-A +A

¡Oh, Jesús mío!

¡Oh, Jesús mío!
Perdónanos nuestras culpas,
Líbranos del fuego del infierno.
Lleva al cielo a todas las almas,
Socorre especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.


Esta breve oración, casi una jaculatoria, fue enseñada por Nuestra Señora de Fátima a los tres pastorcitos en una de sus apariciones en 1917. Les pidió que la recen al final de cada decena del Santo Rosario.

Todos los trece de cada mes, de mayo a octubre se cumple un nuevo aniversario de cada una de la apariciones de la Santísima Virgen sobre la carrasca, en Cova da Iría.

En cada una de ellas nos ha ido revelando la misericordia que Nuestro Señor tiene para con esta humanidad pecadora, misericordia que ejercita por medio de su Santísima Madre, la cual nos advierte: penitencia, penitencia, penitencia.

Recemos diariamente el santo rosario. O al menos con cierta regularidad. Repitamos muchas veces al días esta extraordinaria oración para alcanzar la misericordia para nosotros y para todos los pecadores.

Tan fácil, tan simple el remedio. Tan reacios a tomarlo…

Twittet

Mons. Alfonso de Galarreta

El espíritu liberal y modernista que ha penetrado en la Iglesia se opone a Nuestro Señor y a su acción. Nuestro Señor es el Camino, pero la libertad religiosa disuelve la Realeza social de Cristo. La Iglesia es el único camino de salvación, pero el espíritu modernista lo relativiza y conduce al indiferentismo religioso.

Marcelo González

Circula entre los fieles de la FSSPX un pedido de oraciones para que el Espíritu Santo ilumine a los miembros jerárquicos que deberán decidir sobre la propuesta de regularización canónica que la Santa Sede enviara a la Casa General de la congregación hace algunos meses. Esta reunión se desarrollará a lo largo de cuatro días, del 25 al 28 de junio en Suiza. 

 

Marcelo González

Es el único monasterio donde en lugar de hacer retiros, hacen depósitos…

Editor y Responsable

Los contactos de Bergoglio con ex miembros de Guardia de Hierro han seguido hasta ahora. De hecho, Juan Grabois, el dirigente social, piquetero, indigenista que acaban de nombrar como miembro consultor de la Comisión Justicia y Paz es hijo de uno de los más eminentes guardianes de la época en que Jorge Mario Bergoglio concurría a sus lugares de reunión.

Editor y Responsable

No me complace ver como algunos zapatean sobre los cadáveres, aunque el juicio moral, o precisamente porque el juicio moral que tenemos de los vicios que dominaron sus vidas nos hace presumir que muchos se han condenado al fuego del infierno. Incluyendo al asesino. Eso no es motivo de celebración. Es un triunfo del demonio.

Marcelo González

El cardenal alemán le apunta a disparates tuchenses sobre eclesiología, ¿querrá su desplazamiento sin enfrentar directamente a Francisco en el terreno de la doctrina moral?: Müller ha sido parco y más bien sinuoso en sus críticas a Amoris Laetitia, aunque nadie desconoce su oposición. 

Editor y Responsable

Una catedrática residente en Australia, fiel de la Iglesia greco-católica de Rumania, ha expuesto ante una importante audiencia clerical y seglar sus objeciones a A.L., luego publicadas en el sitio de la parroquia Beato John Henry Newman, cercana a Melbourne. Otro síntoma de una naciente reacción.