Artículo

Roma es llamada la Ciudad Eterna por su elección como cuna de la Iglesia Universal. Pero no es sino hasta el momento en que uno la contempla con los propios ojos, que entiende la grandeza de este título. Para una católica y además amante de la historia (como su servidora) Roma es el paraíso.

La peregrinación de la FSSPX a Fátima los días 19 y 20 de agosto fue tal vez la más numerosa de la historia de esta institución. Se estima que participaron unos 10.000 fieles. Más de 150 sacerdotes además de seminaristas, hermanos y religiosas. 

Durante el período entre el día 13 hasta hoy no hemos hecho ninguna referencia a las apariciones de Fátima. Se debe a que en este momento histórico hace 100 años, el lunes 13 de agosto de 1917, los tres videntes de Fátima estaban en la cárcel. 

Un querido amigo ha publicado en el blog de Cabildo y en Panorama Católico el artículo “Nacionalcatolicismo”. En él sostiene una tesis y muestra datos que la hacen más que verosímil. Mi propósito en este comentario es aportar otros datos en el mismo sentido, y ampliar el alcance de la influencia a lo que se podría llamar un aporte indirecto (aunque no tanto) de las mismas fuentes.

¡Todo cristiano es espiritualmente un vandeano! No dejemos que se ahogue en nosotros el don generoso y gratuito. Sepamos, como los mártires de la Vendée, extraer este don de su fuente: el Corazón de Jesús. ¡Oremos para que una poderosa y alegre Vendée interior se alce en la Iglesia y en el mundo! 

Cualquier persona, familia, institución o pueblo que se encuentre en medio de tribulaciones, discrepancias, sufrimientos, angustias aparentemente intolerables, discordias, problemas sin solución humana... tienen en el Rosario un arma de eficacia única.

Paradójicamente, la noticia de su creciente popularidad en línea coincide con la constante caída en el número de fieles que asisten a las audiencias de la Plaza de San Pedro, anunciada en un artículo escrito por Valentina Conti, el 2 de julio del 2017: "Si se observan las cifras proporcionadas por la Prefectura de la Casa Pontificia, desde el 2015 una lenta pero constante hemorragia ha adquirido proporciones preocupantes en poco menos de dos años.

La feligresía sobre la que se inició en su momento el tradicionalismo religioso en la Argentina era fundamentalmente heredera del pensamiento nacionalista, formada por los sacerdotes más esclarecidos de ese país.

La Santísima Virgen, en estos ULTIMOS TIEMPOS en que estamos viviendo, ha dado una nueva eficacia al rezo del Santo Rosario. De tal manera que ahora no hay problema, por más difícil que sea, sea temporal o sobre todo espiritual, (...) No hay problema, repito, por más difícil que sea, que no podamos resolver ahora con el rezo del Santo Rosario. (Lucía de Jesús, vidente de Fátima)

Palabras de Monseñor Marcel Lefebvre, fundador de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X, sobre algunas verdades de la Iglesia que molestan tanto a protestantes como a católicos liberales.

Distribuir contenido

Twittet

Marcelo González

Hace algunos meses, en preparación de este año del Centenario de Fátima escribí un texto titulado “Francisco a Vuelo de Pluma”. Quisiera ahora reflejar en éste las impresiones que me ha causado una larga lectura de textos y trabajos dedicados a la mayor y más longeva de los videntes de la Cova da Iría en 1917.

El mensaje de Fátima es, sí, un mensaje de amor, pero a la vez y por lo mismo es un mensaje de rigor, de severidad, de seriedad. Después de la aparición, los pastorcitos de Fátima dejaron de jugar. Dejemos entonces de jugar.

Editor y Responsable

¿A quién se le ocurre convocar una jornada de oración a lo largo de toda su frontera, apenas 3000 kms.? ¿A quién se le ocurre anunciar que un millón de personas va a responder a ese llamado? 

Editor y Responsable

¿Es que perdió su rumbo
la nave de la Iglesia? ¿Es que a porfía
se nos ha puesto a andar de tumbo en tumbo
ebria y alzada la marinería?

Marcelo González

Lo único claro es la confusión.

Prof. Roberto de Mattei

La Correctio filialis no es sino la punta de un inmenso iceberg de descontento por la desorientación que impera actualmente en la Iglesia. 

Editor y Responsable

¿Por qué hacemos esto? Lo hacemos porque hay evidencias científicas indiscutibles y, además, porque Nuestro Señor Jesucristo fue un niño por nacer, formado virginalmente por la acción del Espíritu Santo en el seno de la Virgen María.