La Verdad que molesta a protestantes y católicos liberales

Es quimérica la libertad que desean los que la consideran un bien absoluto. Si es verdad que la libertad suele estar restringida en el orden moral, mucho más aún en el orden de la elección intelectual.

Evidentemente la Verdad de la Iglesia tiene consecuencias que molestan a los protestantes y también a algunos católicos imbuidos de liberalismo. A partir de ahora, el nuevo dogma que ocupará el lugar que correspondía a la Verdad de la Iglesia será el de la dignidad de la persona humana, junto con el bien supremo de la libertad: dos nociones que se evita definir con claridad. De ello se sigue que, según nuestros novadores, la libertad de manifestar públicamente la religión de la propia conciencia viene a ser un derecho estricto de toda persona humana y que nadie en el mundo puede prohibir. Poco importa si se trata de una religión verdadera o falsa, o si promueve virtudes o vicios. ¡El único límite será un bien común que celosamente rehúsan definir!

Por consiguiente, habrá que revisar los concordatos entre el Vaticano y las naciones que, por otra parte, otorgan, con razón, una situación preferencial a la religión católica. El Estado debería ser neutro en materia de religión. Habrá que revisar muchas constituciones de Estado, y no sólo en las naciones de religión católica. ¿No se les ha ocurrido a esos nuevos legisladores de la naturaleza humana que el Papa también es un jefe de Estado? ¿Van a invitarlo también a secularizar el Vaticano? Consecuencia de ello sería que los católicos perderían el derecho de obrar para establecer o restablecer un Estado católico. Su deber consistiría en mantener el indiferentismo religioso del Estado.

Recordando a Gregorio XVI, Pío IX calificó tal actitud de delirio y, más aún, de «libertad de perdición.» (1) León XIII trató el tema en su admirable Encíclica Libertas. ¡Todo eso era adecuado para su época, pero no para 1964!

Es quimérica la libertad que desean los que la consideran un bien absoluto. Si es verdad que la libertad suele estar restringida en el orden moral, mucho más aún en el orden de la elección intelectual. Dios ha suplido admirablemente las deficiencias de la naturaleza humana por medio de las familias que nos rodean: la familia en que hemos nacido y que debe educarnos; la patria, cuyos dirigentes deben facilitar el desarrollo normal de las familias hacia la perfección material, moral y espiritual; la Iglesia, mediante sus diócesis, cuyo padre es el obispo y cuyas parroquias forman células religiosas donde las almas nacen a la diva divina y se alimentan en esta vida, mediante los sacramentos.

Definir la libertad como ausencia de coacción significa destruir todas las autoridades que Dios ha puesto en el seno de estas familias para facilitar el buen uso de la libertad, que se nos ha dado para buscar espontáneamente el Bien, y en dado caso, para no tener que buscarlo, como sucede con los niños y a quienes son como ellos. La verdad de la Iglesia es la razón de ser de su celo evangelizador, de su proselitismo y, por consiguiente, la razón profunda de las vocaciones misioneras, sacerdotales y religiosas, que exigen generosidad, sacrificio y perseverancia en las aflicciones y en las cruces. Este celo y fuego que quiere abrasar al mundo resulta molesto para los protestantes, y, por lo tanto, se va a trazar un esquema sobre la Iglesia en el mundo que evite cuidadosamente hablar de evangelización. ¡Se podría elaborar toda la sociedad terrestre sin tratar en ella de sacerdotes, religiosos o religiosas, sacramentos, Sacrificio de la Misa, ni de instituciones católicas, como escuelas, obras de caridad espirituales y materiales!... Con semejante espíritu resulta muy difícil un esquema sobre las misiones. ¿Piensan los novadores llenar de este modo los seminarios y noviciados?

La verdad de la Iglesia es también la razón de ser de las escuelas católicas. Con el nuevo dogma se insinúa que más valdría fusionarlas con las demás escuelas, siempre y cuando mantengan el derecho natural. Evidentemente, ya no queda lugar para religiosos y religiosas. ¡La admirable Encíclica de Pío XI sobre la educación de la juventud era para 1929 y no para 1964!

1 Quanta Cura, 8 de diciembre de 1864.
Monseñor Marcel Lefebvbre+

Fuente: ]]>FSSPX Actualidad]]>

Twittet

Editor y Responsable

Pagaba poco porque era una fija. El caballo del comisario. Sorprende por sabido. Muchos no terminaban de creer que este personaje, abismalmente por debajo de los requisitos básicos para ocupar el cargo, podría finalmente ser elevado a esta dignidad. Una verdadera indignidad. Aguer, a su lado, es San Pío X. No es una comparación exagerada. Lo sería si le quitáramos “a su lado”.

El líder cocalero Evo Morales, presidente -con aspiraciones a la eternidad- de la República de Bolivia acaba de felicitar el neocardenal designado por Francisco, nacido, criado y ejercido en esa tierra altiplana. Se trata de Mons. Toribo Ticona, retirado ya y gozando de la paz familiar con su esposa, hijos y nietos.

Prof. Roberto de Mattei

Querer convertir a aquella Iglesia valerosa, dispuesta siempre a vivir al pie del cañón, en una sociedad de cobardes que viven escondidos por vergüenza o por pusilanimidad, sería un ultraje a su virtud. Eran plenamente conscientes de su deber de conquistar el mundo para Cristo, de transformar según la doctrina y la ley del Divino Salvador la vida privada y la pública, donde debía nacer una nueva civilización, surgir otra Roma sobre los sepulcros de los dos Príncipes de los Apóstoles. Y lograron su objetivo.

Juan Lagalaye
Hace dos meses, en esta misma página, aludí a la fundación de la Argentina, señalándola en la primera misa celebrada en su actual territorio -Bahía San Julián- el Domingo de Ramos del 1520. Hoy, en la fiesta de la Santísima Trinidad, entiendo que es necesario evocar la fundación de nuestra ciudad ubicándola en la circunstancia litúrgica en que lo fue en el 1580 y que de de ella recibió el nombre, auspicio que a pesar de todas sus miserias mantiene vigencia.
Marcelo González

En un artículo titulado “La Gran Comedia de “la Vida” publicado el 27 de febrero de este año expresé mis reservas a lo que creo es como mínimo un enfoque equivocado al desafío de las ideologías feministas, abortistas, de género, etc. En particular contra el aborto, cuando se anunciaba una marcha que resultó multitudinaria, extraordinaria y sorprendente, una marcha que demostró que el rechazo al aborto es muy fuerte en la sociedad argentina. 

Marcelo González

Leemos en Adelante la Fe un interesante artículo del Dr. César Félix Sánchez que complementa otro, reproducido en Panorama Católico. Recomendamos la lectura de ambos. A su vez nos trajo a la curiosidad recordar qué había publicado sobre estos temas tiempo atrás, en la era de la "gran esperanza benedictina". Y nos parece prudente rememorarlo. El autor peruano recorre hacia atrás el barroso camino de Francisco. Resulta que, como siempre sostuvimos, hace mucho tiempo que la derrota papal está enfangada. 

Marcelo González

Lo más pornográfico que leí en mi vida es el libro “Teología Moral para Seglares” de Royo Marín. La parte contra sexto. Me creó una verdadera incomodidad. Las personas bien criadas tenemos una repugnancia natural por lo indecente, lo obsceno. Pero estamos fuera de época, porque lo obsceno se hace público todo el tiempo