Las aventuras de Tintín: El secreto del unicornio (2011)

(The Adventures of Tintin )

Las aventuras de Tintín: El secreto del unicornio (2011)
(The Adventures of Tintin)

   MV5BNDE5MDExNTQ1OF5BMl5BanBnXkFtZTcwMDIxMTM5Ng@@._V1._SY317_

A riesgo de incurrir en la iras de algún sitio web, quisiera comentar elogiosamente la puesta cinematográfica del célebre cómic del belga Hergé, Tintín, que ha sido alimento de la imaginación de mis hijos desde su más tierna infancia y que reconozco haber leído sin excesivo entusiasmo, ya en mi edad adulta.

Tintín es un producto infantil, digo, dedicado a un público infantil, que no ha podido, a mi parecer, trascender al gusto adulto. Uno lo lee y tiene la impresión de que es de una ingenuidad solo apta para niños. Al contrario, otros cómics coetáneos de calidad, como Asterix o Lucky Luke, por su ironía y agudo sentido crítico aceptan los dos registros de lectura perfectamente.

Hace poco leí por primera vez “Titín en el País de los Soviets”, en edición facsimilar en conmemoración de los 50 años de su salida. Más allá de cierta tosquedad de estos primeros diseños, luego corregida, el estilo argumental y las características de los personajes ya estaban definidos en ese dibujo fundacional.

Pero lo que le falta al cómic como tal le sobra en potencial para la pantalla (contrariamente a Asterix, cuyas versiones cinematográficas han sido patéticas). Esto lo ha visto Spielberg, que es un hombre de gran talento, y lo ha explotado maravillosamente.

Lo ingenuo e increíble del cómic es extraordinariamente apto para la fantasía de la animación cinematográfica. Y la fusión de las historias vinculadas al tesoro del Unicornio, que ocupan varios títulos en la versión de Hergé, se ha hecho con muy buen criterio, con final abierto, por lo que esperamos una secuela. Los personajes son fieles, pero a la vez están potenciados, mejorados diría, particularmente Tintín. Y se ha respetado la limpieza moral y la ausencia de groserías propias del cómic original, algo muy poco frecuente hoy en los productos americanos.

Tuve que verlo en 3D y doblado al castellano, por obligación de las circunstancias. A lo primero, opino que es una pérdida de dinero y para personas con ciertas dificultades de visión, una incomodidad. A lo segundo, y contrariando mi gusto por ver todos los filmes en sus lenguas originales (so riesgo de perder buena parte del valor artístico de las actuaciones), reconozco que el doblaje es excelente.

Recomendado con entusiasmo para toda la familia, todas las edades (tal vez no los muy chiquitos por el volumen con que se emite el sonido en las salas y el riesgo de que se impresionen demasiado con las imágenes, rapidísimas).

No voy a entrar en la discusión sobre si Hergé era boyscout…

Director: Steven Spielberg

Guionistas:  Steven Moffat y Edgar Wright

Actores: Jamie Bell, Andy Serkis y Daniel Craig

Duración: 107 min  

Twittet

Marcelo González

Signos del cielo y de la tierra: si los tiempos no se abreviasen hasta los justos perecerían

Mons. Bernard Fellay

Pretender hablar de conversión excluyendo que sea a la Iglesia católica, es burlarse de la gente. Dios, que es todopoderoso, ha puesto en las manos de María esta gracia, este poder de hacer milagros; no sólo el del sol, sino un milagro aún más asombroso: la conversión de un país entero mediante una sencilla consagración hecha por el Santo Padre, al que se unirían los obispos del mundo entero. Ese país, desde ese momento, quedará entregado a la Santísima Virgen.

Editor y Responsable

Continuemos la lucha con todas nuestras fuerzas como siervos inútiles que somos, pero pongamos nuestra esperanza, más que nunca, en la todopoderosa intercesión de Santa María, la Madre de Dios siempre Virgen, pues es ella quien, una vez más, vencerá la herejía.

Editor y Responsable

Cuando ahora leo en el Nuevo Testamento esas escenas tan encantadoras del paso del Señor por Palestina, recuerdo éstas que, tan niña todavía el Señor me hizo presenciar en esos pobres caminos y carreteras de Aljustrel a Fátima y a Cova de Iría. 

Jorge Ferro

La persona de Lefebvre es remansada, acogedora. No estamos frente a un energúmeno. Bastaba mirar sus ojos, a los que veo todavía hoy como claros y serenos. Una voz tranquila, no declamatoria, sensata. Su palabra mesurada y esperanzadora. 

Editor y Responsable

Los otomanos avanzaban sobre Europa. Juan (Jan III) Sobieski, rey de Polonia, decidió liderar la coalición, abandonando su patria marchó al mando del ejército. Al llegar a Viena los turcos doblaban a los cristianos. El enviado papal, Marco D’Aviano, consiguió unir a todo el ejército bajo el mando del rey polaco.

Marcelo González

Recientemente hizo algo de ruido una pastoral del obispo de Mercedes-Luján, Mons. Radrizzani, que es un personaje muy pintoresco. Su rol mediático más reciente tuvo lugar cuando cierto ex funcionario público decidió esconder unos 10 millones de dólares en billetes en cierto convento bajo su jurisdicción.