-A +A

¿Quién descubrió que la tierra era redonda?

Lo cierto es que no se sabe quien descubrió que la tierra era redonda porque desde la más remota antigüedad se sabe que la tierra tiene una forma esférica. Ya se habla de ello en el Antiguo Testamento y por supuesto lo sabían perfectamente los egipcios, Platón y Aristóteles.Indudablemente la pregunta en algún sentido puede considerarse capciosa. Pero resulta muy interesante que, cuando uno pregunta a alguien quién descubrió que la tierra era redonda, obtiene las respuestas más alejadas de la verdadera que uno pueda imaginarse y aún en docentes y profesores; esto, como veremos, no es casual. La mayoría dice Colón. Lo cierto es que Colón sabía perfectamente que la tierra era redonda, como lo sabía cualquier persona medianamente instruida de la época y por otro lado, sus viajes de ninguna manera prueban que la tierra es redonda: pudieron haberse hecho aún si la tierra fuera plana. Otros dicen Galileo, quien en realidad dijo que la tierra giraba sobre sí misma y alrededor del Sol y no el Sol alrededor de la tierra. En otro artículo vamos a hablar de Galileo.

Lo cierto es que no se sabe quien descubrió que la tierra era redonda porque desde la más remota antigüedad se sabe que la tierra tiene una forma esférica. Ya se habla de ello en el Antiguo Testamento y por supuesto lo sabían perfectamente los egipcios, Platón y Aristóteles. Tal es así que un sabio griego que vivió en el Siglo III antes de Cristo, Eratóstenes, quién nació entre el 284 y el 275 antes de Cristo en Cirene y murió en Alejandría en el 194 antes de Cristo, es decir, hace 2.300 años, midió el perímetro de la tierra con un aproximación que aún hoy asombra ya que su resultado fue 39.614 km y el real con la tecnología actual es de 40.008 km. Esto lo hizo más de mil setecientos años antes de Colón. Él fue el inventor de la palabra geografía. Fue poeta, astrónomo y filósofo y como si esto fuera poco fue un gran atleta que se distinguió en los famosos juegos olímpicos, antecesores de nuestras famosas olimpiadas.

Se podrá argumentar que este conocimiento se perdió durante siglos y que fue redescubierto hacia fines de la Edad Media y comienzos del Renacimiento. Pero esto no es así. Ptolomeo, que nació alrededor del 100 después de Cristo y murió también en Alejandría en el 170 de nuestra era, lo daba por sabido y en todas las Universidades Medievales, incluida la de París, en el siglo XIII se enseñaba que la tierra era una esfera.

Además se sabe que Colón consultó los mapas del monje benedictino Andreas Walperger de 1448 y el de Enricus Martellus Germanus del año 1489, tres años antes del viaje de Colón, donde figuran las Indias Orientales que hoy conocemos como América y conocía los trabajos de Toscanelli y de Juan de Mandeville. En otro artículo hablaremos del primer viaje de Colón sobre el que se han dicho muchas cosas falsas.

Como si esto fuera poco muchos sabios, por lo menos desde la época de Aristóteles, siglo IV antes de Cristo, sabían que podía navegarse en pocos días desde las costas de la península ibérica hasta una tierra que se encontraba más allá.

El conocimiento de nuestros antepasados era mucho mayor que el que suponemos. Esa idea absolutamente falsa de que todo verdadero conocimiento científico y racional comenzó con el Renacimiento, que redescubre los tesoros de la antigüedad greco-romana, es una falsedad que tiene por objeto denigrar a la Edad Media y por ende a la Iglesia Católica que era la que tenía la supremacía del conocimiento en ese periodo de la historia y hacernos creer que el hombre progresa indefinidamente desde una ignorancia absoluta hasta las luces de nuestro tiempo. La verdad es otra.

NOTA: si alguien está interesado en saber como calculó Eratóstenes el perímetro de la tierra puede visitar la página ]]>www.personales.ya.com/casanchi/rec/eratos.htm]]> . Resulta asombrosa la inteligencia de este hombre.

Twittet

Marcelo González

Las cosas pasan en montón y a gran velocidad. Los días se suceden casi sin que los podamos contar. Gran excitación entre los que siguen los acontecimientos de la Iglesia en este Centenario cargado de esperanzas sobrenaturales frente a una realidad que destroza todas las esperanzas humanas. Nos tienta el error de anticiparse a la Providencia.

Editor y Responsable

Varias veces, desde estas páginas hemos pedido a los católicos más tradicionales, a los que desde el tradicionalismo solemos llamar "conservadores" o, en la Argentina más comunmente "línea media", un reconocimiento de la virtudes de Mons. Marcel Lefebvre. Y también de la obra providencial que su instituto realiza en el mundo entero.

Editor y Responsable

El 11 de febrero de 1858, Bernadette, una niña de catorce años, recogía leña en Massbielle, en las afueras de Lourdes, cuando acercándose a una gruta, un viento la sorprendió y vio una nube dorada y a una Señora vestida de blanco, con sus pies descalzos cubiertos por dos rosas doradas, que parecían apoyarse sobre las ramas de un rosal, en su cintura tenia una ancha cinta azul, sus manos juntas estaban en posición de oración y llevaba un rosario.

Editor y Responsable

El 29 de enero de 2017, Mons. Bernard Fellay otorgó una entrevista a un programa de radio de una cadena independiente de Francia. Durante ese breve diálogo el Superior General de la FSSPX respondió algunas preguntas que dieron pie a interpretaciones en el sentido de un cercano final de las largas negociaciones para una regularización canónica.

Marcelo González

Francisco envía un vídeo al Super Bowl. ¿Para qué? Para elogiar las virtudes naturales del deporte, precisamente allí donde, si algo está ausente, es el deporte. En el Evangelio se describe esta forma de prédica con una expresión dura: “dar perlas a los cerdos”.

Prof. Roberto de Mattei

Contra la evidencia, poco se puede argumentar. La mano tendida por el papa Bergoglio a la Fraternidad San Pío X es la misma que cae en estos días sobre la Orden de Malta y sobre los Franciscanos de la InmaculadaEl asunto de la Orden de Malta ha concluido con la rendición incondicional del Gran Maestre y la vuelta al poder de Albrecht von Boeslager y del poderoso grupo alemán al que representa.

P. José María Mestre Roc FSSPX

El elemento primordial de la justicia original era la gracia sobrenatural, de la que se derivaban los dones preternaturales. Perdida la justicia original, el pecado original ha de tener como elemento principal la privación de esa misma gracia, de la que se deriva el desorden en que quedan nuestras facultades como consecuencia de esta privación.