El Santo Nombre de María Salvó a Europa del Islam

12 de septiembre de 1686, Batalla de Viena
Inocencio XI en 1683, en reconocimiento a la protección de la Virgen sobre las tropas cristianas que habían liberado Viena del sitío turco, en una de las batallas más trascendentales de la historia de la humanidad; extendió la fiesta del Santo Nombre de María a la Iglesia Universal.
 
Hay que recordarla: una fiesta de exaltación de la Cristiandad unida frente a la violencia invasora del Islam. 
El espíritu victorioso y creyente de aquel 12 de Septiembre ¡por la invocación del Santo Nombre de María!
El cerco de Viena suponía el primer paso para la penetración brutal de los mahometanos en el corazón de Europa, debilitada por la fragmentación de estados y confesiones que siguó a la crisis protestante y la Guerra de los Treinta Años. Si caía Viena, con la derrota del Austria de los Habsburgo se abrían al Imperio Otomano las puertas del Sacro Imperio y de toda la Europa Central.
 
Los otomanos avanzaban sobre Europa. Juan (Jan III) Sobieski, rey de Polonia, decidió liderar la coalición, abandonando su patria marchó al mando del ejército. Al llegar a Viena los turcos doblaban a los cristianos. El enviado papal, Marco D’Aviano, consiguió unir a todo el ejército bajo el mando del rey polaco.
 
El 12 de septiembre de 1683, a primerísima hora, D’Aviano celebró misa a la que asistió Jan Sobieski, en las ruinas del convento camaldunense. Juan Sobieski, Rey de Polonia, después de haber comulgado y recibida la bendición, dijo en alta voz: “Ahora ya podemos marchar bajo la protección de la Santísima Virgen con entera seguridad de que no nos negará su asistencia.”
 
Al terminar comenzó el ataque contra los turcos, la brutal carga de la caballería polaca con su rey al frente terminó la batalla. En 30 minutos, Sobieski había desecho al ejército turco que batía en retirada. Mandó enviar al papa la noticia de la Victoria con una de esas frases destinadas al bronce de la historia, el gran Sobieski parafraseó en cristiano la sentencia del César: 'Venimus, vidimus, Deus vincit' (llegamos, vimos, pero fue Dios quien venció).
 
Polonia había salvado al mundo ¡INVOCANDO A MARIA!
 
En el cuadro que reproducimos se ve al soberano polaco enviando el mensaje al papa, a su izquierda el beato Marco D'Aviano, fraile que predicó la cruzada. Se encuentra en una de las salas de San Lorenzo del Escorial, España.
Ver la vida del beato Marco D'Aviano en tres entregas, aquí]]>http://panoramacatolico.info/articulo/bienaveturado-marco-daviano-fraile-y-cruzado-entrega-i]]>

Twittet

Marcelo González

Signos del cielo y de la tierra: si los tiempos no se abreviasen hasta los justos perecerían

Mons. Bernard Fellay

Pretender hablar de conversión excluyendo que sea a la Iglesia católica, es burlarse de la gente. Dios, que es todopoderoso, ha puesto en las manos de María esta gracia, este poder de hacer milagros; no sólo el del sol, sino un milagro aún más asombroso: la conversión de un país entero mediante una sencilla consagración hecha por el Santo Padre, al que se unirían los obispos del mundo entero. Ese país, desde ese momento, quedará entregado a la Santísima Virgen.

Editor y Responsable

Continuemos la lucha con todas nuestras fuerzas como siervos inútiles que somos, pero pongamos nuestra esperanza, más que nunca, en la todopoderosa intercesión de Santa María, la Madre de Dios siempre Virgen, pues es ella quien, una vez más, vencerá la herejía.

Editor y Responsable

Cuando ahora leo en el Nuevo Testamento esas escenas tan encantadoras del paso del Señor por Palestina, recuerdo éstas que, tan niña todavía el Señor me hizo presenciar en esos pobres caminos y carreteras de Aljustrel a Fátima y a Cova de Iría. 

Jorge Ferro

La persona de Lefebvre es remansada, acogedora. No estamos frente a un energúmeno. Bastaba mirar sus ojos, a los que veo todavía hoy como claros y serenos. Una voz tranquila, no declamatoria, sensata. Su palabra mesurada y esperanzadora. 

Marcelo González

Recientemente hizo algo de ruido una pastoral del obispo de Mercedes-Luján, Mons. Radrizzani, que es un personaje muy pintoresco. Su rol mediático más reciente tuvo lugar cuando cierto ex funcionario público decidió esconder unos 10 millones de dólares en billetes en cierto convento bajo su jurisdicción. 

Sofía González Calvo

Nuestro peregrinaje continuó el tercer día conociendo la historia católica de Roma. Distingo en esta ciudad tres grandes épocas o períodos: la Roma pagana, la Roma cristiana y la Roma moderna. Monumentos arquitectónicos del imperio de entremezclan con iglesias, basílicas y edificios de gobierno. Todos juntos hacen un contraste muy pintoresco.