Un vídeo sorprendente visto en Adelante la Fe

Mons. Marcel Lefebvre advierte a los europeos sobre los peligros del Islam

 

 

Vimos en Adelante la Fe este vídeo de una conferencia de Mons. Lefebvre, una grabación casera. En el extracto que se publica habla del problema de los musulmanes en Europa. Imaginamos que en su momento habrá sido considerado como xénofobo y alarmista.

Parece que Mons. Lefebvre detestaba a los musulmanes... pero no.

En su biografía se pueden leer muchas anécdotas sobre su relación con los musulmanes cuando era obispo de Dakar. En ellas cuenta que admitía un número -siempre porcentualmente pequeño- de islámicos en las escuelas que estaban bajo su jurisdicción, con el fin de que conocieran no solo la doctrina sino también la forma de vida cristiana. Sus padres los enviaban con gusto porque sabían que iban a recibir una buena educación. 

Ante la pregunta lógica del entonces arzobispo primado de Senegal y representante pontificio en el África francohablante: ¿desean convertirse al cristianismo?, los musulmanes, que se mostraban amistosos con la Iglesia entonces, manifestaban que el impedimento eran sus muchas mujeres. El cristianismo solo admitía una. Y lo más gracioso era que cuando les proponían: Pues bien, quédese con una. Eso sí, la primera, que es su esposa por ley natural, fruncían el ceño. La primera, ciertamente, era la más vieja, y el trato no los convencía. Querían quedarse con la última adquisición. La más joven.

Así, muchos islámicos no se convirtieron, pero sí dieron a sus hijos la posibilidad de hacerlo. Y algunos también llegaron a recibir el bautismo in articulo mortis. Eran esos musulmanes más pacíficos, que bajo la ley europea colonial podían convivir con el resto de la sociedad. Luego vino la "descolonización", y aquí estamos. 

Twittet

Tales afirmaciones se oponen al dogma que afirma que la religión católica es la única religión verdadera (cf. Syllabus, proposición 21). Se trata de un dogma, y lo que se le opone se llama herejía. Dios no puede contradecirse a sí mismo.

Marcelo González

En estos meses, desde su visita a Chile, Irlanda y con la publicación de los desastres morales que afloran en todas partes, curiosamente siempre relacionados con conocidos, protegidos o favorecedores de Francisco, su posición se ha vuelto sumamente delicada. Tal el caso de la impresionante protección que brindó a Mons. Zanchetta, ex obispo de Orán, Salta,cuyos detalles se pueden conocer en este artículo

Marcelo González

Henchidos de toda injusticia, malicia, codicia, maldad, llenos de envidia, homicidio, riña, dolos, malignidad; murmuradores, calumniadores, aborrecedores de Dios, indolentes, soberbios, fanfarrones, inventores de maldades, desobedientes a sus padres; insensatos, desleales, hombres sin amor y sin misericordia. Y si bien conocen que según lo establecido por Dios los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen en los que las practican.

Marcelo González

"Hoy, 25 de Noviembre, queremos salir a proclamar a Cristo como Rey de nuestras vidas y de nuestra sociedad. Frente a las numerosas negaciones e intentos de hacer desaparecer la Fe en Jesucristo, salimos hoy a las calles para cantar la Gloria de Nuestro Señor, para reconocerlo frente al mundo: Él es nuestro Salvador, Él es nuestro Señor, Él es nuestro Rey."

Marcelo González

La restauración católica será por la vía del culto y del reinado social de Nuestro Señor Jesucristo. Dios ha resguardado el sacerdocio y el culto por medio de una obra minúscula en sus orígenes que hoy es de importancia crucial para el destino del catolicismo. La restauración que debemos realizar día a día se nutre del fruto de ese resguardo.

Editor y Responsable

Y 335º aniversario de la liberación de Viena del asedio turco: recordando la liberación de Viena.

Sofía González Calvo

la Peregrinación pone en lugar principal el conocimiento y amor a la misa tradicional. La misa se convierte en el centro de los tres días de peregrinación. Misa de campaña, rezada bajo la lluvia y el frío, sobre el suelo de barro. Acompañada de cánticos en latín y castellano que ayudan a la devoción. La devoción era otro elemento patente entre los caminantes.