Le dieron Cuatro Años a Francisco para "rehacer la Iglesia"

Artículo publicado en Life Site News

El presente artículo es una excelente síntesis de los hechos sucedidos durante los cuatro primeros años de Francisco. Suma a ello interesantes novedades sobre como llegó y como puede irse Bergoglio del papado. Más allá de diferencias con el juicio del autor sobre los papados precedentes y ciertas apreciaciones, es una lectura necesaria en estas vísperas del quinto año de su pontificado. En este artículo se hace una cita extensa de "El Horror", que publicamos en 2013 a pocas horas de conocida la elección, simultaneamente con Rorate Caeli, la cual agradecemos y consideramos un antecedente necesario para comprender las características propias de este pontificado. Nos valemos de la traducción realizada por Adelante la Fe a la que hemos completado los vínculos a los artículos de referencia, casi todos en inglés, aunque cualquier lector informado puede recordar los hechos, en su momento grandes impactos en el clero y la feligresía, durante la veloz sucesión de cambios producidos por Francisco.

 

Hace cuatro años, el 13 de marzo de 2013, un desconocido cardenal argentino fue elegido para dirigir la Iglesia Católica. La elección de Jorge Mario Bergoglio siguió a 35 años de enseñanza clara, sólida y ortodoxa bajo los distinguidos pontificados de San Juan Pablo II (1978-2005) y Benedicto XVI (2005-2013) (*).

A medida que el humo blanco emanaba de la chimenea de la Capilla Sixtina esa noche de marzo, significando la elección de un nuevo Papa, los fieles católicos de todo el mundo estaban ansiosos por ver quién sería su próximo líder. Ellos no sabían, ni podían haber sabido, la sacudida masiva que los esperaba.

Sin embargo, un número de prelados de alto rango lo sabían. Algunos incluso dejaron escapar tras la elección]]> que un grupo influyente de cardenales liberales había existido con el objetivo de influir en el cónclave]]> para elegir a Bergoglio. Un cardenal incluso dijo que era parte del grupo, se refirió a él como una “mafia”.

La ‘mafia’ de San Galo

Fue el cardenal Godfried Danneels, honrado con estar junto al Papa Francisco en el balcón la noche de su elección, quien reveló la existencia del grupo de San Galo. Fue Danneels ]]>quien lo llamó una “mafia”]]> debido a su objetivo de reformar drásticamente la Iglesia para hacerla “mucho más moderna”.

El grupo informal surgió alrededor de 1996. Los miembros, que incluían a los Cardenales Da Cruz Policarpo, Martini, Danneels, Murphy-O’Connor, Silvestrini, Husar, Kasper y Lehmann, pensaron que podrían tener un “impacto significativo” en futuras elecciones papales, si cada uno de ellos utilizaba su red de contactos, ]]>según la biografía autorizada de Danneels]]>, co-escrita por Jürgen Mettepenningen y Karim Schelkens.

El grupo presuntamente perdió su ímpetu en 2006 después de fallar al no haber sido elegido su candidato preferido en el cónclave de 2005. Mientras que el grupo ha sido acusado de estar involucrado en un complot que llevó a la renuncia del Papa Benedicto, estas afirmaciones han sido negadas por el ex obispo de San Galo Ivo Fürer.

Pero si bien el obispo Fürer afirmó que el grupo de San Galo no se reunió oficialmente después de 2006, y por lo tanto no pudo haber participado en una conspiración para obligar a Benedicto XVI a dimitir, esto no significa que el grupo estuviera inactivo.

Según Austen Ivereigh, el biógrafo de Francisco y el ex ayudante del cardenal Cormac Murphy-O’Connor, ]]>días antes del cónclave del 12 de marzo en Roma, a Murphy-O’Connor la “mafia” de San Galo le encomendó informar a Bergoglio de un plan para que lo eligieran]]>. Murphy-O’Connor era un viejo amigo de Bergoglio.

Como Ivereigh ]]>describió en su libro de 2014 sobre el Papa Francisco]]>, Murphy-O’Connor también fue encargado de cabildear a Bergoglio entre sus contrapartes norteamericanas, así como actuar como un enlace para los de los países de la Commonwealth.

“Primero aseguraron el asentimiento de Bergoglio”, escribió Ivereigh. “Preguntado si estaba dispuesto, dijo que creía que en este momento de crisis para la Iglesia ningún cardenal podría negarse si se le preguntaba. Murphy-O’Connor le advirtió a sabiendas que “tuviera cuidado”, y que ahora era su turno, y le dijeron ‘capisco’ – ‘entiendo’ “.

“Luego se pusieron a trabajar, recorriendo las cenas de los cardenales para promocionar a su hombre, argumentando que su edad – 76 – ya no debía considerarse un obstáculo, dado que los Papas podían renunciar. Habiendo entendido a partir de 2005 la dinámica de un cónclave, sabían que los votos viajaban a aquellos que hacían una fuerte proyección fuera de la puerta “, escribió.

Debido a que tenía más de 80 años, Murphy-O’Connor no pudo votar en el cónclave, pero estuvo presente en las reuniones pre cónclaves. El 2 de marzo, un cardenal anónimo que no pudo votar en el cónclave ]]>dijo al servicio de noticias italiano La Stampa]]> que “Cuatro años de Bergoglio serían suficientes para cambiar las cosas”. Murphy-O’Connor fue nombrado más adelante haciendo el mismo comentario en una pieza de julio de 2013 que apareció en el Independent.

A principios de marzo de 2013, la palabra comenzó a moverse rápidamente en el Colegio de Cardenales que un poderoso movimiento estaba a punto de elegir a Bergoglio.

En una asombrosa charla dada seis meses después de la elección de Bergoglio, el Cardenal Theodore McCarrick, Arzobispo Emérito de Washington, D.C., reveló cómo se convirtió en parte del plan para elegir al nuevo Papa.

“Antes del Cónclave, nadie pensaba que hubiera una oportunidad para Bergoglio”, dijo en una conferencia del 1 de octubre de 2013 en la Universidad Villanova de Filadelfia, Pensilvania.

McCarrick, que como Murphy-O’Connor, era demasiado mayor para votar en el cónclave, dijo que antes del evento un “muy interesante e influyente caballero italiano” lo visitó en el Colegio Americano de Roma donde se alojaba para pedirle que hiciera campaña para Bergoglio. La conversación, según lo relatado por McCarrick, debe ser citada extensamente para revelar su significado.

Nos sentamos. Este es un hombre muy brillante, un hombre muy influyente en Roma. Hablamos de varias cosas. Tenía un favor que pedirme para [cuando volviera] a casa en los Estados Unidos.

Pero entonces (el influyente italiano) dijo: -¿Y qué tal Bergoglio?

Y me sorprendió la pregunta.

Y dije -¿Qué con él?

Él dijo: “¿Tiene alguna oportunidad?”

Le dije: “No lo creo, porque nadie ha mencionado su nombre. No ha estado en la mente de nadie. No creo que esté en la mente de nadie votar por él. “

Dijo: “Podría lograrlo, ¿sabes?”.

Le dije: ‘¿Qué podría hacer él?’

Él dijo, ‘[Bergoglio] podría reformar la Iglesia. Si le diéramos cinco años, podría ponernos de nuevo en la mira.

Le dije: ‘Pero tiene 76 años’.

Él dijo: ‘Sí, cinco años. Si tuviéramos cinco años, el Señor que trabaja a través de Bergoglio en cinco años podría volver a rehacer a la Iglesia.

Le dije: “Eso es algo interesante”.

Él dijo: “Sé que eres su amigo.”

Yo dije: “Espero serlo”.

Dijo: “Habla con él”.

Le dije: ‘Bueno, ya veremos qué pasa. Esta es la obra de Dios.

Esa fue la primera vez que escuché que había gente que pensaba que Bergoglio sería una posibilidad en estas elecciones.

McCarrick continuó diciendo en su charla que cuando llegó el momento de hablar a todos los cardenales antes de la votación, los instó a elegir a alguien de “América Latina” que pudiera identificarse con los pobres.

Luego continuó en su charla alabando al Papa Francisco a los estudiantes católicos estadounidenses como un “pastor” mayor que los Papas anteriores. “Creo que tal vez nunca hemos tenido un ‘pastor’ en tanto tiempo”, dijo.

Y continuó: “[Francisco] tiene una comprensión de la naturaleza humana, un entendimiento que, aunque dice algunas cosas que tal vez nos sorprendería, pero lo interesante es que si examinan lo que está diciendo, es lo que la Iglesia ha dicho todo el tiempo. Tal vez no lo que los canonistas han dicho todo el tiempo, o lo que diferentes teólogos han dicho todo el tiempo. Pero la enseñanza de la Iglesia todo el tiempo es la enseñanza del papa Francisco”.

McCarrick predijo en ese momento que Francisco “si tiene dos años, habrá cambiado el papado”.

“Cuanto más tiempo esté, más creo que es probable que podamos decir que él ha cambiado el papado”, declaró.

‘Cuatro años de Bergoglio’

Lo que los prelados liberales como McCarrick, Murphy-O’Connor y Danneels sabían acerca de la capacidad de Bergoglio de “volver a hacer a la Iglesia” se ha hecho evidente de manera lenta y confusa a los fieles católicos durante los últimos cuatro años, ]]>pero especialmente en el último año]]>. Basados en una noción equivocada de la infalibilidad papal, muchos católicos han defendido al papa Francisco hasta el punto de lo absurdo. Pero los católicos de mente sobria que conocen las enseñanzas, la historia y las prácticas tradicionales, se alarman ante el claro hecho de que muchas de las acciones y declaraciones del Santo Padre están en desacuerdo con lo que ha pasado antes.

En los cuatro años de Bergoglio como papa Francisco, las cuatro marcas que separan a la Iglesia Católica de cualquier otra religión sobre la faz de la tierra, a saber, que es Una, Santa, Católica y Apostólica, se han oscurecido y hasta socavado.

Su calidad de única o unidad de la Iglesia en su sumisión a Cristo como cabeza, en su integridad doctrinal y en su confesión de una sola fe ha sido oscurecida y debilitada de varias maneras bajo el pontificado de Francisco:

  • Ha pedido ]]>una Iglesia “descentralizada” ]]>y ha permitido a los grupos individuales de obispos determinar para sus propias iglesias “regionales” lo que es moral y correcto. De esta manera, es supuestamente permitido que los adúlteros reciban la Sagrada Comunión en Alemania mientras que a través de la frontera en Polonia es gravemente pecaminoso.

  • Ha permitido minimizar la doctrina católica en nombre del “diálogo” religioso con otras denominaciones cristianas con una historia de hostilidad hacia la doctrina católica sobre el matrimonio, la Eucaristía y el papado. Bajo su liderazgo, ]]>el Vaticano incluso ha alabado a Lutero]]>, el fundador del protestantismo, como un “testigo del evangelio”.

La santidad y la realidad sagrada de la Iglesia como la novia de Cristo ha sido oscurecida y debilitada de varias maneras bajo el pontificado de Francisco:

  • Sus escritos también se han utilizado para defender la práctica sacrílega de dar la Sagrada Comunión a los que viven en objetivo pecado grave ( ]]>aquí]]>, ]]>aquí]]>, ]]>aquí]]> y ]]>aquí ]]>). Los obispos y los cardenales han defendido esta práctica sacrílega basados en los propios argumentos del Papa en Amoris Laetitia que hacen hincapié en el “cuidado pastoral” y la “misericordia” en detrimento de la doctrina y la verdad.

La catolicidad o misión universal de la Iglesia para trabajar sin cesar por la salvación de las almas ha sido oscurecida y debilitada de varias maneras bajo el pontificado de Francisco:

  • Ha permitido a los enemigos jurados de la Iglesia ejercer abiertamente su influencia en sus políticas y programas (]]>aquí]]>, ]]>aquí]]> y ]]>aquí]]>).

La apostolicidad de la Iglesia donde el depósito de la fe es auténticamente transmitido de los apóstoles a través de sus sucesores los obispos y cardenales ha sido oscurecida y socavada de varias maneras bajo el pontificado de Francisco:

  • Ha elevado a ]]>obispos]]> y ]]>cardenales]]> abiertamente herejes que no tienen la fe inmutable transmitida a través de los siglos desde los Apóstoles.

  • Ha ]]>degradado]]> y ]]>silenciado]]> las voces de alto rango de la ortodoxia dentro de la Iglesia.

El Papa como “flautista de Hamelín”

En su discurso de octubre de 2013 a los estudiantes católicos de la Universidad de Villanova, el Cardenal McCarrick terminó su panegírico del papa Francisco comparándolo con el “Flautista de Hamelin”.

“Caminará por el escenario del mundo y la gente lo seguirá. Encontrarán en él lo que encontraron en el Flautista de Hamelin, encontrarán en él un cierto carisma, que les recuerda que esto es lo que es el amor de Dios. Y esto es lo que trata Francisco”, dijo.

McCarrick seguramente no se dio cuenta de lo inquietante que era la comparación. Según el cuento de los niños, cuando las familias de la ciudad se negaron a pagar al flautista por librarse de una infestación de ratas, tomó su venganza usando su flauta sobre sus hijos. Encantándolos con su carisma y deliciosas melodías, el flautista los condujo a una cueva secreta de montaña y nunca más se les volvió a ver.

Si, como dijo McCarrick, Bergoglio es el flautista, tal vez menos habrían seguido su melodía si hubieran sabido a dónde les llevaría.

Pero un periodista argentino que conocía bien a Bergoglio advirtió al mundo el día de su elección qué tipo de melodía estaba a punto de tocar el nuevo pontífice. Estas palabras ]]>publicadas en línea en Rorate Caeli el 13 de marzo de 2013]]>, el día de la elección del Papa Francisco, están tan en la marca que uno podría sospechar que el periodista había logrado de alguna manera viajar en el tiempo cuatro años por delante de esa fecha a hoy para describir con precisión lo que estaba a punto de desplegarse.

El día en que Bergoglio fue elegido, el periodista argentino Marcelo González de Panorama Católico Internacional escribió que estaba “aterrorizado” por el futuro de la Iglesia Católica. Vale la pena citar el post en su totalidad:

De todos los candidatos impensables, Jorge Mario Bergoglio es quizás el peor. No porque profese abiertamente doctrinas contra la fe y la moral, sino porque, a juzgar por su actuación como arzobispo de Buenos Aires, la fe y la moral parecen haberle sido indiferentes.

Enemigo jurado de la misa tradicional, no ha permitido sino parodias en manos de enemigos declarados de la liturgia antigua. Ha perseguido a todo sacerdote que se empeñó en usar sotana, predicar con solidez o que se haya interesado en la Summorum Pontificum.

Famoso por la inconsistencia (a veces ininteligibilidad de sus alocuciones y homilías), dado al uso de expresiones vulgares, demagógicas y ambiguas, su magisterio no puede decirse que sea heterodoxo sino inexistente por lo confuso.

Su entorno en la Curia de Buenos Aires, salvo algunos clérigos, no se ha caracterizado por la virtud de sus acciones. Muchos están gravemente sospechados de inconducta moral.

No ha perdido ocasión de realizar actos en los que cedió la catedral a judíos, protestantes, islámicos, e incluso a elementos sectarios en nombre de un diálogo interreligioso imposible e innecesario. Son famosas sus reuniones con los protestantes en el estado de espectáculos Luna Park, donde reiteradamente, junto con el predicador de la Casa Pontificia Cantalamessa, ha sido “bendecido” por pastores protestantes, en un acto de culto común donde en la práctica dio por válidos ciertos poderes sacramentales de los telepastores.

Esta elección es incomprensible: no es políglota, no tiene experiencia curial, no brilla por su santidad, es flojo en doctrina y liturgia, no ha combatido ni el aborto ni el matrimonio homosexual, no tiene modales para honrar el Solio Pontificio. Nunca se ha jugado por nada más allá de permanecer en posiciones de poder.

Realmente, no puede ser lo que Benedicto haya querido para la Iglesia. Y no parece tener ninguna de las condiciones para continuar su obra.

Dios ampare a la Iglesia. Nunca se puede descartar, por humanamente difícil que parezca, la posibilidad de una conversión… y sin embargo, el futuro nos causa terror.

Juicio, el camino de la Iglesia hacia la gloria

Al igual que los cardenales McCarrick y Murphy-O’Connor, González sabía que Bergoglio tenía la capacidad de “volver a hacer la Iglesia” de una manera que la dejaría prácticamente irreconocible.

Una fuente que trabaja en un dicasterio vaticano dijo a LifeSiteNews a principios de este mes que los cambios en el Vaticano bajo Francisco han creado un clima de miedo dentro de sus paredes.

“La impresión para muchos aquí es que este es un tipo régimen totalitario, sin agenda católica o valores en el fondo. Es uno que sigue a los grandes giros modernistas y tiene una mentalidad política de pies a cabeza. Es totalitario en el sentido de que generalmente no muestra ningún respeto real por el debido proceso, por la ley y por la misma razón, sólo por voluntad y pisoteo arbitrario de cualquier obstáculo legal que enfrenten “, dijo la fuente.

“Muchos aquí, sabiendo que el régimen es totalitario, también están simplemente esperando que pase, que termine, como suele ocurrir eventualmente, ya que sólo Dios es absoluto. Tal vez parezcan apoyarla, manteniéndose en silencio. Pero, de hecho, muchos tienen miedo o son indiferentes. Todos esperan que termine, ya que a nadie le gusta vivir con miedo “, añadió la fuente.

Jesucristo dijo a San Pedro, el primer Papa, que las puertas del infierno no prevalecerían contra la Iglesia. Cada fiel católico cree que la batalla contra el mal ya ha sido ganada por Cristo que ha conquistado definitivamente a satanás a través de su muerte y resurrección. Esto no significa, sin embargo, que satanás no hará todo lo posible para destruir a la Iglesia. Él lo intentará, e incluso podría parecer que está teniendo éxito, pero fracasará.

El Catecismo de la Iglesia Católica ]]>habla de un “juicio final”]]> que la Iglesia debe experimentar antes de la segunda venida de Cristo.

“Antes de la segunda venida de Cristo, la Iglesia debe pasar por un juicio final que sacudirá la fe de muchos creyentes. La persecución que acompaña a su peregrinación en la tierra revelará el “misterio de la iniquidad” en la forma de un engaño religioso ofreciendo a los hombres una aparente solución a sus problemas al precio de la apostasía de la verdad “, afirma.

Pero como todos los juicios que la Iglesia ha enfrentado en su historia de 2000 años de antigüedad, este juicio solo la hará más fuerte y gloriosa.

Continúa el Catecismo: “La Iglesia entrará en la gloria del reino sólo a través de esta pascua final, cuando ella seguirá a su Señor en su muerte y resurrección. El reino se cumplirá, entonces, no por un triunfo histórico de la Iglesia a través de un ascenso progresivo, sino sólo por la victoria de Dios sobre el desencadenamiento final del mal, que hará que su novia descienda del cielo. El triunfo de Dios sobre la revuelta del mal tomará la forma del Juicio Final después de la última agitación cósmica de este mundo pasajero”.

Jesucristo se ha comparado a sí mismo con la “piedra angular” que los constructores rechazaron. Es sobre esta piedra inamovible que la Iglesia ha sido establecida para siempre. Es de esta piedra que ella recibe su solidez y unidad. Para aquellos con los ojos para verlo, es “maravilloso” de contemplar.

En estos tiempos peligrosos para la Iglesia, debemos aferrarnos a la promesa de Cristo de que nadie en ningún tiempo destruirá a su esposa, la Iglesia, a la que santificó con su sangre: “Aquél que caiga sobre esta piedra será roto a pedazos; Pero cuando caiga sobre cualquiera, lo aplastará”.

Pete Baklinski

[Traducido por Rocío Salas. ]]>Artículo original.]]>]

(*) Nota de Adelante la Fe. No podemos compartir el optimismo del autor sobre los pontificados previos a Francisco, bajo cuyas autoridades, por acción u omisión, se ha consumado un desastre doctrinal, litúrgico, y en todos los ámbitos de la iglesia sin precedentes. No es oro todo lo que reluce.

Twittet

Editor y Responsable

Parece necesario recordar este excelente artículo sobre las promesas del Sagrado Corazón (devoción de los nueve primeros viernes de mes) que ya hemos publicado. Y recordar también que junto con las promesas del Inmaculado Corazón de María (devoción de los cinco primeros sábados de mes) constituyen un mismo mensaje de Misericordia Divina a la humanidad descarriada.

Editor y Responsable

Las perspectivas de un fin exitoso del Pontificado de Francisco (según sus propios criterios de éxito) parecen complicarse mucho.

Editor y Responsable

Como es público, en los últimos meses ha habido una serie de debates dentro de la FSSPX. El tema es, más allá de ciertas cuestiones ocasionales, la diferencia de criterios sobre la legitimidad de aceptar una regularización canónica y sobre la oportunidad de hacerlo en este momento.

Editor y Responsable

Si se lee atentamente la Secuencia de la misa de Corpus Christi uno se sorprende de oír a Santo Tomás de Aquino refutando Amoris Laetitia.

Marcelo González

La crítica es un necesario ejercicio de la razón, en cuanto se haga según la prudencia. No sobre materias o personas que nos exceden en rango o calidad intelectual. No sobre intenciones ocultas. No basados en nuestra propia autoridad. Sino más bien, sobre temas en los que tenemos la obligación de discernir, allí donde tenemos competencia y nuestro juicio puede ayudar.

P. Jean-Michel Gleize

Dos puntos hay que distinguir en esta discusión: la licitud de cooperar con un papa modernista y la oportunidad de recibir un reconocimiento canónico de él. Aquí un artículo del P. Jean-Michel Gleize en que toma posición fuertemente en el debate.

Marcelo González

Cualquier aparato doméstico contemporáneo hubiera causado una sorpresa enorme a un hombre medieval. Debemos perdonarles su ingenuidad. A la inversa, cualquier catedral medieval debería causar una enorme conmoción al hombre moderno. No es tan fácil perdonarle su indiferencia.

Es que la catedral es un lugar edificado con un propósito que el hombre moderno, en su presunta sabiduría, ignora. Es un lugar de culto. El ignora qué es un lugar de culto porque ignora qué es el culto. Algo debido a Dios, pero ¿qué es Dios, si acaso existe?