El P. Fortea o lo peor del conservadurismo

Sobre su toma de postura ante la condena de José Galat

El 26 de julio de este año, el episcopado ]]>colombiano en comunicado oficial]]> condenó los dichos del Dr. José Galat, un abogado, docente, político y militante social muy conocido en Colombia y, por la vía de su cadena de TV Teleamiga, en diversos puntos del mundo.

He visto meses atrás un par de los programas que hicieron rebalsar la paciencia de la CEC, los cuales forman parte del ciclo “Un café con Galat”. El Dr. Galat, que actualmente tiene 89 años, me impresionó estar influido por un tipo de pensamiento más bien aparicionista y con la típica gestualidad y lenguaje del “movimiento carismático”. A su vez me sorprendió la rotunda oposición que realiza a las tendencias doctrinales propiciadas por el papa Francisco, a quien no entiendo bien si Galat desconoce como Sumo Pontífice. No se si sostiene que Benedicto es el verdadero ya que su renuncia habría sido una deposición propiciada por]]> la “mafia” de St. Gall]]>, o si confía en la conversión de Bergoglio, lo cual haría de él un papa auténtico por "legitimidad de ejercicio" de su función. Me pareció que sostiene ambas cosas.

En todo caso, el Dr. Galat ha estado muy vinculado a la Conferencia Episcopal Colombiana; su canal Teleamiga se inició en 2001, hace 16 años, y recién ahora se le retira el permiso para tener el Santísimo Sacramento en la capilla de la televisora y la capellanía oficial. He leído las declaraciones de obispos asegurando que Galat ha sido un servidor de la Iglesia durante años. También, según la prensa, en 2009 el candidato Galat propiciaba el “]]>diálogo con los hermanos guerrilleros de las FARC]]>”. Escribo esto porque sus posturas me parecen confusas, y las de la Iglesia colombiana, acomodaticias.

Por otra parte, desde Infocatólica, sitio claramente conservador y oficialista de los papados en curso se criticó con abundante fundamento los dichos de varios obispos colombianos sobre temas morales. Tan oficial ha sido esta crítica que en ella se invocaba ]]>una rara carta de Jorge Bergoglio a las monjas carmelitas de Buenos Ai]]>res para contrastarla con las opiniones equívocas o equivocadas de los prelados colombianos. Esta extraña forma de citar el Magisterio demuestra a las claras que su autor no era un crítico de Francisco, al menos mientras escribió esas líneas.

De lo cual concluyo que ni Galat es un personaje extraño a la jerarquía colombiana, ni la jerarquía colombiana ha hecho grandes esfuerzos por defender la ortodoxia de la doctrina católica en materia moral. Ni antes, por tomar distancia de Galat. Antes de que Galat se pusiera de punta con Francisco.

¿Problema doctrinal o político?

Todo comenzó, pues, cuando Galat se puso de punta con Francisco, que no fue ayer. Y por algún motivo, tal vez dinerario, tal vez para mantener la paz con un hombre influyente, recién ahora se lo condena. De un modo raro, porque mientras se le prohíbe el acceso los sacramentos, se dice que no está excomulgado. ¿Tal vez porque el Dr. Galat no está divorciado?

O sea, el Dr. Galat ha hecho lo que nadie puede hacer sin ser condenado: decir que el papa se desvía de la doctrina. En esto parece consistir la "heterodoxia". Como tiene una audiencia importante, se lo ataca. Todo lo demás del Dr. Galat no me interesa. Ni tampoco a los obispos colombianos, que, mientras siguen en unión con las doctrinas desviadas de Francisco, hacen lo que les da la gana, incluyendo apoyar a Telelamiga durante años. Es claro, el problema no es doctrinal, es político. Y el Dr. Galat, tal vez porque tiene ya años suficientes como para ponerse de punta con quien sea, le dice a Francisco lo que le viene en ganas. Y más de una vez lo dice con justa razón, más allá de sus conclusiones o fundamentos extra doctrinarios.

El P. Fortea, y su brutal ataque al Dr. Galat

El P. Fortea, un conocido teólogo conservador español, ha respondido a Galat haciendo el ejercicio que mejor saben hacer los conservadores: condenar a los que se atreven a apuntar los desvíos de la jerarquía, sobre todo si antes han sido amigos de ellos o se los puede confundir con ellos. Despegarse de quien les pueda traer problemas. ]]>Sobre todo, en este caso particular, si el reo que ahora critica los ha invitado más de una vez a su programa y él ha ido.]]>

Las palabras de Fortea son las de un miserable:

El mundo del jesuita Masiá, el de Hans Küng o el de Marciano Vidal es el mundo de la razón, de la teología. Pueden haberse equivocado en determinados aspectos, pero nunca los he ridiculizado, ni una sola vez. Porque no son dignos de ello. Sus posturas no las comparto, pero no son ridículas ni mucho menos.

Los arriba mencionados son teólogos reconocidos por sus doctrinas heréticas.

El mundo de José Galat es un mundo totalmente distinto: un mundo mental de apariciones, mensajes y visionarios. Cuando usa argumentos teológicos se nota un claro desconocimiento de ese campo, cometiendo errores de estudiante. Comprensibles en el estudiante, pero inexcusables cuando se constituye a sí mismo en maestro de los obispos de todo un país.

Los obispos de todo el país, sin embargo, hasta hace muy poco no tenían ningún problema con el Dr. Galat, al menos que hayan hecho público de un modo tan drástico. En todo caso, posturas que no comparten…

Como se ve, son dos mundos mentales y teológicos distintos. Yo estoy mucho más cerca al de los teólogos citados (aunque no comparta todas sus afirmaciones) que al de los visionarios apocalípticos que anuncian papas oscuros y creen en una Iglesia reducida a un grupito de fieles irreductibles.

Claro que está mucho más cerca de los teólogos citados, sobre todo cuando se trata de salvar la ropa.

Algunos teólogos han errado al caer en una cierta falta de fe en el Magisterio. Pero eso es mejor que errar por creer al primero que venga contándome unas fábulas de dragones y atanasios escondidos en las grutas de los esenios, esperando a que acabe el último cataclismo causado por secretas conspiraciones vaticanas.

“...han errado al caer en una cierta falta de re” ...“fábulas de dragones y atanasios”. ¿Estará hablando del Apocalipsis y de San Atanasio?

En mis posts, lo reconozco, he estado muy influido por el discurso sobre la risa de Jorge de Burgos en la famosa biblioteca de la abadía cuyo nombre desconocemos. Hago propósito de leer menos a Umberto Eco y más el Atlas of visions and conspirations.
En fin, hoy para no meterme en ningún problema he escogido para el post las fotos menos problemáticas que he podido encontrar.

(Fin del texto de Fortea, comentarios en itálicas míos)

Abajo el teólogo conservador postea varias fotografías, una de ellas es la del Card. Burke vestido con los atributos de su rango. ¿Qué tiene que ver el Card. Burke en esto? Simple, es otro nombre venenoso para llevarse bien con Francisco, que hay que denostar. En otra nota dice Fortea que "el Dr. Galat tiene un ego tan grande que apenas lo podía contener Colombia" y

también “Si la soberbia se pudiera usar para producir electricidad, podríamos iluminar todo Bogotá poniéndole a usted algún tipo de enchufe”. ]]>(Ver texto completo en ACI Prensa)]]>. Palabras de un maestro de la ciencia teológica, sin duda, y de un hombre de bien.

Claro, el punto que viene al caso es mencionar -como casualmente- unos defectos que lo eximen -cree Fortea- de culpa, de la culpa de haber sido entrevistado por Galat: dos veces participó de su programa "Un Café con Galat". Pero... Galat habló más que él, -dice Fortea- es un individuo poco inteligente, etc. Uno se pregunta: después de la primera experiencia de egos, dragones y atanasios, que fue el primer programa, ¿por qué fue al segundo? ¿No conocía, acaso, la Dr. Galat cuando aceptó se entrevistado? Y en todo caso, ¿por qué no dijo estas caballerosas palabras antes? Sobre un hombre de 89 años que ha servido a la Iglesia, aunque ahora se hubiera descarriado... Esto no es lo que llaman "sentire cum Ecclesia". Ni una exhibición de misericordia. Es el procedimiento de alguien que ha entendido cómo estar de buenas con Bergoglio.

Galat es ahora un personaje venenoso, pero en otro tiempo ha sido útil para cualquier carrerista conservador.  

Honestamente, yo me siento más cerca de Galat, aunque no comparto muchas de sus posturas, que del P. Fortea.

Twittet

Marcelo González

Signos del cielo y de la tierra: si los tiempos no se abreviasen hasta los justos perecerían

Mons. Bernard Fellay

Pretender hablar de conversión excluyendo que sea a la Iglesia católica, es burlarse de la gente. Dios, que es todopoderoso, ha puesto en las manos de María esta gracia, este poder de hacer milagros; no sólo el del sol, sino un milagro aún más asombroso: la conversión de un país entero mediante una sencilla consagración hecha por el Santo Padre, al que se unirían los obispos del mundo entero. Ese país, desde ese momento, quedará entregado a la Santísima Virgen.

Editor y Responsable

Continuemos la lucha con todas nuestras fuerzas como siervos inútiles que somos, pero pongamos nuestra esperanza, más que nunca, en la todopoderosa intercesión de Santa María, la Madre de Dios siempre Virgen, pues es ella quien, una vez más, vencerá la herejía.

Editor y Responsable

Cuando ahora leo en el Nuevo Testamento esas escenas tan encantadoras del paso del Señor por Palestina, recuerdo éstas que, tan niña todavía el Señor me hizo presenciar en esos pobres caminos y carreteras de Aljustrel a Fátima y a Cova de Iría. 

Jorge Ferro

La persona de Lefebvre es remansada, acogedora. No estamos frente a un energúmeno. Bastaba mirar sus ojos, a los que veo todavía hoy como claros y serenos. Una voz tranquila, no declamatoria, sensata. Su palabra mesurada y esperanzadora. 

Editor y Responsable

Los otomanos avanzaban sobre Europa. Juan (Jan III) Sobieski, rey de Polonia, decidió liderar la coalición, abandonando su patria marchó al mando del ejército. Al llegar a Viena los turcos doblaban a los cristianos. El enviado papal, Marco D’Aviano, consiguió unir a todo el ejército bajo el mando del rey polaco.

Marcelo González

Recientemente hizo algo de ruido una pastoral del obispo de Mercedes-Luján, Mons. Radrizzani, que es un personaje muy pintoresco. Su rol mediático más reciente tuvo lugar cuando cierto ex funcionario público decidió esconder unos 10 millones de dólares en billetes en cierto convento bajo su jurisdicción.