Artículo

El 26 de julio de este año, el episcopado colombiano en comunicado oficial condenó los dichos del Dr. José Galat, un abogado, docente, político y militante social muy conocido en Colombia y, por la vía de su cadena de TV Teleamiga, en diversos puntos del mundo.

Hasta ahora la jerarquía nunca ha emitido ningún documento formal prohibiendo el Rito Tradicional, sino que la censura fue principalmente de orden práctico. Muchos obispos y sacerdotes argumentaban que “ha sido prohibido”, y haciendo abuso de su autoridad han rechazado durante años los pedidos de los fieles. 

Así comenzaba una publicidad de no se qué en otros tiempos. “Pasan cosas lindas…”  Hagamos una breve crónica de lo que ha sucedido en los últimos días y tal vez encontremos alguna “cosa linda”.

Los lectores de este sitio habrán notado poca actividad en los últimos tiempos. La causa de esta retracción de publicaciones es simple: no deseamos contribuir a la confusión general agregando más opiniones a las que ya circulan -en demasía-sobre la crisis de la Iglesia. Hay una gran ansiedad por “información”, un gran deseo de participar en la resistencia al neomodernismo que ha llevado a límites increíbles su tarea de destrucción

Una de las más impresionantes jornadas de los días trece fue la del mes de julio. En ella la Virgen reveló “el secreto”, el mensaje que había de mantenerse en reserva hasta aviso del cielo a Lucía, quien lo expuso en tres partes, y reveló dos de ellas en los años ’40 a la vez que manifestó que la tercera parte (llamada comúnmente “Tercer Secreto”) se debía revelar en 1960 o tras su muerte, si ocurriera antes de esa fecha.

Ciertamente no vamos a proponer a nadie que vaya a vivir a Siberia. Ni tampoco creemos en el mito del buen salvaje. Sin embargo, la gente retratada en este filme es un extraordinario ejemplo de la vida humana en la pre-modernidad.

Parece necesario recordar este excelente artículo sobre las promesas del Sagrado Corazón (devoción de los nueve primeros viernes de mes) que ya hemos publicado. Y recordar también que junto con las promesas del Inmaculado Corazón de María (devoción de los cinco primeros sábados de mes) constituyen un mismo mensaje de Misericordia Divina a la humanidad descarriada.

Las perspectivas de un fin exitoso del Pontificado de Francisco (según sus propios criterios de éxito) parecen complicarse mucho.

Como es público, en los últimos meses ha habido una serie de debates dentro de la FSSPX. El tema es, más allá de ciertas cuestiones ocasionales, la diferencia de criterios sobre la legitimidad de aceptar una regularización canónica y sobre la oportunidad de hacerlo en este momento.

Si se lee atentamente la Secuencia de la misa de Corpus Christi uno se sorprende de oír a Santo Tomás de Aquino refutando Amoris Laetitia.

Distribuir contenido

Twittet

Marcelo González

Hace algunos meses, en preparación de este año del Centenario de Fátima escribí un texto titulado “Francisco a Vuelo de Pluma”. Quisiera ahora reflejar en éste las impresiones que me ha causado una larga lectura de textos y trabajos dedicados a la mayor y más longeva de los videntes de la Cova da Iría en 1917.

El mensaje de Fátima es, sí, un mensaje de amor, pero a la vez y por lo mismo es un mensaje de rigor, de severidad, de seriedad. Después de la aparición, los pastorcitos de Fátima dejaron de jugar. Dejemos entonces de jugar.

Editor y Responsable

¿A quién se le ocurre convocar una jornada de oración a lo largo de toda su frontera, apenas 3000 kms.? ¿A quién se le ocurre anunciar que un millón de personas va a responder a ese llamado? 

Editor y Responsable

¿Es que perdió su rumbo
la nave de la Iglesia? ¿Es que a porfía
se nos ha puesto a andar de tumbo en tumbo
ebria y alzada la marinería?

Marcelo González

Lo único claro es la confusión.

Prof. Roberto de Mattei

La Correctio filialis no es sino la punta de un inmenso iceberg de descontento por la desorientación que impera actualmente en la Iglesia. 

Editor y Responsable

¿Por qué hacemos esto? Lo hacemos porque hay evidencias científicas indiscutibles y, además, porque Nuestro Señor Jesucristo fue un niño por nacer, formado virginalmente por la acción del Espíritu Santo en el seno de la Virgen María.