-A +A

¿Quién descubrió que la tierra era redonda?

Lo cierto es que no se sabe quien descubrió que la tierra era redonda porque desde la más remota antigüedad se sabe que la tierra tiene una forma esférica. Ya se habla de ello en el Antiguo Testamento y por supuesto lo sabían perfectamente los egipcios, Platón y Aristóteles.Indudablemente la pregunta en algún sentido puede considerarse capciosa. Pero resulta muy interesante que, cuando uno pregunta a alguien quién descubrió que la tierra era redonda, obtiene las respuestas más alejadas de la verdadera que uno pueda imaginarse y aún en docentes y profesores; esto, como veremos, no es casual. La mayoría dice Colón. Lo cierto es que Colón sabía perfectamente que la tierra era redonda, como lo sabía cualquier persona medianamente instruida de la época y por otro lado, sus viajes de ninguna manera prueban que la tierra es redonda: pudieron haberse hecho aún si la tierra fuera plana. Otros dicen Galileo, quien en realidad dijo que la tierra giraba sobre sí misma y alrededor del Sol y no el Sol alrededor de la tierra. En otro artículo vamos a hablar de Galileo.

Lo cierto es que no se sabe quien descubrió que la tierra era redonda porque desde la más remota antigüedad se sabe que la tierra tiene una forma esférica. Ya se habla de ello en el Antiguo Testamento y por supuesto lo sabían perfectamente los egipcios, Platón y Aristóteles. Tal es así que un sabio griego que vivió en el Siglo III antes de Cristo, Eratóstenes, quién nació entre el 284 y el 275 antes de Cristo en Cirene y murió en Alejandría en el 194 antes de Cristo, es decir, hace 2.300 años, midió el perímetro de la tierra con un aproximación que aún hoy asombra ya que su resultado fue 39.614 km y el real con la tecnología actual es de 40.008 km. Esto lo hizo más de mil setecientos años antes de Colón. Él fue el inventor de la palabra geografía. Fue poeta, astrónomo y filósofo y como si esto fuera poco fue un gran atleta que se distinguió en los famosos juegos olímpicos, antecesores de nuestras famosas olimpiadas.

Se podrá argumentar que este conocimiento se perdió durante siglos y que fue redescubierto hacia fines de la Edad Media y comienzos del Renacimiento. Pero esto no es así. Ptolomeo, que nació alrededor del 100 después de Cristo y murió también en Alejandría en el 170 de nuestra era, lo daba por sabido y en todas las Universidades Medievales, incluida la de París, en el siglo XIII se enseñaba que la tierra era una esfera.

Además se sabe que Colón consultó los mapas del monje benedictino Andreas Walperger de 1448 y el de Enricus Martellus Germanus del año 1489, tres años antes del viaje de Colón, donde figuran las Indias Orientales que hoy conocemos como América y conocía los trabajos de Toscanelli y de Juan de Mandeville. En otro artículo hablaremos del primer viaje de Colón sobre el que se han dicho muchas cosas falsas.

Como si esto fuera poco muchos sabios, por lo menos desde la época de Aristóteles, siglo IV antes de Cristo, sabían que podía navegarse en pocos días desde las costas de la península ibérica hasta una tierra que se encontraba más allá.

El conocimiento de nuestros antepasados era mucho mayor que el que suponemos. Esa idea absolutamente falsa de que todo verdadero conocimiento científico y racional comenzó con el Renacimiento, que redescubre los tesoros de la antigüedad greco-romana, es una falsedad que tiene por objeto denigrar a la Edad Media y por ende a la Iglesia Católica que era la que tenía la supremacía del conocimiento en ese periodo de la historia y hacernos creer que el hombre progresa indefinidamente desde una ignorancia absoluta hasta las luces de nuestro tiempo. La verdad es otra.

NOTA: si alguien está interesado en saber como calculó Eratóstenes el perímetro de la tierra puede visitar la página ]]>www.personales.ya.com/casanchi/rec/eratos.htm]]> . Resulta asombrosa la inteligencia de este hombre.

Twittet

Editor y Responsable

La reciente canonización de Mons. Manuel González García, apóstol de la adoración eucarística se asocia con un presedente regio: la Reina Isabel, la Católica, devotísima del Santísimo Sacramento. Aquí un paralelismo publicado por el boletín de la Asociación Reina Católica, que promueve su beatificación.

Editor y Responsable

Se llamaba Eugenio Pacelli y había nacido en Roma el 2 de marzo de 1876, reinando el Beato Pío IX, de noble y catolicísima familia, devotísima a la Santa Sede. Siendo un niño de pocos años los Padres Filipinos de la iglesia que frecuentaba solían verlo todas las tardes arrodillado ante el Sagrario, mirando como un pequeño ángel hacia su Señor y mayor amigo. Por la mañana, antes de ir a la escuela, había servido ya en la S. Misa recibiendo la comunión.

Antonio Caponnetto

Desnaturalizadas y traicionadas tan importantes categorías de la vida espiritual y moral,como la misericordia y el perdón, en aras de la dignidad humana que es uno de los grandes neodogmas conciliares, lo que resulta, tras visitar este outlet eclesial de Francisco, es un revoltijo de homúnculos abajados por una fe sociomórfica.

P. José María Mestre Roc FSSPX

En la espiritualidad de Fátima encontramos unos caracteres que son propios y esenciales de toda espiritualidad cordimariana y aparecen siempre en ella, mientras que otros son puramente circunstanciales a la coyuntura y finalidad de las apariciones de Fátima.

Roberto de Mattei

A estas alturas no se entiende qué necesidad pueda haber de un acuerdo entre Roma y la Fraternidad fundada por monseñor Lefebvre, dado que la postura de los mencionados sacerdotes está de hecho regularizada, y que los problemas que aún están sobre el tapete, como salta a la vista, son de escaso interés para el Sumo Pontífice.

Marcelo González

Tiempo raro el que vivimos. Mientras temblaban la placas tectónicas en el Cono Sur y en el Japón, Francisco daba a luz otro documento. Como en la fábula clásica, tantas veces recordada, fue otro parto de los montes. Tembló la tierra y dio a luz… un ratoncito.

Editor y Responsable

Los cardenales solicitaron al papa Francisco que aclare la “grave desorientación y gran confusión” respecto a la interpretación y aplicación práctica de la Exhortación Apostólica Amoris Laetitia, particularmente el capítulo VIII y los fragmentos relacionados a la admisión a los sacramentos de los divorciados vueltos a casar, así como la enseñanza moral de la Iglesia.