Fraternidad San Pío X: ¿Menzingen en Roma?

Desmentida oficial de los rumores sobre un traslado de la Casa General

En un artículo aparecido en la edición del 24 de Febrero del Il Floglio, y luego reproducido por la agencia de noticias cath.ch el 25 de febrero, el periodista italiano Matteo Matzuzzi anunció la compra inminente por parte de la FSSPX de un complejo edilicio que incluye una iglesia de estilo neogótico, Santa Maria Immacolata all’Esquilino, en Roma. Según sus dichos, esta compra es un signo de un acuerdo con la Santa Sede, que no está muy lejos tampoco. Dedujo de esto que la Casa General pronto sería transferida desde Menzingen a Roma. Basado en estas “revelaciones”, Matteo Matzuzzi escribe: “El papa, se dice, ha intervenido directamente para apurar el proceso, por la vía del Arzbobispo Guido Pozzo, Secretario de la Pontificia Comisión Ecclesia Dei. Mons. Bernard Fellay (Superior de la FSSPX), Mons. Alfonso de Galarreta y el Asistente General P. Alain Nèly se mencionan como huéspedes desde el 17 al 20 de enero en la Casa Santa Marta. La Superiora de las Hermanas de la Fraternidad también asistió a las conversaciones. El P. Nèly en persona está a cargo de la finalización de la compra del complejo”.

Es verdad que la Fraternidad San Pío X es católica y por lo tanto romana, y que su fundador, Mons. Marcel Lefebvre, siempre quiso que hubiese una fundación en Roma. Es por eso que una de las primeras casas estuvo en Albano, no lejos de la Ciudad Eterna. Es cierto también que, en las relaciones que él tuvo con las autoridades romanas, Mons. Lefebvre –digno hijo del Reverendo Padre Henri Le Floch, P. del Espíritu Santo (1862-1950), rector del Seminario Francés de Roma- siempre proclamó su romanità. Esto lo impulsó a escribir al Card. Edouard Gagnon, enviado por ese entonces del papa Juan Pablo II, el 21 de noviembre de 1987: “De muy buena gana estamos de acuerdo en ser reconocidos por el papa como lo que somos y tener nuestra casa general en la Ciudad Eterna, para ofrecer nuestra colaboración a la renovación de la Iglesia: nunca deseamos una ruptura con el Sucesor de Pedro ni consideramos que la Santa Sede esté vacante, a pesar de los desafíos que esto nos ha supuesto.”

Desde una perspectiva muy práctica, la Fraternidad San Pío X ha estado tratando por muchos años de adquirir una capilla en Roma para reemplazar la que poseemos, que desafortunadamente nos va muy chica. Si esta capilla, o por mejor decir, iglesia, tiene anexos edificios, podría servir de alojamiento para sacerdotes que estuvieran de paso. Pero nunca estuvo en discusión la relocalización de la Casa General.

Por estas razones doctrinales y prácticas, ha habido planes para comprar en Roma, los hay en este momento y habrá otros, hasta que se llegue a una adquisición final en firme. Por otro lado, para responder a las “revelaciones” de la prensa, no está en los planes comprar un complejo de edificios en Santa Maria Immacolata all’Esquilino, como Matteo Matzuzzi escribe. Ni Mons. Fellay, ni Mons. de Galarreta ni el padre Nèly estuvieron en la Casa Santa Marta: ni siquiera estaban en Roma entre el 17 y el 20 de enero.

Por cierto, el P. Nèly debe viajar con frecuencia a Italia, porque está a cargo interinamente del reemplazo del Superior de Distrito, pero entre el 17 y el 20 de enero estuvo en Menzingen. No teniendo el don de la bilocación, y algo más importante aún, no siendo Ecónomo General, no es su función finalizar ningún plan de compras de propiedades. Y en lo que respecta a la Superiora de las Hermanas de la Fraternidad, estuvo visitando la comunidad de monjas de Albano en febrero, en donde no participó en ninguna negociación inmobiliaria.

Más aún, el 27 de febrero el vaticanista de La Stampa, Andrea Tornielli, que tiene información de las mejores fuentes romanas, escribió: “Varios rumores se han esparcido en los días recientes sobre la posibilidad de que la Fraternidad pudiese comprar un edificio con una iglesia adyacente para mudar su Casa General a Roma, y se habló del complejo de Santa Maria Immacolata all’Esquilino, no lejos de Letrán. “El complejo está conformado por una iglesia neogótica construida a principios del siglo XX por los Hermanos de la Caridad y un edificio que ya ha sido usado en el pasado como escuela primaria y secundaria, que ahora pertenece a una orden religiosa. Se dice que Francisco y la Comisión Ecclesia Dei facilitaron la compra. De hecho, no es el caso. La Comisión Ecclesia Dei no estuvo involucrada de ningún modo, ni tampoco el Vicariato de Roma”. ¡Bien señalado!

(Fuentes: Il Foglio/cath.ch/Stampa – Dici nº 350 con fecha del 3 de marzo de 2017)

Fuente: Dici

Traducción: ]]>Panorama Católico]]>

Twittet

Editor y Responsable

Parece necesario recordar este excelente artículo sobre las promesas del Sagrado Corazón (devoción de los nueve primeros viernes de mes) que ya hemos publicado. Y recordar también que junto con las promesas del Inmaculado Corazón de María (devoción de los cinco primeros sábados de mes) constituyen un mismo mensaje de Misericordia Divina a la humanidad descarriada.

Editor y Responsable

Las perspectivas de un fin exitoso del Pontificado de Francisco (según sus propios criterios de éxito) parecen complicarse mucho.

Editor y Responsable

Como es público, en los últimos meses ha habido una serie de debates dentro de la FSSPX. El tema es, más allá de ciertas cuestiones ocasionales, la diferencia de criterios sobre la legitimidad de aceptar una regularización canónica y sobre la oportunidad de hacerlo en este momento.

Editor y Responsable

Si se lee atentamente la Secuencia de la misa de Corpus Christi uno se sorprende de oír a Santo Tomás de Aquino refutando Amoris Laetitia.

Marcelo González

La crítica es un necesario ejercicio de la razón, en cuanto se haga según la prudencia. No sobre materias o personas que nos exceden en rango o calidad intelectual. No sobre intenciones ocultas. No basados en nuestra propia autoridad. Sino más bien, sobre temas en los que tenemos la obligación de discernir, allí donde tenemos competencia y nuestro juicio puede ayudar.

P. Jean-Michel Gleize

Dos puntos hay que distinguir en esta discusión: la licitud de cooperar con un papa modernista y la oportunidad de recibir un reconocimiento canónico de él. Aquí un artículo del P. Jean-Michel Gleize en que toma posición fuertemente en el debate.

Marcelo González

Cualquier aparato doméstico contemporáneo hubiera causado una sorpresa enorme a un hombre medieval. Debemos perdonarles su ingenuidad. A la inversa, cualquier catedral medieval debería causar una enorme conmoción al hombre moderno. No es tan fácil perdonarle su indiferencia.

Es que la catedral es un lugar edificado con un propósito que el hombre moderno, en su presunta sabiduría, ignora. Es un lugar de culto. El ignora qué es un lugar de culto porque ignora qué es el culto. Algo debido a Dios, pero ¿qué es Dios, si acaso existe?