El Rosario por la Vida en Plaza Pizzurno

El acto público más importante y significativo de celebración del Día del Niño por nacer tuvo lugar en la Ciudad de Buenos Aires, frente a la Sede del Ministerio de Educación, en la Plaza Pizzurno. Unas 5000 personas se reunieron a rezar los misterios gozosos del Santo Rosario ante la imagen de la Virgen de Luján, a la cual hizo escolta un grupo de soldados Granderos de San Martín, el regimiento fundado por el Libertador de la patria y gran devoto él mismo de la Ssma. Virgen. A pesar del nulo apoyo de la Iglesia jerárquica -colegialmente hablando-, dos obispos se presentaron espontáneamente. A ellos nuestro reconocimiento.

Escribe Cristina Gutiérrez

El 25 de marzo los cables de las agencias de noticias destacaban que en el marco del Día del Niño por Nacer, los obispos habían cargado "contra la posible despenalización del aborto", que habían criticado duramente" los distintos proyectos legislativos que persiguen ese fin, y responsabilizado "de la campaña contra la vida humana por nacer a las organizaciones feministas".

La "dura crítica" del episcopado omite mencionar los crímenes que comete actualmente el Estado y desliga al Ejecutivo de la responsabilidad que le cabe en ello. Temer "hacia futuro", una posible legalización o despenalización del aborto quirúrgico, le resta gravedad al aborto químico que ya está legalizado en nuestro país, que es moneda corriente, y que se promueve y lleva a cabo desde el Estado. Mencionar entre los cauces para imponer al aborto a los proyectos legislativos, sin denunciar los intentos del Ejecutivo por imponer una Corte Suprema abortista y el consiguiente riesgo de que el aborto quirúrgico se introduzca por esa vía, vuelve a evidenciar el deseo de evitar rispideces con el Gobierno. Achacarle finalmente las campañas contra la vida humana por nacer, a las organizaciones feministas, cuando el Ministerio de Salud de La Nación reparte píldoras abortivas en todo el territorio argentino, es, nuevamente, patear la pelota fuera del área, para evitar fricciones. Es cierto que hay proyectos legislativos que intentan despenalizar el aborto quirúrgico y que el feminismo los promueve, pero el feminismo no es el "dueño del circo" y los ataques a la vida humana no son sólo potenciales.

Por la alarmante situación, actual y real, el 25 de marzo una multitud se reunió para rezar el "Rosario por la Vida" en la Plaza Pizzurno.

El acto

La conmemoración se inició con el ingreso de una voluminosa imagen de la Virgen de Luján, portada por granaderos, que fue recibida por una lluvia de pétalos de rosa y los vivas de la concurrencia. Varios colegios se hicieron presentes, aportando coros y abanderados. Fue ejemplar la conducta de los niños que dramatizaron los misterios del Rosario. Al concluir las oraciones se entonaron las estrofas del Himno Nacional y varios sacerdotes le dieron la bendición a las embarazadas presentes. El amor a la Virgen se hizo palpable tanto en los detalles de la organización, cuanto en la conducta de los asistentes.

Se bendijeron además dos logos del evento realizados en relieve por una prestigiosa artista plástica, y se anunció que iban a ser entregados a SS. Juan Pablo II y a su Nuncio en la Argentina.

No se habían cursado invitaciones para el acto y la presencia de políticos y clero fue espontánea. Cabe destacar entre los presentes, al obispo castrense, monseñor Antonio Baseotto, y al obispo de rito maronita, monseñor Charmel Meri.

En horario casi superpuesto se realizó un acto en la Universidad Católica Argentina, que fue lanzado después de que la convocatoria de Pizzurno había tomado estado público y despertado entusiasmos. En otras diócesis ocurrió algo similar… cuando la feligresía ya tenía organizado los eventos, una conmemoración "oficial" imprevista, menos pública y más discreta, los unificó y sustituyó.

Al concluir el acto de la Plaza Pizzurno Mons. Baseotto, obispo castrense, dijo que el laicado argentino es "un gigante dormido y que es hora de que comience a hacerse oír". Entendemos que el mismo acto fue una afirmativa y anticipada respuesta.

Twittet

Tales afirmaciones se oponen al dogma que afirma que la religión católica es la única religión verdadera (cf. Syllabus, proposición 21). Se trata de un dogma, y lo que se le opone se llama herejía. Dios no puede contradecirse a sí mismo.

Marcelo González

En estos meses, desde su visita a Chile, Irlanda y con la publicación de los desastres morales que afloran en todas partes, curiosamente siempre relacionados con conocidos, protegidos o favorecedores de Francisco, su posición se ha vuelto sumamente delicada. Tal el caso de la impresionante protección que brindó a Mons. Zanchetta, ex obispo de Orán, Salta,cuyos detalles se pueden conocer en este artículo

Marcelo González

Henchidos de toda injusticia, malicia, codicia, maldad, llenos de envidia, homicidio, riña, dolos, malignidad; murmuradores, calumniadores, aborrecedores de Dios, indolentes, soberbios, fanfarrones, inventores de maldades, desobedientes a sus padres; insensatos, desleales, hombres sin amor y sin misericordia. Y si bien conocen que según lo establecido por Dios los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen en los que las practican.

Marcelo González

"Hoy, 25 de Noviembre, queremos salir a proclamar a Cristo como Rey de nuestras vidas y de nuestra sociedad. Frente a las numerosas negaciones e intentos de hacer desaparecer la Fe en Jesucristo, salimos hoy a las calles para cantar la Gloria de Nuestro Señor, para reconocerlo frente al mundo: Él es nuestro Salvador, Él es nuestro Señor, Él es nuestro Rey."

Marcelo González

La restauración católica será por la vía del culto y del reinado social de Nuestro Señor Jesucristo. Dios ha resguardado el sacerdocio y el culto por medio de una obra minúscula en sus orígenes que hoy es de importancia crucial para el destino del catolicismo. La restauración que debemos realizar día a día se nutre del fruto de ese resguardo.

Editor y Responsable

Y 335º aniversario de la liberación de Viena del asedio turco: recordando la liberación de Viena.

Sofía González Calvo

la Peregrinación pone en lugar principal el conocimiento y amor a la misa tradicional. La misa se convierte en el centro de los tres días de peregrinación. Misa de campaña, rezada bajo la lluvia y el frío, sobre el suelo de barro. Acompañada de cánticos en latín y castellano que ayudan a la devoción. La devoción era otro elemento patente entre los caminantes.