Finalmente, el Vaticano corrige el error litúrgico: "pro multis" es "por muchos".

Finalmente, lo que tantas veces comentamos y reclamamos desde esta páginas es atendido por el Vaticano. El "pro multis" de la fórmula de consagración del vino será traducido "por muchos" y no "por todos". Un comienzo, que ya anticipamos en nuestro artículo "Pulseadas Vaticanas".


Pro multis significa "por todos", determina el Vaticano.

Vaticano, 18 de Nov. (CWNews) El Vaticano ha establecido que la frase "pro multis" debe ser traducida como " por muchos" en todas las nuevas traducciones del las plegarias eucarísticas, se ha informado a la CWNews.

Aunque "por muchos" es la traducción literal de la frase latina, las traducciones usualmente han utilizado la frase "por todos". Equivalentemente en muchos otros idiomas (für alle; for many, per tutti).

El Cardenal Francis Arinze, prefecto de la Congregación del Culto Divino ha escrito a todos los presidentes de las conferencias episcopales del mundo para informarles de la decisión del Vaticano. Para aquellos países en los que deba hacerse el cambio, la carta del cardenal establece que los obispos preparen la introducción de la frase aprobada por los textos litúrgicos en el término de "el próximo año o dos".

La traducción del pro multis ha sido siempre objeto de controversia porque involucra serias implicaciones teológicas. La frase de pronuncia cuando el sacerdote consagra el vino, diciendo (en la corriente traducción en uso)

... que será derramada por vosotros y por todos para el perdón de los pecados.


La versión latina del Misal, que establece la norma de la liturgia romana, dice:

Qui pro vobis et pro multis effundetur in remissionem peccatorum.


Los críticos de la traducción en curso han argumentado desde que apareció que traducir "pro multis" como "por todos" no solo distorsiona el texto latino original, sino que connota que todos los hombres se salvarán, no importa cual sea su relación con Cristo y con su Iglesia. La traducción más natural es "por muchos", la cual mucho más exactamente sugiere que mientras que los dolores redentores de Cristo hacen la salvación algo accesible a todos, de allí no se sigue que todos se hayan de salvar.

El Cardenal Arinze, en la carta que dirige a los presidentes de las conferencias episcopales explica las razones de la decisión vaticana.

* Los Evangelios Sinópticos (Mt. 26,28; Mc. 14,24) hacen una referencia específica a "muchos" por los cuales el Señor está ofreciendo el Sacrificio, y estas palabras han sido remarcadas por algunos eruditos bíblicos relacionándolas con las palabras del profeta Isaías (53, 11-12). Sería completamente posible que los Evangelios hubiesen dicho "por todos" (por ejemplo, cf. Lucas 12,41); pero, la formula de la narración de la institución dice " por muchos", y estas palabras han sido fielmente traducidas por la mayoría de las versiones bíblicas modernas.

* El Rito Romano en latín siempre ha dicho pro multis y nunca pro omnibus en la consagración del cáliz.

* Las anáforas de los distintos ritos orientales, sea el griego, el siríaco, el armenio, el eslavo, etc. contienen fórmulas verbales equivalentes al latin "pro multis" en sus respectivos idiomas.

* "Por muchos" es una traducción fiel de "pro multis" en tanto que "por todos" es más bien una explicación más adecuada a la catequesis.

* La expresión "por muchos", mientras permanece abierta a la inclusión de cada uno de los seres humanos, refleja, además el hecho de que esta salvación no es algo mecánico, sin el deseo o la participación voluntaria de cada uno. El creyente es invitado a aceptar por la fe el don que le es ofrecido y a recibir la vida sobrenatural que le dada a los que participan del misterio, viviéndolo como lo viven aquellos que están en el número de los "muchos" a los que se refiere el texto.

*En concordancia con la Instrucción Liturgiam Authenticam, ha de hacerse un esfuerzo para ser más fieles a los textos latinos de las ediciones típicas.

]]>CWNews.]]>

Comentario Druídico: Como dijimos reiteradamente en estas páginas y mucho antes en nuestra revista física, el tema del "pro multis" implica un grave cambio en la concepción teológica de la salvación. La esperada, aunque algo tardía corrección vaticana –Dios quiera sea la primera de una serie, puesto que las traducciones manifiestan muchísimas espantosas distorsiones del texto típico en latín– lamentablemente no obliga a una aplicación taxtativa inmediata. No se entiende bien porqué se necesitan "uno o dos años" para cambiar dos palabras erróneas de la fórmula de la consagración del vino. Probablemente porque es un cambio que no va a caer bien al progresismo clerical.


La explicaciones del Card. Arinze, reseñadas aquí periodísticamente, en algunos casos son claras, en otros se vuelven un poco enredadas, al menos en la formulación. El decir que "por todos" podría haber sido usado en lugar de "por muchos" parece una concesión que le da pie argumental a los que defienden la traducción errónea. Bien podría Nuestro Señor haber muerto de otra manera que en la Cruz, pero lo cierto es que murió en la Cruz. O bien que el "por todos" es más adecuado para una clase de catequesis... Esto solo puede querer decir que Cristo murió por todos, pero no todos aprovechan de su Sacrificio Redentor y eso debe explicarse en la clase de catequesis.... No entendemos qué otra cosa puede sostenerse en una clase de catequesis que no pueda sostenerse en la liturgia, salvo un error.


Pero el Cardenal Arinze va al grano cuando fundamenta el "por muchos" en la Tradición litúrgica latina y universal. Y en los textos evangélicos, que han sido luego enriquecidos por esta Tradición. También afirma que deseable que las traducciones se ajusten al original latino, es verdad, una verdad de perogrullo. Nos preguntamos por qué el Card. Arinze, que tiene poder de policía sobre estas materias, no ha objetado antes... La respuesta es obvia, esto viene del Papa. Además de que el problema de las traducciones es irremediable. El único modo de zanjarlo es volver a rezar el canon de la misa latina en latín. Especialmente en Africa, Asia... Con esto se acabaría toda confusión.

Twittet

Editor y Responsable

Así comenzaba una publicidad de no se qué en otros tiempos. “Pasan cosas lindas…”  Hagamos una breve crónica de lo que ha sucedido en los últimos días y tal vez encontremos alguna “cosa linda”.

Marcelo González

Los lectores de este sitio habrán notado poca actividad en los últimos tiempos. La causa de esta retracción de publicaciones es simple: no deseamos contribuir a la confusión general agregando más opiniones a las que ya circulan -en demasía-sobre la crisis de la Iglesia. Hay una gran ansiedad por “información”, un gran deseo de participar en la resistencia al neomodernismo que ha llevado a límites increíbles su tarea de destrucción

Editor y Responsable

Una de las más impresionantes jornadas de los días trece fue la del mes de julio. En ella la Virgen reveló “el secreto”, el mensaje que había de mantenerse en reserva hasta aviso del cielo a Lucía, quien lo expuso en tres partes, y reveló dos de ellas en los años ’40 a la vez que manifestó que la tercera parte (llamada comúnmente “Tercer Secreto”) se debía revelar en 1960 o tras su muerte, si ocurriera antes de esa fecha.

Editor y Responsable

Ciertamente no vamos a proponer a nadie que vaya a vivir a Siberia. Ni tampoco creemos en el mito del buen salvaje. Sin embargo, la gente retratada en este filme es un extraordinario ejemplo de la vida humana en la pre-modernidad.

Editor y Responsable

Parece necesario recordar este excelente artículo sobre las promesas del Sagrado Corazón (devoción de los nueve primeros viernes de mes) que ya hemos publicado. Y recordar también que junto con las promesas del Inmaculado Corazón de María (devoción de los cinco primeros sábados de mes) constituyen un mismo mensaje de Misericordia Divina a la humanidad descarriada.

Editor y Responsable

Las perspectivas de un fin exitoso del Pontificado de Francisco (según sus propios criterios de éxito) parecen complicarse mucho.

Editor y Responsable

Como es público, en los últimos meses ha habido una serie de debates dentro de la FSSPX. El tema es, más allá de ciertas cuestiones ocasionales, la diferencia de criterios sobre la legitimidad de aceptar una regularización canónica y sobre la oportunidad de hacerlo en este momento.