La Natividad: Otros aspectos del filme

La sección de cine de la edición anterior fue dedicada a comentar la película La Natividad. Comentario de una sola vista, apenas salidos del cine, sin la posibilidad de repasar las escenas ni de verla en la versión original en inglés, hemos debido pasar por alto muchos detalles. Entre ellos los diálogos evangélicos.

Buscando crítica al respecto, dimos con este artículo que reproducimos parcialmente. No coincidimos con algunos juicios del comentario, pero resulta valiosa la información que nos provee sobre la fidelidad del filme a los diálogos evangélicos sobre los que su guionista se ha basado. Lo más curioso es que siendo estas fuentes tan escasas, el autor del libro no solo las usa parcialmente sino que las distorsiona. Aquí el texto:

(…) Los defectos del filme, tales como los vemos, tienden a ser de omisión más que de comisión. En el momento de la Anunciación, oímos las palabras de María “Hágase en mí según tu palabra” – mas no “he aquí la esclava del Señor”. (Y, vaya, Gabriel -protagonizado por Alexander Siddig- saluda a María con un deficiente “Favorecida” en lugar de “Llena de gracia”).

De la misma manera, cuando la aparición a Zacarías,1 éste argumenta la edad de su mujer, Isabel [como obstáculo para su preñez] pero no le pregunta dubitativamente ¿Cómo sabré yo esto? (contraparte de la pregunta de María, que cree, pero no entiende “¿Cómo podrá esto ser? 2 Ni recibe la firme respuesta angélica: “Yo soy Gabriel, que está en servicio del Señor”. 3

Estas omisiones son muy curiosas precisamente porque el gran desafío de estas escenas es la escasez de material histórico registrado. Uno podría entender la aversión de los cineastas a agregar diálogo a estas inmortales palabras, pero ¿por qué no usar las que están testimoniadas en las escrituras? Y ¿por qué minimizar las dudas de Zacarías o la seguridad de la respuesta angélica? Esto haría su mudez mucho más inteligible.

El Magnificat de María, omitido completamente en su debido lugar, es tratado brevemente y en parte, por su voz en off al final del filme. El recuerdo en sí parece razonable –aunque, nuevamente, ¿por qué omitir la línea de apertura de himno mariano (“Engrandece mi alma al Señor, y mi espíritu exulta en Dios mi salvador”)? ¿Por qué incluir “El Señor ha hecho grandes cosas” pero omitir “en mí”. 4

Quizás más ostensiblemente se aprecie que en La Natividad los Reyes Magos visitan a Herodes, pero omiten mostrar la consulta del Rey infanticida a los escribas 5 y las cita de Belén como lugar de la profecía de Miqueas 5.2, 6 que no se menciona en absoluto. En lugar de esto, Herodes ya ha puesto sus ojos en Belén porque el César ha decretado el censo, el cual deberá llevar de regreso al Hijo de David a su tierra ancestral. (Infortunado hecho que sin embargo mejora la versión de Zeffirelli en “Jesús de Nazareth”, donde no solo omite la visita de los Magos a Herodes, sino que específicamente señala un desaire de ellos a Herodes, que está furibundo por saber qué se traen esos extranjeros que han cruzado la frontera de su reino y se rehúsan a ir a verlo), (…)

Tomado del National Catholic Register review
Por Steven D. Greydanus

Otros aspectos ya mencionados por nosotros o no:

1) Isabel dice a María “Quien soy yo para que la madre de mi Señor venga a mí” pero el filme omite “bendita eres entre las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre”, origen de la más oración más popular junto con el paternoster, el Avemaría. Ella está formada por la saluración angélica y las palabras de Isabel, y forma la corona de la Virgen, el Santo Rosario. Y más adelante dice Isabel, “Bienaventurada tú, que has creído, porque se cumplirán las cosas que se te han dicho de parte del Señor”, pero el filme lo ignora. Isabel, además, consuela a su prima como si ella, la Ssma. Virgen, no estuviera llena de gracia y libre de toda duda y pecado.

2) No hay mensaje angélico a los reyes para que no regresen a Jerusalén (lo hacen por mera “intuición”), no aparecen coros angélicos cantando el Gloria in excelsis Deo.

3) Otro, que hemos omitido: los reyes ofrecen oro al rey, mirra para el sacrificio e incienso (que se usa para dar alabanza a Dios) al “pastor de los pastores”. Elusiva forma de contradecir lo que han dicho poco antes (o dirán después, no recordamos exactamente) “es Dios encarnado”.

4) Coincidimos con el comentarista citado, es una película hecha al gusto protestante, aunque disentimos en este otro punto: según él no niega nada del dogma católico. Niega la Inmaculada Concepción (si no fuera así, no sería del gusto de los protestantes). Nuevamente comprobamos con pena que se trata del crítico de cine de una de las más importantes revistas católicas de los EE. UU… Estrechamente vinculada a la jerarquía de la Iglesia.

Al respecto una conclusión del comentario anterior quisiéramos modificar o tal vez mejor, explicitar. Dijimos que la película podía hacer bien a quienes ni siquiera recuerdan el sentido de la Navidad, es decir, que no lo relacionan con la historia evangélica, etc. Partiendo de este presupuesto, la ignorancia completa y la nula calidad de las películas anteriores durante años.

Debemos decir ahora que no advertimos un peligro tal vez mayor: que la gente con floja formación doctrinal termine confundiéndose más aún sobre la naturaleza de la Encarnación, la Inmaculada Concepción. Tal vez minimizamos la afrenta que se le hacía a la augusta Madre de Dios. Lo atribuimos a la ignorancia. El análisis de los textos demuestra que hay una selección deliberada que busca distorsionar el los hechos, no ya solo verlos sin una perspectiva sobrenatural, propia de alguien que no cree con Fe sobrenatural.



1 Padre de San Juan Bautista, primo de Jesús y nacido milagrosamente puesto que su madre Isabel era infecunda y ya anciana.

2 “…si yo no conozco varón?” Implicando ni lo conoceré puesto que soy una Virgen consagrada.

3 Cfr. Lc. I, 18-22 El texto es mucho más largo y rico. Nada tiene que ver con el Zacarías arrebatado de confusión y cólera que muestra el filme.

4 Quia fecit mihi magna qui potens est . Mihi, en mi favor, en mi beneficio. También omite el resto del himno, que forma parte de las poquísimas palabras de la Virgen que se registran en los Evangelios.

5 Tenemos la impresión de que se equivoca aquí el articulista. Hay una consulta a los doctores de la ley.

6 Y tú, Belén de Efrata, tú eres pequeña entre los millares de Judá. De ti saldrá quien señoreará en Israel, el cual fue engendrado desde el principio, desde los días de la eternidad.

Twittet

Tales afirmaciones se oponen al dogma que afirma que la religión católica es la única religión verdadera (cf. Syllabus, proposición 21). Se trata de un dogma, y lo que se le opone se llama herejía. Dios no puede contradecirse a sí mismo.

Marcelo González

En estos meses, desde su visita a Chile, Irlanda y con la publicación de los desastres morales que afloran en todas partes, curiosamente siempre relacionados con conocidos, protegidos o favorecedores de Francisco, su posición se ha vuelto sumamente delicada. Tal el caso de la impresionante protección que brindó a Mons. Zanchetta, ex obispo de Orán, Salta,cuyos detalles se pueden conocer en este artículo

Marcelo González

Henchidos de toda injusticia, malicia, codicia, maldad, llenos de envidia, homicidio, riña, dolos, malignidad; murmuradores, calumniadores, aborrecedores de Dios, indolentes, soberbios, fanfarrones, inventores de maldades, desobedientes a sus padres; insensatos, desleales, hombres sin amor y sin misericordia. Y si bien conocen que según lo establecido por Dios los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen en los que las practican.

Marcelo González

"Hoy, 25 de Noviembre, queremos salir a proclamar a Cristo como Rey de nuestras vidas y de nuestra sociedad. Frente a las numerosas negaciones e intentos de hacer desaparecer la Fe en Jesucristo, salimos hoy a las calles para cantar la Gloria de Nuestro Señor, para reconocerlo frente al mundo: Él es nuestro Salvador, Él es nuestro Señor, Él es nuestro Rey."

Marcelo González

La restauración católica será por la vía del culto y del reinado social de Nuestro Señor Jesucristo. Dios ha resguardado el sacerdocio y el culto por medio de una obra minúscula en sus orígenes que hoy es de importancia crucial para el destino del catolicismo. La restauración que debemos realizar día a día se nutre del fruto de ese resguardo.

Editor y Responsable

Y 335º aniversario de la liberación de Viena del asedio turco: recordando la liberación de Viena.

Sofía González Calvo

la Peregrinación pone en lugar principal el conocimiento y amor a la misa tradicional. La misa se convierte en el centro de los tres días de peregrinación. Misa de campaña, rezada bajo la lluvia y el frío, sobre el suelo de barro. Acompañada de cánticos en latín y castellano que ayudan a la devoción. La devoción era otro elemento patente entre los caminantes.