Pontificado Nefasto

El culto al “hombre” ha sustituido en un vastísimo espacio de la jerarquía y de los fieles al culto a Dios.

Hace cinco años, cuando se conoció la elección de Jorge Bergoglio como sucesor de Benedicto XVI, sentimos una enorme decepción. No habría sido el primer cardenal de ideas heterodoxas que se transformara al ascender al Solio Pontificio, y eso deseábamos. Esa conversión es posible, pero tras cinco años de comprobar que los temores tenían un fundamento bien sólido, lo único que se puede esperar es una caída más acelerada al abismo.

En la Roma antigua los días se marcaban en el calendario como fastos y ne-fastos. Los fastos estaban dedicados a los dioses. Los ne-fastos al hombre. Si alguien violaba el respeto debido al fasto corría el riesgo de sufrir una desgracia, como castigo de los dioses por su impiedad.

Desde Juan XXIII a la actualidad, los pontificados han sido cada vez más nefastos. El culto al “hombre” ha sustituido en un vastísimo espacio de la jerarquía y de los fieles al culto a Dios. Estos pontificados han consolidado esa tendencia, con sus más y sus menos. Hoy el pensamiento católico generalizado es el de estar al servicio del mundo, del que Jesucristo nos ha advertido, lo odia (Jn. XV, 18). Y las consecuencias concretas de esta deriva filosófica producen espanto en el alma que mantiene el sentido de lo sagrado. En el alma que anhela encontrar en los templos y en el clero la encarnación del fasto divino y la misión pontifical. Enseñar, santificar, regir la vida espiritual de los fieles y de las sociedades. Conquistar almas, alentar en las tribulaciones de este valle de lágrimas, la perseverancia en la Fe, la Esperanza y la Caridad.

La Iglesia fue fundada para hacer de los hombres hijos de Dios, renovando el hombre viejo de pecado de un modo radical. La filiación divina se adquiere con el bautismo y la permanente renovación de la Gracia por los sacramentos. Algunos de ellos borran el pecado y otros fortalecen el alma. Esos mismos que el clero hoy nos niega cuando confunde todo o persigue a quienes los piden, con todo derecho, en su forma tradicional y perfecta.

Jorge Bergoglio – Francisco es quizás el más nefasto de los pontífices de la historia. Todo en él es intramundano. Dios pasa a ser, en su teología, un producto a colocar en el mercado, para enriquecer estructuras de poder con el apoyo de las masas entontecidas. Casi un prototipo del la crítica marxista, pero en este caso no criticada sino alabada por el marxismo cultural, esa mezcla demoníaca, producto final del liberalismo. Una sociedad donde los individuos se ofrecen “voluntariamente” a la opresión de los poderosos.

Nefasto será también el final, cuando Dios no quiera prolongar más el período de misericordia. El árbol de la Iglesia ha sido ya violentamente sacudido para que caigan los frutos podridos. Falta la poda, o la tala.

Y el renuevo que ya crece con vigor, nacido de las viejas raíces, para sustituir lo que se corrompió.

Aguardamos con dolorosa paciencia.

Twittet

Marcelo González

Leemos en Adelante la Fe un interesante artículo del Dr. César Félix Sánchez que complementa otro, reproducido en Panorama Católico. Recomendamos la lectura de ambos. A su vez nos trajo a la curiosidad recordar qué había publicado sobre estos temas tiempo atrás, en la era de la "gran esperanza benedictina". Y nos parece prudente rememorarlo. El autor peruano recorre hacia atrás el barroso camino de Francisco. Resulta que, como siempre sostuvimos, hace mucho tiempo que la derrota papal está enfangada. 

Marcelo González

Lo más pornográfico que leí en mi vida es el libro “Teología Moral para Seglares” de Royo Marín. La parte contra sexto. Me creó una verdadera incomodidad. Las personas bien criadas tenemos una repugnancia natural por lo indecente, lo obsceno. Pero estamos fuera de época, porque lo obsceno se hace público todo el tiempo

Marcelo González

El caso de Alfie Evans, como otros, aunque no tan resonados, hace emerger una realidad que no todos advierten, por fuerza de hábito y atavismo: la vida se ha convertido en la variable de ajuste del mundo moderno, posmoderno o lo que sea. Del mundo de hoy. Si queremos un mundo mejor, no podemos estar fijándonos en un niño más o menos.

Editor y Responsable

Publicado hoy en un portal de gran alcance, este artículo supone una gran victoria para los que luchan contra la legalización del aborto en la Argentina. Allí se da cuenta del resultado de la exposición de Mónica del Río, incansable batalladora en estos temas, que es nada más ni menos que el reconocimiento oficial del Ministerio de Salud de la Nación sobre las cifras reales de muerte por abortos registrados en el país en 2016. Fueron 31 casos. Y de estos 16 que se describen como "abortos no especificados". 

Adelante la Fe

¿No fue durante ese pontificado que notorios y confesos homosexuales a quienes Montini conocía personalmente fueron elevados al episcopado, circunstancia que llevaría a incluso un circunspecto neocón poco sospechoso de cualquier integrismo como George Weigel a reconocer el desgobierno y absoluta incuria a la hora de nombrar a obispos ineptos moralmente durante ese pontificado?

Marcelo González

Uno tiene la impresión, al leer la declaración final y habiendo repasado las entrevistas y los resúmenes de las conferencias, que estos clérigos quieren dar un paso adelante con el pie derecho en la restauración de la Iglesia. Pero a la vez se pisan el zapato con el pie izquierdo.

Editor y Responsable

Hoy 7 de abril ha tenido lugar en Roma la muy esperada conferencia “Iglesia Católica, ¿adónde vas?”. La conferencia fue inspirada por el cardenal Carlo Caffarra (uno de los cuatro cardenales de las dubia), que falleció el pasado septiembre. Al final de la conferencia se publicó una Declaración Final en el nombre de los participantes, religiosos y seglares.