Vienen por todos

Sin voluntad de alarmar, el enemigo viene degollando.

Sin voluntad de alarmar, el enemigo viene degollando.

Se percibe un cierto temblor de mitras. El optimismo y la componenda comienzan a desdibujarse. Parece que no alcanza con dejarles el campo libre y ponerse a un costado. Cuando ocupen el campo vendrán a degollar a los que estén mirando resignados al discurrir inevitable de los tiempos. Es de manual: los tibios le venden la soga a los revolucionarios, que los van a linchar con esa misma soga (Lenin dixit).

Hay que ir atrincherándose. Mañana o pasado mañana quemarán las iglesias. Ya hubo varias profanaciones. Y luego matarán a los cristianos o a los que ellos consideran cristianos y nosotros consideramos apóstatas silenciosos. Y también a los que los combatimos, si pueden. Los modernistas, liberales, zurditos, “tolerantes misericordiosos”, los mismos misericordiados, todos están en la lista. Me atrevo a decir que Francisco está en la lista.

Las autoridades públicas argentinas actuales, salvo alguna excepción, son lo suficientemente estúpidas como para regalarles la calle. Tienen razones como para meter en la cárcel a la mayoría de estos personajes, que no dejan delito por cometer, incluyendo el tan mentado “ delito de odio” (odiar puede ser pecado, pero no delito). Aquí el odio es manifiesto y se concreta en agravios, injurias y acciones contra la integridad de las personas y contra la propiedad. Pero el gobierno no acciona y los deja hacer lo que quieren.

Estos grupos, como se sabe, están financiados por fundaciones extranjeras, en especial las radicadas en EE.UU. e Inglaterra. Ese dinero entra al país libre de vigilancia: a nadie se le ocurre, aparentemente, controlar qué destino tiene. Si financia actividades ilegales. Tampoco a los obispos en general hacer uso de su poder real y su investidura para presionar a las autoridades o exponer a estos grupos. Les tienen miedo, por pensar lo mejor…

Ese temblor de mitras que decía antes se nota en la convocatoria a la peregrinación a Luján del domingo próximo. Sería bueno estar allí, en la medida de las posibilidades de cada uno, aunque no comulguemos con algunos grupos “próvida” que dicen disparates, como que la solución al aborto es la educación sexual. Tema ya dirimido por la Iglesia en 1931 (Casti Connubii). Y luego refrendado por el incendiario y bombero Paulo VI. Que puso las cosas en discusión, se arrepintió y reafirmó la doctrina, pero no apagó las llamas más que a medias. De aquellos fuegos estos incendios descontrolados. O sea, que se van a apagar cuando ya no quede nada. En tanto, millones de almas corren peligro de condenación eterna, como bien dijo Nuestra Señora en Fátima. Y también dijo, recordemos, que se condenan porque nadie (o muy pocos) rezan por su conversión.

Invito, pues, por lo que valga la invitación, a rezar el Santo Rosario, a hacer penitencia, a manifestarse contra el aborto (no “por la vida”, que no significa nada) y asistir a la peregrinación del domingo, aunque nos duelan las tripas.

La Argentina suele llegar al borde del precipicio y luego da un paso atrás. Al menos hasta ahora. Veamos hacia donde da el paso esta vez. Dio

Twittet

Marcelo González

Don Davide (con acento en la a), o sea el P. Pagliarani, es el nuevo Superior General de la FSSPX. Mucha gente se pregunta de dónde salió. ¿Qué significa esta promoción inesperada de un cura raso a la máxima jerarquía? Otros, menos informados todavía, señalan un desorden inaceptable: ¿desde cuándo un simple presbítero va a ser superior de obispos? Estos lefebristas están todos locos.

Editor y Responsable

En pocas palabras: Pilatos era un pagano, o sea que había en él semillas de verdad, y de hecho se interesó en el tema, porque le preguntó a Jesús “¿qué es la verdad?” Y Jesús no le contestó. No le contestó… no quiero criticar, pero… Encima después lo amenazó con mandarle no se cuántas legiones de ángeles. Tampoco Pilatos podía dejar que atropellen así como así su autoridad. El tema es complejo. Jesús no se dejó ayudar, puso peros todo el tiempo.

Editor y Responsable

Pagaba poco porque era una fija. El caballo del comisario. Sorprende por sabido. Muchos no terminaban de creer que este personaje, abismalmente por debajo de los requisitos básicos para ocupar el cargo, podría finalmente ser elevado a esta dignidad. Una verdadera indignidad. Aguer, a su lado, es San Pío X. No es una comparación exagerada. Lo sería si le quitáramos “a su lado”.

El líder cocalero Evo Morales, presidente -con aspiraciones a la eternidad- de la República de Bolivia acaba de felicitar el neocardenal designado por Francisco, nacido, criado y ejercido en esa tierra altiplana. Se trata de Mons. Toribo Ticona, retirado ya y gozando de la paz familiar con su esposa, hijos y nietos.

Prof. Roberto de Mattei

Querer convertir a aquella Iglesia valerosa, dispuesta siempre a vivir al pie del cañón, en una sociedad de cobardes que viven escondidos por vergüenza o por pusilanimidad, sería un ultraje a su virtud. Eran plenamente conscientes de su deber de conquistar el mundo para Cristo, de transformar según la doctrina y la ley del Divino Salvador la vida privada y la pública, donde debía nacer una nueva civilización, surgir otra Roma sobre los sepulcros de los dos Príncipes de los Apóstoles. Y lograron su objetivo.

Juan Lagalaye
Hace dos meses, en esta misma página, aludí a la fundación de la Argentina, señalándola en la primera misa celebrada en su actual territorio -Bahía San Julián- el Domingo de Ramos del 1520. Hoy, en la fiesta de la Santísima Trinidad, entiendo que es necesario evocar la fundación de nuestra ciudad ubicándola en la circunstancia litúrgica en que lo fue en el 1580 y que de de ella recibió el nombre, auspicio que a pesar de todas sus miserias mantiene vigencia.
Marcelo González

En un artículo titulado “La Gran Comedia de “la Vida” publicado el 27 de febrero de este año expresé mis reservas a lo que creo es como mínimo un enfoque equivocado al desafío de las ideologías feministas, abortistas, de género, etc. En particular contra el aborto, cuando se anunciaba una marcha que resultó multitudinaria, extraordinaria y sorprendente, una marcha que demostró que el rechazo al aborto es muy fuerte en la sociedad argentina.