-A +A

¡Oh, Jesús mío!

¡Oh, Jesús mío!
Perdónanos nuestras culpas,
Líbranos del fuego del infierno.
Lleva al cielo a todas las almas,
Socorre especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.


Esta breve oración, casi una jaculatoria, fue enseñada por Nuestra Señora de Fátima a los tres pastorcitos en una de sus apariciones en 1917. Les pidió que la recen al final de cada decena del Santo Rosario.

Todos los trece de cada mes, de mayo a octubre se cumple un nuevo aniversario de cada una de la apariciones de la Santísima Virgen sobre la carrasca, en Cova da Iría.

En cada una de ellas nos ha ido revelando la misericordia que Nuestro Señor tiene para con esta humanidad pecadora, misericordia que ejercita por medio de su Santísima Madre, la cual nos advierte: penitencia, penitencia, penitencia.

Recemos diariamente el santo rosario. O al menos con cierta regularidad. Repitamos muchas veces al días esta extraordinaria oración para alcanzar la misericordia para nosotros y para todos los pecadores.

Tan fácil, tan simple el remedio. Tan reacios a tomarlo…

Twittet

Editor y Responsable

La confusión es, de hecho, el distintivo de un hombre que sabía el tesoro del que su propia política privaría a sus fieles y que la persiguió a pesar de ello; la persiguió, por otra parte, con una intolerancia ciega y proscribiendo la tradición litúrgica de la Iglesia; la persiguió invocando las necesidades pastorales de un laicado que estaba desertando a millones del nuevo culto.

Alberto G. del Castillo

¿Se habrán dado cuenta ahora, que con FRANCISCO, la iglesia conciliar a tocado fondo?

 
S.S. Pío XII

"Queremos, pues, hablar de lo que hay de más profundo e intrínseco en el hombre: su conciencia. A ello nos ha inducido el hecho de que algunas corrientes del pensamiento moderno comienzan a alterar su concepto y a impugnar su valor. Por consiguiente, trataremos de la conciencia como objeto de la educación.

P. José María Mestre Roc FSSPX

Los meses de Mayo y Junio se dedican a la Santísima Virgen y al Sagrado Corazón. En este artículo un resumen de devociones sencillas para honrar a la Madre de Dios y al Corazón Sacratísimo de Jesús, fuente de toda misericordia. Adoremos a Dios y demos gloria a la Virgen Corredentora como Él lo ha pedido.

S.S. Pío XII

Las obligaciones fundamentales de la ley moral están basadas en la esencia, en la naturaleza del hombre y en sus relaciones esenciales, y valen, por consiguiente, en todas partes donde se encuentre el hombre; las obligaciones fundamentales de la ley cristiana, por lo mismo que sobrepasan a las de la ley natural, están basadas sobre la esencia del orden sobrenatural constituido por el divino Redentor.

Editor y Responsable

Detallada revisión de la Amoris Laetitia de Christopher Ferrara, columnista de The Remnant. 

Editor y Responsable

Todo comenzó cuando la era moderna nacía. Un tal Martín Lutero, muy homenajeado en estos tiempos, hombre teatral, con excelentes condiciones para hacer carrera política en el Conurbano bonaerense, decidió que los votos -religiosos, aclaremos- en especial el de castidad, resultan demasiado gravosos.