Soliloquio del Niño por Nacer

“Antes de que nacieras ya te había elegido” Jeremías 1,5

Soliloquio del Niño Por Nacer

Por Antonio Caponnetto

 

“Antes de que nacieras ya te había elegido”

Jeremías 1,5

 

En la esfera turgente donde aumentan mis días,

en mi casa redonda, anular como un astro

-hogar curvo de sones como un arpa afinada-

van creciendo mis huellas, se hace firme mi rastro.

 

De esta morada supe desde el primer instante,

que tienen sus cimientos milagros y misterios,

sus paredes son combas que hamacan mis latidos,

sus umbrales semejan antiguos bautisterios.

 

Y escucho en cada alba, en cada noche escucho,

gemidos o esperanzas, vacilación, certezas,

con mis manos pegadas a los labios murmuro

la oración de la infancia para ahuyentar tristezas.

 

Me han crecido los ojos del color de mi madre,

la sonrisa arborece si ella canta una nana,

si el brazo de mi padre acoyunda sus hombros

y me llevan a grupas a la misa temprana.

 

Sé que tengo una patria, que me espera una tierra,

con su bandera izada tremolando linajes,

miro mi pecho angosto, aún estrecho y ceñido

y lo imagino erguido portador de corajes.

 

Ya los pies van tomando el ritmo de los pasos,

futuros peregrinos, sabe Dios de qué trochas

¿Cómo serán los ecos de los mares sureros

cómo las mil estrellas que en el cielo trasnochan?

 

¿Cuál ha de ser mi nombre, mis hermanos, la puerta

de la alcoba que albergue mi llanto en una cuna?

El Ángel me sosiega prematuras demandas:

queda un otoño manso y una ronda de luna.

 

Soy un cuerpo y un alma, soy vida que agradece,

soy la brizna unitiva, la fiel intrepidez,

del esposo fecundo,de la mujer fructuosa,

gestación renovada, constante gravidez.

 

Sepan los cegadores del ser y de la savia,

quienes podan las vidas con atroces guadañas,

que por cada existencia cercenada y herida

se alzarán en defensa las maternas entrañas.

 

Las de siempre, perpetuas, del ayer o el mañana.

No están solas, batallan con su Jefe, el Ungido,

los varones atentos a la voz de lo siglos:

“Antes de que nacieras ya te había elegido”.

Twittet

Marcelo González

La restauración católica será por la vía del culto y del reinado social de Nuestro Señor Jesucristo. Dios ha resguardado el sacerdocio y el culto por medio de una obra minúscula en sus orígenes que hoy es de importancia crucial para el destino del catolicismo. La restauración que debemos realizar día a día se nutre del fruto de ese resguardo.

Editor y Responsable

Y 335º aniversario de la liberación de Viena del asedio turco: recordando la liberación de Viena.

Sofía González Calvo

la Peregrinación pone en lugar principal el conocimiento y amor a la misa tradicional. La misa se convierte en el centro de los tres días de peregrinación. Misa de campaña, rezada bajo la lluvia y el frío, sobre el suelo de barro. Acompañada de cánticos en latín y castellano que ayudan a la devoción. La devoción era otro elemento patente entre los caminantes.

Marcelo González

Si Bergoglio es depuesto, si acaso esto es posible, se lo debería acusar por su evidente intención de heretizar. Pero los cardenales sobrevivientes de las famosas dubia siguen dudando. Entiendo que políticamente esta circunstancia es más eficaz, pero si queremos restaurar la santidad del Pontificado y de los miembros de la Iglesia y limpiar su Rostro inmaculado necesitamos algo más que política.

Marcelo González

Pasó algo maravilloso, que no todos han entendido. El pueblo argentino, democráticamente se alzó contra la oligarquía mundial abortista. El pueblo argentino reaccionó, como dijo el periodista Mariano Obarrio, actor principal en esta victoria, y produjo otra Reconquista, como en las Invasiones Inglesas. Es un hecho político extraordinario, como lo fue Malvinas o 2001.

Marcelo González

Mañana puede ocurrir un milagro. Pero, a decir verdad, el milagro ya ocurrió. El pueblo argentino, generalmente apático salvo en cuestiones relativas a su bienestar o seguridad, se levantó contra la conspiración internacional abortista que busca reducirnos a la miseria moral absoluta.

Editor y Responsable

Declaración de Mons. Lefebvre del 21 de noviembre de 1974. "Nos adherimos de todo corazón, con toda nuestra alma, a la Roma católica guardiana de la fe católica y de las tradiciones necesarias al mantenimiento de esa fe, a la Roma eterna, maestra de sabiduría y de verdad" ...