La Gran Conversación, de Sebastián Randle

El autor de la enjundiosa biografía del P. Castellani, nos acerca una interesante obra de ficción intelectual. Un diálogo entre dos colosos del pensamiento católico moderno, el Card. John Henry Newman, y el Padre Leonardo Castellani.

Sebastián Randle
La Gran Conversación
Castellani - Newman

Ediciones Vórtice
Buenos Aires, noviembre de 2005
126 págs.

Con su habitual desenfado castelliniano, y rigurosamente documentado, Sebastián Randle nos deleita con una imaginaria conversación de dos pensadores católicos que no se conocieron personalmente, ni fueron contemporáneos, aunque Castellani, más joven, leyera a Newman.

Dos personalidades bien distintas, sin embargo con rasgos fundamentales comunes: una gran libertad interior y a la vez una extraordinaria fidelidad a la doctrina, tan bien estudiada y profundizada (quizás a causa de la libertad interior con que se esmeraron en adentrarse en ella). Y por otra parte, dos víctimas de fariseísmo preconciliar.

Newman hizo su itinerario desde el anglicanismo para llegar a Roma y ser el jefe espiritual del movimiento oxoniense que tantas mentes brillantes acercara al redil de la Iglesia. Movimiento que se interrumpió, lamentablemente, con el Concilio.

Castellani, un jesuita atípico, mal arreado y brillante, que expuso en sus escritos con una valentía cercana a la irresponsabilidad -a la santa irresponsabilidad de quien sirve a la verdad- los gusanos que iban corroyendo al clero. Ambos fueron duramente perseguidos. Ambos profetizaron sobre las lacras que corroerían a la iglesia eclesiástica. Uno con talante académico. Otro con desenfado de polemista.

Este fraile,
Lo dice la gente,
Es sencillo como una paloma
Y astuto como una serpiente

Randle los hace hablar, para nuestro solaz, por medio de sus textos, en un diálogo que no se pudo dar por un simple anacronismo de la Providencia.

A veces el Espíritu Santo se descuida...

Pídalo en Vórtice
Hipólito Irigoyen 1970
Tel [54] (011) 4952 - 8383
[email protected]

Volver a la Portada

Twittet

Marcelo González

Uno tras otro, los hechos que produce la agenda de Francisco y los escándalos que estallan en derredor de su persona nos superan, debemos confesarlo. Este es un pontificado insalubre. Si los tiempos no se abrevian, terminaremos todo muertos o dementes. Por uno u otro motivo.

Antonio Caponnetto

Gracias te doy Dios mío porque siendo un grumete me has dejado ser parte de esta fiel romería...

Juan Carlos Monedero (h)

El año se abrió con estos dos claros ejemplos de Corrección Política, estasdemostraciones de fuerza del lobby abortista, cuya naturaleza se comprende a la luz de otros casos anteriores, no tan lejanos en el tiempo.

Marcelo González

Como hijos de los gentiles, “reconozcamos en los magos adoradores las primicias de nuestra vocación  y de nuestra fe, y celebremos con corazones dilatados por la alegría los comienzos de esta dichosa esperanza, pues desde este momento se inicia nuestra entrada en la celestial herencia de los hijos de Dios”.  San León Magno, Papa.

Marcelo González

Se ha dicho con frecuencia: Fátima es una epifanía, una manifestación luminosa que prepara a los creyentes para vivir los tiempos más oscuros de la era cristiana. Así como la fiesta del 6 de enero celebra la revelación de Dios, en su Persona encarnada, a representantes de los gentiles.

Editor y Responsable

En este año cargado de noticias tristes y humanamente desesperanzadoras sobre la marcha de los asuntos eclesiásticos, nos ha parecido prudente insistir poco en las noticias, sino más bien opinar con una cierta pretensión de análisis, alentar la esperanza y recordar (también a nosotros mismos) los deberes de un buen católico en todo momento.

Sandro Magister

Navidad de tensión este año en el Vaticano, justamente mientras el papa Francisco, en el discurso de saludos a la curia, se la tomó con los que el definió como "traidores" y "aprovechadores" – los primeros ya "delicadamente" despedidos por él y los segundos amenazados con ser despedidos –, le han caído encima nuevos clamorosos goles en contra. Al menos tres.