La Gran Conversación, de Sebastián Randle

El autor de la enjundiosa biografía del P. Castellani, nos acerca una interesante obra de ficción intelectual. Un diálogo entre dos colosos del pensamiento católico moderno, el Card. John Henry Newman, y el Padre Leonardo Castellani.

Sebastián Randle
La Gran Conversación
Castellani - Newman

Ediciones Vórtice
Buenos Aires, noviembre de 2005
126 págs.

Con su habitual desenfado castelliniano, y rigurosamente documentado, Sebastián Randle nos deleita con una imaginaria conversación de dos pensadores católicos que no se conocieron personalmente, ni fueron contemporáneos, aunque Castellani, más joven, leyera a Newman.

Dos personalidades bien distintas, sin embargo con rasgos fundamentales comunes: una gran libertad interior y a la vez una extraordinaria fidelidad a la doctrina, tan bien estudiada y profundizada (quizás a causa de la libertad interior con que se esmeraron en adentrarse en ella). Y por otra parte, dos víctimas de fariseísmo preconciliar.

Newman hizo su itinerario desde el anglicanismo para llegar a Roma y ser el jefe espiritual del movimiento oxoniense que tantas mentes brillantes acercara al redil de la Iglesia. Movimiento que se interrumpió, lamentablemente, con el Concilio.

Castellani, un jesuita atípico, mal arreado y brillante, que expuso en sus escritos con una valentía cercana a la irresponsabilidad -a la santa irresponsabilidad de quien sirve a la verdad- los gusanos que iban corroyendo al clero. Ambos fueron duramente perseguidos. Ambos profetizaron sobre las lacras que corroerían a la iglesia eclesiástica. Uno con talante académico. Otro con desenfado de polemista.

Este fraile,
Lo dice la gente,
Es sencillo como una paloma
Y astuto como una serpiente

Randle los hace hablar, para nuestro solaz, por medio de sus textos, en un diálogo que no se pudo dar por un simple anacronismo de la Providencia.

A veces el Espíritu Santo se descuida...

Pídalo en Vórtice
Hipólito Irigoyen 1970
Tel [54] (011) 4952 - 8383
[email protected]

Volver a la Portada

Twittet

Adelante la Fe

¿No fue durante ese pontificado que notorios y confesos homosexuales a quienes Montini conocía personalmente fueron elevados al episcopado, circunstancia que llevaría a incluso un circunspecto neocón poco sospechoso de cualquier integrismo como George Weigel a reconocer el desgobierno y absoluta incuria a la hora de nombrar a obispos ineptos moralmente durante ese pontificado?

Marcelo González

Uno tiene la impresión, al leer la declaración final y habiendo repasado las entrevistas y los resúmenes de las conferencias, que estos clérigos quieren dar un paso adelante con el pie derecho en la restauración de la Iglesia. Pero a la vez se pisan el zapato con el pie izquierdo.

Editor y Responsable

Hoy 7 de abril ha tenido lugar en Roma la muy esperada conferencia “Iglesia Católica, ¿adónde vas?”. La conferencia fue inspirada por el cardenal Carlo Caffarra (uno de los cuatro cardenales de las dubia), que falleció el pasado septiembre. Al final de la conferencia se publicó una Declaración Final en el nombre de los participantes, religiosos y seglares.

Marcelo González

No que sea un descubrimiento, sino más bien una verdad que cada tanto se nos impone con una evidencia que aplasta. Nos consideramos buenos cristianos y con razón. Porque en un tiempo de persecución y apostasía estamos del lado de la Iglesia y tratamos de ser fieles a Cristo.

Editor y Responsable

Margarita Barrientos, nacida en Añatuya, Santiago del Estero, la diócesis más pobre del país, expresa estas sorprendentes impresiones. Su educación, en el interior profundo de la Argentina, la muestra heredera de la Fe tradicional y asoma en su modo de expresarse. Pero también es importante recordar quienes fueron los obispos de su ciudad, cabeza del obispado, durante su vida.

 

Juan Lagalaye

La primera Misa en el actual territorio argentino fue celebrada en el Domingo de Ramos del 1520, circunstancia litúrgica que entonces asignaba de manera peculiar el reconocimiento de la Realeza de Nuestro Señor Jesucristo.

Editor y Responsable
- Vamos a manifestarnos por los que no tienen voz.- A elevar nuestra súplica y nuestros cantos por los que no pueden hacerlo aún.- No vamos a pedir un debate, ni a simplemente hacer número para que se tenga en cuenta.- Vamos como católicos, apostólicos y romanos, a plantar bandera y rezar a Dios Nuestro Señor para que ilumine o a nuestros gobernantes.