Fátima, una ciudad tradicionalista

Por dos días, miles de peregrinos y un centenar y medio de sacerdotes transformaron Fátima

La peregrinación de la FSSPX a Fátima los días 19 y 20 de agosto fue tal vez la más numerosa de la historia de esta institución. Se estima que participaron unos 10.000 fieles. Más de 150 sacerdotes además de seminaristas, hermanos y religiosas. Esto fue un reto de organización, ya que cada día los sacerdotes rezan la misa, y no concelebran, porque es una práctica ajena al Rito Romano tradicional. De modo que salvo los celebrantes de las misas centrales, todos los demás rezaban sus misas a lo largo del día.

Por testimonios muy directos sé que se vivieron estas jornadas, tremendamente calurosas (hasta 40º c.) con mucha alegría. Algunas de estas personas me han referido el encuentro con una sobrina de la Hermana Lucía. La anciana les manifestó que su tía le ha asignado la tarea de cuidar la casa paterna de la familia Dos Santos y manifestar a los visitantes este testimonio de parte de la vidente mayor: “El infierno existe, yo lo vi”. Un encargo que la sobrina de Lucía sigue cumpliendo fielmente. Esa necesidad de recordar la existencia del infierno, tan propia de Fátima y fielmente realizada por Lucía durante toda su vida, es un acto de misericordia del Cielo, para mover a las almas a rezar por la salvación de los pecadores. “Muchos se condenan porque no hay nadie que rece por ellos”.

Otro testimonio juvenil sobre esos días: “Fátima parecía un pueblo tradicionalista”. En cierto modo, se concentró por pocas horas un porcentaje enorme de católicos a la vieja usanza. Otra joven, conmovida por el uso de la lengua universal de la Iglesia latina, en las oraciones y ritos, se sorprendía a la vez de la necesidad del predicador de expresarse en cinco idiomas para hacer comprender sus palabras dada la diversidad de precedencia de los peregrinos. Pero en el culto por excelencia, la liturgia, todos fueron uno.

Los obispos realizaron una consagración de Rusia al Corazón Inmaculado. Un gesto que manifiesta el deseo de cumplir con lo pedido por la Virgen, aunque la consagración que solicitó la Virgen deberá ser realizada por el Papa en unión con todos los obispos de la Iglesia. Esa será la consagración que desate el final de esta terrible crisis y reencamine a la jerarquía y a los fieles. Y también devuelva la paz al mundo por un tiempo.

Ahora viene la perseverancia en la oración y la mortificación. La perseverancia en la Fe y en los ritos de la Iglesia. El incremento de la Esperanza y de la Caridad. Hasta el cumplimiento final de las profecías: “Finalmente, mi Corazón Inmaculado triunfará”.

Twittet

Tales afirmaciones se oponen al dogma que afirma que la religión católica es la única religión verdadera (cf. Syllabus, proposición 21). Se trata de un dogma, y lo que se le opone se llama herejía. Dios no puede contradecirse a sí mismo.

Marcelo González

En estos meses, desde su visita a Chile, Irlanda y con la publicación de los desastres morales que afloran en todas partes, curiosamente siempre relacionados con conocidos, protegidos o favorecedores de Francisco, su posición se ha vuelto sumamente delicada. Tal el caso de la impresionante protección que brindó a Mons. Zanchetta, ex obispo de Orán, Salta,cuyos detalles se pueden conocer en este artículo

Marcelo González

Henchidos de toda injusticia, malicia, codicia, maldad, llenos de envidia, homicidio, riña, dolos, malignidad; murmuradores, calumniadores, aborrecedores de Dios, indolentes, soberbios, fanfarrones, inventores de maldades, desobedientes a sus padres; insensatos, desleales, hombres sin amor y sin misericordia. Y si bien conocen que según lo establecido por Dios los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen en los que las practican.

Marcelo González

"Hoy, 25 de Noviembre, queremos salir a proclamar a Cristo como Rey de nuestras vidas y de nuestra sociedad. Frente a las numerosas negaciones e intentos de hacer desaparecer la Fe en Jesucristo, salimos hoy a las calles para cantar la Gloria de Nuestro Señor, para reconocerlo frente al mundo: Él es nuestro Salvador, Él es nuestro Señor, Él es nuestro Rey."

Marcelo González

La restauración católica será por la vía del culto y del reinado social de Nuestro Señor Jesucristo. Dios ha resguardado el sacerdocio y el culto por medio de una obra minúscula en sus orígenes que hoy es de importancia crucial para el destino del catolicismo. La restauración que debemos realizar día a día se nutre del fruto de ese resguardo.

Editor y Responsable

Y 335º aniversario de la liberación de Viena del asedio turco: recordando la liberación de Viena.

Sofía González Calvo

la Peregrinación pone en lugar principal el conocimiento y amor a la misa tradicional. La misa se convierte en el centro de los tres días de peregrinación. Misa de campaña, rezada bajo la lluvia y el frío, sobre el suelo de barro. Acompañada de cánticos en latín y castellano que ayudan a la devoción. La devoción era otro elemento patente entre los caminantes.