Person of Interest (Vigilados)

Una serie de entretenimiento limpia y agradable para quien le gusta el género

Viendo algún material para recomendar a los lectores, me interesó el trabajo de Jim Caviezel en la serie, que va por su tercera temporada, llamada en inglés Person of Interest y en español  “Vigilados”.

Caviezel, fiel a su compromiso público después de La Pasión, en la que interpretó a Nuestro Señor en una actuación memorable, no ha querido tener parte en películas o series con temas o escenas inmorales. Lo cual limitó notablemente su carrera, por lo que sabemos.

Esta serie, un thriller de género indefinido, que oscila entre lo policial, el espionaje y la futurología. Por lo que he podido ver, o sea, toda la temporada primera, Caviezel ha cumplido con estas condiciones. No hay lenguaje obsceno, ni escenas de alcoba  o desnudismo (salvo, curiosamente, un momento muy discreto al comienzo, que no se entiende y se va comprendiendo a lo largo de los capítulos.

Ese parece ser el punto argumental fuerte: se va desentrañando una historia, o varias, muy complicadas, a la vez que cada capítulo unitario cierra otra de rescate o prevención de un crimen.

Porque el objeto de este equipo tan singular como reducido de “vigiladotes” de personas en peligro se dedica a anticiparse a un delito, generalmente un crimen, del que es alertado por un sistema de vigilancia creado por el personaje llamado Harold Finch (Michael Emerson, actor americano de teatro, conocido por medio de series muy difundidas también en la TV).

Esta máquina o sistema de vigilancia fue creado para algún organismo de seguridad norteamericano a fin de prevenir nuevos ataques como el del 11 de Septiembre de 2001 a las Torres Gemelas (un tópico ya de la ficción), pero alcanza tal poder que su inventor (que se atribuye en la ficción haber creado las redes sociales para alimentar el sistema, si non e vero…) decide, ante la imposibilidad de no cederlo a sus mandantes, cerrarlo de modo que nadie pueda alterar sus fines, a saber, prevención del terrorismo. Crea una inteligencia artificial a la que dota de una ética, digamos, por medio de reglas.

La  máquina también envía material que las agencias de seguridad consideran “irrelevante”, y que son advertencias sobre crímenes comunes. Aquí Finch se guarda un acceso y mediante su extraordinaria habilidad como ingeniero informático y una notable fortuna (que se va sospechando adquiere por su talento predictivo en la bolsa) recluta a un ex boina verda, ex Cia, John Reese (Jim Caviezel), Lo rescata de un estado de postración moral al que lo ha conducido el desengaño sufrido de los que conducen las agencias a las que ha servido por amor a la patria. Y decide poner sus talentos de guerrero para hacer operativa la prevención de lo que la máquina de Finch anticipa.

Todo sucede en Nueva York y la compleja máquina analiza indicios que recoge por medio de la vigiliancia por cámaras en toda la ciudad, públicas y privadas, a las que tiene pleno acceso.

La serie comienza con un par de capítulos un poco secos, pero luego va tomando cierto relieve y humanidad en sus personajes, se incorporan nuevos personajes, se desvelan las historias personales de a poco y finalmente los guionistas introducen toques de humor bastante refinados. Tanto como en el lenguaje como en las situaciones.

Es un entretenimiento grato, no faltará quien encuentre una denuncia de las redes sociales y sistemas de espionaje montados tras las Torres Gemelas como un verdadero operativo “gran hermano”… y con cierto fundamento.

Ha tenido un éxito enorme en los EE.UU. donde parece que estar tan vigilados les resulta ya agobiante. Sobre todo porque se ignora quién vigila y con qué propósito.

Pone también en discusión el tema de las cámaras de seguridad en la vía pública, automóviles, medios de transporte y donde se puedan imaginar, tan actual en la Argentina entre quienes pretenden resolver el problema de la delincuencia sin atacar sus raíces morales sino meramente sus síntomas externos.

Twittet

Editor y Responsable

Así comenzaba una publicidad de no se qué en otros tiempos. “Pasan cosas lindas…”  Hagamos una breve crónica de lo que ha sucedido en los últimos días y tal vez encontremos alguna “cosa linda”.

Marcelo González

Los lectores de este sitio habrán notado poca actividad en los últimos tiempos. La causa de esta retracción de publicaciones es simple: no deseamos contribuir a la confusión general agregando más opiniones a las que ya circulan -en demasía-sobre la crisis de la Iglesia. Hay una gran ansiedad por “información”, un gran deseo de participar en la resistencia al neomodernismo que ha llevado a límites increíbles su tarea de destrucción

Editor y Responsable

Una de las más impresionantes jornadas de los días trece fue la del mes de julio. En ella la Virgen reveló “el secreto”, el mensaje que había de mantenerse en reserva hasta aviso del cielo a Lucía, quien lo expuso en tres partes, y reveló dos de ellas en los años ’40 a la vez que manifestó que la tercera parte (llamada comúnmente “Tercer Secreto”) se debía revelar en 1960 o tras su muerte, si ocurriera antes de esa fecha.

Editor y Responsable

Ciertamente no vamos a proponer a nadie que vaya a vivir a Siberia. Ni tampoco creemos en el mito del buen salvaje. Sin embargo, la gente retratada en este filme es un extraordinario ejemplo de la vida humana en la pre-modernidad.

Editor y Responsable

Parece necesario recordar este excelente artículo sobre las promesas del Sagrado Corazón (devoción de los nueve primeros viernes de mes) que ya hemos publicado. Y recordar también que junto con las promesas del Inmaculado Corazón de María (devoción de los cinco primeros sábados de mes) constituyen un mismo mensaje de Misericordia Divina a la humanidad descarriada.

Editor y Responsable

Las perspectivas de un fin exitoso del Pontificado de Francisco (según sus propios criterios de éxito) parecen complicarse mucho.

Editor y Responsable

Como es público, en los últimos meses ha habido una serie de debates dentro de la FSSPX. El tema es, más allá de ciertas cuestiones ocasionales, la diferencia de criterios sobre la legitimidad de aceptar una regularización canónica y sobre la oportunidad de hacerlo en este momento.