El Secreto Admirable del Santísimo Rosario

No hay problema, por más difícil que sea, que no podamos resolver ahora con el rezo del Santo Rosario.

Lunes y Jueves. Se contemplan los misterior gozosos, a saber:

la Anunciación del Arcángel a la Santísima Virgen,

la Visitación de la Santísima Virgen a su prima Santa Isabel,

la Natividad de Jesús,

la presentación del Niño en el Templo y la purificación de la Santísima Virgen,

la pérdida y hallazgo del Niño Dios en el Templo de Jerusalén.

Los frutos de cada misterio son, respectivamente:

La humildad,

El amor la prójimo,

El espíritu de pobreza,

La obediencia y la pureza,

Hacer siempre la voluntad de Dios.

Martes y Viernes. Se contemplan los misterios dolorosos, a saber:

la Agonía de Nuestro Señor en el Huerto de los Olivos,

La flagelación,

la Coronación de Espinas,

el Camino del Calvario y

la Muerte de Nuestro Señor en la Cruz.

Los frutos de cada misterio son, respectivamente

la Contrición por los pecados,

la mortificación de los sentidos,

la mortificación del orgullo,

sobrellevar con paciencia las tribulaciones y

el don de sí para la obra de la Redención. 

Miércoles, Sábados y Domingos. Se contemplan los misterios Gloriosos, a saber:

la Resurrección de Nuestro Señor,

la Ascensión,

el descenso del Espíritu Santo,

la Asunción de la Santísima Virgen y

la Coronación de gloria de María como Reina de la Creación.

Los frutos de cada misterio son, respectivamente

el aumento de la Fe,

el aumento de la Esperanza,

el aumento de la Caridad,

la gracia de la Buena Muerte y

la verdadera devoción a la Santísima Virgen. 

¿Rezamos habitualmente el Santo Rosario? Si no, es hora de comenzar con este, el único remedio para nuestras almas, para los problemas familiares y sociales, y también para alcanzar la verdadera paz en el mundo. 
Y es el remedio único porque la Santísima Virgen nos advierte que Dios ha querido dar una particular eficacia a esta oración en los tiempos presentes. Enseñanza que la Iglesia ha aprobado y venerado desde siempre.

 

Nota. Puede descargarse al pie el libro de San Luis María Grignion de Montfort, gran apóstol mariano, El Secreto Admirable del Santísimo Rosario.

Twittet

Marcelo González

Se percibe un cierto temblor de mitras. El optimismo y la componenda comienzan a desdibujarse. Parece que no alcanza con dejarles el campo libre y ponerse a un costado. Cuando ocupen el campo vendrán a degollar a los que estén mirando resignados al discurrir inevitable de los tiempos. Es de manual: los tibios le venden la soga a los revolucionarios, que los van a linchar con esa misma soga (Lenin dixit).

Editor y Responsable

En pocas palabras: Pilatos era un pagano, o sea que había en él semillas de verdad, y de hecho se interesó en el tema, porque le preguntó a Jesús “¿qué es la verdad?” Y Jesús no le contestó. No le contestó… no quiero criticar, pero… Encima después lo amenazó con mandarle no se cuántas legiones de ángeles. Tampoco Pilatos podía dejar que atropellen así como así su autoridad. El tema es complejo. Jesús no se dejó ayudar, puso peros todo el tiempo.

Editor y Responsable

Pagaba poco porque era una fija. El caballo del comisario. Sorprende por sabido. Muchos no terminaban de creer que este personaje, abismalmente por debajo de los requisitos básicos para ocupar el cargo, podría finalmente ser elevado a esta dignidad. Una verdadera indignidad. Aguer, a su lado, es San Pío X. No es una comparación exagerada. Lo sería si le quitáramos “a su lado”.

El líder cocalero Evo Morales, presidente -con aspiraciones a la eternidad- de la República de Bolivia acaba de felicitar el neocardenal designado por Francisco, nacido, criado y ejercido en esa tierra altiplana. Se trata de Mons. Toribo Ticona, retirado ya y gozando de la paz familiar con su esposa, hijos y nietos.

Prof. Roberto de Mattei

Querer convertir a aquella Iglesia valerosa, dispuesta siempre a vivir al pie del cañón, en una sociedad de cobardes que viven escondidos por vergüenza o por pusilanimidad, sería un ultraje a su virtud. Eran plenamente conscientes de su deber de conquistar el mundo para Cristo, de transformar según la doctrina y la ley del Divino Salvador la vida privada y la pública, donde debía nacer una nueva civilización, surgir otra Roma sobre los sepulcros de los dos Príncipes de los Apóstoles. Y lograron su objetivo.

Juan Lagalaye
Hace dos meses, en esta misma página, aludí a la fundación de la Argentina, señalándola en la primera misa celebrada en su actual territorio -Bahía San Julián- el Domingo de Ramos del 1520. Hoy, en la fiesta de la Santísima Trinidad, entiendo que es necesario evocar la fundación de nuestra ciudad ubicándola en la circunstancia litúrgica en que lo fue en el 1580 y que de de ella recibió el nombre, auspicio que a pesar de todas sus miserias mantiene vigencia.
Marcelo González

En un artículo titulado “La Gran Comedia de “la Vida” publicado el 27 de febrero de este año expresé mis reservas a lo que creo es como mínimo un enfoque equivocado al desafío de las ideologías feministas, abortistas, de género, etc. En particular contra el aborto, cuando se anunciaba una marcha que resultó multitudinaria, extraordinaria y sorprendente, una marcha que demostró que el rechazo al aborto es muy fuerte en la sociedad argentina.