Hegel y la inmutabilidad del dogma

El método dialéctico de HEGEL establece que todo concepto es imperfecto – expresión parcial de la verdad – y que exige para su COMPLEMENTO, otro concepto que se resuelve EN SU OPUESTO. Sin duda, esta aseveración es secuencia de su concepción del ABSOLUTO, que no sería inmutable sustancia, sino un ACONTECER DE SI MISMO – sichselbstwerden – un ser que se COMPLETA mediante su EVOLUCION!

I) Veamos si esto puede afirmarse de Dios, o sea del SER ABSOLUTO. ¿Será el SER un perpetuo ACONTECER, en constante DEVENIR? Todo indica que esta extraña teodicea, es totalmente inaceptable. Indudablemente el SER es OMNIPOTENTE: lo prueba su capacidad de hacer emerger al ente – la criatura– de la NADA, lo que implica un poder infinito.

En definitiva: la OMNIPOTENCIA es en Él, un atributo esencial. Y entonces ¿Cómo no estar seguros, en el disparatado supuesto de que algo le haya faltado por un trillonésimo de instante, de que hace rato se habrá COMPLETADO a sí mismo?

Concluyendo: si es ETERNO y OMNIPOTENTE, va de suyo que SIEMPRE fue perfectísimo, sin que sujeto haya estado a EVOLUCIÓN o DEVENIR alguno. La dialéctica, no funciona pues en el SER ABSOLUTO. Creer que Dios se COMPLETA o se realiza en la historia, equivale a negar su eternidad, que nada tiene que ver con el TIEMPO, al que inconcebible y misteriosamente trasciende.

II) Digamos ahora algo acerca del YO, que es el ente del que tenemos íntima experiencia. Por lo pronto constatamos que en la hondura de nuestro Yo, somos SIEMPRE nosotros mismos: negros o blancos; jóvenes o viejos; pobres o ricos, algo hay que permanece INALTERABLE. También es elocuente el hecho de que no aspiramos a convertirnos en OTRO, lo que no impide que procuremos perfeccionarnos, pero sin por ello querer cambiar ni por un instante, un ápice de nuestra propiísima identidad.

De modo que si el YO/SUJETO es SIEMPRE el mismo, como lo constatamos, es claro que será INVARIABLE el CONCEPTO acerca de nosotros. Y los PREDICADOS, que son los que eventualmente varían, no nos sumergen en el torbellino de una supuesta CONTRADICCIÓN de OPUESTOS, en permanente tensión dialéctica. Cabe agregar, que la identidad del YO profundo trasciende el tiempo, por lo que no lo imaginamos DISTINTO, si hubiéramos nacido antes o mucho después, de lo que se infiere que si estamos sumergidos en la historia, no por ello nos identificamos con ella.

Citemos a continuación un texto de San Pablo que tampoco confirma la supuesta dialéctica de los OPUESTOS INTRÍNSECOS. Dice así: “No soy yo el que vive, sino que es Cristo que vive en MI”, Gálatas, II°, 20. Cristo, no hace falta decirlo NO CAMBIA, por lo que será SIEMPRE EL MISMO en nosotros; y nuestro YO, si bien viviendo en ÉL, será EVITERNAMENTE EL MISMO en la visión beatífica, aunque elevado al orden  sobrenatural.

III) Analicemos ahora la afirmación de HEGEL de que todo concepto es imperfecto, por lo que preñado está de su opuesto, que lo vendría a complementar, y así sucesivamente en un interminable movimiento dialéctico. Nos ayudará a saber a que atenernos el CONCEPTO de VERDAD y MENTIRA. En referencia a esta última, dijo Ntro. Señor según consta en San Juan, VIII, 44: “cuando el demonio profiere MENTIRA, habla de lo propio, porque es el MENTIROSO y padre de LA MENTIRA”. Hay pues CONCEPTOS y/o realidades VERDADERAS que OPUESTAS son al ERROR – proferido por la ignorancia – o a LA MENTIRA, dicha a sabiendas.

¿Albergará la MENTIRA en su seno la VERDAD OPUESTA? Entonces en virtud de la íntima confrontación dialéctica, el demonio que hoy es MENTIROSO, mañana dejará de serlo, para desde ya, reincidir más adelante…

Y del demonio se sabe que su voluntaria decisión es IRREVERSIBLE; y que entitativamente – como todos los Ángeles – no está sujeto al devenir; no encierra en sí contradicción, sino una eviterna identidad consigo.

De donde la dialéctica de HEGEL, nos hace pensar que más que un gran filósofo – atento a lo que las cosas son – fue un gran ARTISTA, creador de realidades solo existentes en su fértil imaginación.

Pero… quizás podamos interrogarnos ¿El árbol no es lo que su OPUESTA semilla deviene? El árbol no es lo que dialécticamente se opone a la semilla, sino el desarrollo de lo que aquella virtualmente contiene. Nada de movimiento entre entidades CONTRADICTORIAS, sino el paso de una incipiente realidad – la de la semilla – al árbol que es su realización definitiva.

IV) Veamos ahora, como el ERROR HISTORICISTA conduce al ERROR de negar la INMUTABILIDAD DEL DOGMA; por ejemplo las enseñanzas de la Encíclica “Quanta Cura” de Pío IX, de 1864. En ella manifiesta el Pontífice que sus predecesores SIEMPRE “apetecieron condenar las HEREJÍAS y los ERRORES contrarios a la doctrina de la Iglesia”. “Nos hemos, dice más adelante, condenado los ERRORES de nuestra triste época; los MONSTRUOSOS ERRORES que se oponen también a la ETERNA ley natural, grabada por Dios mismo en todos los corazones;… estas opiniones FALSAS la Iglesia habrá de condenar HASTA LA CONSUMACION DE LOS SIGLOS”.

Alude luego al principio impío del naturalismo, según el cual es conveniente que la sociedad humana se gobierne sin tener en cuenta la Religión; o por lo menos, “sin ninguna DIFERENCIA ENTRE LA VERDADERA religión y las falsas”, tal como lo proclama DIGNITATIS HUMANAE, el documento del Concilio Vaticano II – no dogmático – que reemplaza LA TOLERANCIA, por el principio de la LIBERTAD religiosa. Y bien: salvo que nos demos el lujo de desdeñar olímpicamente el PRINCIPIO DE CONTRADICCION, las herejías y los ERRORES condenados por los Papas, serán para in aeternum “HEREJIAS y ERRORES contrarios a la doctrina de la Iglesia”, en CUALESQUIERA EPOCA DE LA HISTORIA!!! Y ni la mágica dialéctica hegeliana, podrá trastocar estos ERRORES en VERDADES dignas de ser defendidas, como lo intenta el Vaticano II, al difundir entre otros errores, el de la LIBERTAD religiosa. (Perdón por la  iteración, pero se impone remachar el mismo clavo) Ver nota al pie.

Damos fin a nuestro alegato antihistoricista, esgrimiendo este contundente y valedero argumento: desde ADAN y EVA y pasando por NOÉ, hasta por lo menos mediados del siglo pasado, había quienes sufrían el bochorno de tener una madre de dudosa reputación, que ejercía su “oficio” en el prostíbulo, al que se denominaba “casa de TOLERANCIA”. Bueno… ese complejo no se justificaría ya; los TIEMPOS HAN CAMBIADO  y toda mujer a la que antaño el Estado TOLERABA, sería de ahora en más, una honorable señora que con LIBERTAD ejerce su tarea, tal como lo hace una profesora de inglés o matemáticas. Si este es su caso, estimado lector, comprendemos que adhiera al historicismo y trate más bien de olvidar lo que hemos escrito en esta página digital.

Nota: Dicho de otro modo: el principio – antes vigente – de TOLERANCIA del error es a la LIBERTAD religiosa, como la TOLERANCIA de la prostitución es a la LIBERTAD para ejercerla.  

Twittet

Marcelo González

"Hoy, 25 de Noviembre, queremos salir a proclamar a Cristo como Rey de nuestras vidas y de nuestra sociedad. Frente a las numerosas negaciones e intentos de hacer desaparecer la Fe en Jesucristo, salimos hoy a las calles para cantar la Gloria de Nuestro Señor, para reconocerlo frente al mundo: Él es nuestro Salvador, Él es nuestro Señor, Él es nuestro Rey."

Marcelo González

La restauración católica será por la vía del culto y del reinado social de Nuestro Señor Jesucristo. Dios ha resguardado el sacerdocio y el culto por medio de una obra minúscula en sus orígenes que hoy es de importancia crucial para el destino del catolicismo. La restauración que debemos realizar día a día se nutre del fruto de ese resguardo.

Editor y Responsable

Y 335º aniversario de la liberación de Viena del asedio turco: recordando la liberación de Viena.

Sofía González Calvo

la Peregrinación pone en lugar principal el conocimiento y amor a la misa tradicional. La misa se convierte en el centro de los tres días de peregrinación. Misa de campaña, rezada bajo la lluvia y el frío, sobre el suelo de barro. Acompañada de cánticos en latín y castellano que ayudan a la devoción. La devoción era otro elemento patente entre los caminantes.

Marcelo González

Si Bergoglio es depuesto, si acaso esto es posible, se lo debería acusar por su evidente intención de heretizar. Pero los cardenales sobrevivientes de las famosas dubia siguen dudando. Entiendo que políticamente esta circunstancia es más eficaz, pero si queremos restaurar la santidad del Pontificado y de los miembros de la Iglesia y limpiar su Rostro inmaculado necesitamos algo más que política.

Marcelo González

Pasó algo maravilloso, que no todos han entendido. El pueblo argentino, democráticamente se alzó contra la oligarquía mundial abortista. El pueblo argentino reaccionó, como dijo el periodista Mariano Obarrio, actor principal en esta victoria, y produjo otra Reconquista, como en las Invasiones Inglesas. Es un hecho político extraordinario, como lo fue Malvinas o 2001.

Marcelo González

Mañana puede ocurrir un milagro. Pero, a decir verdad, el milagro ya ocurrió. El pueblo argentino, generalmente apático salvo en cuestiones relativas a su bienestar o seguridad, se levantó contra la conspiración internacional abortista que busca reducirnos a la miseria moral absoluta.