Roma, Ciudad Eterna

Pinceladas de una peregrinación al centro de la Cristiandad

Roma es llamada la Ciudad Eterna por su elección como cuna de la Iglesia Universal. Pero no es sino hasta el momento en que uno la contempla con los propios ojos, que entiende la grandeza de este título. Para una católica y además amante de la historia (como su servidora) Roma es el paraíso.

Se calcula que en la Ciudad solamente hay alrededor de mil iglesias. Y se nota. En Roma se puede vivir la fe a través de la historia viviente que nos rodea.

El primer día de nuestra peregrinación visitamos la Iglesia de San Clemente, cuarto Papa de la Iglesia. Este templo fue originalmente vivenda de un noble romano llamado Clemente Fabio (no confundir con el Papa del mismo nombre). A pesar de su alta alcurnia (era pariente de la familia imperial) Clemente decidió dar su casa para la práctica del culto cristiano. En el sótano, originalmente santuario dedicado a la diosa Mitra, se construyeron catacumbas para albergar a los cristianos.


Al bajar a estas catacumbas sorprenden dos cosas: en primer lugar la densa humedad y la incomodidad de la estancia; y luego, comprobar la fe de esos primeros cristianos. Las paredes están llenas de pinturas donde prima la imagen de Cristo y sus apóstoles. El altar tiene cruces talladas simplemente en la piedra. Todo invita a la oración. Uno no puede menos que admirar lo que ve.
 

En la parte central de la Basílica (la planta baja), de inmediato el techo renacentista.Pero la figura dominante es un fresco de la Crucifixión, a primera vista muy sencillo pero que tiene un profundo significado. Cristo aparece crucificado, rodeado de doce palomas que representan a los apóstoles y bajo él las ramas de un árbol lo rodean. El árbol es la Iglesia que nace y se nutre de la crucifixión de Cristo.

La Iglesia de Santa Praxedes se encuentra a media cuadra de Santa María la mayor, medio oculta a la vista del público. Esta santa, perteneciente a una familia patricia romana, fue hija de un asiduo colaborador de los apóstoles Pedro y Pablo. De hecho San Pablo lo nombra en una de sus epistolas. Los hermanos de la santa muerieron mártires y son santos reconocidos. Ella no fue mártir pero dedicó su vida a la rescatar los cuerpos de los que morían dando testimonio de la Fe para darles cristiana sepultura. Hoy en día se encuentra señanalado en la nave central el lugar por donde la Santa metía los cuerpos y derramaba la sangre juntada con una esponja. Se calcula que hay alrededor de 2300 mártires enterrados bajo la Iglesia.

A los costados se pueden ver diferentes capillas. La principal es la que conserva la columna de la flajelacion de Nuestro Señor encerrada en un relicario más pequeño de lo que uno imagina. Se puede rezar a pocos metros de la columna.


La capilla de la derecha está dedicada a San Carlos Borroneo quien estuvo a cargo de ella durante el Concilio de Trento. Rezaba muy seguido en este lugar, mientras duró el Concilio.
La capilla de la derecha está consagrada a San Pío X. Un detalle curioso ya que al ser un santo de los tiempos modernos no se esperaría encontrarlo en una iglesia del siglo II. El principal postulador de la causa de canonización del Santo fue el encargado de la Iglesia durante mucho tiempo. De ahí el altar lateral dedicado a él.

Son tantos los hitos de la historia de la Iglesia reunidos en Roma que apabulla la idea de hacer una crónica. Por eso estas sencillas pinceladas tratan de suplir la emoción de esta visita.

Twittet

Marcelo González

Uno tras otro, los hechos que produce la agenda de Francisco y los escándalos que estallan en derredor de su persona nos superan, debemos confesarlo. Este es un pontificado insalubre. Si los tiempos no se abrevian, terminaremos todo muertos o dementes. Por uno u otro motivo.

Antonio Caponnetto

Gracias te doy Dios mío porque siendo un grumete me has dejado ser parte de esta fiel romería...

Juan Carlos Monedero (h)

El año se abrió con estos dos claros ejemplos de Corrección Política, estasdemostraciones de fuerza del lobby abortista, cuya naturaleza se comprende a la luz de otros casos anteriores, no tan lejanos en el tiempo.

Marcelo González

Como hijos de los gentiles, “reconozcamos en los magos adoradores las primicias de nuestra vocación  y de nuestra fe, y celebremos con corazones dilatados por la alegría los comienzos de esta dichosa esperanza, pues desde este momento se inicia nuestra entrada en la celestial herencia de los hijos de Dios”.  San León Magno, Papa.

Marcelo González

Se ha dicho con frecuencia: Fátima es una epifanía, una manifestación luminosa que prepara a los creyentes para vivir los tiempos más oscuros de la era cristiana. Así como la fiesta del 6 de enero celebra la revelación de Dios, en su Persona encarnada, a representantes de los gentiles.

Editor y Responsable

En este año cargado de noticias tristes y humanamente desesperanzadoras sobre la marcha de los asuntos eclesiásticos, nos ha parecido prudente insistir poco en las noticias, sino más bien opinar con una cierta pretensión de análisis, alentar la esperanza y recordar (también a nosotros mismos) los deberes de un buen católico en todo momento.

Sandro Magister

Navidad de tensión este año en el Vaticano, justamente mientras el papa Francisco, en el discurso de saludos a la curia, se la tomó con los que el definió como "traidores" y "aprovechadores" – los primeros ya "delicadamente" despedidos por él y los segundos amenazados con ser despedidos –, le han caído encima nuevos clamorosos goles en contra. Al menos tres.