Fátima, una ciudad tradicionalista

Por dos días, miles de peregrinos y un centenar y medio de sacerdotes transformaron Fátima

La peregrinación de la FSSPX a Fátima los días 19 y 20 de agosto fue tal vez la más numerosa de la historia de esta institución. Se estima que participaron unos 10.000 fieles. Más de 150 sacerdotes además de seminaristas, hermanos y religiosas. Esto fue un reto de organización, ya que cada día los sacerdotes rezan la misa, y no concelebran, porque es una práctica ajena al Rito Romano tradicional. De modo que salvo los celebrantes de las misas centrales, todos los demás rezaban sus misas a lo largo del día.

Por testimonios muy directos sé que se vivieron estas jornadas, tremendamente calurosas (hasta 40º c.) con mucha alegría. Algunas de estas personas me han referido el encuentro con una sobrina de la Hermana Lucía. La anciana les manifestó que su tía le ha asignado la tarea de cuidar la casa paterna de la familia Dos Santos y manifestar a los visitantes este testimonio de parte de la vidente mayor: “El infierno existe, yo lo vi”. Un encargo que la sobrina de Lucía sigue cumpliendo fielmente. Esa necesidad de recordar la existencia del infierno, tan propia de Fátima y fielmente realizada por Lucía durante toda su vida, es un acto de misericordia del Cielo, para mover a las almas a rezar por la salvación de los pecadores. “Muchos se condenan porque no hay nadie que rece por ellos”.

Otro testimonio juvenil sobre esos días: “Fátima parecía un pueblo tradicionalista”. En cierto modo, se concentró por pocas horas un porcentaje enorme de católicos a la vieja usanza. Otra joven, conmovida por el uso de la lengua universal de la Iglesia latina, en las oraciones y ritos, se sorprendía a la vez de la necesidad del predicador de expresarse en cinco idiomas para hacer comprender sus palabras dada la diversidad de precedencia de los peregrinos. Pero en el culto por excelencia, la liturgia, todos fueron uno.

Los obispos realizaron una consagración de Rusia al Corazón Inmaculado. Un gesto que manifiesta el deseo de cumplir con lo pedido por la Virgen, aunque la consagración que solicitó la Virgen deberá ser realizada por el Papa en unión con todos los obispos de la Iglesia. Esa será la consagración que desate el final de esta terrible crisis y reencamine a la jerarquía y a los fieles. Y también devuelva la paz al mundo por un tiempo.

Ahora viene la perseverancia en la oración y la mortificación. La perseverancia en la Fe y en los ritos de la Iglesia. El incremento de la Esperanza y de la Caridad. Hasta el cumplimiento final de las profecías: “Finalmente, mi Corazón Inmaculado triunfará”.

Twittet

Marcelo González

La restauración católica será por la vía del culto y del reinado social de Nuestro Señor Jesucristo. Dios ha resguardado el sacerdocio y el culto por medio de una obra minúscula en sus orígenes que hoy es de importancia crucial para el destino del catolicismo. La restauración que debemos realizar día a día se nutre del fruto de ese resguardo.

Editor y Responsable

Y 335º aniversario de la liberación de Viena del asedio turco: recordando la liberación de Viena.

Sofía González Calvo

la Peregrinación pone en lugar principal el conocimiento y amor a la misa tradicional. La misa se convierte en el centro de los tres días de peregrinación. Misa de campaña, rezada bajo la lluvia y el frío, sobre el suelo de barro. Acompañada de cánticos en latín y castellano que ayudan a la devoción. La devoción era otro elemento patente entre los caminantes.

Marcelo González

Si Bergoglio es depuesto, si acaso esto es posible, se lo debería acusar por su evidente intención de heretizar. Pero los cardenales sobrevivientes de las famosas dubia siguen dudando. Entiendo que políticamente esta circunstancia es más eficaz, pero si queremos restaurar la santidad del Pontificado y de los miembros de la Iglesia y limpiar su Rostro inmaculado necesitamos algo más que política.

Marcelo González

Pasó algo maravilloso, que no todos han entendido. El pueblo argentino, democráticamente se alzó contra la oligarquía mundial abortista. El pueblo argentino reaccionó, como dijo el periodista Mariano Obarrio, actor principal en esta victoria, y produjo otra Reconquista, como en las Invasiones Inglesas. Es un hecho político extraordinario, como lo fue Malvinas o 2001.

Marcelo González

Mañana puede ocurrir un milagro. Pero, a decir verdad, el milagro ya ocurrió. El pueblo argentino, generalmente apático salvo en cuestiones relativas a su bienestar o seguridad, se levantó contra la conspiración internacional abortista que busca reducirnos a la miseria moral absoluta.

Editor y Responsable

Declaración de Mons. Lefebvre del 21 de noviembre de 1974. "Nos adherimos de todo corazón, con toda nuestra alma, a la Roma católica guardiana de la fe católica y de las tradiciones necesarias al mantenimiento de esa fe, a la Roma eterna, maestra de sabiduría y de verdad" ...