Francisco celebrará Halloween disfrazándose de Lutero

Fuente exclusiva nos reveló la gigantesca broma que lleva más de 50 años de preparación

No temamos, amigos católicos, con esto de la celebración de Lutero y la Reforma Protestante. Todo es una broma.

El 28 de diciembre próximo la Santa Sede enviará a las iglesias luteranas, a todas ellas, confederadas, disgregadas, re-reformadas y ultraevolucionadas; obispos, obispas y [email protected], clero LGBTetc. un telegrama oficial con el texto: “Que la inocencia les valga, Francisco”. Y allí quedará claro que en los últimos 50 años se ha venido preparando una fantástica broma para burlarnos de los protestantes al cumplirse los 500 años de la Reforma, que a partir de este fin de año se llamará oficialmente “Deforma”.

El Concilio de Trento fue una condena muy formal, demasiado “estructurada”. A los herejes hay que atacarlos en sus falsas doctrinas y también en su vida inmoral, como enseñan los apologistas, por medio de recursos más modernos, trols, fake news, memes… pero, lamentablemente estas novedades técnicas no estaban disposición durante los años ’60. Por eso se ideó esta excepcional broma que va durando ya más de cinco décadas.

La idea es de Juan XXIII y se la comunicó a un grupo muy selecto de cardenales para mantener la discreción del caso. “Vanos a hacer como que hacemos un concilio medio protestante”, y continuó con la exposición del plan. Naturalmente, la organización de semejante charada requería una enorme discreción, de modo que se juramentaron unos pocos que conocían el plan a llevarse a cabo durante más de 50 años. Para eso hubo que tomarse algunas molestias. Nada es gratis.

Revelar el tercer secreto de Fátima hubiera alertado a los protestantes sobre la trampa que se les iba a tender. De modo que sacrificar este tema era inevitable. Hubo que desacralizar un poco al clero, quitarles los hábitos, reformar o demoler algunas iglesias y hacer como que se perseguía a los renuentes a estos falsos cambios.

Luego, Paulo VI, que estaba en el merengue, se propuso engatusarlos con la Reforma litúrgica. Llamó a unos colaboradores de su confianza y les dijo, “Muchachos, háganme una misa lo más protestante que se pueda”. Según un mito urbano de la Santa Sede, uno de ellos preguntó de un modo intempestivo “¿¡Lo qué!?”, reacción que indignó al papa Montini, no habituado a que se rompan las formas del lenguaje propio de la Santa Sede. En el Vaticano nadie dice “lo que”. Este funcionario fue promovido-removido al cargo de nuncio apostólico en la isla de Krakatoa, al este de Java.

Para mayor engatusamiento, se llamó a siete “liturgistas” protestantes para asesorar el proyecto. Los protestantes desconfiaban todavía. Mons. Bugnini, que estaba también juramentado en la broma, realizó esfuerzos heroicos para ganarse su confianza, aceptó todas sus sugerencias. Y hasta les dijo: “Entre nosotros, esta ceremonia tiene que quedar tan parecida a las de Uds. que a ningún protestante les parezca una misa, ¿capisci?”  Todos guiñaron el ojo y se sintieron más tranquilos. Y arreglaron guardar en el placard por un tiempo ciertos conceptos teológicos un poco comprometedores que Lutero formuló sobre la misa, el papa, la Iglesia, etc. expresados en lenguaje portuario, por caridad didáctica hacia sus feligreses.

No pretendemos historiar cada detalle de la monumental comedia desarrollada por esta élite de la jerarquía a fin darle a los protestantes su condigno castigo por los reiterados insultos, falsas acusaciones, persecuciones sangrientas y apropiamientos forzosos de los bienes de la Iglesia, con la cooperación de los príncipes europeos. Por las guerras religiosas o el apoyo a los musulmanes, por el quiebre de la Cristiandad y el lanzamiento de la modernidad. Pero sin duda hay una coincidencia que no podemos pasar por alto: el primer papa jesuita, la orden fundada para combatir el protestantismo, será quien devele este formidable artilugio. Justicia poética pura.

Así pues, poco a poco, se fueron aceptando (de mentirillas) las tesis luteranas condenadas, dejando de lado por unos años los principios evidentes de la filosofía tomista a fin de dar lugar al masomenismo teológico. De aquí los grandes progresos ecuménicos. “Es más los que nos une que lo que nos separa” es el nuevo dogma. Se hizo como que esto había sido una pelea de esas que ocurren en las mejores familias y que lo mejor era reunirnos todos para pedir perdón por las culpas de cada quien, y olvidar.

En esto Juan Pablo II actuó a la perfección. No solo fingiendo que reconocíamos los bienes que el luteranismo ha traído a la Iglesia, sino arrepintiéndonos de los males que la Iglesia viene predicando desde haces no menos de 1000 años. Y los protestantes, ante tanta generosidad, fueron entrando.

El sistema es infalible. Hay que dar, conceder, otorgar… Al principio desconfían de la limosna porque le parece demasiado grande. Pero ya sabemos que los protestantes no creen en los santos…

No obstante lo cual hubo momentos de zozobra. Cuando Benedicto se puso un poco fastidioso con eso de que en octubre de 2017 “no hay nada que celebrar”, algunos protestantes empezaron a dudar. Un conocido teólogo protestante llegó a sospechar seriamente de las verdaderas intenciones de toda esta maniobra. Así lo consigna la revista “Protestante Digital”: “El teólogo italiano Leonardo de Chirico, evangélico experto en catolicismo romano, concluye en un artículo sobre “Roma y la unidad visible de los cristianos” expresa(ndo) que el ecumenismo católico romano no se dirige a reducir las demandas del catolicismo del Vaticano viajando a lo común de la fe en Jesucristo, sino que busca la forma de aplicar a todos los cristianos los principios y dogmas católico-romanos”.

Casi se avivan. Por suerte se los pudo engañar.

Esto fue allá por diciembre de 2012. Y los que dirigían la maniobra desde hacía tanto tiempo vieron peligrar todo lo que se venía preparando con notable esmero y perseverancia. Allí fue cuando se tuvo que tomar la decisión más dolorosa, aunque necesaria: renunciar a Benedicto. ¡A ver si por culpa de un viejito caprichoso se iba a arruinar la más elaborada broma de la historia de la Iglesia!

Gracias al Espíritu Santo, que nunca deja de elegir al papa, salió Bergoglio, hombre que estaba bien al tanto del asunto. Tuvo que hacer esfuerzos notables, pero sus sacrificios no serán en vano, ya que tendrá el honor de descubrir la charada a los ojos del mundo el próximo 28 de diciembre. Y 1100 millones de católicos se reirán a mandíbula dislocada de los ingenuos protestantes. Se sabe, Francisco, tiene un humor muy fino, y casi cede a la tentación de adelantar el final de la broma, cuando hizo colocar en el Vaticano una estatua de Lutero de plástico colorado, con una bufanda amarilla. La tomadura de pelo era casi evidente, pero lo persuadieron de que no lo representara con la camiseta de San Lorenzo, club de sus amores, porque la cosa sería demasiado obvia. Cedió, porque él es un hombre de diálogo, que escucha y responde.

Así pues, se prevé que esta noche celebrarán Halloween en los jardines del Vaticano, y que Francisco se disfrazará de Lutero. Están invitados algunos altos jerarcas protestantes, a los que se les preguntará “¿Trato o treta?”. Respondan lo que respondan, el chasco se lo llevarán a fin de año. Entraron como caballos...

Esta información que les comento proviene de una fuente inobjetable, de una persona alojada en las mazmorras de la Casa Santa Marta, la cual en los registros de la Gendarmería Vaticana no figura residiendo en los límites del Estado Vaticano. Él, por rencor a Francisco, se considera detenido-desaparecido y tiene miedo de aparecer ahogado en el Tiber. Esta circunstancia personal podría arrojar cierta sombra sobre la veracidad de la historia, pero como prueba de verdad nos entregó un micropunto digital con la documentación de todos estos años, qué el mismo robó de la habitación de Francisco. El artilugio está disimulado en un pin que representa el escudo del partido peronista.

Señores, ¡paren de sufrir! Todo esto que algunos llaman "crisis de la Iglesia" es chanza y cachondeo, solo que de los 1100 millones de bautizados solo están al tanto 666 personas. En poco tiempo todos verán con claridad el gran engaño.

Al cumplimiento de estos hechos me atengo, como prueba de su autenticidad.

P.S. Si aparezco en el Río Chubut, tengan en cuenta que yo sí se nadar.

Twittet

Marcelo González

Leemos en Adelante la Fe un interesante artículo del Dr. César Félix Sánchez que complementa otro, reproducido en Panorama Católico. Recomendamos la lectura de ambos. A su vez nos trajo a la curiosidad recordar qué había publicado sobre estos temas tiempo atrás, en la era de la "gran esperanza benedictina". Y nos parece prudente rememorarlo. El autor peruano recorre hacia atrás el barroso camino de Francisco. Resulta que, como siempre sostuvimos, hace mucho tiempo que la derrota papal está enfangada. 

Marcelo González

Lo más pornográfico que leí en mi vida es el libro “Teología Moral para Seglares” de Royo Marín. La parte contra sexto. Me creó una verdadera incomodidad. Las personas bien criadas tenemos una repugnancia natural por lo indecente, lo obsceno. Pero estamos fuera de época, porque lo obsceno se hace público todo el tiempo

Marcelo González

El caso de Alfie Evans, como otros, aunque no tan resonados, hace emerger una realidad que no todos advierten, por fuerza de hábito y atavismo: la vida se ha convertido en la variable de ajuste del mundo moderno, posmoderno o lo que sea. Del mundo de hoy. Si queremos un mundo mejor, no podemos estar fijándonos en un niño más o menos.

Editor y Responsable

Publicado hoy en un portal de gran alcance, este artículo supone una gran victoria para los que luchan contra la legalización del aborto en la Argentina. Allí se da cuenta del resultado de la exposición de Mónica del Río, incansable batalladora en estos temas, que es nada más ni menos que el reconocimiento oficial del Ministerio de Salud de la Nación sobre las cifras reales de muerte por abortos registrados en el país en 2016. Fueron 31 casos. Y de estos 16 que se describen como "abortos no especificados". 

Adelante la Fe

¿No fue durante ese pontificado que notorios y confesos homosexuales a quienes Montini conocía personalmente fueron elevados al episcopado, circunstancia que llevaría a incluso un circunspecto neocón poco sospechoso de cualquier integrismo como George Weigel a reconocer el desgobierno y absoluta incuria a la hora de nombrar a obispos ineptos moralmente durante ese pontificado?

Marcelo González

Uno tiene la impresión, al leer la declaración final y habiendo repasado las entrevistas y los resúmenes de las conferencias, que estos clérigos quieren dar un paso adelante con el pie derecho en la restauración de la Iglesia. Pero a la vez se pisan el zapato con el pie izquierdo.

Editor y Responsable

Hoy 7 de abril ha tenido lugar en Roma la muy esperada conferencia “Iglesia Católica, ¿adónde vas?”. La conferencia fue inspirada por el cardenal Carlo Caffarra (uno de los cuatro cardenales de las dubia), que falleció el pasado septiembre. Al final de la conferencia se publicó una Declaración Final en el nombre de los participantes, religiosos y seglares.