La Gran Conversación, de Sebastián Randle

El autor de la enjundiosa biografía del P. Castellani, nos acerca una interesante obra de ficción intelectual. Un diálogo entre dos colosos del pensamiento católico moderno, el Card. John Henry Newman, y el Padre Leonardo Castellani.

Sebastián Randle
La Gran Conversación
Castellani - Newman

Ediciones Vórtice
Buenos Aires, noviembre de 2005
126 págs.

Con su habitual desenfado castelliniano, y rigurosamente documentado, Sebastián Randle nos deleita con una imaginaria conversación de dos pensadores católicos que no se conocieron personalmente, ni fueron contemporáneos, aunque Castellani, más joven, leyera a Newman.

Dos personalidades bien distintas, sin embargo con rasgos fundamentales comunes: una gran libertad interior y a la vez una extraordinaria fidelidad a la doctrina, tan bien estudiada y profundizada (quizás a causa de la libertad interior con que se esmeraron en adentrarse en ella). Y por otra parte, dos víctimas de fariseísmo preconciliar.

Newman hizo su itinerario desde el anglicanismo para llegar a Roma y ser el jefe espiritual del movimiento oxoniense que tantas mentes brillantes acercara al redil de la Iglesia. Movimiento que se interrumpió, lamentablemente, con el Concilio.

Castellani, un jesuita atípico, mal arreado y brillante, que expuso en sus escritos con una valentía cercana a la irresponsabilidad -a la santa irresponsabilidad de quien sirve a la verdad- los gusanos que iban corroyendo al clero. Ambos fueron duramente perseguidos. Ambos profetizaron sobre las lacras que corroerían a la iglesia eclesiástica. Uno con talante académico. Otro con desenfado de polemista.

Este fraile,
Lo dice la gente,
Es sencillo como una paloma
Y astuto como una serpiente

Randle los hace hablar, para nuestro solaz, por medio de sus textos, en un diálogo que no se pudo dar por un simple anacronismo de la Providencia.

A veces el Espíritu Santo se descuida...

Pídalo en Vórtice
Hipólito Irigoyen 1970
Tel [54] (011) 4952 - 8383
[email protected]

Volver a la Portada

Twittet

Marcelo González

Ningún lector regular de Panorama Católico puede dudar de mi posición ante Francisco, el papa Bergoglio. Y esto no lo digo porque mi opinión tenga alguna importancia, sino solo para orientar a quien tenga ganas de leer lo que sigue.

P. José María Mestre Roc FSSPX

La divina Providencia no había acabado la obra encargada a los pastorcitos. La Virgen dijo a Lucía que, «con el fin de prevenir la guerra, vendré a pedir la consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón y la comunión reparadora en los primeros sábados de mes». Recordemos, pues, las principales comunicaciones con que el Cielo pidió a Sor Lucía ambas cosas.

 

Marcelo González

Como en todo el orbe católico los grandes santuarios marianos convocan multitudes, se necesita al menos estar prevenido. Si el 13 de mayo próximo se reuniesen en Fátima dos millones de personas (en realidad no cabrían) eso no haría más verdaderas las apariciones, ni más urgentes los mensajes.

Editor y Responsable

La pequeña pieza retórica que sigue fue dedicada a su primera renuncia y guardada por prudencia, con la esperanza de que en su intención estuviese la de restituir el derecho y apoyar la buena causa. Pero como demostró más de lo mismo, creemos se puede, sin cargo de conciencia, condenar en vez de condonar su falta.

Marcelo González

Lo bueno de estar allí cuando hay poca gente y menos distracciones es percibir con impactante evidencia que no hay nada extraordinario que ver en orden a la naturaleza. Es un destino que defrauda a quien no va con espíritu sobrenatural. 

Marcelo González

Con un pie ya en el estribo para ira a visitar los lugares sagrados de Fátima, quisiera compartir con los amigos de Panorama Católico unos apuntes escritos a vuelo de pluma. Son reflexiones sobre la figura de Francisco Marto, el vidente varón de Fátima.

Editor y Responsable

Los que piensan que «han vencido» son los neomodernistas fieles a la línea (si así puede llamarse) de los padres fundadores de la «nouvelle théologie» o «nueva teología» y, especialmente, a la línea (tortuosa y oscura) trazada por el jesuita Henri de Lubac y por el ex-jesuita Hans Urs von Balthasar. «Se exaltan los exponentes de la nueva teología como si fueran ellos la piedra angular de la Iglesia» escribió con razón el pensador don Julio Meinvielle.