Ipsa conteret?

Francisco suele repentizar muchas de sus declaraciones y no se las puede tomar en serio. Pero esta que comento aquí no la inventó en el momento, la traía en la mochila.

Después de hablar elogiosamente de la familia y su papel fundante de la sociedad, de la importancia de la mujer en la sociedad familiar (hasta aquí todo bien), Francisco se descolgó por una rama insospechada: citando el pasaje del Génesis: “pondré enemistad entre Ti y la Mujer, entre tu linaje y el suyo…” etc., en lugar de seguir la interpretación clásica de la Tradición, el Magisterio y la liturgia, a saber, que “la Mujer” es la Santísima Virgen, Francisco estableció que “la mujer” de la Biblia son “las mujeres”.

O sea, la enemistad particular que Dios establece entre el Demonio y “la mujer” es en realidad entre el Demonio y el “género femenino”. Porque las mujeres, dice Francisco, a pesar de los estereotipos (sic) según los cuales Eva, en su representación, ha sido la tentada-tentadora que indujo a Adán a que cayese también en el pecado -lo que es pura fábula- son el verdadero escudo contra el Demonio.

Ipsa conteret, se aplica, pues a todas las mujeres, paladines de la lucha contra el demonio, y de paso también a la Santísima Virgen, que después de todo también es una mujer. Pero no a ella en particular.

Y toda esa cháchara litúrgica según la cual por una mujer entró el pecado en el mundo y por otra, la Santísima Virgen, entró la salvación, se tendrá que rever y corregir… suponemos.

Todo esto, por cierto no acaba aquí, sino que es la base de una nueva “teología de la mujer” (sic) que debe conducir sus especulaciones a conceptos nunca antes siquiera sospechados, a la mujer al verdadero papel que le corresponde en la Iglesia y en el mundo.

Huelga decir que todas las fuentes tradicionales ven en la figura de “la Mujer” a la nueva Eva, aquella que como contracara de la antigua, la que cedió ante el Demonio e hizo ceder al hombre, fue la puerta de acceso al mundo de Aquel que vencería al Demonio y traería la gracia para superar las consecuencias del pecado original.

Para decir lo contrario nos veremos obligados a borrar a los santos padres, al Magisterio, a la liturgia y a la piedad multisecular. Una empresa titánica en la que ya trabajan muchos con cierto éxito y ahora lo harán con renovadas fuerzas, ya que Francisco les viene a dar la razón, nada menos que en medio de unas palabras en defensa de la familia…

Francisco sabe que los tragos amargos deben ser endulzados, por eso, para que pase el ajenjo del disparate teológico lo acaramela con sus dichos fervorosos en defensa de la familia. Destruyendo, además, el rol de conductor espiritual que tiene el hombre sobre la mujer, por naturaleza más voluble y fácil de tentar.

María es la mujer perfecta, la plena de gracia. No hay ser humano (solamente humano) más acabadamente regalado de virtudes divinas en grado excelso. Para eso Dios la preservó del pecado original (la Inmaculada Concepción). Y sin embargo puso a San José, varón virtuosísimo en extremo pero un escalón debajo de María, a cargo de la jefatura de la familia sagrada.

Este es el orden que Dios quiso dar a la familia. Francisco elogia la familia, pero distorsiona el papel de la mujer en ella. Afirmando con asombrosa ligereza que hasta ahora –por suerte los teólogos nos van a dar la versión correcta– nadie ha entendido el papel de la mujer ni en la familia ni en la Iglesia. Ni el papel de la Virgen.

Pensándolo bien, tal vez este disparate también lo haya inventado en el momento.

Twittet

Editor y Responsable

 

Primera entrevista al nuevo Superior General de la FSSPX, don Davide Pagliarani.

Marcelo González

Don Davide (con acento en la a), o sea el P. Pagliarani, es el nuevo Superior General de la FSSPX. Mucha gente se pregunta de dónde salió. ¿Qué significa esta promoción inesperada de un cura raso a la máxima jerarquía? Otros, menos informados todavía, señalan un desorden inaceptable: ¿desde cuándo un simple presbítero va a ser superior de obispos? Estos lefebristas están todos locos.

Marcelo González

Se percibe un cierto temblor de mitras. El optimismo y la componenda comienzan a desdibujarse. Parece que no alcanza con dejarles el campo libre y ponerse a un costado. Cuando ocupen el campo vendrán a degollar a los que estén mirando resignados al discurrir inevitable de los tiempos. Es de manual: los tibios le venden la soga a los revolucionarios, que los van a linchar con esa misma soga (Lenin dixit).

Editor y Responsable

En pocas palabras: Pilatos era un pagano, o sea que había en él semillas de verdad, y de hecho se interesó en el tema, porque le preguntó a Jesús “¿qué es la verdad?” Y Jesús no le contestó. No le contestó… no quiero criticar, pero… Encima después lo amenazó con mandarle no se cuántas legiones de ángeles. Tampoco Pilatos podía dejar que atropellen así como así su autoridad. El tema es complejo. Jesús no se dejó ayudar, puso peros todo el tiempo.

Editor y Responsable

Pagaba poco porque era una fija. El caballo del comisario. Sorprende por sabido. Muchos no terminaban de creer que este personaje, abismalmente por debajo de los requisitos básicos para ocupar el cargo, podría finalmente ser elevado a esta dignidad. Una verdadera indignidad. Aguer, a su lado, es San Pío X. No es una comparación exagerada. Lo sería si le quitáramos “a su lado”.

El líder cocalero Evo Morales, presidente -con aspiraciones a la eternidad- de la República de Bolivia acaba de felicitar el neocardenal designado por Francisco, nacido, criado y ejercido en esa tierra altiplana. Se trata de Mons. Toribo Ticona, retirado ya y gozando de la paz familiar con su esposa, hijos y nietos.

Prof. Roberto de Mattei

Querer convertir a aquella Iglesia valerosa, dispuesta siempre a vivir al pie del cañón, en una sociedad de cobardes que viven escondidos por vergüenza o por pusilanimidad, sería un ultraje a su virtud. Eran plenamente conscientes de su deber de conquistar el mundo para Cristo, de transformar según la doctrina y la ley del Divino Salvador la vida privada y la pública, donde debía nacer una nueva civilización, surgir otra Roma sobre los sepulcros de los dos Príncipes de los Apóstoles. Y lograron su objetivo.