¿Quién descubrió que la tierra era redonda?

Lo cierto es que no se sabe quien descubrió que la tierra era redonda porque desde la más remota antigüedad se sabe que la tierra tiene una forma esférica. Ya se habla de ello en el Antiguo Testamento y por supuesto lo sabían perfectamente los egipcios, Platón y Aristóteles.Indudablemente la pregunta en algún sentido puede considerarse capciosa. Pero resulta muy interesante que, cuando uno pregunta a alguien quién descubrió que la tierra era redonda, obtiene las respuestas más alejadas de la verdadera que uno pueda imaginarse y aún en docentes y profesores; esto, como veremos, no es casual. La mayoría dice Colón. Lo cierto es que Colón sabía perfectamente que la tierra era redonda, como lo sabía cualquier persona medianamente instruida de la época y por otro lado, sus viajes de ninguna manera prueban que la tierra es redonda: pudieron haberse hecho aún si la tierra fuera plana. Otros dicen Galileo, quien en realidad dijo que la tierra giraba sobre sí misma y alrededor del Sol y no el Sol alrededor de la tierra. En otro artículo vamos a hablar de Galileo.

Lo cierto es que no se sabe quien descubrió que la tierra era redonda porque desde la más remota antigüedad se sabe que la tierra tiene una forma esférica. Ya se habla de ello en el Antiguo Testamento y por supuesto lo sabían perfectamente los egipcios, Platón y Aristóteles. Tal es así que un sabio griego que vivió en el Siglo III antes de Cristo, Eratóstenes, quién nació entre el 284 y el 275 antes de Cristo en Cirene y murió en Alejandría en el 194 antes de Cristo, es decir, hace 2.300 años, midió el perímetro de la tierra con un aproximación que aún hoy asombra ya que su resultado fue 39.614 km y el real con la tecnología actual es de 40.008 km. Esto lo hizo más de mil setecientos años antes de Colón. Él fue el inventor de la palabra geografía. Fue poeta, astrónomo y filósofo y como si esto fuera poco fue un gran atleta que se distinguió en los famosos juegos olímpicos, antecesores de nuestras famosas olimpiadas.

Se podrá argumentar que este conocimiento se perdió durante siglos y que fue redescubierto hacia fines de la Edad Media y comienzos del Renacimiento. Pero esto no es así. Ptolomeo, que nació alrededor del 100 después de Cristo y murió también en Alejandría en el 170 de nuestra era, lo daba por sabido y en todas las Universidades Medievales, incluida la de París, en el siglo XIII se enseñaba que la tierra era una esfera.

Además se sabe que Colón consultó los mapas del monje benedictino Andreas Walperger de 1448 y el de Enricus Martellus Germanus del año 1489, tres años antes del viaje de Colón, donde figuran las Indias Orientales que hoy conocemos como América y conocía los trabajos de Toscanelli y de Juan de Mandeville. En otro artículo hablaremos del primer viaje de Colón sobre el que se han dicho muchas cosas falsas.

Como si esto fuera poco muchos sabios, por lo menos desde la época de Aristóteles, siglo IV antes de Cristo, sabían que podía navegarse en pocos días desde las costas de la península ibérica hasta una tierra que se encontraba más allá.

El conocimiento de nuestros antepasados era mucho mayor que el que suponemos. Esa idea absolutamente falsa de que todo verdadero conocimiento científico y racional comenzó con el Renacimiento, que redescubre los tesoros de la antigüedad greco-romana, es una falsedad que tiene por objeto denigrar a la Edad Media y por ende a la Iglesia Católica que era la que tenía la supremacía del conocimiento en ese periodo de la historia y hacernos creer que el hombre progresa indefinidamente desde una ignorancia absoluta hasta las luces de nuestro tiempo. La verdad es otra.

NOTA: si alguien está interesado en saber como calculó Eratóstenes el perímetro de la tierra puede visitar la página ]]>www.personales.ya.com/casanchi/rec/eratos.htm]]> . Resulta asombrosa la inteligencia de este hombre.

Twittet

Editor y Responsable

Parece necesario recordar este excelente artículo sobre las promesas del Sagrado Corazón (devoción de los nueve primeros viernes de mes) que ya hemos publicado. Y recordar también que junto con las promesas del Inmaculado Corazón de María (devoción de los cinco primeros sábados de mes) constituyen un mismo mensaje de Misericordia Divina a la humanidad descarriada.

Editor y Responsable

Las perspectivas de un fin exitoso del Pontificado de Francisco (según sus propios criterios de éxito) parecen complicarse mucho.

Editor y Responsable

Como es público, en los últimos meses ha habido una serie de debates dentro de la FSSPX. El tema es, más allá de ciertas cuestiones ocasionales, la diferencia de criterios sobre la legitimidad de aceptar una regularización canónica y sobre la oportunidad de hacerlo en este momento.

Editor y Responsable

Si se lee atentamente la Secuencia de la misa de Corpus Christi uno se sorprende de oír a Santo Tomás de Aquino refutando Amoris Laetitia.

Marcelo González

La crítica es un necesario ejercicio de la razón, en cuanto se haga según la prudencia. No sobre materias o personas que nos exceden en rango o calidad intelectual. No sobre intenciones ocultas. No basados en nuestra propia autoridad. Sino más bien, sobre temas en los que tenemos la obligación de discernir, allí donde tenemos competencia y nuestro juicio puede ayudar.

P. Jean-Michel Gleize

Dos puntos hay que distinguir en esta discusión: la licitud de cooperar con un papa modernista y la oportunidad de recibir un reconocimiento canónico de él. Aquí un artículo del P. Jean-Michel Gleize en que toma posición fuertemente en el debate.

Marcelo González

Cualquier aparato doméstico contemporáneo hubiera causado una sorpresa enorme a un hombre medieval. Debemos perdonarles su ingenuidad. A la inversa, cualquier catedral medieval debería causar una enorme conmoción al hombre moderno. No es tan fácil perdonarle su indiferencia.

Es que la catedral es un lugar edificado con un propósito que el hombre moderno, en su presunta sabiduría, ignora. Es un lugar de culto. El ignora qué es un lugar de culto porque ignora qué es el culto. Algo debido a Dios, pero ¿qué es Dios, si acaso existe?