una nueva Cruzada de Rosarios, a llevarse a cabo entre el 15 de agosto del corriente y el 22 de agosto de 2017 con motivo del centenario de las apariciones de Fátima. A continuación las intenciones y requesitos para unirse.

Nectario, un alto funcionario imperial, temiendo por el castigo que su ciudad natal, Calama, pudiera sufrir el rigor de la ley por desmanes cometidos contra los cristianos, escribe a a San Agustín pidiendo su intercesión, ya que él –ya anciano- desea dejar la vida terrena viendo a su patria próspera y floreciente. Nectario era pagano, aunque su padre había sido cristiano. Aquí la respuesta del santo Obispo de Hipona

P. José María Mestre Roc FSSPX

Sucede que cuando estos medios de comunicación no se usan cristianamente, merecen llamarse medios de comunicación mundana, los cuales, en los últimos tiempos, se han ido perfeccionando de manera verdaderamente prodigiosa. Ahora bien, estos medios han ido incorporando a los hombres en una sociedad globalmente anticristia­na, que constituye una verdadera anti-iglesia, cuya invisible cabeza es Satanás.

Marcelo González

Decir que la doctrina de Lutero sobre la justificación (sola fide) es correcta, simplemente es una herejía. Decir que el mayor enemigo de la Iglesia en los tiempos modernos era un reformador de la Iglesia, es una blasfemia escandalosa.