Más leña en la hoguera de la confusión

Ahora Francisco anuncia "algo" sobre divorciados y parejas de hecho

Cuando los cardenales eligieron a Francisco, escribí "El Horror". Produjo algunos dolores de cabeza, pero el concepto estaba largamente meditado y yo convencido de que solo podría resultar algo así salvo un cambio milagroso que muchos se apuraron a anunciar. "¡Bergoglio ha muerto...!", gritaron. No parece. En seis meses, que más se viven como seis años, solo hemos visto a multitudes y medios exacerbados en el sentimentalismo y la papolatría más penosa. Y a un papa que no cesa de enviar señales de confusión.

Ahora anuncia "algo" para favorecer a los divorciados y parejas de hecho. Para favorecerlas en la consideración social, porque la doctrina en la materia no tiene vuelta, y segundo matrimonio sacramental tras divorcio es pecado mortal. Y eso significa estar fuera de la Iglesia y con el alma en riesgo de ir al infierno.  Las palabras del papa ¿no contribuyen acaso a endurecer a estas personas en su pecado, dándoles falsas esperanzas de una inocencia inexistente, y que solo pueden recobrar por la confesión seguida de la enmienda de sus vidas? Es duro de decir. Tan duro como que hemos de morir todos. O que el Infierno existe y es para siempre. Pero a riesgo de negar el Evangelio, hay que decirlo. 

¿Qué puede ofrecerles el papa? Él no puede cambiar la doctrina. Acelerar las nulidades, pase. Si son reales. ¿Y cuando no lo son? ¿Falsear las sentencias para hacer vivir la fantasía de que nunca se han casado? ¿Crear una oficina de nulidades express que acepte cualquier motivo ignorando la doctrina y el derecho canónico en la materia?

Y a las parejas de hecho, (suponemos que se refiere a personas con aptitud nupcial que han decidido no casarse, sabe Dios porqué) ¿qué se les puede ofrecer sino una exhortación a recibir el sacramento del matrimonio y bendecir su unión llevándola a tan alto rango como ha querido Nuestro Señor Jesucristo? Si se los "acoge" y se les da la "bienvenida", ¿tendrá este gesto otro sentido que invitarlos a dejar el concubinato y fundar un matrimonio fecundo? Si los párrocos, obispos, etc. hicieran esto sería una novedad y una revolución respecto a lo que ha venido ocurriendo en los últimos años. Pero no va por ahí la cosa.

Seamos serios: no es ésto lo que quiere decir el papa. Sugiere otra cosa, y no sabemos qué podrá ser dada la estrechez de alternativas. ¿Juega con las personas o cree que hay una vía teológica no descubierta hasta ahora? Ocuparse de estas personas significa, en términos católicos, subir la cuesta penosa de decirles la verdad y buscar la salvación de sus almas. Pero eso no reditúa fama ni popularidad. 

Gracias a Dios, yo tengo mi matrimonio bien fundado y con esa misma gracia espero mantenerlo así. Pero si estuviera en la situación de las personas que están afectadas por estas noticias, realmente me indignaría muchísimo. Como cuando los políticos me prometen cosas que sé positivamente no pueden hacer. La demagogia es siempre aborrecible, pero más aún cuando juega con las cosas más íntimas.

Y si el demagogo cree que podrá cumplir, temamos más aún.

.  .  .

Este comentario merece una posdata: los anuncios se hicieron frente a seminaristas. El demonio de la confusión no ha cesado de celebrar.

Twittet

Tales afirmaciones se oponen al dogma que afirma que la religión católica es la única religión verdadera (cf. Syllabus, proposición 21). Se trata de un dogma, y lo que se le opone se llama herejía. Dios no puede contradecirse a sí mismo.

Marcelo González

En estos meses, desde su visita a Chile, Irlanda y con la publicación de los desastres morales que afloran en todas partes, curiosamente siempre relacionados con conocidos, protegidos o favorecedores de Francisco, su posición se ha vuelto sumamente delicada. Tal el caso de la impresionante protección que brindó a Mons. Zanchetta, ex obispo de Orán, Salta,cuyos detalles se pueden conocer en este artículo

Marcelo González

Henchidos de toda injusticia, malicia, codicia, maldad, llenos de envidia, homicidio, riña, dolos, malignidad; murmuradores, calumniadores, aborrecedores de Dios, indolentes, soberbios, fanfarrones, inventores de maldades, desobedientes a sus padres; insensatos, desleales, hombres sin amor y sin misericordia. Y si bien conocen que según lo establecido por Dios los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen en los que las practican.

Marcelo González

"Hoy, 25 de Noviembre, queremos salir a proclamar a Cristo como Rey de nuestras vidas y de nuestra sociedad. Frente a las numerosas negaciones e intentos de hacer desaparecer la Fe en Jesucristo, salimos hoy a las calles para cantar la Gloria de Nuestro Señor, para reconocerlo frente al mundo: Él es nuestro Salvador, Él es nuestro Señor, Él es nuestro Rey."

Marcelo González

La restauración católica será por la vía del culto y del reinado social de Nuestro Señor Jesucristo. Dios ha resguardado el sacerdocio y el culto por medio de una obra minúscula en sus orígenes que hoy es de importancia crucial para el destino del catolicismo. La restauración que debemos realizar día a día se nutre del fruto de ese resguardo.

Editor y Responsable

Y 335º aniversario de la liberación de Viena del asedio turco: recordando la liberación de Viena.

Sofía González Calvo

la Peregrinación pone en lugar principal el conocimiento y amor a la misa tradicional. La misa se convierte en el centro de los tres días de peregrinación. Misa de campaña, rezada bajo la lluvia y el frío, sobre el suelo de barro. Acompañada de cánticos en latín y castellano que ayudan a la devoción. La devoción era otro elemento patente entre los caminantes.