Gente Feliz

El sorprendente carácter de quienes no han sido alcanzados por el mundo moderno

Ciertamente no vamos a proponer a nadie que vaya a vivir a Siberia. Ni tampoco creemos en el mito del buen salvaje. Sin embargo, la gente retratada en este filme es un extraordinario ejemplo de la vida humana en la pre-modernidad. Vida durísima, y sin embargo feliz, como el título de la película señala. No porque le falten penas, sino porque le sobran motivos para dar sentido a su existencia. Tamperos, cazadores, pescadores, leñadores, constructores de canoas y cabañas, entrenadores de perros, agricultores y granjeros. Son todo eso a la vez en una extraordinaria y variadísima forma de vida. Viven en la aldea llamada Bakhtia, sobre el río Taiga, en Siberia. Algunos son tártaros, otros rusos.

Abandonados por los auxilios de la religión (entíendase, el clero) viven una vida según la naturaleza de la especie humana, ciertamente caída y pecadora, pero respetuosa del orden natural. Son puro sentido común. Melancólicos, pacientes, sentimentales, duros como raíces de árboles, estos hombres y mujeres no tienen dudas sobre su identidad de género ni creen necesario respetar el "orgullo gay", algo que difícilmente les parezca motivo de alabanza. No parecen agobiados por el estrés ni dependen de los psicofármacos. Parecen tener una salud de hierro, afrontan temperaturas de hasta -55º en invierno mientras trabajan en los bosques cazando martas, armiños y alguna otra especie peletera. No sufren por exceso de colesterol (ni malo ni bueno). No son indiferentes a la muerte de los animales, tienen una particular relación de respeto hacia ellos, porque saben que están para su servicio y sobrevivencia. Los cazan racionalmente, porque dependen de ellos. Talan árboles para sus necesidades: calor, construcción, herramientas. Si hay algo razonable en Laudato Si, ellos lo practican.

Esto solamente para recomendar la maravillosa película Happy People, una producción de un director alemán y otro ruso.

NO, reitero, no es una alabanza del buen salvaje de Rousseau. Más bien un ejemplo de la vida incontaminada por la modernidad.

Pueden verse los créditos técnicos y artísticos ]]>en este vínculo.]]> Está en Netflix

 

 

Trailer del filme

Twittet

Editor y Responsable

Así comenzaba una publicidad de no se qué en otros tiempos. “Pasan cosas lindas…”  Hagamos una breve crónica de lo que ha sucedido en los últimos días y tal vez encontremos alguna “cosa linda”.

Marcelo González

Los lectores de este sitio habrán notado poca actividad en los últimos tiempos. La causa de esta retracción de publicaciones es simple: no deseamos contribuir a la confusión general agregando más opiniones a las que ya circulan -en demasía-sobre la crisis de la Iglesia. Hay una gran ansiedad por “información”, un gran deseo de participar en la resistencia al neomodernismo que ha llevado a límites increíbles su tarea de destrucción

Editor y Responsable

Una de las más impresionantes jornadas de los días trece fue la del mes de julio. En ella la Virgen reveló “el secreto”, el mensaje que había de mantenerse en reserva hasta aviso del cielo a Lucía, quien lo expuso en tres partes, y reveló dos de ellas en los años ’40 a la vez que manifestó que la tercera parte (llamada comúnmente “Tercer Secreto”) se debía revelar en 1960 o tras su muerte, si ocurriera antes de esa fecha.

Editor y Responsable

Parece necesario recordar este excelente artículo sobre las promesas del Sagrado Corazón (devoción de los nueve primeros viernes de mes) que ya hemos publicado. Y recordar también que junto con las promesas del Inmaculado Corazón de María (devoción de los cinco primeros sábados de mes) constituyen un mismo mensaje de Misericordia Divina a la humanidad descarriada.

Editor y Responsable

Las perspectivas de un fin exitoso del Pontificado de Francisco (según sus propios criterios de éxito) parecen complicarse mucho.

Editor y Responsable

Como es público, en los últimos meses ha habido una serie de debates dentro de la FSSPX. El tema es, más allá de ciertas cuestiones ocasionales, la diferencia de criterios sobre la legitimidad de aceptar una regularización canónica y sobre la oportunidad de hacerlo en este momento.

Editor y Responsable

Si se lee atentamente la Secuencia de la misa de Corpus Christi uno se sorprende de oír a Santo Tomás de Aquino refutando Amoris Laetitia.