La Fraternidad y el Vaticano Modernista

Cuadro de Situación

I) Para información de nuestros lectores sobre este asunto daremos para comenzar cuenta de algunos textos de la conferencia que el 13 de octubre dio en Francia Monseñor de Galarreta.

Cuenta en ella que antes del Capítulo de Julio ppdo. Monseñor Fellay recibió una carta de puño y letra del Papa en la que le hace saber que para un reconocimiento canónico, es INDISPENSABLE

  a) reconocer que el magisterio vivo – el modernista actual, se entiende – es el intérprete auténtico de la Tradición;
  b) aceptar el ConcilioVaticano II;
  c) aceptar la validez y licitud de la nueva misa.

“Podrán ver Uds. que se nos exigía CEDER Y TRAICIONAR LO ESENCIAL DE NUESTRO COMBATE aceptar TODO LO QUE HEMOS RECHAZADO HASTA AHORA”. De este modo continúa Monseñor, “la Divina Providencia nos mareaba el camino” a seguir en el Capítulo.

Así como también “fue providencial el nombramiento de Mons. Müller al frente de la Congregación para la Doctrina de la Fe”, declarado enemigo de la Tradición y de la Fraternidad en particular. De este modo pues, un eventual acuerdo – acaso propiciado por algunos de los Padres Capitulares – quedó UNANIME Y TOTALMENTE DESCARTADO. Y así se explica que Monseñor haya podido aseverar que “Todo se desenvolvió muy bien; pudimos hablar tranquilamente y confrontar los puntos de vista , como corresponde entre miembros de una misma Congregación; de un mismo ejército. Que se discuta o cuestione la oportunidad prudencial de eso o aquello, esto es normal. EL DRAMA SERIA ABANDONAR LA FE”.

También se trató – y es esto muy importante – de las “CONDICIONES  relativas a una EVENTUAL NORMALIZACIÓN CANONICA” para el caso de un próximo Papa que realmente quisiera hacer un acuerdo con la Fraternidad, que son las siguientes:
Primera: “Libertad de conservar, transmitir y enseñar la doctrina del MAGISTERIO CONSTANTE de la Iglesia y de la VERDAD INMUTABLE DE LA TRADICION DIVINA. Se trata de una libertad de atacar públicamente los errores y también de oponernos públicamente a los que difunden los errores, aún las autoridades eclesiásticas. ¿Cuáles errores? LOS ERRORES MODERNISTAS, LOS DEL CONCILIO VATICANO II  y de la REFORMAS que de él salieron o de sus consecuencias en el orden doctrinal, litúrgico o canónico, etc. Todo está ahí.
Segunda: Usar exclusivamente la liturgia de 1962”.

Termina Monseñor de Galarreta diciéndonos que “hemos superado el problema de las discrepancias que habíamos tenido. Pudimos salir del callejón sin salida en que estábamos porque si Uds. se fijan bien, nuestro Capítulo lo puso exactamente las mismas condiciones que Roma, PERO EN EL SENTIDO CONTRARIO: NOS EXIGEN AQUELLO Y NOSOTROS LO CONTRARIO. Evidentemente la posibilidad de un acuerdo se aleja y sobre todo el RIESGO DE UN  MAL ACUERDO. Hemos evitado también una división entre nosotros.

Y no es poca cosa: hemos superado una división que hubiera sido una deshonra hacia lo que defendemos, hacia la verdadera fe, hacia nuestro combate, hacia los que nos precedieron, Mons. Lefebvre y Castro Mayer. La posición de la Fraternidad es mucho más precisa y lúcida que hace seis meses; ES MUCHO MEJOR.”

¿Qué duda cabe, que este Capítulo bien pudo haberlo presidido con plena satisfacción el mismísimo Monseñor Lefebvre?

II) Remachando en el mismo clavo y desmentir así una supuesta política conciliadora de las autoridades de la Fraternidad con Roma, transcribimos a renglón seguido una terminante declaración de Mons. Tissier de Mallerais.

“El 30 de junio de 2012 – es un secreto que os revelo – el Papa escribió de su puño y letra a nuestro Superior General: “Le confirmo que para ser realmente reintegrados en la Iglesia (sic) es NECESARIO ACEPTAR EL CONCILIO VATICANO II Y EL MAGISTERIO POSCONCILIAR”!!!

“Se trata – comenta Mons. Tissier – de un punto de ruptura, ya que para nosotros NO es aceptable, Y NO PODEMOS FIRMAR ALGO ASI. No se pueden ceder las armas EN PLENA BATALLA; NO BUSCAREMOS EL ARMISTICIO MIENTRAS LA GUERRA PROSIGUE: con Asís III o IV el año pasado; con la beatificación de UN FALSO BEATO, el Papa J. Pablo II, UNA FALSA BEATIFICACIÓN. Y con la exigencia de Benedicto XVI de aceptar el Concilio y las reformas del magisterio conciliar.

Evidentemente NOSOTROS NO PODEMOS FIRMAR ESTO. Sobre este punto HAY ACUERDO Y NO HABRÁ ACUERDO”.

Finalmente declaró: “El Capítulo General del pasado mes de Julio ha tomado decisiones para presentar a Roma OBSTACULOS TALES que Roma no se atreva ya a importunarnos, poniendo condiciones prácticamente irrealizables para impedir que nos hagan nuevas propuestas”.

III) Digamos ahora algo sobre el caso WILLIAMSON: a la luz de los hechos concretos dados a conocer precedentemente, podremos juzgar a cerca del crédito que se le puede da a Mons. Williamson cuando acusa a la Fraternidad de conciliadora con la Roma modernista.

Curiosamente en su reciente carta abierta, reconoce el “FRACASO  de las discusiones doctrinales” incurriendo así en flagrante contradicción, porque si las discusiones fracasaron, se debió justa y precisamente a la NO CONCILIADORA política de las autoridades de la Fraternidad con Roma.

¿Qué sentido tiene pues su declaración de que “se separa de una Fraternidad conciliadora”?
¿Qué tiene de conciliadora – agreguemos como si hiciera falta – esta declaración de Mons. Fellay de el 6/II/2010? “Francamente, hablando humanamente – NO VEMOS LLEGAR ESTE ACUERDO”.

¿O esta del 29/VI/2012? “Ahora las cosas están en una etapa de detenimiento completo... ESTAMOS COMO EN EL PUNTO DE PARTIDA, en el cual dijimos QUE NO PODIAMOS ACEPTAR; QUE NO PODIAMOS FIRMAR”.

¿O estotra del 28/XI/2012? “—el debate entre Roma y nosotros es ESENCIALMENTE DOCTRINAL... Es verdad que NO PODEMOS AVALAR ESTE PREAMBULO DOCTRINAL”

Nos desagrada en extremo tener que hacerlo, pero no queremos dejar de citar – aunque parcialmente – el comunicado que el 26/10/2012 dio a conocer el Rdo. Padre Schmidtberger, Superior del distrito de Alemania de la Fraternidad:

“La expulsión de Mons. Williamson... es el resultado doloroso de una evolución que dura ya algunos años y que ha aumentado dramáticamente estos últimos meses. El no dejó ninguna ocasión para oponerse a la Dirección de la Fraternidad; para hacer PUBLICOS DOCUMENTOS CONFIDENCIALES  y para terminar exigiendo la dimisión del Superior General.”

Antes del Capítulo de Julio dijo textualmente en UNA CONFERENCIA FILMADA:
“Si la Fraternidad por milagro lograra separarse de Mons. Fellay Y DE SU BANDA, eso significaría una limpieza sagrada. En el caso de que lo hagan, LOGRARIAN DESHACERSE  de Mons. Fellay. Es un esperanza, un sueño”.Imposible no advertir que Mons. Williamson con este INSOLITO LENGUAJE, se descalifica lamentablemente a sí mismo, al adjetivar a la cúpula de la Fraternidad, como si se tratara de un agrupamiento de narcotraficantes y/o delincuentes comunes.

El 29/VI/1976. en su ordenación, el obispo Williamson PROMETIO RESPETO Y OBEDIENCIA al Arzobispo Lefebvre y a sus sucesores. Nuestro fundador les pidió en una carta a los 4 candidatos al episcopado, PERMANECER UNIDOS BAJO EL LIDERAZGO DE CADA SUPERIOR GENERAL”.

Las declaraciones públicas arriba mencionadas, son sin duda un GRAVE QUEBRANTAMIENTO DE UNA SOLEMNISIMA PROMESA. Pecado es este máximamente peligroso, porque fácilmente se puede caer en el error de pretender autojustificarse y/o autoexculparse. Lo que no le ocurre en cambio al que peca contra el voto de castidad, sobre el que es imposible abrigar dudas.

Y bien: como hizo el Superior del distrito alemán, también nosotros pedimos oraciones por el Superior General, afligido por esta decisión y también y desde ya por el que ha sido expulsado, a fin de que comprenda con humildad, su error y regrese a la casa del padre.

Para que tome esta saludable decisión nos permitimos, con el corazón en la mano, sugerirle meditar en silencio y soledad, el texto del cap. XXIII de la “IMITACIÓN DE CRISTO”, en el que a propósito de la muerte dice: “MUY PRESTO SERA CONTIGO ESTE NEGOCIO; MIRA COMO TE HAS DE COMPONER”. Y que también, imitando el ejemplo de su Eminencia el Cardenal Ferry del Val, rece diariamente después de oficiar la Santa Misa las siguientes LETANIAS DE LA HUMILDAD:

Jesús, manso y humilde de corazón,                                      óyeme,
Del deseo de ser estimado,                                                   líbrame, oh Jesús
Del deseo de ser amado,                                                      líbrame, oh Jesús
Del deseo de ser conocido,                                                  líbrame, oh Jesús
Del deseo de ser honrado,                                                    líbrame, oh Jesús
Del deseo de ser alabado,                                                     líbrame, oh Jesús
Del deseo de ser preferido,                                                  líbrame, oh Jesús
Del deseo de ser consultado,                                                 líbrame, oh Jesús
Del deseo de ser aprobado,                                                   líbrame, oh Jesús
Del temor de ser humillado,                                                   líbrame, oh Jesús
Del temor de ser despreciado,                                               líbrame, oh Jesús
Del temor de ser rechazado,                                                  líbrame, oh Jesús
Del temor de ser calumniado,                                                 líbrame, oh Jesús
Del temor de ser olvidado,                                                     líbrame, oh Jesús
Del temor de ser ridiculizado,                                                líbrame, oh Jesús
Del temor de ser infamado,                                                   líbrame, oh Jesús
Del temor de ser sospechado,                                                 líbrame, oh Jesús

Que los demás sean más amados que yo                     dáme, oh Jesús, la gracia de desearlo
Que los demás sean más estimados,                           dáme, oh Jesús, la gracia de desearlo
Que los demás sean elevados en la
opinión del mundo y yo disminuido                           dáme, oh Jesús, la gracia de desearlo
Que los demás sean escogidos y yo
puesto de lado                                                        dáme, oh Jesús, la gracia de desearlo
Que los demás sean alabados y yo
despreciado                                                           dáme, oh Jesús, la gracia de desearlo
Que los demás sean preferidos a mí
en todas las cosas                                                   dáme, oh Jesús, la gracia de desearlo                     
Que los demás puedan se más santos
que yo, mientras yo sea tan santo como me
sea posible                                                            dáme, oh Jesús, la gracia de desearlo
Jesús, manso y humilde de corazón,
haz nuestro corazón semejante al vuestro.               dáme, oh Jesús, la gracia de desearlo

Oración: Señor Jesús, que siendo Dios te humillaste hasta la muerte, y muerte de cruz, para ser ejemplo perenne que confunda nuestro orgullo y amor propio, concédenos la gracia de imitar tu ejemplo, para que humillándonos como corresponde a nuestra miseria aquí en la tierra, podamos ser ensalzados hasta gozar de Ti en el cielo. Amén.

 

Noviembre de 2012, para Panorama Católico Digital.

Twittet

Tales afirmaciones se oponen al dogma que afirma que la religión católica es la única religión verdadera (cf. Syllabus, proposición 21). Se trata de un dogma, y lo que se le opone se llama herejía. Dios no puede contradecirse a sí mismo.

Marcelo González

En estos meses, desde su visita a Chile, Irlanda y con la publicación de los desastres morales que afloran en todas partes, curiosamente siempre relacionados con conocidos, protegidos o favorecedores de Francisco, su posición se ha vuelto sumamente delicada. Tal el caso de la impresionante protección que brindó a Mons. Zanchetta, ex obispo de Orán, Salta,cuyos detalles se pueden conocer en este artículo

Marcelo González

Henchidos de toda injusticia, malicia, codicia, maldad, llenos de envidia, homicidio, riña, dolos, malignidad; murmuradores, calumniadores, aborrecedores de Dios, indolentes, soberbios, fanfarrones, inventores de maldades, desobedientes a sus padres; insensatos, desleales, hombres sin amor y sin misericordia. Y si bien conocen que según lo establecido por Dios los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen en los que las practican.

Marcelo González

"Hoy, 25 de Noviembre, queremos salir a proclamar a Cristo como Rey de nuestras vidas y de nuestra sociedad. Frente a las numerosas negaciones e intentos de hacer desaparecer la Fe en Jesucristo, salimos hoy a las calles para cantar la Gloria de Nuestro Señor, para reconocerlo frente al mundo: Él es nuestro Salvador, Él es nuestro Señor, Él es nuestro Rey."

Marcelo González

La restauración católica será por la vía del culto y del reinado social de Nuestro Señor Jesucristo. Dios ha resguardado el sacerdocio y el culto por medio de una obra minúscula en sus orígenes que hoy es de importancia crucial para el destino del catolicismo. La restauración que debemos realizar día a día se nutre del fruto de ese resguardo.

Editor y Responsable

Y 335º aniversario de la liberación de Viena del asedio turco: recordando la liberación de Viena.

Sofía González Calvo

la Peregrinación pone en lugar principal el conocimiento y amor a la misa tradicional. La misa se convierte en el centro de los tres días de peregrinación. Misa de campaña, rezada bajo la lluvia y el frío, sobre el suelo de barro. Acompañada de cánticos en latín y castellano que ayudan a la devoción. La devoción era otro elemento patente entre los caminantes.