Sobre Retiros y Depósitos en General Rodríguez

La feliniana historia de un revoleo de bolsos

Es el único monasterio donde en lugar de hacer retiros, hacen depósitos…

Ingenio popular argentino.

En la madrugada en que el Sr. José López fue sospechosamente sorprendido “in fraganti” por una patrulla policial, a las 4 de la madrugada, ingresando 8 bolsos con unos 9 millones de dólares en efectivo y otros valores al Monasterio de las Monjas Orantes y Penitentes de Nuestra Señora del Rosario de Fátima, en la localidad de General Rodríguez, Diócesis de Mercedes-Luján, Prov. de Buenos Aires, Argentina, cayeron todos los “relatos”.

En el orden político, siendo el Sr. López un altísimo funcionario ya perseguido, aunque no mucho, por la justicia a causa de manejos turbios muy evidentes de fondos públicos, estrechísimamente ligado a los ex presidentes, Kirchner y Fernández de Kirchner, las cosas van por un carril que no nos compete analizar aquí. Pero la extraña concurrencia de los hechos toca, o más bien, choca y se lleva por delante con enorme fuerza a la Iglesia Católica argentina.

El famoso “relato” que reinó durante la larga década kirchnerista en principio es su peregrina versión de la realidad. Hay, sin embargo, otros “relatos” concurrentes o paralelos. Uno que da cuenta de la persecución del kirchnerismo a Bergoglio. Otro del anticlericalismo acérrimo de Néstor y Cristina. Pero los hechos indican sospechosas contradicciones.

“Quedó lindísimo, Agustín”

El decreto ]]>Nº 1 de Néstor Kichner fue la asignación de un subsidio para el remozamiento de la Basílica de Luján]]>, que se realizó durante años, con resultados magníficos. El costo de esta obra “pública”, ya que es patrimonio histórico de la Nación, es difícil de calcular. El costo real, digo, por esa mala costumbre que suele tener el clero de firmar sin mirar mucho si lo que dan por recibido es lo que han recibido realmente. Este subsidio fue la inauguración de era kirchnerista, a nivel nacional, de sobreprecios y “retornos” a los funcionarios del dinero que pagaban por obras de interés público. Un monto difícil de imaginar; miles de millones de dólares transportados en bolsos con paciente perseverancia durante 12 años, semana tras semana. Y la paciencia es una virtud.

Se supone que los Kirchner tenían mala relación con la Iglesia porque ni se hablaban con el Arzobispo de Buenos Aires y Cardenal de la Argentina, hoy papa Francisco. Pero tenían muy buena relación con otros obispos, algunos de los cuales respondía muy sumisamente, o bien debía la diócesis a las intensas y resistidas gestiones de Bergoglio en Roma para su designación.

En Mercedes-Luján, Mons. Radrizzani, un salesiano muy izquierdoso, llegó desde Neuquén gracias a la insistencia de Bergoglio, que tenía tal manejo de las designaciones episcopales, siendo arzbispo y no papa, que raramente se le se le escapaba alguna, como si dependieran de él. Aunque una que otra se le escapó y ya viene dando cuenta de los que entraron por la ventana. Que lo diga Mons. Sarlinga , ex obispo de Zárate - Campana, al que literalmente hizo sonar…

Volvamos. Las buenas relaciones del Arzobispo de Mercedes-Luján, (en adelante “Luján”, por razones de brevedad) vienen de cuando el conservador Mons. Rubén Di Monte ejercía la titularidad, la cual dejó por razones de edad a su sucesor Radrizzani. Ideológicamente, por decirlo de un modo coloquial, ambos son muy distintos. Pero en la práctica tuvieron excelentes intercambios con los Kirchner. Los obispos elogiaban al gobierno o esquivaban las críticas, o las hacían de un modo muy elíptico y el gobierno aportaba dinero para “obras”. Cuánto puso el gobierno y por cuanto firmaron los obispos es otro tema.

Di Monte se retiró pero con la precaución de fundar una orden que denominó muy tradicionalmente Monjas Orantes y Penitentes de Nuestra Señora del Rosario de Fátima, residentes en un monasterio, antigua casa de monjas de clausura, dentro de la Diócesis, la cual utilizará como residencia de retiro personal y centro de operaciones de su apostolado fatimista. Porque Mons. Di Monte era un devoto de Fátima.

Digresión autorreferencial necesaria

Es curioso que unos 15 días antes de este episodio yo leyera, muy por encima porque la calidad de la obra no merece dedicarle mucho tiempo, un libro de Mons. Di Monte sobre Fátima. “Trucho”, si se me permite el coloquialismo, desde la tapa misma, con un fotomontaje que muestra al autor junto a Sor Lucía. Si lo estuvo alguna vez, se ve que no encontraron la foto. El contenido es una mera recopilación de documentos que no aportan nada nuevo al caso, pero visten la figura del fundador de una orden con tan marcada devoción.

El caso es que Mons. Di Monte parece salido de la misma matriz típica de ciertos obispos: “conservadores”, “devotos”, habilísimos para entenderse con el poder político y el Establishment del dinero, dispuestos a pactar con cualquiera “por el bien de la Iglesia”.

Honestamente, no me quiero meter en cosas de su fuero interno ni juzgarlo, pero creo que ante sus ojos, como ante los de muchos obispos de antes, “las obras” católicas (los ladrillos, entíendase, o el sostén de instituciones, aunque fueran inútiles y perjudiciales para Fe) les otorgaban un extraño salvoconducto para esquivar ciertos mandamientos, como “no robar”, “no mentir”, etc. Lo mismo que ahora, los Amores de Leticia inaugura la excepción al mandamiento “no fornicar”, etc. Creo que se entiende la comparancia.

Por cierto, que tanta intrepidez para negociar y pactar no es óbice para una extrema cobardía, que llega al ridículo, a la hora de despegarse de los hechos escandalosos. Muerto Di Monte, con gran sentido de la oportunidad, hace apenas dos meses, su sucesor, Mons. Radrizzani estaba perfectamente al tanto de todo esto y lo aprovechaba con fruición. O sea, agarraba la plata y los beneficios sin ningún asco. Hasta el día reciente en que Lopecito tuvo la idea -digna de Fellini- de arrojar bolsos con dólares por sobre la tapia del Monasterio tan querido como beneficiado por el gobierno kirchnerista. Y esto es para Radrizzani un bulto difícil de levantar, más que los bolsos de López, por lo que decide comunicar a todos los que quieran saber lo siguiente:

"Ante los acontecimientos sucedidos en el día de la fecha en el Monasterio de Nuestra Señora del Rosario de Fátima en General Rodríguez, queremos manifestar nuestra perplejidad y sorpresa ante esta situación
"Informamos a la opinión pública que la comunidad conocida como 'Monjas Misioneras Orantes y Penitentes de Nuestra Señora del Rosario' es, en realidad, una asociación privada de fieles que se rige de acuerdo a los cánones 321-326 del Código de Derecho Canónico y que ha permanecido bajo la autoridad de su fundador, monseñor Rubén Di Monte, recientemente fallecido. 

"Deseamos que la Justicia pueda actuar con plena libertad para llegar a la verdad de lo acontecido y manifestamos nuestra disponibilidad a colaborar con lo que ella requiera".

O sea, nunca recibimos plata ni sabemos nada del Sr. López, (¿López, quién es, hay tantos López) no tenemos nada que ver con esa orden ni ninguna jurisdicción sobre ella. Lo primero lo desmiente la historia demasiado reciente a la vista de todos, lo segundo el simple hecho de que el monasterio está en su diócesis. Tanto que lo tiene como una de las dos casas religiosas femeninas existentes bajo su jurisdicción en la web oficial.

]]>http://arquimercedes-lujan.com.ar/monasterios/]]>

Radrizzani al horno, con papas

El distinguido periodista y biógrafo papal, Sergio Rubín, el mismo día del escandalete felinesco, a eso de las 15 hs. declara en TN, canal de noticias de la Argentina del Grupo Clarín, que este lamentable espisodio podía esperarse de alguien como Di Monte, un hombre conservador, etc. Un gerente más que un obispo (eso es verdad), etc. Y que merced a las gestiones del Card. Bergoglio, gracias a Dios, Luján ahora estaba en manos de un obispo moderno, de otro estilo, lejano al poder político (¿?) etc.

Tres horas más tarde, en ese mismo canal y si no me equivoco ante los mismos periodistas, Sergio Rubín dice que “el penoso comunicado de Mons. Radrizzani no está a la altura de las circunstancias”, etc. Y cita -tomen nota de esto porque también es de Fellini- cita el derecho canónico en el parágrafo que describe la responsabilidad que tiene un obispo en el gobierno de su diócesis sobre todos los institutos de la Iglesia allí radicados, etc.

¿Qué pasó, Sergio? No lo sabemos. Podemos presumir un llamado de o hacia Roma que le hizo cambiar el “relato”. Radrizzani pasó de ser el elegido de Bergoglio a un obispito mediocre e irresponsable, peor que Di Monte. ¿Queda claro? ¡Marche un obispo al horno con papas! porque hay dos, ¿no?

¿Hermanitas de Fátima, inc.?

Las 3 (tres) monjas que forman la orden, cuyas edades van de 94 a 38 años, pasando por una de 70 y pico, quedaron sospechadas de ser una asociación ilícita. Muerto Di Monte y desamparadas por su obispo, las pobres aparentemente no tenían demasiada idea de la gravedad de los hechos, aunque uno nunca sabe.

Declararon que todos estos señores generosos habían sido habituales visitantes del Monasterio, el cual seguía creciendo en edificios pese a la menguante notable de miembros. Allí AICA, la Agencia Católica oficiosa argentina nos aporta un dato interesante del año 2013. El 13 de mayo se comenzó, con la bendición de la piedra fundamental, la obra de la nueva casa de retiros que se construiría en el predio del Monasterio. ]]>Ver noticia, imagen del proyecto, etc. aquí]]>.

Como el humor popular ha consagrado ya en una fórmula notable, sería la primera casa de retiros donde se hagan depósitos

Después de infructuosas búsquedas, en el lugar solo se halló lo que puede esperarse de una casa religiosa. Algunas monjas, celdas en general vacías y rastros de obras recientes o en curso. Lo que se presume con facilidad es quien pagaría estas obras, y se puede imaginar con menos esfuerzo el precio final de las mismas. Mons. Di Monte era tan rápido con la lapicera como Radrizzani con la computadora.

Recomendamos guglear los elogios mutuos de Mons. Radrizzani y los Kirchner. Hasta el uso del púlpito por parte de los presidentes tras los Tedeums ad hominem (y ad feminam) que se celebraban en la Basílica, de los que dimos oportuna cuenta en Panorama. Ver aquí,aquí, si tienen ganas. Para completar el mandato final, Cristina ]]>también fue a un Te Deum en Luján, donde le dijo al obispo]]>, con cierto exceso de confianza, que el trabajo de restauración de la Basílica “quedó lindísimo, Agustín”.

Cierto que a los Kirchner nunca les fue bien con los Tedeums. Cuando su obispo preferido era Maccarone, el pobre terminó renunciando después de aparecer en un vídeo en paños menores intercambiando pruebas de amistad íntima con un joven remisero. El entonces arzobispo de Santiago del Estero fue un adelantado de la Amoris Laetitia. Todavía se lo encuentra en la web (el vídeo) pero no vale la pena buscarlo. Ni a Maccarona. Bajo la supervisión del entonces cardenal y hoy papa, Maccarone intentó reivindicarse (Help, Maccarone is back!) sin éxito.

Kirchnerismo nacional y cristiano

Finalmente, hay que dar a cada uno lo suyo. Kirchner restauró la Basílica y la honró con su presencia y palabra. Lo mismo Cristina, que según parece siempre se opuso a proyectos de ley de aborto legal, por más que haya versiones atenuadas de aborto no punible en la Argentina.

Cuando Bergoglio fue elegido papa, durante un tiempo tuvo una actitud hostil, pero luego lo visitó incesantemente allí donde lo pudo encontrar. Y hasta Hebe de Bonafini, la irreductible, terminó diciendo que había sido injusta con Bergoglio. Casi todos los funcionarios de rango del gobierno kirchnerista han pasado por la Santa Sede a ver a Francisco, todos tuvieron una cálida recepción. La esposa de uno de ellos, Guillermo Moreno, supervisa las cuentas de Scholas Occurentes… ¡Temamos!

Ahora se descubre que el Monasterio de General Rodríguez era un lugar dilecto de muchos funcionarios, artistas y gente cercana a los Kirchner para asistir a ceremonias y comer asados. Nadie come asados en un monasterio si no es católico, es evidente. Por fin, desde el Ministerio de Planificación Federal se enviaba no solo ayuda para las obras de una casa de retiros, sino una limosna de nueve millones de dólares, entregada personalmente por el ex Secretario de Obras Públicas por la noche (que tu mano izquierda no sepa lo que hace tu mano derecha), robada especialmente (sic) para las monjitas. Sería realmente un acto de ingratitud acusar al kirchnerismo de hostilidad hacia la Iglesia Argentina.

Después de todo, como se supo por fuentes confiables, López no pudo hacer la donación de un modo más anónimo porque no cabía en el cepillo de la colecta.

Twittet

Marcelo González

Signos del cielo y de la tierra: si los tiempos no se abreviasen hasta los justos perecerían

Mons. Bernard Fellay

Pretender hablar de conversión excluyendo que sea a la Iglesia católica, es burlarse de la gente. Dios, que es todopoderoso, ha puesto en las manos de María esta gracia, este poder de hacer milagros; no sólo el del sol, sino un milagro aún más asombroso: la conversión de un país entero mediante una sencilla consagración hecha por el Santo Padre, al que se unirían los obispos del mundo entero. Ese país, desde ese momento, quedará entregado a la Santísima Virgen.

Editor y Responsable

Continuemos la lucha con todas nuestras fuerzas como siervos inútiles que somos, pero pongamos nuestra esperanza, más que nunca, en la todopoderosa intercesión de Santa María, la Madre de Dios siempre Virgen, pues es ella quien, una vez más, vencerá la herejía.

Editor y Responsable

Cuando ahora leo en el Nuevo Testamento esas escenas tan encantadoras del paso del Señor por Palestina, recuerdo éstas que, tan niña todavía el Señor me hizo presenciar en esos pobres caminos y carreteras de Aljustrel a Fátima y a Cova de Iría. 

Jorge Ferro

La persona de Lefebvre es remansada, acogedora. No estamos frente a un energúmeno. Bastaba mirar sus ojos, a los que veo todavía hoy como claros y serenos. Una voz tranquila, no declamatoria, sensata. Su palabra mesurada y esperanzadora. 

Editor y Responsable

Los otomanos avanzaban sobre Europa. Juan (Jan III) Sobieski, rey de Polonia, decidió liderar la coalición, abandonando su patria marchó al mando del ejército. Al llegar a Viena los turcos doblaban a los cristianos. El enviado papal, Marco D’Aviano, consiguió unir a todo el ejército bajo el mando del rey polaco.

Marcelo González

Recientemente hizo algo de ruido una pastoral del obispo de Mercedes-Luján, Mons. Radrizzani, que es un personaje muy pintoresco. Su rol mediático más reciente tuvo lugar cuando cierto ex funcionario público decidió esconder unos 10 millones de dólares en billetes en cierto convento bajo su jurisdicción.