La Cuestión del Papa Hereje

Primero de una serie de artículos sobre el tema y sus implicancias

 

El reverendo padre Jean-Michel Gleize ha sido profesor en el Seminario de San Pío X, de la FSSPX, en Econe, Suiza, durante 20 años; actualmente imparte eclesiología. Es autor de numerosos artículos en Courrier de Rome y es asesor de la comisión responsable de las discusiones doctrinales con la Santa Sede.

Parte 1: Introducción al problema

En otoño de 2014, y de nuevo en octubre de 2015, el Papa Francisco convocó dos Sínodos en Roma para consultar a los obispos de todo el mundo sobre cuestiones relativas a la "familia humana". El resultado de esto: el 19 de marzo de 2016, la Exhortación Apostólica postsinodal Amoris laetitia sobre “El Amor en la Familia”, cuyo octavo capítulo abre la puerta a una negación práctica de la disciplina tradicional de la Iglesia respecto del sacramento del matrimonio y, por consiguiente, cuestiona también las presuposiciones dogmáticas subyacentes a la cuestión.

El 15 de septiembre del 2016, los cuatro cardenales Burke, Brandmüller, Caffarra y Meisner enviaron al Sumo Pontífice una carta privada en la que le pidieron respetuosamente que aclarara cinco puntos conflictivos de la reciente Exhortación Apostólica, siguiendo el procedimiento tradicional de dubia(dudas), es decir, formulando cinco preguntas que exigen una clara respuesta afirmativa o negativa. La intención explícita de esta acción era verificar si el texto de la Exhortación en los puntos indicados podía considerarse conforme a la enseñanza moral de la Iglesia al día de hoy.

Puesto que el papa Francisco no dio ninguna respuesta, las cinco dubia fueron hechas públicas el 16 de noviembre. Hasta la fecha, la Santa Sede no ha proporcionado la respuesta esperada.

Al dar cuenta de este silencio, durante una entrevista publicada en LifeSiteNews el 19 de diciembre, el cardenal Burke declaró que debe haber una respuesta a las dubia:

... porque tienen que ver con los fundamentos mismos de la vida moral y de la enseñanza constante de la Iglesia con respecto al bien, al mal y a varias realidades sagradas como el matrimonio y la Sagrada Comunión, entre otras.”

Por su parte, al ser interrogado por Andrea Tornielli en el diario italiano La Stampa, el cardenal Brandmüller declaró el 27 de diciembre:

Los cardenales estamos esperando las respuestas a las dubia, ya que la falta de ella puede ser vista por amplios sectores de la Iglesia como una negativa a adherirse claramente a la doctrina definida .” 

Muchas reflexiones salen a la luz a raíz de la iniciativa cardenalicia. ¿Hasta dónde llegará esta corrección fraterna? Sobre todo, ¿cuáles serían sus consecuencias, en el caso de que Francisco se negara a tomarla en cuenta?

Para Juan Lamont]]>1, la respuesta del Papa todavía está pendiente, pero se puede afirmar desde ahora que Francisco está enseñando herejía. Esta es la razón por la cual, en el caso de que la corrección resultara ineficaz, la opinión teológica de San Roberto Belarmino, que contemplaba el destronamiento de un papa que hubiera caído en herejía, podría muy bien ser la solución. Tanto más cuando en una entrevista concedida a Catholic World Report el 19 de diciembre del 2016, el cardenal Burke, aunque ha tenido cuidado y no ha dicho que Francisco es un hereje, presenta esta hipótesis de Belarmino como una conclusión sólida y no descarta la posibilidad de que el Colegio de Cardenales podría llegar a esta conclusión en vista de los hechos.

La cuestión de un papa hereje, que se discute relativamente poco en los manuales (teóricos) de teología, atrae sin embargo la atención de algunos autores importantes2. En cualquier caso, proporciona material para un debate que hasta el día de hoy nunca se ha llevado hasta sus conclusiones finales.

Lo importante es volver a los principios que siempre siguen siendo los mismos, a pesar de todas las contingencias, incluso si la aplicación de los mismos puede causar momentáneamente dificultades 

En los artículos restantes de esta serie, distinguiremos tres preguntas principales:

  1. ¿Es posible que un Papa caiga en herejía?

  2. ¿Puede el Sumo Pontífice, el Papa Francisco, ser considerado hereje, precisamente por lo que enseña en el capítulo ocho de la Exhortación Amoris laetitia?

  3. ¿El papa que ha caído en la herejía pierde el pontificado?

Fuente: FSSPX distrito México]]>

Twittet

Tales afirmaciones se oponen al dogma que afirma que la religión católica es la única religión verdadera (cf. Syllabus, proposición 21). Se trata de un dogma, y lo que se le opone se llama herejía. Dios no puede contradecirse a sí mismo.

Marcelo González

En estos meses, desde su visita a Chile, Irlanda y con la publicación de los desastres morales que afloran en todas partes, curiosamente siempre relacionados con conocidos, protegidos o favorecedores de Francisco, su posición se ha vuelto sumamente delicada. Tal el caso de la impresionante protección que brindó a Mons. Zanchetta, ex obispo de Orán, Salta,cuyos detalles se pueden conocer en este artículo

Marcelo González

Henchidos de toda injusticia, malicia, codicia, maldad, llenos de envidia, homicidio, riña, dolos, malignidad; murmuradores, calumniadores, aborrecedores de Dios, indolentes, soberbios, fanfarrones, inventores de maldades, desobedientes a sus padres; insensatos, desleales, hombres sin amor y sin misericordia. Y si bien conocen que según lo establecido por Dios los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen en los que las practican.

Marcelo González

"Hoy, 25 de Noviembre, queremos salir a proclamar a Cristo como Rey de nuestras vidas y de nuestra sociedad. Frente a las numerosas negaciones e intentos de hacer desaparecer la Fe en Jesucristo, salimos hoy a las calles para cantar la Gloria de Nuestro Señor, para reconocerlo frente al mundo: Él es nuestro Salvador, Él es nuestro Señor, Él es nuestro Rey."

Marcelo González

La restauración católica será por la vía del culto y del reinado social de Nuestro Señor Jesucristo. Dios ha resguardado el sacerdocio y el culto por medio de una obra minúscula en sus orígenes que hoy es de importancia crucial para el destino del catolicismo. La restauración que debemos realizar día a día se nutre del fruto de ese resguardo.

Editor y Responsable

Y 335º aniversario de la liberación de Viena del asedio turco: recordando la liberación de Viena.

Sofía González Calvo

la Peregrinación pone en lugar principal el conocimiento y amor a la misa tradicional. La misa se convierte en el centro de los tres días de peregrinación. Misa de campaña, rezada bajo la lluvia y el frío, sobre el suelo de barro. Acompañada de cánticos en latín y castellano que ayudan a la devoción. La devoción era otro elemento patente entre los caminantes.