Lauda Sion vs. Amoris Laetitia

La Secuencia de la fiesta de Corpus condena el Capítulo VIII de Amoris Laetitia

Si uno lee atentamente la letra de la Secuencia de la Fiesta de Corpus Christi, compuesta por Santo Tomás de Aquino, verá una exposición detallada del dogma de la Santísima Eucaristía. Este himno basta para que los católicos de hoy que tienen dudas o se permiten interpretaciones libres sobre la presencia real, la comunión en la mano, o las disposiciones que se necesitan para comulgar con provecho se convenzan de la doctrina revelada por Cristo mismo y guardada celosamente por la Iglesia. Naturalmente, en él ya está resuelto es presunto dilema de la "comunión" a las personas en pecado mortal. De hecho ya lo estaba en San Pablo y en el Evangelio.

En la procesión de la fiesta, en Roma este año, se cantó la secuencia según surge de un vídeo que circula en Internet. Los clérigos y el papa presentes ¿habrán discernido el sentido del texto? ¿Y los fieles?

 

1. Lauda Sion Salvatórem, lauda ducem et pastórem, in hymnis et cánticis.

Alaba, ¡oh Sión! Alaba al Salvador, al Rey y Pastor con himnos y cánticos.

2. Quantum potes, tantum aude: quia major omni láude, nec laudáre sufficis.

Alaba cuanto más puedas, y sin descanso; porque la mayor alabanza que se haga no será suficiente.

3. Laudis thema speciális, panis vivus et vitális, hódie propónitur.

Alaba sin medida, al Pan vivo de Vida, al que hoy se celebra.

4. Quem in sacrae mensa coénae, turbae fratrum duodénae, datum non ambígitur.

Al Pan que en la mesa de la Santa Cena, Cristo entregó a los Doce reunidos como hermanos.

5. Sit laus plena, sit sonóra, sit jucúnda, sit decóra, mentis jubilatio.

Que la alabanza sea de todo corazón, sonora, gozosa, bella, con el alma jubilosa.

6. Dies enim solémnis ágitur, in qua mensae prima recólitur, huius institútio.

Porque hoy celebramos un solemne día, aquel que rememora la institución de la Santísima Eucaristía.

7. In hac mensa novi Regis, novum Pascha nove legis, phase vetus términat.

En esta mesa del nuevo Rey, la Pascua de la Nueva Alianza, pone fin a la Pascua antigua.

8. Vetustátem nóvitas, umbram fugat véritas, noctem lux elíminat.

El nuevo rito sustituye al viejo, las sombras se disipan ante la verdad, la luz elimina a la noche.

9. Quod in coena Christus gessit, faciéndum hoc expréssit, in sui memoriam.

Lo que Cristo hizo en la Cena, mandó que se repitiera en su memoria.

10. Docti sacris institutis, panem vinum in salútis, consecrámus hóstiam.

Instruidos por sus sagradas enseñanzas, consagramos el pan y el vino para la salvación.

12. Dogma datur Christiánis, quod in carnem transit panis, et vinum in sánguinem.

Se les da un Dogma a los cristianos: que el pan se convierte en la Carne y el vino en la Sangre de Cristo.

13. Quod non capis, quod non vides, animósa firmat fides, praeter rerum órdinem.

Lo que no comprendes porque no lo ves, que lo afirme tu fe viva, más allá del orden natural.

14. Sub divérsis speciébus, signus tantum, et non rebus, latent res exímiae.

Bajo diversas formas, tan solo se ven los signos, y no la realidad que late escondiendo una realidad sublime.

15. Caro cibus, sanguis potus: manet tamen Christus totus, sub utráque spécie.

Su Carne es comida, y su Sangre bebida, pero bajo cada uno de estos signos está Cristo todo entero.

16. A suménte non concísus, non confráctus, non divísus: ínteger accípitur.

Se lo recibe íntegramente, sin que nadie pueda dividirlo, ni quebrarlo, ni partirlo.

17. Sumit unus, sumunt mílle: quantum isti, tantum ille: nec súmptus consúmitur.

Lo recibe uno, lo reciben mil, tanto éstos como aquél, sin que nadie pueda consumirlo.

18. Súmunt boni, sumunt mali: sortem tamen inaequáli, vitae vel intéritus.

Lo reciben los buenos, y lo reciben los malos: pero con desigual fruto: para unos la Vida, para otros, la muerte.

19. Mors et malis, vita bonis: vide paris sumptiónis, quam sit dispar éxitus.

Es muerte para los pecadores y vida para los justos: mira cómo un mismo alimento tiene efectos tan contrarios.

20. Fracto demum Sacraménto, ne vacilles, sed meménto, tantum esse sub fragménto, quantum toto tégitur.

Cuando se parte la hostia: no vaciles: recuerda que en cada fragmento está Cristo todo entero.

21. Nulla rei fit scisúra: signi tantum fit fractúra: qua nec status nec statúra, signáti minúitur.

Ninguna division se hace a esta realidad (del Cuerpo todo entero en cada parte): solamente se hace un signo de fractura, que no altera ni el estado ni la estatura (del Cuerpo de Cristo).

22. Ecce panis Angelórum, factus cibus viatórum: vere panis filiórum, non mitténdus cánibus.

Este es el pan de los Ángeles, convertido en alimento de los peregrinos: es el verdadero pan de los hijos, que no debe tirarse a los perros.

23. In figuris praesignátur, cum Isaac immolatur: Agnus Paschae deputátur: datur manna pátribus.

Por varias figuras ha sido profetizado: (por ejemplo) en Isaac es inmolado; se lo ve en el Cordero Pascual, y cuando es dado como maná a nuestros padres.

24. Bone pastor pannis vere, Jesu nostri miserére: tu nos pasce, nos tuére: tu nos bona fac vidére in terra vivéntium.

¡Oh Buen Pastor, Pan verdadero, oh Jesús nuestro, ten misericordia de nosotros!: ¡apaciéntanos y cuídanos; y haznos contemplar los bienes verdaderos en la tierra de los vivientes!

25. Tu qui cuncta scis et vales, qui nos pascis hic mortáles: tuos ibi comensales, coherédes et sodales fac sanctórum cívium. Amen. Allelúia.

¡Tú que sabes todo, y todo lo puedes, tú que apacientas a los mortales, haznos tus invitados, herederos y compañeros con los Santos del cielo!. Amén, aleluya.

 

Alguno que otro dogma queda también ratificado: Como dice otro himno de Santo Tomás:

Et antiquum Documentum novo cedat ritui.

Un poco libremente traducido dice

Ceda el antiguo culto judío al Rito neotestamentario, la misa, del cual ha sido una mera sombra.

Twittet

Marcelo González

Don Davide (con acento en la a), o sea el P. Pagliarani, es el nuevo Superior General de la FSSPX. Mucha gente se pregunta de dónde salió. ¿Qué significa esta promoción inesperada de un cura raso a la máxima jerarquía? Otros, menos informados todavía, señalan un desorden inaceptable: ¿desde cuándo un simple presbítero va a ser superior de obispos? Estos lefebristas están todos locos.

Marcelo González

Se percibe un cierto temblor de mitras. El optimismo y la componenda comienzan a desdibujarse. Parece que no alcanza con dejarles el campo libre y ponerse a un costado. Cuando ocupen el campo vendrán a degollar a los que estén mirando resignados al discurrir inevitable de los tiempos. Es de manual: los tibios le venden la soga a los revolucionarios, que los van a linchar con esa misma soga (Lenin dixit).

Editor y Responsable

En pocas palabras: Pilatos era un pagano, o sea que había en él semillas de verdad, y de hecho se interesó en el tema, porque le preguntó a Jesús “¿qué es la verdad?” Y Jesús no le contestó. No le contestó… no quiero criticar, pero… Encima después lo amenazó con mandarle no se cuántas legiones de ángeles. Tampoco Pilatos podía dejar que atropellen así como así su autoridad. El tema es complejo. Jesús no se dejó ayudar, puso peros todo el tiempo.

Editor y Responsable

Pagaba poco porque era una fija. El caballo del comisario. Sorprende por sabido. Muchos no terminaban de creer que este personaje, abismalmente por debajo de los requisitos básicos para ocupar el cargo, podría finalmente ser elevado a esta dignidad. Una verdadera indignidad. Aguer, a su lado, es San Pío X. No es una comparación exagerada. Lo sería si le quitáramos “a su lado”.

El líder cocalero Evo Morales, presidente -con aspiraciones a la eternidad- de la República de Bolivia acaba de felicitar el neocardenal designado por Francisco, nacido, criado y ejercido en esa tierra altiplana. Se trata de Mons. Toribo Ticona, retirado ya y gozando de la paz familiar con su esposa, hijos y nietos.

Prof. Roberto de Mattei

Querer convertir a aquella Iglesia valerosa, dispuesta siempre a vivir al pie del cañón, en una sociedad de cobardes que viven escondidos por vergüenza o por pusilanimidad, sería un ultraje a su virtud. Eran plenamente conscientes de su deber de conquistar el mundo para Cristo, de transformar según la doctrina y la ley del Divino Salvador la vida privada y la pública, donde debía nacer una nueva civilización, surgir otra Roma sobre los sepulcros de los dos Príncipes de los Apóstoles. Y lograron su objetivo.

Juan Lagalaye
Hace dos meses, en esta misma página, aludí a la fundación de la Argentina, señalándola en la primera misa celebrada en su actual territorio -Bahía San Julián- el Domingo de Ramos del 1520. Hoy, en la fiesta de la Santísima Trinidad, entiendo que es necesario evocar la fundación de nuestra ciudad ubicándola en la circunstancia litúrgica en que lo fue en el 1580 y que de de ella recibió el nombre, auspicio que a pesar de todas sus miserias mantiene vigencia.