¿”San” Paulo VI?: la hora de las tinieblas

Fue Montini quien, contra todo derecho humano y divino, desmanteló la vida litúrgica, disciplinar y sacramental de la Iglesia y pretendió hacernos creer el gran bulo de que la misa tradicional había sido abrogada y que su único reemplazo era el Novus Ordo

1. Introducción: entendiendo la virtud heroica

Entre la canonización de san Gregorio VII (1015-1085) en 1728 y la de san Pío X (1835-1914) en 1954 mediaron más de dos siglos. La anterior canonización de un papa había sido la de san Pío V (1504-1572) en 1712. El último papa beatificado, hasta las presentes locuras, había sido Inocencio IX (1611-1689), el salvador de Hungría, por Pío XII en 1956. ¿A qué se debe, que en medio de la abundante ciencia, virtud y coraje para soportar persecuciones –como es el caso del heroico Pío VI, muerto en cautiverio en 1799 luego de ser secuestrado por los revolucionarios– y muchas otras virtudes de los papas, particularmente de los postridentinos, haya sido la Iglesia tan reacia a canonizarlos? ¿E incluso, al hacerlo, haya demorado, en la mayoría de los casos, varios siglos?

A que la Iglesia sabía que la virtud heroica era aquella practicada por los fieles «cuyas virtudes y buenas obras grandemente sobrepasan las de las personas buenas ordinarias»]]>[1]]]> puesto que, en palabras de Benedicto XIV, «para que sea heroica una virtud cristiana debe permitir a su poseedor realizar acciones virtuosas con diligencia fuera de lo común, con facilidad y con agrado, por motivos sobrenaturales y sin respetos ni razonamientos humanos, con abnegación y total control de sus inclinaciones naturales»]]>[2]]]>, es decir, un «hábito de conducta que se ha convertido en una segunda naturaleza (…) más fuerte que todas las inclinaciones innatas, capaz de hacer fáciles una serie de actos, cada uno de los cuales sería realizado por un hombre ordinario con mucha –si no irremontable– dificultad»]]>[3]]]>. Y, por tanto, así se explicaba cómo muchos cristianos, buenos y admirables en muchos sentidos, no accediesen nunca a la canonización, por razón, entre otras, de las dificultades en alcanzar el heroísmo en la virtud en sus deberes de estado, especialmente en puestos de mando tan delicados como el pontificado.

Ahora, en medio de los sainetes grotescos a los que nos tiene acostumbrados, la Santa Sede de Francisco ha anunciado algo que venía cocinado desde hace un par de años: ]]>la canonización de Paulo VI]]>, con la rapidez y absoluta informalidad que caracteriza a estos procesos últimamente, solo cuatro años después de haber sido, por decirlo de alguna manera, ]]>beatificado.]]> Francisco ha batido récords: es el papa que más papas ha canonizado, pues canonizó a Juan XXIII y Juan Pablo II en el 2014. ¡Qué contraste con los tiempos precedentes de la Iglesia, antes de la primavera francisquista! Parece ser que todos los papas anteriores al Concilio fueron una banda de bellacos comparados con esta troika de neosantos que ha presidido sobre el mayor colapso moral, numérico, material, doctrinal y principalmente espiritual de la Iglesia Católica en toda su historia y que aun así son presentados como modelos de virtud para los cristianos.

2. Un peligro para Europa….y para la Iglesia

«Si el canciller alemán Adenauer, en una conversación con un diplomático francés, había considerado con temor la elección de Montini como un ‘verdadero peligro para Europa’, su asunción al pontificado fue saludada con satisfacción por los comunistas italianos y europeos…»]]>[4]]]>

Lamentablemente, Konrad Adenauer no era el emperador Francisco José y el cónclave de 1963 no era el de 1903. ¿Cuál era la razón de que un personaje, para nada integrista, como don Konrad, temiese la asunción de Montini? Pues la fama explícita de personaje de simpatías izquierdistas, cuya peligrosidad era patente en un periodo en que la URSS y sus satélites pretendían expandir su dominación totalitaria y genocida por todo el globo. Si a esto se añade, las múltiples intrigas de espionaje y colaboración con poderes misteriosos que sucedieron a lo largo de su gestión como pro-secretario de la Secretaría de Estado (1953-1954), pues tenemos una perfecta justificación para considerar como pavorosa su elección al Papado y como indeciblemente vergonzosa su beatificación canonización. Pero eso no es lo más repugnante de la historia de su pontificado (1963-1978).

Cabe mencionar aquí, brevemente, las alegaciones respecto a su moral, que no son una simple calumnia singular de un novelista homosexual durante la cuaresma de 1976, sino que han sido refrendadas por al menos tres fuentes independientes (el corresponsal del New York Times, Paul Hoffman; el académico católico y antiguo corresponsal del Osservatore Romano]]>Franco Bellegrandi]]>, antiguo guardia noble; así como por el recordado abate Georges de Nantes, entre otros). Incluso, entre enero y febrero de 2006, los principales medios periodísticos italianos confirmaron, a través de la consulta de los papeles póstumos del antiguo general de carabineros Giorgio Manes la existencia de un intento de chantaje a Paulo VI, tan temprano como en 1967, respecto a una relación homosexual suya con el autor Paolo Carlini. Montini reaccionaría pidiendo ayuda a sus poderosos amigos de la Democracia Cristiana, entre ellos el misteriosísimo filocomunista Aldo Moro. La noticia, que ahora es bastante difícil de encontrar en internet (aunque se puede consultar, previa inscripción, en los ]]>archivos]]> del Corriere della Sera, en una nota de Dino Martirano del 26 de enero de 2006, titulada Dossier su un tentato ricatto a Paolo VI –puede verse una versión copypasted en un foro ateo ]]>aquí]]> – y la primicia de Espresso, titulada Segreti da generale, por Riccardo Brocca, del 2 de febrero del mismo año –que puede verse ]]>acá]]>– ) no puede ser más sórdida: pánico por parte del Pontífice ante la revelación de sus presuntos escándalos sexuales, mezclados con intrigas de todo tipo, del tiempo de los años de plomo.

¿Habrá revisado esta información la Congregación para los Santos, suficiente, aun si le negamos veracidad, para paralizar otrora cualquier proceso por muchísimo tiempo e incluso sine die? Si bien hace ya mucho tiempo que las gentes en la Santa Sede se encuentran presas de una suerte de ceguera preternatural, tanta estupidez no puede ser gratuita. ¡Quién sabe si en estos mismos instantes, el famoso expediente Montini compilado por la policía milanesa o alguna otra prueba aún más comprometedora obra en manos de alguna fuerza secreta, listo para ser revelado inmediatamente después de la canonización, que será en octubre de este año, durante el llamado Sínodo de los Jóvenes, que ya despierta alarmas por su posible tendencia ]]>prohomosexualista]]>! ¡Para que así, en medio del escándalo y de la vergüenza, sirva esta «revelación» de clarinada para la definitiva svolta de la Jerarquía Eclesiástica hacia posiciones favorables al homosexualismo, con Montini como «santo patrono»!

Pero el horror no termina ahí. Fue Montini quien, contra todo derecho humano y divino, desmanteló la vida litúrgica, disciplinar y sacramental de la Iglesia y pretendió hacernos creer el gran bulo de que la misa tradicional había sido abrogada y que su único reemplazo era el Novus Ordo (cosa que incluso Benedicto XVI negó) y que, a punta de sanciones que no se atrevía a imponer a toda suerte de heréticos, abusadores y traidores, pretendió acabar con la resistencia de sacerdotes y prelados que solo buscaban conservar la liturgia y la doctrina de su ordenación.

Fue Montini, además, el que invitó a su gran amigo, el mafioso y asesino convicto ]]>Michele Sindona]]>, a «reformar» el IOR, el Banco Vaticano, convirtiéndolo en una máquina criminal de lavado de dinero y de financiamiento de operaciones encubiertas.

Fue también el creador de la muy infame Ostpolitik, resistida por las iglesias martiriales de la Cortina de Hierro, y que consistía en entregar a millones de fieles y clérigos al directo control de la KGB y del Partido Comunista de la URSS, condenada por prelados heroicos como Mindszenty (maltratado villanamente) y Slipyj –el exiliado primado de la Iglesia grecocatólica de Ucrania – que, ante la perfidia montiniana, tuvo que verse obligado a consagrar obispos sin mandato papal en 1977, en aras de la supervivencia de una iglesia que no podía permitir fuera entregada a sus enemigos más feroces.

¿No fue durante ese pontificado que notorios y confesos homosexuales como mons. ]]>Rembert Weakland]]> de Milwaukee –a quien Montini conocía personalmente desde Italia cuando se desempeñó como abad mayor de los benedictinos – fueron elevados al episcopado, circunstancia que llevaría a incluso un circunspecto neocón poco sospechoso de cualquier integrismo como George Weigel a reconocer el desgobierno y absoluta incuria a la hora de nombrar a obispos ineptos moralmente durante ese pontificado]]>[5]]]>?

¿No fue durante el tiempo de Montini en que, como una maldición demoníaca, se desenvolvieron la mayoría de casos de abuso sexual homosexual en el clero? ¿No fue durante su pontificado, como el mismo Benedicto XVI se atreve a afirmar, cuando dejó de cumplirse la ley eclesiástica penal en el campo de los abusos contra sextum con las consecuencias horrorosas que todos conocemos?:

«Al respecto, me comentó algo muy interesante el arzobispo de Dublín. Dijo que el derecho penal eclesial funcionó hasta los últimos años de la década de 1950; que si bien no había sido perfecto –mucho hay en ello para criticar – se le aplicaba, pero desde mediados de la década de 1960 dejó simplemente de aplicarse. Imperaba la consciencia de que la Iglesia no debía ser más Iglesia del derecho, sino Iglesia del amor, que no debía castigar. Así, se perdió la conciencia de que el castigo puede ser un acto de amor».]]>[6]]]>

Aun si pretendiéramos, orwellianamente, procurar interpretar estos hechos en el sentido menos comprometedor, la negligencia quedaría patente y sería imposible presentar a Paulo VI como un papa modélico y ejemplo de «virtud heroica». Quizás él mismo, que en sus declaraciones siempre reveló los múltiples matices de su psicología atormentada, sería ahora el mayor opositor a su candidatura a santo.

Por si alguno sostiene que basta la Humanae Vitae de 1968 para considerarlo como «un gran santo», le aconsejo que se remita a las nociones de virtud heroica expuestas al inicio del artículo. ¿Hemos caído tan bajo que el solo hecho de cumplir con el mínimo deber de repetir la doctrina de la Iglesia en puntos específicos de moral constituye un acto heroico para un pastor? De ser así, mejor canonicemos a todos los papas anteriores, incluso a los del Siglo de Hierro.

El intento vomitivo de Francisco de canonizar el aggiornamento canonizando a los dos papas del Concilio y a uno de sus más significativos implementadores nos revela claramente que estamos en «la hora de las tinieblas» (Lucas 22:53).

_____

]]>[1]]]> Joseph Wilhelm, “Heroic Virtue”. The Catholic Encyclopedia. Vol. 7. New York: Robert Appleton Company, 1910. Consultado: 13 de abril 2018 ]]>http://www.newadvent.org/cathen/07292c.htm]]>

]]>[2]]]> Benedicto XIV, “De doctrina servorum dei beatificatione et beatorum canonizatione”, citado en op. cit.

]]>[3]]]> Joseph Wilhelm, op. cit.

]]>[4]]]> Roberto de Mattei, Il Concilio Vaticano II. Una storia mai scritta, Turín: Lindau, 2014, pp. 295-296.

]]>[5]]]> George Weigel, The Courage To Be Catholic: Crisis, Reform, and the Future of the Church, New York: Basic Books, 2002, p. 67

]]>[6]]]> Benedicto XVI, Luz del mundo. El Papa, la Iglesia y los Signos de los Tiempos. Una conversación con Peter Seewald, Barcelona: Herder, 2010, pp. 38-39

Fuente: ]]>Adelante la Fe]]>

Autor: ]]>César Félix Sánchez]]>

Twittet

Marcelo González

Leemos en Adelante la Fe un interesante artículo del Dr. César Félix Sánchez que complementa otro, reproducido en Panorama Católico. Recomendamos la lectura de ambos. A su vez nos trajo a la curiosidad recordar qué había publicado sobre estos temas tiempo atrás, en la era de la "gran esperanza benedictina". Y nos parece prudente rememorarlo. El autor peruano recorre hacia atrás el barroso camino de Francisco. Resulta que, como siempre sostuvimos, hace mucho tiempo que la derrota papal está enfangada. 

Marcelo González

Lo más pornográfico que leí en mi vida es el libro “Teología Moral para Seglares” de Royo Marín. La parte contra sexto. Me creó una verdadera incomodidad. Las personas bien criadas tenemos una repugnancia natural por lo indecente, lo obsceno. Pero estamos fuera de época, porque lo obsceno se hace público todo el tiempo

Marcelo González

El caso de Alfie Evans, como otros, aunque no tan resonados, hace emerger una realidad que no todos advierten, por fuerza de hábito y atavismo: la vida se ha convertido en la variable de ajuste del mundo moderno, posmoderno o lo que sea. Del mundo de hoy. Si queremos un mundo mejor, no podemos estar fijándonos en un niño más o menos.

Editor y Responsable

Publicado hoy en un portal de gran alcance, este artículo supone una gran victoria para los que luchan contra la legalización del aborto en la Argentina. Allí se da cuenta del resultado de la exposición de Mónica del Río, incansable batalladora en estos temas, que es nada más ni menos que el reconocimiento oficial del Ministerio de Salud de la Nación sobre las cifras reales de muerte por abortos registrados en el país en 2016. Fueron 31 casos. Y de estos 16 que se describen como "abortos no especificados". 

Marcelo González

Uno tiene la impresión, al leer la declaración final y habiendo repasado las entrevistas y los resúmenes de las conferencias, que estos clérigos quieren dar un paso adelante con el pie derecho en la restauración de la Iglesia. Pero a la vez se pisan el zapato con el pie izquierdo.

Editor y Responsable

Hoy 7 de abril ha tenido lugar en Roma la muy esperada conferencia “Iglesia Católica, ¿adónde vas?”. La conferencia fue inspirada por el cardenal Carlo Caffarra (uno de los cuatro cardenales de las dubia), que falleció el pasado septiembre. Al final de la conferencia se publicó una Declaración Final en el nombre de los participantes, religiosos y seglares.

Marcelo González

No que sea un descubrimiento, sino más bien una verdad que cada tanto se nos impone con una evidencia que aplasta. Nos consideramos buenos cristianos y con razón. Porque en un tiempo de persecución y apostasía estamos del lado de la Iglesia y tratamos de ser fieles a Cristo.