San John Wayne, ora pro nobis

A 33 años de la muerte de "Duke"
El Duque, un «católico cardíaco»
]]>El sacerdote que bautizó a John Wayne también era converso]]>                           

El bautismo «in articulo mortis» del actor más carismático de la historia del cine fue el punto final de una vida rondando la Iglesia.

Los más devotos de John Wayne, huérfanos para siempre, han celebrado esta semana -el lunes, para ser exactos- el aniversario de su muerte. Treinta y tres años ya sin The Duke [El Duque], que falleció el 11 de junio de 1979 a los 72 años tras protagonizar una de las carreras más brillantes en la historia de Hollywood.

Presbiteriano de nacimiento, quiso entrar en la Iglesia católica en el lecho de muerte, y a su llamada acudió el capellán del Centro Médico de UCLA (Universidad de California - Los Ángeles), el paulino Robert Philip Curtis.

Católico cardiaco

John Wayne se casó tres veces y se divorció dos, y a pesar de que su vida no se amoldó en ese sentido a la doctrina católica, siempre se sintió cercano a la Iglesia. Sus tres esposas fueron de origen hispano, las tres católicas, y bautizó católicos a los siete hijos que tuvo con todas ellas, quienes hicieron lo propio con sus 21 nietos. ]]>Uno de ellos, Matthew Muñoz, es incluso sacerdote en California]]>.

Del mismo modo, los amigos que hizo el actor en Panamá, México y Perú, lugares de nacimiento de sus tres mujeres, relataban la admiración que sentía por las certezas que les proporcionaba su fe católica. Wayne, de hecho, se denominaba a sí mismo muchas veces "católico cardíaco", forma humorística que designa a personas que retrasan su conversión hasta el último momento.


tumblr_m4yftuEt1m1qdwl9jo1_500

Junto al católico de siempre Gary Cooper

Visitado por un obispo...                  

Fue su caso. La noticia saltó a los tres días de morir: El Duque había sido recibido en la Iglesia. Su hijo mayor, Michael, explicó entonces a la prensa (puede verse en los despachos de Associated Press y de United Press del 14 de junio de 1979) que un mes antes de su muerte el arzobispo de Panamá, Marcos McGrath, le visitó en su domicilio: "Hablaron largo y tendido. Y el pasado sábado, cuando papá sufría mucho y las cosas se pusieron feas, mi hermano Patrick le preguntó si quería ver a un sacerdote. Papá dijo: ´Sí, creo que es una buena idea´. Y llamamos al padre Robert Curtis. Yo no estaba en la habitación cuando el padre Curtis le administró los últimos sacramentos. Fue el sábado o el domingo. Ignoro cómo caracteriza técnicamente la Iglesia una conversión, pero papá murió en la Iglesia. Murió como católico. Y sé que siempre se llamó a sí mismo católico cardiaco".

Poco después, el mismo padre Curtis confirmó esta información: "John Wayne fue recibido en la Iglesia católica el día antes de morir", dijo, aunque a las preguntas que le hicieron los periodistas no ofreció más explicaciones por tratarse de "un asunto personal entre el sacerdote y el penitente"     

...y bautizado por un converso          

El caso es que también el padre Curtis era converso. Era un líder nato al estilo americano: nacido en la costa Este, en Maryland, era un buen estudiante, presidente de su fraternidad, entrenador del equipo de baloncesto... Luego sirvió en las Fuerzas Aéreas y cuando se licenció estudió en la Escuela de Arte Dramático de Nueva York para convertirse en actor. Luego se trasladó a Los Ángeles para hacer carrera en Hollywood, pero como tantos otros jóvenes con esa misma aspiración, fracasó.                        

Un día asistió a un retiro espiritual en Montserrat (California), y su vida dio un vuelco. Primero se convirtió al catolicismo, y luego quiso entregarse por completo a Dios. Ingresó en los paulinos, a quienes admiraba por su intensa labor en los medios de comunicación... incluida una productora cinematográfica. Cuando se ordenó sacerdote, mató el gusanillo de haber sido actor convirtiéndose en consejero espiritual y amigo de muchos de quienes habrían sido sus rivales, entre ellos Cary Grant y por supuesto John Wayne.                               

Murió el 17 de noviembre de 2004, tras pasar a la historia, con esas breves declaraciones de 1979, por haber llevado hasta las puertas del cielo al actor más admirado de todos los tiempos.

Fuente: ]]>Religión en Libertad]]>

Comentario Druídico:    Para evitar escándalos, mejor ponemos entre comillas lo de "san", pero, dadas las circunstancias y para quienes hemos visto con placer la muchos de sus filmes (The Quiet Man,  La Diligencia, El Dorado, Fuerte Apache...) resulta indudable que este hombre amaba y respetaba lo católico, hispano o irlandés. Y fue el actor estrella de un grande director católico, John Ford, católico e irlandés de cepa.  No digo que no fueran pecadores, digo que sus obras transpiran simpatía y por momentos apología de lo católico y tradicional. 

Hace tres días hice referencia a mis alumnos de la figura de "san" John Wayne, lo que causó un cierto estupor. Les expliqué los motivos. Se bautizó in artículo mortis después de una vida desarreglada en algunos aspectos graves, pero esencialmente amiga de los católico. Los efectos del bautismo son el perdón de TODOS los pecados y la remisión de todas la PENAS.  Al cielo derecho. 

En la fotografía, junto a ]]>Gary Cooper,]]> otro católico converso poco antes de morir, dos años. Bueno, hasta en Hollywood puede haber gente buena y de vida virtuosa... o de muerte virtuosa, lo cual es muy difícil que ocurra si no se han hecho en vida algunos actos de proclamación y defensa de las cosas buenas.

Nota del Editor: El Druida escribió también "se duda que no haya vuelto a pecar gravemente, puesto que recibió en su lecho de muerte a un obispo posconciliar..." Lo borré porque me pareció una demasía.

Twittet

Marcelo González

Ningún lector regular de Panorama Católico puede dudar de mi posición ante Francisco, el papa Bergoglio. Y esto no lo digo porque mi opinión tenga alguna importancia, sino solo para orientar a quien tenga ganas de leer lo que sigue.

P. José María Mestre Roc FSSPX

La divina Providencia no había acabado la obra encargada a los pastorcitos. La Virgen dijo a Lucía que, «con el fin de prevenir la guerra, vendré a pedir la consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón y la comunión reparadora en los primeros sábados de mes». Recordemos, pues, las principales comunicaciones con que el Cielo pidió a Sor Lucía ambas cosas.

 

Marcelo González

Como en todo el orbe católico los grandes santuarios marianos convocan multitudes, se necesita al menos estar prevenido. Si el 13 de mayo próximo se reuniesen en Fátima dos millones de personas (en realidad no cabrían) eso no haría más verdaderas las apariciones, ni más urgentes los mensajes.

Editor y Responsable

La pequeña pieza retórica que sigue fue dedicada a su primera renuncia y guardada por prudencia, con la esperanza de que en su intención estuviese la de restituir el derecho y apoyar la buena causa. Pero como demostró más de lo mismo, creemos se puede, sin cargo de conciencia, condenar en vez de condonar su falta.

Marcelo González

Lo bueno de estar allí cuando hay poca gente y menos distracciones es percibir con impactante evidencia que no hay nada extraordinario que ver en orden a la naturaleza. Es un destino que defrauda a quien no va con espíritu sobrenatural. 

Marcelo González

Con un pie ya en el estribo para ira a visitar los lugares sagrados de Fátima, quisiera compartir con los amigos de Panorama Católico unos apuntes escritos a vuelo de pluma. Son reflexiones sobre la figura de Francisco Marto, el vidente varón de Fátima.

Editor y Responsable

Los que piensan que «han vencido» son los neomodernistas fieles a la línea (si así puede llamarse) de los padres fundadores de la «nouvelle théologie» o «nueva teología» y, especialmente, a la línea (tortuosa y oscura) trazada por el jesuita Henri de Lubac y por el ex-jesuita Hans Urs von Balthasar. «Se exaltan los exponentes de la nueva teología como si fueran ellos la piedra angular de la Iglesia» escribió con razón el pensador don Julio Meinvielle.