Rumores de renuncia de Müller y presiones contra Burke

El Washington Post alerta sobre la aparición de un "nuevo Hitler" en Europa si triunfa la línea "anti Francisco"

En los últimos días, dos influyentes diarios norteamericanos han publicado artículos contra el Card. Raymond Burke. Se trata del Washington Post y el New York Times. Se lo acusa de ser el nexo entre los sectores "neofascistas" de la Iglesia y el gobierno de Trump, a través de una presunta relación con Steeve Bannon, un influyente asesor del nuevo presidente de los EE.UU., católico conservador y anticomunista. Se llega al extremo de anunciar que esta alianza posibilitaría el surgimiento de un "nuevo Hitler" en Europa.

Las relaciones, tal como han sido denunciadas (?), no ofrecen pruebas muy convincentes, aunque en opinión de Michael Matt, editor de The Remnant, esta vinculación (Bannon-Burke) sería real y podría balancear el poder dentro de la Iglesia, tras la caída del "obamato", plataforma política internacional de Francisco (con George Soros como principal financista) sospechada de haber intervenido en la renuncia de Benedicto y favorecido a Bergoglio como sucesor. De todo esto ya hemos informado.

Por otro lado, el operador periodístico más cercano a Francisco, Andrea Tornielli, ha publicado un artículo en el que sin mencionarlo por nombre, pero en clarísima alusión, afirma que las declaraciones disidentes del Prefecto de la Fe, Gerhard Müller, con la línea que favorece Francisco en materia de moral matrimonial y relación con el protestantismo son intolerables y piden una inmediata renuncia del prelado. Sitios bien informados llaman a Tornielli "el francotirador papal", dando a entender que él apunta en sus artículos a los blancos que Francisco quiere suprimir.

Ampliaremos esta información con fuentes y más datos en breve. Por ahora parece interesante advertir que el ataque de Francisco y su entorno a los "disidentes" se vuelve cada vez más áspero y brutal. Algunos se preguntan si la renuncia ¿inminente? del Card. Müller, constreñido por su cargo de "ministro" del papa a hacer declaraciones más lavadas no le desataría las manos (y la lengua) y lo pondría -con su conocida energía- en lucha abierta contra Amoris Laetitia y la "canonización" de Lutero que se anuncia.

Final abierto. Naturalmente, además de velar, recemos intensamente para que Dios ponga fin a esta espantosa confusión.

 

 

Twittet

Editor y Responsable

Parece necesario recordar este excelente artículo sobre las promesas del Sagrado Corazón (devoción de los nueve primeros viernes de mes) que ya hemos publicado. Y recordar también que junto con las promesas del Inmaculado Corazón de María (devoción de los cinco primeros sábados de mes) constituyen un mismo mensaje de Misericordia Divina a la humanidad descarriada.

Editor y Responsable

Las perspectivas de un fin exitoso del Pontificado de Francisco (según sus propios criterios de éxito) parecen complicarse mucho.

Editor y Responsable

Como es público, en los últimos meses ha habido una serie de debates dentro de la FSSPX. El tema es, más allá de ciertas cuestiones ocasionales, la diferencia de criterios sobre la legitimidad de aceptar una regularización canónica y sobre la oportunidad de hacerlo en este momento.

Editor y Responsable

Si se lee atentamente la Secuencia de la misa de Corpus Christi uno se sorprende de oír a Santo Tomás de Aquino refutando Amoris Laetitia.

Marcelo González

La crítica es un necesario ejercicio de la razón, en cuanto se haga según la prudencia. No sobre materias o personas que nos exceden en rango o calidad intelectual. No sobre intenciones ocultas. No basados en nuestra propia autoridad. Sino más bien, sobre temas en los que tenemos la obligación de discernir, allí donde tenemos competencia y nuestro juicio puede ayudar.

P. Jean-Michel Gleize

Dos puntos hay que distinguir en esta discusión: la licitud de cooperar con un papa modernista y la oportunidad de recibir un reconocimiento canónico de él. Aquí un artículo del P. Jean-Michel Gleize en que toma posición fuertemente en el debate.

Marcelo González

Cualquier aparato doméstico contemporáneo hubiera causado una sorpresa enorme a un hombre medieval. Debemos perdonarles su ingenuidad. A la inversa, cualquier catedral medieval debería causar una enorme conmoción al hombre moderno. No es tan fácil perdonarle su indiferencia.

Es que la catedral es un lugar edificado con un propósito que el hombre moderno, en su presunta sabiduría, ignora. Es un lugar de culto. El ignora qué es un lugar de culto porque ignora qué es el culto. Algo debido a Dios, pero ¿qué es Dios, si acaso existe?