Kirill logró que Francisco deje algo en claro

En dos horas lo que no hizo en dos años de Sínodos de la familia

A modo de aproximación, hasta tanto los textos se conozcan mejor y las circunstancias que los produjeron también, vale destacar algunos puntos de la declaración conjunta firmada por el Patriarca de Moscú, Kirill y el Papa Francisco, en una reunión ciertamente “bizarra”: dos horas, en el aeropuerto de La Havana, bajo la hospitalidad y el patrocinio, digamos así, de Raúl Castro.

La duda sobre si la actuación de Francisco a lo largo de su pontificado responde a un plan previamente trazado o es errática se tiende a resolver más bien por una solución en diagonal. Tiene un poco de ambas. Busca lograr objetivos, pero no teme torcer el rumbo hacia donde sea necesario para lo grarlos.

Por lo tanto, los puntos que vamos a destacar, notablemente contrarios a lo que Francisco ha defendido hasta ahora, en especial durante los sínodos de la familia, pueden parecer a la vez que auspiciosos, oportunistas, esto último conforme a una estrategia con motivaciones más pragmáticas que doctrinales, para sortear obstáculos a la hora de ganar apoyos y prestigio.

Claramente, detrás de esta reunión están los intereses de Rusia. No podían faltar: el Estado y la Iglesia Ortodoxa han sido uno en la nación más extensa del mundo desde hace mil años. En todos los tiempos y en todas la coyunturas políticas. Desde los zares al padrecito Stalin.

Ahora bien, bajo Putin, los intereses de Rusia, y esta reunión, a la luz de Fátima, toman un color inusual en este momento histórico, a poco del centenario de la aparición. Putin ha obrado decidida y abiertamente a favor de la Iglesia Ortodoxa y también ha favorecido a la Católica Romana. Inclusive ha requerido discretamente el auxilio de los sectores más tradicionales del catolicismo para educar e influir a la población rusa. Esto por encima de las rivalidades entre los católicos llamados “uniatas”, es decir, de rito oriental pero bajo la autoridad de Roma. Y a pesar de cierta pero creciente influencia de los ruso-católicos, de rito latino.

Por otro lado, los puntos que se señalan más abajo son las principales banderas del Nuevo Orden Mundial.

Si hay algo que los ortodoxos detestan es “el proselitismo” católico. Para ellos, que fundan su iglesia cismática en el odio a Roma, un catolicismo ruso o un uniatismo activos y apostólicos constituyen amenaza.

Pero a la vez, y se ha declarado prístinamente con motivo del Concilio Pan-Ortodoxo de junio próximo, la Ortodoxia, en la mayoría de sus vertientes, siendo la Rusa la más importante, se niega a repetir la experiencia del Vaticano II. La liturgia no se toca. La doctrina ya ha sido definida. Se reunirán para resolver cuestiones de jurisdicción y obediencias. O sea, sigue siendo, ahora más que nunca, si bien materialiter, un bastión de la doctrina y el culto.

Por eso, Kirill, además de servir a los intereses geopolíticos de su aliado Putin, que a su vez sirve a los de la Iglesia Ortodoxa, impuso entre puntos claramente tendientes a defenderse del proselitismo, otros que a Francisco no le harían declarar todos los obispos católicos ni bajo tortura. Menos con tal claridad.

Kirill ha logrado que Francico diga, o firme más bien, en dos horas, lo que no ha podido –o querido- decir ni firmar en dos años de Sínodos sobre la familia. Habrá que ver qué influencia tiene esto en el documento final del sínodo. O sea, hasta qué punto puede llegar a contradecirse.

Estos son los puntos, resumidos en sus ideas esenciales:

1) La familia se funda en la unión sacramental del hombre y la mujer. Toda otra forma de cohabitación que pretenda analogarse es una aberración. Los países occidentales tienden a impedir la forma de vida católica desprestigiando el matrimonio y promoviendo formas “alternativas”.

2) La sangre de los niños abortados clama a cielo.

3) Se condena de la eutanasia con argumentos ad hominem por lo que sabemos, pero se condena.

4) Se condenan de los medios de reproducción artificiales. Los principios morales cristianos sobre estos temas permanecen vigentes. Los hijos deben ser concebidos según el plan divino, de padres y madres por vía natural.

5) Si bien en Medio Oriente y el Norte de Africa la persecución a los cristianos es brutal y violenta, en Occidente los regímenes tienden a impedir no solo la expresión sino la práctica de los cristianos fieles a los principios evangélicos por el creciente laicismo y las restricciones religiosas. (Se habla de "libertad religiosa"). Se tiende a penalizar legalmente la expresión de sus convicciones morales, fundamentos de la Europa cristiana, y a obstaculizar la práctica y la enseñanza de la Fe y de las costumbres morales cristianas.

6) Europa debe volver a sus raíces cristianas si desea sobrevivir.

Hay otros puntos que responden a cuestiones detrás de las cuales la sombra de la geopolítica rusa asoma. Además, Kirill reclama (y Francisco acepta, como lo hizo ya Juan Pablo II) la inactividad de los misioneros católicos; se tiende a neutralizar el vigor de los “uniatas”. O de carácter más general como el reclamos de atención humanitaria para los refugiados de Medio Oriente.

Este es un asunto que conviene seguir observando. Más allá de las intenciones y mezquindades de las personas, Dios abre su camino.

Twittet

P. José María Mestre Roc FSSPX

Toda culpa, grave o leve, tiene que ser necesariamente expiada, o por la penitencia o por el castigo divino. El arrepentimiento es ya un castigo. Castiga, pues, tus pecados si buscas la misericordia de Dios. No hay medio: o los castigas tú o los castigará El.

Editor y Responsable

Un gran número de católicos se encuentra preocupado por la evolución del Vaticano. Las discusiones en torno a la exhortación postsinodal Amoris Laetitia o los ataques contra el celibato sacerdotal en vista del sínodo anunciado en la Amazonía dejan a los fieles perplejos.

Editor y Responsable

Las políticas «pro familia» no son un gasto, sino una inversión en el futuro. Además, es una necesidad económica. Por ejemplo, el sistema de pensiones. Si tenemos menos hijos, van a trabajar pocas personas y, por tanto, no contribuirán a este sistema, que colapsará.

Marcelo González

Es un tiempo, el presente, de silencio y expectativa. Un tiempo de víspera. De vigilancia y contemplación serenas, para no alarmar el espíritu. Estas reflexiones no tienen otra pretensión que invitar a una prudencia serena para no perder de vista lo que ya sabemos: el triunfo es de Jesucristo.

Editor y Responsable

En estos días recientes los anglicanos se superaron a sí mismos en materia de innovación teológica. El Sínodo (autoridad teológica suprema del anglicanismo) discutió un tema novísimo: la validez del bautismo en caso de cambio de sexo.

Marcelo González

Uno tras otro, los hechos que produce la agenda de Francisco y los escándalos que estallan en derredor de su persona nos superan, debemos confesarlo. Este es un pontificado insalubre. Si los tiempos no se abrevian, terminaremos todo muertos o dementes. Por uno u otro motivo.

Antonio Caponnetto

Gracias te doy Dios mío porque siendo un grumete me has dejado ser parte de esta fiel romería...