La Gran Conversación, de Sebastián Randle

El autor de la enjundiosa biografía del P. Castellani, nos acerca una interesante obra de ficción intelectual. Un diálogo entre dos colosos del pensamiento católico moderno, el Card. John Henry Newman, y el Padre Leonardo Castellani.

Sebastián Randle
La Gran Conversación
Castellani - Newman

Ediciones Vórtice
Buenos Aires, noviembre de 2005
126 págs.

Con su habitual desenfado castelliniano, y rigurosamente documentado, Sebastián Randle nos deleita con una imaginaria conversación de dos pensadores católicos que no se conocieron personalmente, ni fueron contemporáneos, aunque Castellani, más joven, leyera a Newman.

Dos personalidades bien distintas, sin embargo con rasgos fundamentales comunes: una gran libertad interior y a la vez una extraordinaria fidelidad a la doctrina, tan bien estudiada y profundizada (quizás a causa de la libertad interior con que se esmeraron en adentrarse en ella). Y por otra parte, dos víctimas de fariseísmo preconciliar.

Newman hizo su itinerario desde el anglicanismo para llegar a Roma y ser el jefe espiritual del movimiento oxoniense que tantas mentes brillantes acercara al redil de la Iglesia. Movimiento que se interrumpió, lamentablemente, con el Concilio.

Castellani, un jesuita atípico, mal arreado y brillante, que expuso en sus escritos con una valentía cercana a la irresponsabilidad -a la santa irresponsabilidad de quien sirve a la verdad- los gusanos que iban corroyendo al clero. Ambos fueron duramente perseguidos. Ambos profetizaron sobre las lacras que corroerían a la iglesia eclesiástica. Uno con talante académico. Otro con desenfado de polemista.

Este fraile,
Lo dice la gente,
Es sencillo como una paloma
Y astuto como una serpiente

Randle los hace hablar, para nuestro solaz, por medio de sus textos, en un diálogo que no se pudo dar por un simple anacronismo de la Providencia.

A veces el Espíritu Santo se descuida...

Pídalo en Vórtice
Hipólito Irigoyen 1970
Tel [54] (011) 4952 - 8383
[email protected]

Volver a la Portada

Twittet

Tales afirmaciones se oponen al dogma que afirma que la religión católica es la única religión verdadera (cf. Syllabus, proposición 21). Se trata de un dogma, y lo que se le opone se llama herejía. Dios no puede contradecirse a sí mismo.

Marcelo González

En estos meses, desde su visita a Chile, Irlanda y con la publicación de los desastres morales que afloran en todas partes, curiosamente siempre relacionados con conocidos, protegidos o favorecedores de Francisco, su posición se ha vuelto sumamente delicada. Tal el caso de la impresionante protección que brindó a Mons. Zanchetta, ex obispo de Orán, Salta,cuyos detalles se pueden conocer en este artículo

Marcelo González

Henchidos de toda injusticia, malicia, codicia, maldad, llenos de envidia, homicidio, riña, dolos, malignidad; murmuradores, calumniadores, aborrecedores de Dios, indolentes, soberbios, fanfarrones, inventores de maldades, desobedientes a sus padres; insensatos, desleales, hombres sin amor y sin misericordia. Y si bien conocen que según lo establecido por Dios los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen en los que las practican.

Marcelo González

"Hoy, 25 de Noviembre, queremos salir a proclamar a Cristo como Rey de nuestras vidas y de nuestra sociedad. Frente a las numerosas negaciones e intentos de hacer desaparecer la Fe en Jesucristo, salimos hoy a las calles para cantar la Gloria de Nuestro Señor, para reconocerlo frente al mundo: Él es nuestro Salvador, Él es nuestro Señor, Él es nuestro Rey."

Marcelo González

La restauración católica será por la vía del culto y del reinado social de Nuestro Señor Jesucristo. Dios ha resguardado el sacerdocio y el culto por medio de una obra minúscula en sus orígenes que hoy es de importancia crucial para el destino del catolicismo. La restauración que debemos realizar día a día se nutre del fruto de ese resguardo.

Editor y Responsable

Y 335º aniversario de la liberación de Viena del asedio turco: recordando la liberación de Viena.

Sofía González Calvo

la Peregrinación pone en lugar principal el conocimiento y amor a la misa tradicional. La misa se convierte en el centro de los tres días de peregrinación. Misa de campaña, rezada bajo la lluvia y el frío, sobre el suelo de barro. Acompañada de cánticos en latín y castellano que ayudan a la devoción. La devoción era otro elemento patente entre los caminantes.