La Cuestión del Papa Hereje

Primero de una serie de artículos sobre el tema y sus implicancias

 

El reverendo padre Jean-Michel Gleize ha sido profesor en el Seminario de San Pío X, de la FSSPX, en Econe, Suiza, durante 20 años; actualmente imparte eclesiología. Es autor de numerosos artículos en Courrier de Rome y es asesor de la comisión responsable de las discusiones doctrinales con la Santa Sede.

Parte 1: Introducción al problema

En otoño de 2014, y de nuevo en octubre de 2015, el Papa Francisco convocó dos Sínodos en Roma para consultar a los obispos de todo el mundo sobre cuestiones relativas a la "familia humana". El resultado de esto: el 19 de marzo de 2016, la Exhortación Apostólica postsinodal Amoris laetitia sobre “El Amor en la Familia”, cuyo octavo capítulo abre la puerta a una negación práctica de la disciplina tradicional de la Iglesia respecto del sacramento del matrimonio y, por consiguiente, cuestiona también las presuposiciones dogmáticas subyacentes a la cuestión.

El 15 de septiembre del 2016, los cuatro cardenales Burke, Brandmüller, Caffarra y Meisner enviaron al Sumo Pontífice una carta privada en la que le pidieron respetuosamente que aclarara cinco puntos conflictivos de la reciente Exhortación Apostólica, siguiendo el procedimiento tradicional de dubia(dudas), es decir, formulando cinco preguntas que exigen una clara respuesta afirmativa o negativa. La intención explícita de esta acción era verificar si el texto de la Exhortación en los puntos indicados podía considerarse conforme a la enseñanza moral de la Iglesia al día de hoy.

Puesto que el papa Francisco no dio ninguna respuesta, las cinco dubia fueron hechas públicas el 16 de noviembre. Hasta la fecha, la Santa Sede no ha proporcionado la respuesta esperada.

Al dar cuenta de este silencio, durante una entrevista publicada en LifeSiteNews el 19 de diciembre, el cardenal Burke declaró que debe haber una respuesta a las dubia:

... porque tienen que ver con los fundamentos mismos de la vida moral y de la enseñanza constante de la Iglesia con respecto al bien, al mal y a varias realidades sagradas como el matrimonio y la Sagrada Comunión, entre otras.”

Por su parte, al ser interrogado por Andrea Tornielli en el diario italiano La Stampa, el cardenal Brandmüller declaró el 27 de diciembre:

Los cardenales estamos esperando las respuestas a las dubia, ya que la falta de ella puede ser vista por amplios sectores de la Iglesia como una negativa a adherirse claramente a la doctrina definida .” 

Muchas reflexiones salen a la luz a raíz de la iniciativa cardenalicia. ¿Hasta dónde llegará esta corrección fraterna? Sobre todo, ¿cuáles serían sus consecuencias, en el caso de que Francisco se negara a tomarla en cuenta?

Para Juan Lamont]]>1, la respuesta del Papa todavía está pendiente, pero se puede afirmar desde ahora que Francisco está enseñando herejía. Esta es la razón por la cual, en el caso de que la corrección resultara ineficaz, la opinión teológica de San Roberto Belarmino, que contemplaba el destronamiento de un papa que hubiera caído en herejía, podría muy bien ser la solución. Tanto más cuando en una entrevista concedida a Catholic World Report el 19 de diciembre del 2016, el cardenal Burke, aunque ha tenido cuidado y no ha dicho que Francisco es un hereje, presenta esta hipótesis de Belarmino como una conclusión sólida y no descarta la posibilidad de que el Colegio de Cardenales podría llegar a esta conclusión en vista de los hechos.

La cuestión de un papa hereje, que se discute relativamente poco en los manuales (teóricos) de teología, atrae sin embargo la atención de algunos autores importantes2. En cualquier caso, proporciona material para un debate que hasta el día de hoy nunca se ha llevado hasta sus conclusiones finales.

Lo importante es volver a los principios que siempre siguen siendo los mismos, a pesar de todas las contingencias, incluso si la aplicación de los mismos puede causar momentáneamente dificultades 

En los artículos restantes de esta serie, distinguiremos tres preguntas principales:

  1. ¿Es posible que un Papa caiga en herejía?

  2. ¿Puede el Sumo Pontífice, el Papa Francisco, ser considerado hereje, precisamente por lo que enseña en el capítulo ocho de la Exhortación Amoris laetitia?

  3. ¿El papa que ha caído en la herejía pierde el pontificado?

Fuente: FSSPX distrito México]]>

Twittet

Marcelo González

Uno tras otro, los hechos que produce la agenda de Francisco y los escándalos que estallan en derredor de su persona nos superan, debemos confesarlo. Este es un pontificado insalubre. Si los tiempos no se abrevian, terminaremos todo muertos o dementes. Por uno u otro motivo.

Antonio Caponnetto

Gracias te doy Dios mío porque siendo un grumete me has dejado ser parte de esta fiel romería...

Juan Carlos Monedero (h)

El año se abrió con estos dos claros ejemplos de Corrección Política, estasdemostraciones de fuerza del lobby abortista, cuya naturaleza se comprende a la luz de otros casos anteriores, no tan lejanos en el tiempo.

Marcelo González

Como hijos de los gentiles, “reconozcamos en los magos adoradores las primicias de nuestra vocación  y de nuestra fe, y celebremos con corazones dilatados por la alegría los comienzos de esta dichosa esperanza, pues desde este momento se inicia nuestra entrada en la celestial herencia de los hijos de Dios”.  San León Magno, Papa.

Marcelo González

Se ha dicho con frecuencia: Fátima es una epifanía, una manifestación luminosa que prepara a los creyentes para vivir los tiempos más oscuros de la era cristiana. Así como la fiesta del 6 de enero celebra la revelación de Dios, en su Persona encarnada, a representantes de los gentiles.

Editor y Responsable

En este año cargado de noticias tristes y humanamente desesperanzadoras sobre la marcha de los asuntos eclesiásticos, nos ha parecido prudente insistir poco en las noticias, sino más bien opinar con una cierta pretensión de análisis, alentar la esperanza y recordar (también a nosotros mismos) los deberes de un buen católico en todo momento.

Sandro Magister

Navidad de tensión este año en el Vaticano, justamente mientras el papa Francisco, en el discurso de saludos a la curia, se la tomó con los que el definió como "traidores" y "aprovechadores" – los primeros ya "delicadamente" despedidos por él y los segundos amenazados con ser despedidos –, le han caído encima nuevos clamorosos goles en contra. Al menos tres.