Reavivando brasas... sobre el Novus Ordo

Un lector nos allega interesantes precisiones

Entró en los comentarios de cierto artículo uno algo tardío pero realmente preciso y orientador. Por eso lo independizamos dándole la entidad que merece, de pequeño artículo, esto sin el permiso de su autor, que no sabemos quien es, aunque tenemos sospechas. 

Lo cierto es que reordena toda la discusión sobre el Novus Ordo. Y a veces conviene barajar y dar de nuevo. Lo que sigue es el contenido del comentario:

A ver si puedo, pese a su anacronismo, allegar alguna información útil.

a) El sacerdote que celebra con intención de hacer lo que la Iglesia manda, celebra REALMENTE y por lo tanto, consagra.

b) Por ahí se dice que nunca se puede saber con certeza si el celebrante tiene o no tiene "la intención de la Iglesia". Sí se debería poder saber, por que si no, la afirmación de a) sería un despropósito o algo abstracto e incomprobable y el fiel, siempre, andaría en tinieblas y nunca sabría si cumplió o no el precepto.

c) Se tiene certeza que el celebrante tiene la intención de la Iglesia, cuando observa y respeta puntillosamente el RITO, puesto que realiza la acción de Cristo, si hace lo que Cristo le ordena. Como la S. Misa es oración objetiva y pública de la Iglesia, es decir, es el mismo, único y eterno Sacrificio de Cristo Sumo y Eterno Sacerdote, el celebrante confecciona el Sacramento cuando se ajusta al Rito mandado por la Iglesia. Nada más simple. Cuando no se ajusta al Rito ... mejor mandáte a mudar.

d) Hasta donde me consta (y hago como el amigo Tom: digo que me consta bastante y de muy arriba, de curas de "alto coturno"), la FSSPX no niega la validez instrínseca del Novus Ordo, sino que, novedades, desprolijidades, TRADUCCIONES y aportes subjetivos mediante, la intención de la Iglesia en el celebrante queda desdibujada y hasta inconsistente y, por lo tanto, una celebración en esas condiciones sería inválida o tendría una fuerte presunción de invalidez por inobservancia del Rito. ¿Hay que asistir igual, por obligación de cumplimiento del precepto dominical o por respeto al sacerdote...? ¿Es esto connatural al NO?

e) Ningún precepto es exigible cuando existe una "grave incomodidad" en su cumplimiento. La más grave de las incomodidades es, precisamente, la duda, en conciencia, sobre la existencia del Santo Sacrificio de la Misa, es decir de la Transubstanciación.

f) El mero respeto al sacerdote es casi, casi idolatría, por que quien está obligado a dar culto a Dios, no puede ni debe prestarlo a quien Lo representa. Y lo digo, aclaro, con relación a la Misa de Precepto, no con relación a las debidas deferencia y respeto a la dignidad del sacerdote como "otro Cristo". Pero son dos cosas distintas.

g) El problema del NO, dejados momentáneamente de lado su creación general ex novo, es decir, su condición de invento de curiales y no como la recepción respetuosa y temerosa de una "tradición divina" (palabras de Tomás de Aquino), es la amplitud del critero para su celebración y sobre todo, SUS TRADUCCIONES. No es por lo tanto inválido per se, sino que podría serlo más fácilmente que, digamos, el rito Tradicional o el Toledano, el Ambrosiano o el Oriental bizantino, por la casi inexistente exigencia ritual que conlleva y, de consiguiente, la imposibilidad de verificar SIEMPRE Y EN TODOS LOS CASOS, la intención de la Iglesia. ¿capísche?

h) Esto, en opinión de liturgistas muy sabios como el amigo de juventud de Jospep Ratzinger, Mons. Klaus Gamber, se ha debido a los errores teológicos de quienes compusieron el nuevo "ritual" y por haber preferido "la obra de sus manos" antes que atenerse a la Tradición de la Iglesia, lo cual es un hecho declarado por el propio Papa Paulo VI al dar a conocer el NO. De hecho, hasta hoy se han inventado -sí: INVENTADO- como siete "plegarias eucarísticas" distintas, además del "Canon romano" que ha sido sutil e innecesariamente reformado. Los medievales decían que no había que "multiplicar innecesariamente los entes"; pero a esto, ahora, lo llaman "enriquecer" la Liturgia, con lo cual denuncian sus autores que el termino "riqueza", para ellos, es mera abundancia material. Y nada más.
El llamado cánon de S. Hipólito (II) no es ni por asomo tal cosa; búsqueselo y se verá. No niego la belleza de alguno, como el cánon III, que es realmente bellísimo (en su lección original latina o, acaso, en una traducción castellana hecha por gente culta, refinada .... y católica), sino que indico cuál es su origen y la consiguiente y necesaria consecuencia de inobservancia ritual.

i) La Reforma de 1969 NO DEBE CONSIDERARSE LA MISA CONCILIAR ni llamársela así, porque sus textos reformados o simplemente inventados, sumado a las sospechosas supresiones (las menciones expresas a la Trinidad Santa, el Ofertorio todo entero y las variadas menciones a la Ssma. Madre de Dios) y a la posibilidad de su traducción descontrolada y escandalosa, traicionan completamente la doctrina expuesta en "Sacrosantum Concilium", documento del CVII sobre la Sagrada Liturgia.

j) El rito tradicional no permite semejante inventiva ni un apartamiento tan aparatoso del Rito, por lo cual, es cuando menos, más seguro.
Hacía faltan, me parece, estas precisiones que espero les sean de alguna utilidad.
I. D.
L. b-C.

Twittet

Tales afirmaciones se oponen al dogma que afirma que la religión católica es la única religión verdadera (cf. Syllabus, proposición 21). Se trata de un dogma, y lo que se le opone se llama herejía. Dios no puede contradecirse a sí mismo.

Marcelo González

En estos meses, desde su visita a Chile, Irlanda y con la publicación de los desastres morales que afloran en todas partes, curiosamente siempre relacionados con conocidos, protegidos o favorecedores de Francisco, su posición se ha vuelto sumamente delicada. Tal el caso de la impresionante protección que brindó a Mons. Zanchetta, ex obispo de Orán, Salta,cuyos detalles se pueden conocer en este artículo

Marcelo González

Henchidos de toda injusticia, malicia, codicia, maldad, llenos de envidia, homicidio, riña, dolos, malignidad; murmuradores, calumniadores, aborrecedores de Dios, indolentes, soberbios, fanfarrones, inventores de maldades, desobedientes a sus padres; insensatos, desleales, hombres sin amor y sin misericordia. Y si bien conocen que según lo establecido por Dios los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen en los que las practican.

Marcelo González

"Hoy, 25 de Noviembre, queremos salir a proclamar a Cristo como Rey de nuestras vidas y de nuestra sociedad. Frente a las numerosas negaciones e intentos de hacer desaparecer la Fe en Jesucristo, salimos hoy a las calles para cantar la Gloria de Nuestro Señor, para reconocerlo frente al mundo: Él es nuestro Salvador, Él es nuestro Señor, Él es nuestro Rey."

Marcelo González

La restauración católica será por la vía del culto y del reinado social de Nuestro Señor Jesucristo. Dios ha resguardado el sacerdocio y el culto por medio de una obra minúscula en sus orígenes que hoy es de importancia crucial para el destino del catolicismo. La restauración que debemos realizar día a día se nutre del fruto de ese resguardo.

Editor y Responsable

Y 335º aniversario de la liberación de Viena del asedio turco: recordando la liberación de Viena.

Sofía González Calvo

la Peregrinación pone en lugar principal el conocimiento y amor a la misa tradicional. La misa se convierte en el centro de los tres días de peregrinación. Misa de campaña, rezada bajo la lluvia y el frío, sobre el suelo de barro. Acompañada de cánticos en latín y castellano que ayudan a la devoción. La devoción era otro elemento patente entre los caminantes.