La hora de las venganzas

La nada sorpresiva renuncia de Sarlinga

Los diarios del día repiten la noticia de la renuncia de Mons. Sarlinga, obispo, ahora emérito, de Zárate-Campana, Prov. de Buenos Aires, Argentina. La Nación destaca, porque tuvo la manos metidas en el asunto en su momento, el verdadero motivo de esta dimisión.

Esta es la nota completa

El obispo de Zárate-Campana, monseñor Oscar Sarlinga, anunció ayer sorpresivamente su alejamiento de la diócesis. La decisión estaría relacionada con el resultado de la "misión fraterna" (virtual intervención administrativa) que el papa Francisco envió hace dos años para analizar si el obispo incurrió en manejos irregulares en la sede eclesiástica.

"Juntamente con las instancias de la Santa Sede hemos elegido este día (por ayer), el de la peregrinación del pueblo de Dios a Luján, para decirles que es la última misa que celebro con la comunidad diocesana", informó el propio Sarlinga en la Basílica de Luján al cierre de una peregrinación. Dijo que "hace ya varios meses, junto con la puesta en disponibilidad de mi misión como obispo de Zárate-Campana, he pedido al papa Francisco un tiempo especial para hacer un tiempo de oración". Destacó su "cercanía y diálogo" con el Pontífice.

El obispo asumió en 2006 y, según denuncias llegadas a Roma, el cardenal Bergoglio -antes de ser papa- le cuestionó la compra de un inmueble sobre la Avenida del Libertador, cerca de Recoleta, para el funcionamiento de una asociación civil apadrinada por él.

En 2008, además, Sarlinga se vio envuelto en una maniobra urdida por el kirchnerismo para desplazar a Bergoglio del Arzobispado de Buenos Aires. La estrategia fue atribuida a un asesor del entonces jefe de Gabinete, Sergio Massa, y contemplaba acordar con el Vaticano la designación de Bergoglio en un organismo allí y su reemplazo por Sarlinga.

]]>La Nación del día de la fecha]]>

Resulta necesario recordar algunos antecedentes: Hace poco, en una serie de entrevistas videograbadas que La Nación sube a su sitio web, se recordaba que ]]>Francisco llama a Massa "el falso profeta".]]>  Este modo cariñoso de referise al candidato presidencial que resultó tercero en las elecciones generales, pero era favorito hace un año y luego misteriosamente fue abandonado por sus referentes y donantes, al punto que se puso en duda la perseverancia en su carrera presidencial, tiene origen en una vieja querella. De ella dimos cuenta en su momento en Panorama. Ya Bergoglio defendía con uñas y dientes su carrera hacia el pontificado. Sabemos que Francisco, reconciliado con Cristina Kirchner, negó a Massa entrevistas, fotos y todo gesto que pudiera ser interpretado como apoyo o simpatía, lo que, en cambio prodigó generosamente a todos los demás.
 
Los analistas políticos coinciden en que el candidato Scioli era la opción de Bergoglio para la presidencial argentina, pero que al no defender a su hombre (su de Francisco), Julián Domínguez, en las internas por la Prov. de Buenos Aires, inició una campaña contra el sospechado de narcotraficante y otros delitos, Aníbal Fernández, quien quedó en lugar de Domínguez mediante maniobras poco claras. De este modo el apoyo del aparato eclesiástico en la más grande y relevante provincia de la Argentina desde el punto de vista electoral pasó a la candidata de Macri, María Eugenia Vidal, quien ganó una batalla casi imposible. Y Francisco confirmó que no quiere ni querrá nunca a Massa, pero no por buenas razones, ya que las objeciones doctrinales que se le podrían hacer se replican y agravadas en los otros protegidos de Francisco.
 
Caso Massa-Embajada ante la Santa Sede y Caso Sucunza
 
Luego desde Panorama, con apoyo de otros medios, denunciamos el "caso Sucunza", alrededor del cual se movilizó cielo y tierra -más bien lo segundo- para defender la inocencia del condenado. Este editor sufrió presiones de personas muy importantes para que bajara la denuncia, como un ex embajador ante la Santa Sede y el Nuncio Apostólico. De todos los medios kirchneristas entonces enemigos de Bergoglio ninguno levantó la noticia y solo Jorge Asís la tuvo en su portal por una horas, y luego la bajo, argumentando "me lo pidió un amigo al que no le puedo decir que no".  Y a fuerza de silencio y presiones lograron desacreditarla, inclusive ante algunos medios tradicionales.
 
La realidad es que ese escándalo ponía un tropiezo importante, casi insalvable en la carrera electoral de Bergoglio para alcanzar el Solio Pontificio. Y Bergoglio sabe de elecciones y candidaturas.
 
Pues bien, parece que, con razón o sin ella, Mons. Sarlinga salió sorteado en el turno de los descabezamientos. Lo tenían apestillado desde hace un par de años, su destino era inexorable. Se cumplió. 
 
Francisco no olvida... en particular a los que pusieron piedras en su camino.

Twittet

Editor y Responsable

Parece necesario recordar este excelente artículo sobre las promesas del Sagrado Corazón (devoción de los nueve primeros viernes de mes) que ya hemos publicado. Y recordar también que junto con las promesas del Inmaculado Corazón de María (devoción de los cinco primeros sábados de mes) constituyen un mismo mensaje de Misericordia Divina a la humanidad descarriada.

Editor y Responsable

Las perspectivas de un fin exitoso del Pontificado de Francisco (según sus propios criterios de éxito) parecen complicarse mucho.

Editor y Responsable

Como es público, en los últimos meses ha habido una serie de debates dentro de la FSSPX. El tema es, más allá de ciertas cuestiones ocasionales, la diferencia de criterios sobre la legitimidad de aceptar una regularización canónica y sobre la oportunidad de hacerlo en este momento.

Editor y Responsable

Si se lee atentamente la Secuencia de la misa de Corpus Christi uno se sorprende de oír a Santo Tomás de Aquino refutando Amoris Laetitia.

Marcelo González

La crítica es un necesario ejercicio de la razón, en cuanto se haga según la prudencia. No sobre materias o personas que nos exceden en rango o calidad intelectual. No sobre intenciones ocultas. No basados en nuestra propia autoridad. Sino más bien, sobre temas en los que tenemos la obligación de discernir, allí donde tenemos competencia y nuestro juicio puede ayudar.

P. Jean-Michel Gleize

Dos puntos hay que distinguir en esta discusión: la licitud de cooperar con un papa modernista y la oportunidad de recibir un reconocimiento canónico de él. Aquí un artículo del P. Jean-Michel Gleize en que toma posición fuertemente en el debate.

Marcelo González

Cualquier aparato doméstico contemporáneo hubiera causado una sorpresa enorme a un hombre medieval. Debemos perdonarles su ingenuidad. A la inversa, cualquier catedral medieval debería causar una enorme conmoción al hombre moderno. No es tan fácil perdonarle su indiferencia.

Es que la catedral es un lugar edificado con un propósito que el hombre moderno, en su presunta sabiduría, ignora. Es un lugar de culto. El ignora qué es un lugar de culto porque ignora qué es el culto. Algo debido a Dios, pero ¿qué es Dios, si acaso existe?